4 consejos útiles para cuidar a las suculentas

Basta con tener en cuenta las necesidades básicas de las suculentas para saber cómo cuidarlas dentro del hogar.

Las plantas suculentas, inusuales y geométricamente perfectas, son principalmente de zonas áridas. Cuentan con la capacidad de sobrevivir largos periodos de sequía pues almacenan agua en hojas, tallos y raíces, y requieren de muy pocos cuidados para permanecer plenas durante todo el año. Basta con tener en cuenta las necesidades básicas de las suculentas para saber cómo cuidarlas dentro del hogar: 

Riégalas una vez a la semana durante época de crecimiento. Para eso es importante dejar que la tierra se seque para volver a regarla, echar agua hasta que salga por el fondo de la maceta y retirar la que se haya quedado en la bandeja.

Añade un fertilizante equilibrado. Es recomendable no abonar las plantas en invierno. Conoce aquí los mejores abonos orgánicos para tus plantas. 

Necesita un lugar iluminado, en especial de la luz del sol a lo largo del día. Durante invierno, procura mantenerla a una temperatura entre 7º y 13ºC. Si notas que la planta se vuelve marrón, rojo o amarillo, recibe demasiada luz; si se vuelve verde pálido y alargado, necesita un lugar con más luz.

Transplanta las saculentas cada uno a tres años a una maceta más grande. Para hacerlo coloca un trozo de malla o un filtro de café sobre los agujeros de drenaje y luego llena la maceta con una mezcla para cactus. Entierra la planta en la maceta y evita regarla durante una o dos semanas para permitir que las raíces dañadas se curen. 



Tus migrañas podrían ser un mecanismo de tu cuerpo para proteger el cerebro

Estos ataques son muy dolorosos, pero podría deberse a que evitan la muerte de tus neuronas.

El cuerpo humano sigue manteniendo secretos. Aunque a estas alturas es fácil pensar lo contrario, lo cierto es que nuestro organismo tiene, incluso, territorios no explorados. Y es que sus mecanismos de regulación orgánica y de preservación son hasta hoy materia de estudio para la ciencia médica, como lo son también algunos de sus más comunes padecimientos, tal como la migraña.

La migraña es un dolor de cabeza punzante muy superior a las jaquecas cotidianas, pues contrario a éstas, provoca una sensibilidad extrema a la luz y a los sonidos, lo que paraliza toda actividad durante el tiempo que dura el ataque. Pero no obstante que es un padecimiento universal, y que tan sólo en México es recurrente en 20 millones de personas, la migraña como afección corporal sigue siendo un misterio.

cauasas-migranas-que-provoca-neurodegeneracion

Hasta ahora, la ciencia médica no ha podido dar con la zona exacta donde se producen estos ataques y, por ende, tampoco con la manera de mitigar dicha condición craneal. Sólo existen dos hipótesis para explicar la aparición de la migraña: una es que algo ocasione la obstrucción o reducción de los vasos sanguíneos, lo que provoca una falta de sangre en el cerebro. La otra es una perturbación eléctrica en el cerebro, pero aún de causas desconocidas.

Pero ahora, una nueva investigación apunta a una dirección completamente distinta para explicar las migrañas.

Según esta nueva hipótesis, las migrañas podrían ser un mecanismo para proteger al cerebro del estrés oxidativo y, con ello, de la neurodegeneración

¿Qué es el estrés oxidativo? Es un desequilibrio entre la capacidad metabólica del cuerpo –por ejemplo, cuando se provee de oxígeno– y el sistema biológico, que normalmente debe encargarse de los efectos tóxicos que la producción de peróxidos y radicales libres –un subproducto de los procesos metabólicos– pueden causar. 

Cuando este equilibrio falla, el estrés oxidativo puede ocasionar más de 100 enfermedades, entre ellas el Alzheimer 

cauasas-migranas-que-provoca-neurodegeneracion

La migraña, en este caso, sería un mecanismo de protección contra el estrés oxidativo, pues permitirían al cerebro protegerse tanto como repararse, evitando el declive funcional –la neurodegeneración– a largo plazo. ¿Y que vincula a las migrañas con el estrés oxidativo? Según la investigación realizada en la University of Maine, la sensibilidad a la luz y los sonidos, así como la contaminación, son comunes tanto a la migraña como al estrés oxidativo.

Pero la teoría es que estas condiciones están presentes en la migraña precisamente porque existe ya un proceso de estrés oxidativo. Los ataques serían, de esta forma, una reacción del cuerpo ante la paulatina degeneración cerebral, ya que la migraña acarrea un aumento de antioxidantes y de serotonina, así como una reducción en la actividad eléctrica en el cerebro, lo que ayuda a proteger a las neuronas y estimular su crecimiento.

Esto podría conducir a soluciones contra la migraña, pues el desequilibrio entre el metabolismo y el sistema biológico –el estrés oxidativo– se combate mediante los antioxidantes, los cuales neutralizan los radicales libres. De faltar antioxidantes en el organismo –a causa de una dieta desequilibrada–, es más probable que los radicales libres atenten contra las células sanas en nuestro cuerpo, lo que a su vez provocaría los ataques de migraña como el último recurso del cuerpo para proteger al cerebro.

Es probable, además, que este gran avance en la investigación ayude a generar nuevas tecnologías simulando los mecanismos de protección de la migraña, lo que podría conducir a nuevos y originales tratamientos para crecer neuronas tanto como evitar la neurodegeneración.

Así el cuerpo ha demostrado cuánto sigue siendo territorio indómito, y cuántos Marco Polo hacen falta para seguir explorando sus secretos y desentrañando sus maravillas.

 

*Imágenes: 2) Fernando Vicente; 3) pinterest

 



¿Cómo transplantar una suculenta? Guía práctica y sencilla para lograrlo

En el caso que desees empezar a cuidar este tipo de especies vegetales, te compartimos consejos acerca de cómo transplantarlas a macetas más grandes y adecuadas a sus necesidades

Las suculentas son una especie vegetal que no sólo almacenan en sus hojas y tallos grandes cantidades de agua, también poseen una hipnótica belleza. A lo largo de sus estructuras tan particulares se exalta la perfección de la Naturaleza que requiere pocos cuidados en el día a día y que puede cultivarse en todos los sitios que les de mucho el sol. 

En el caso que desees empezar a cuidar este tipo de especies vegetales, te compartimos consejos acerca de cómo transplantarlas a macetas más grandes y adecuadas a sus necesidades: 

– En una maceta con agujeros de drenaje vierte aproximadamente 2.5 cm de grava; esto ayudará a eliminar la humedad de las raíces de las suculentas previniendo de enfermedades o putrefacción. 

– Agrega un suelo adecuado para las suculentas; es decir, una mezcla de arena, perlita y escoria volcánica. Este tipo de plantas a menudo no crecen o mueren al colocarlas en tierra común para macetas. 

– Coloca la suculenta en la maceta de modo que la corona de la planta –la zona de la unión de las raíces con el follaje– quede al mismo nivel que la parte superior de la maceta. Asegúrate que la planta se encuentre segura y apretada en el suelo. 

– Vierte agua sobre las suculentas hasta que el líquido salga por los agujeros de drenaje; y riégalas sólo cuando el suelo esté seco. Algunas suculentas requieren agua sólo una vez a la semana; mientras que otras sólo necesitan una vez al mes. 

– Fertiliza una suculenta una vez al mes con una fertilizante rico en fósforo. Dilúyelo a la mitad de la dosis recomendada y vierte el fertilizante directamente sobre el suelo.