Estas serán las consecuencias de las decisiones de Trump frente al cambio climático

Para Trump, “mi administración ponga fin a la guerra del crudo”.

Durante su candidatura, el actual presidente de EE.UU., Donald Trump, aseguró que el cambio climático se trataba sólo un invento de China para ganar potencial financiero y económico. En ese entonces generó una oleada de malos presentimientos sobre su periodo presidencial; y ahora ha causado un torbellino de pánico tras firmar una orden ejecutiva eliminando la mayoría de las regulaciones establecidas por el expresidente Barack Obama cuyos objetivos eran reducir los efectos del cambio climático. 

Para Trump, esta medida ayudaría a poner un fin a “la guerra del crudo” y a “las regulaciones que bloquean numerosos puestos laborales”; así como a suspender más de la mitad de las medidas que ayudaban a reducir las consecuencias ambientales por el alto consumo del pretróleo. Esto, en sus palabras, hará que “mi administración ponga fin a la guerra del crudo”. 

Entre las regulaciones eliminadas se encuentran: la salida de EE.UU. del acuerdo de París –firmado en diciembre 2015–, la recesión del plan Clean Power –el cual regulaba las emisiones de carbono del país por medio del petróleo, carbón y gas–, entre otros. El objetivo es no sólo dejar de consumir crudo importado, también promover la producción energética de EE.UU. En palabras de Trump, “La antigua administración devaluaba a los trabajadores por sus pólizas. Ahora nosotros podemos proteger el medio ambiente mientras se provee ofertas laborales a las personas.”

El impacto de esta decisión es, en otras palabras, un intento de cambiar tanto práctica como filosóficamente la narrativa de EE.UU. en torno del cambio climático. Si bien la idea es proveer una oferta laboral en la industria de petróleo y gas, comenta el especialista en medio ambiente de la BBC, Matt McGrath, la realidad es que esta medida sólo ofrecerá trabajo a los abogados. 

McGrath agrega que la nueva administración dejará que la industria de gas y petróleo tengan reglas menos restrictivas en torno a las emisiones de metano, y por tanto una mayor libertad para cometer numerosos y cada vez más graves ecocidios. En otras palabras, esta decisión ignora la ley y la realidad científica que ha evidenciado las consecuencias del calentamiento global. 

Más en Ecoosfera: 

Cambio climático incrementa número de guerras, estudio confirma

Estos son los 5 lugares más afectados por el cambio climático

El impacto del cambio climático ha llegado hasta nuestros genes



Nos quedan tres años para salvar al planeta tierra del irreversible cambio climático

En una carta publica, científicos y diplomáticos explican qué es lo que tenemos que hacer para evitar que en 2020 el cambio climático se vuelva irreversible.

La forma en que la Tierra está siendo afectada por el cambio climático y otros fenómenos ambientales es cada día más evidente. El nivel de los mares ha aumentado casi el 50%, lo que, por supuesto, está dañando la vida en las costas y provocando inundaciones tremendas que destruyen trazas de mancha urbana y los cultivos agrícolas. Las temperaturas que está alcanzando el planeta rompen récords históricos (son, por lo menos, las más extremas de nuestra era) y la biodiversidad está sufriendo bajas, debido a la extinción de múltiples especies.

Pero estamos a tiempo de revertirlo. Tenemos 3 años para lograrlo; o por lo menos eso consideran un grupo de prominentes científicos y diplomáticos ligados a temas ambientales. A través de una carta publica escrita en julio de 2017, hicieron un llamado a todos los sectores de la sociedad, invitándolos a tomar acción para disminuir, a como dé lugar, sus emisiones de gases de efecto invernadero.

cambio-climatico-tres-anos-salvar-irreversible-evidencias-soluciones

Este grupo afirma que el cambio climático aún no es irreversible, pero en 2020 lo será si no empezamos a apuntar al uso de energías y transporte limpio. Afortunadamente, hay muchas circunstancias favorables. Son cada vez más las personas que están conscientes de la gravedad del problema y también hay cada vez más gobiernos involucrándose en la formulación de políticas públicas verdes. Los científicos que hacen este llamado público afirman también que las emisiones de dióxido de carbono a nivel global por la quema de combustibles fósiles se han nivelado. Esto es prueba de que vale la pena invertir en energías limpias. Si procuramos que la disminución sea más drástica será posible darle un giro a la radicalidad del cambio climático que se estima a corto plazo.

cambio-climatico-tres-anos-salvar-irreversible-evidencias-soluciones

La única manera de hacer esto realidad es involucrar a la comunidad científica en la toma de decisiones en cuanto al desarrollo del sistema económico y también cuando se trata de diseñar políticas públicas. Ellos sugieren seis objetivos para comenzar a hacer esto realidad y todos podemos involucrarnos, a través de la disminución de nuestras propias emisiones y presionando a nuestros gobiernos para que se unan al cambio. Estos seis objetivos fueron diseñados junto a expertos de la Universidad de Yale, el consorcio Climate Action Tracker, Carbon Tracker, la coalición de reducción de emisiones de carbono We Mean Business, el Partnership on Sustainable, Low Carbon Transport (SLoCaT), empresa de asesoría SYSTEMIQ, el proyecto New Climate Economy y Conservation International; definitivamente no se basan en puras especulaciones, pero sí parten de una preocupación muy real por nuestro futuro.

