4 consejos útiles para cuidar a las suculentas

Basta con tener en cuenta las necesidades básicas de las suculentas para saber cómo cuidarlas dentro del hogar.

Las plantas suculentas, inusuales y geométricamente perfectas, son principalmente de zonas áridas. Cuentan con la capacidad de sobrevivir largos periodos de sequía pues almacenan agua en hojas, tallos y raíces, y requieren de muy pocos cuidados para permanecer plenas durante todo el año. Basta con tener en cuenta las necesidades básicas de las suculentas para saber cómo cuidarlas dentro del hogar: 

Riégalas una vez a la semana durante época de crecimiento. Para eso es importante dejar que la tierra se seque para volver a regarla, echar agua hasta que salga por el fondo de la maceta y retirar la que se haya quedado en la bandeja.

Añade un fertilizante equilibrado. Es recomendable no abonar las plantas en invierno. Conoce aquí los mejores abonos orgánicos para tus plantas. 

Necesita un lugar iluminado, en especial de la luz del sol a lo largo del día. Durante invierno, procura mantenerla a una temperatura entre 7º y 13ºC. Si notas que la planta se vuelve marrón, rojo o amarillo, recibe demasiada luz; si se vuelve verde pálido y alargado, necesita un lugar con más luz.

Transplanta las saculentas cada uno a tres años a una maceta más grande. Para hacerlo coloca un trozo de malla o un filtro de café sobre los agujeros de drenaje y luego llena la maceta con una mezcla para cactus. Entierra la planta en la maceta y evita regarla durante una o dos semanas para permitir que las raíces dañadas se curen. 



El autoempleo hace más felices a las personas (descubre por qué)

Lee por qué el autoempleo, según las nuevas métricas, hace más felices a las personas aunque no tengan prestaciones.

Quizás, una de las razones principales por las cuales las personas buscan ser autoempleados sea para alcanzar la independencia. La gente que siente que tiene más libertad es significativamente más feliz que aquellos que no disfrutan de tanta autonomía.

ser feliz donde trabajas auto empleo

 

Más estresados, menos felices

A pesar de que el autoempleo puede parecer más estresante, también se ha probado que es un liberador de estrés, ya que dominar la gestión de tu tiempo es algo que empodera.

Tener opciones, incluso si son pocas, realmente marca la diferencia. Los empleados con interminables cantidades de deberes diarios están, por lo general, más estresados y menos felices con su trabajo.

De acuerdo con tres estudios diferentes, que se llevaron a cabo con una duración de 10 años cada uno, el estrés emocional es un causante de muerte más poderoso, en ciertos casos, que el cáncer y las enfermedades del corazón provocadas por el cigarrillo.

Si no puedes manejar efectivamente tu estrés, las probabilidades de morir más rápido incrementan en un 40%. En otros estudios se concluyó que el estrés psicológico predispone a los individuos a padecer ataques del corazón.

¿Alguna vez sentiste que tu empleo no era bien remunerado? ¿O que te trataba(n) de forma injusta tu(s) jefe(s)?

Un factor en el incremento de la felicidad, en la carrera del autoempleo, es experimentar un mayor sentido de justicia. Los entornos corporativos usualmente se sienten fríos y con aires de indiferencia.

Autoempleo = autodisciplina

Los jefes y colaboradores que trabajan bajo altos niveles de estrés tratan a las personas como máquinas y no como seres humanos. Como autoempleado, puedes olvidarte para siempre de las políticas corporativas y definir tus propias reglas para hacer negocios.

Una crítica común que se le hace al autoempleo es que es una alternativa únicamente viable para las personas emprendedoras y altamente disciplinadas.

Para aquellos que se autoemplean o se desarrollan como emprendedores está el reto de contar, en ciertos casos, con menos redes o recursos de ayuda, a diferencia de los trabajadores de instituciones.

 

Trabajar es, siempre, algo arduo

Ya sea que se trate de autoempleados o de trabajadores fijos y asalariados, para rendir ante las arduas exigencias de cualquier tarea profesional es necesario que se den estos factores: 1) un entorno amigable, de apoyo y con vocación de servicio, 2) certidumbre laboral y 3) buenas relaciones sociales.

Curiosamente, un autoempleado puede resultar más competitivo, confiable y asertivo en sus tareas. A veces también se plantean expectativas más altas o mayores exigencias en el mercado profesional; o simplemente, de manera general se consideran capaces de contribuir de formas más diligentes o efectivas.

Dadas las variables económicas, la psicología del trabajo o psicología organizacional investiga cada vez con mayor interés este tema. Para ello, se estudian los procesos mentales y el comportamiento humano (tanto individual como grupal), y se pone en práctica la psicología para la solución de problemas en el lugar de trabajo. El rol general de un psicólogo de empresa abarca el estudio, diagnóstico, coordinación, intervención y gestión del comportamiento humano dentro de las organizaciones.

consumo local politica economia mexico

 

Tú eres tu propio patrimonio

En la sociedad actual y bajo una economía de la incertidumbre, tal vez todas las personas deberán oscilar alguna vez entre el rol de subordinados y el de ser sus propios jefes… Y algunos de los negocios más visionarios o novedosos surgen de este aprendizaje. ¡Buena suerte!



¿Cómo transplantar una suculenta? Guía práctica y sencilla para lograrlo

En el caso que desees empezar a cuidar este tipo de especies vegetales, te compartimos consejos acerca de cómo transplantarlas a macetas más grandes y adecuadas a sus necesidades

Las suculentas son una especie vegetal que no sólo almacenan en sus hojas y tallos grandes cantidades de agua, también poseen una hipnótica belleza. A lo largo de sus estructuras tan particulares se exalta la perfección de la Naturaleza que requiere pocos cuidados en el día a día y que puede cultivarse en todos los sitios que les de mucho el sol. 

En el caso que desees empezar a cuidar este tipo de especies vegetales, te compartimos consejos acerca de cómo transplantarlas a macetas más grandes y adecuadas a sus necesidades: 

– En una maceta con agujeros de drenaje vierte aproximadamente 2.5 cm de grava; esto ayudará a eliminar la humedad de las raíces de las suculentas previniendo de enfermedades o putrefacción. 

– Agrega un suelo adecuado para las suculentas; es decir, una mezcla de arena, perlita y escoria volcánica. Este tipo de plantas a menudo no crecen o mueren al colocarlas en tierra común para macetas. 

– Coloca la suculenta en la maceta de modo que la corona de la planta –la zona de la unión de las raíces con el follaje– quede al mismo nivel que la parte superior de la maceta. Asegúrate que la planta se encuentre segura y apretada en el suelo. 

– Vierte agua sobre las suculentas hasta que el líquido salga por los agujeros de drenaje; y riégalas sólo cuando el suelo esté seco. Algunas suculentas requieren agua sólo una vez a la semana; mientras que otras sólo necesitan una vez al mes. 

– Fertiliza una suculenta una vez al mes con una fertilizante rico en fósforo. Dilúyelo a la mitad de la dosis recomendada y vierte el fertilizante directamente sobre el suelo.