En los últimos años, varios estudios científicos han señalado la toxicidad de la contaminación del aire para la salud, principalmente para los sistemas respiratorio y cardíaco. De hecho, en 2010, una investigación del King’s College de Londres concluyó que la inhalación regular de NO2 del aire se relaciona con la muerte prematura. A su vez, otro estudio de la Universidad de Lancaster en 2016 señaló que las pequeñas partículas de metal desprendidas de los gases de escape de los automóviles pueden afectar negativamente el tejido cerebral y, por lo tanto, facilitar la presencia de enfermedades neurodegenerativas. 

En la Ciudad de México, la mala calidad del aire ha afectado la salud de sus habitantes. Según el Taller de Calidad del Aire, en palabras de Martín Gutiérrez Lacayo, secretario ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis –CAME–:

El año pasado, la Ciudad de México registró 212 días con mala calidad del aire, y en cada uno de estos, los ciudadanos respiraron contaminantes equivalentes a fumarse 40 cigarros al día. Es decir que no hay un solo ciudadano en toda la megalópolis que respire buena calidad de aire.

Esto significa que en los seis estados que integran la CAME -entre los cuales se encuentra la CDMX- habitan 29.7 millones de personas que respiran mala calidad de aire, enfrentándose al riesgo de desarrollar numerosas enfermedades respiratorias, cardiovasculares e incluso cerebrales. Gutiérrez Lacayo explicó que existe “un vínculo entre las muertes en esta región, las afectaciones que son de carácter paulatino”, y la contaminación. Para él, “la gente se muere por esto: en el Valle de México se calcula que son más de 9,000 personas que fallecen todos los años” a causa de conjuntivitis, neumonía y bronconeumonía. Esto implica un total de 7,237 casos de asma y 844,156 casos de infecciones respiratorias agudas, entre otras enfermedades, en pacientes como mujeres embarazadas y niños con problemas de asma o bajo peso. 

Los efectos de la contaminación ambiental en la salud cerebral encontrados en la Ciudad de México están relacionados con daños graves a la ciudadanía, por lo que se ha solicitado la intervención de la seguridad nacional para así reducir los problemas de la región en cuanto a gastos médicos.