  1. Energía: El 30% del suministro eléctrico mundial, deberá provenir de fuentes renovables. Y, para ese entonces, las plantas de energía de combustibles fósiles estarán siendo retiradas.

  2. Infraestructura: Los gobiernos se harán cargo de que cada ciudad “descabronize” sus edificios.

  3. Transporte: El 15% de las ventas de automóviles es de vehículos eléctricos en 2020. El transporte público se debe duplicar. Los gases de efecto invernadero por aviación  deberán reducirse al 20% por kilómetro recorrido.

  4. Tierra: Se deben apoyar urgentemente los derechos sobre la tierra. Es decir, que las tierras que pertenecen a comunidades y pueblos indígenas, verdaderamente sean administradas por ellos. Pues ellos no sólo las utilizan, también conservan. Las emisiones por deforestación y por malas prácticas agrícolas deben desaparecer en 2030.

  5. Industria: toda la industria pesada tiene que transitar a energías limpias, de manera que para 2050, por lo menos reduzcan al 50% sus emisiones.

  6. Financiamientos: Los bancos (especialmente el Banco Mundial) y los gobiernos, deberán emitir 10 veces más “bonos verdes” (que los que se dieron en 2016, sumando $81 mil millones de dólares)  para empresas que adopten acción en contra del cambio climático.

cambio-climatico-tres-anos-salvar-irreversible-evidencias-soluciones

Al terminar de enunciar las acciones, la carta de estos científicos y diplomáticos, cierra con una línea alentadora:Siempre habrá quienes esconden la cabeza en la arena e ignoran los riesgos globales del cambio climático. Pero hay muchos más de nosotros comprometidos a superar esta inercia. Permítanos mantenernos optimistas y actuar audazmente juntos.”



Cambio climático incrementa número de guerras, estudio confirma

Los desastres climáticos no son los detonadores directos del conflicto, sino facilitadores que aumentan el riesgo de un conflicto violento dentro del contexto de las etnias.

Fotografía principal: porttada.com

Sequías e inundaciones son sólo algunas de las afectaciones más populares del cambio climático. Estas han conllevado a pobreza extrema de las poblaciones rurales, migración de etnias o trabajadores del campo hacia zonas urbanas para sobrevivir, expropiación de terrenos rurales por parte de grandes empresas que buscan recursos básicos como agua, madera, fosas petroleras, etcétera. Y parece relacionarse también con el incremento de guerras en el mundo.

En su investigación por parte del Potsdam Institute for Climate Impact Research, el Dr. Carl Schleussner explica que a lo largo de 30 años ha analizado estadísticamente la relación entre los conflictos armados y los desastres naturales causados por el cambio climático. Descubrió que al menos uno de cuatro conflictos en países divididos por etnias, coincidía con calamidades climáticas. Para él, las guerras deberían también agregarse en la lista de las consecuencias asociadas con el cambio climático: “Los desastres naturales asociados con el devastador cambio climático tienen un potencial disyuntivo que parece jugar un rol importante en sociedades étnicamente fraccionadas, en una manera particularmente trágica.”

refugiados climaticos, cambio climatico, consecuencias del calentamiento global

Los desastres climáticos no son los detonadores directos del conflicto, sino facilitadores que aumentan el riesgo de un conflicto  violento dentro del contexto de las etnias. La idea de asociar la violencia con desastres naturales es controversial. Pero se ha comenzado a considerar la diversidad étnica de un país como un factor indispensable en el surgimiento de guerras; principalmente con un bagaje de conflictos históricos, pobreza y desigualdades comunitarias. 

Globalmente hay un 9 por ciento de coincidencia entre un conflicto armado y un desastre natural como sequías y olas de calor; pero en los países con diversidad étnica, como en África, Asia Central y América Latina, aumenta hasta un 23 por ciento. Los países con mayor diversidad étnica son los más “fraccionados” y los “focos rojos” de conflictos violentos. 

En las proyecciones del cambio climático se ignoran las efectos sobre estas regiones que están necesitando apoyo para contener no sólo los efectos inmediatos de los desastres naturales, también prevenir la incidencia de eventos violentos. Por ello, el autor invita a considerar el efecto del cambio climático sobre la alta incidencia de guerras en el mundo y así reforzar una educación ecosustentable.