Esto es lo que necesitas saber sobre la prohibición de las peleas de perros en México

Esta práctica se volvió internacionalmente popular con la película mexicana Amores perros (2000), protagonizada por Gael García Bernal, con el fin de conseguir dinero “fácil” en la clandestinidad.

En las últimas semanas surgió la noticia que los perros en la Ciudad de México son secuestrados para usarse en peleas ilegales. Frente a esta situación, numerosas fundaciones y civiles se han dedicado tanto a denunciar la situación como luchar por los derechos de los animales. El resultado ha sido la propuesta de la prohibición a nivel federal para establecer sanciones penales para quienes las practiquen. 

Esta práctica se volvió internacionalmente popular con la película mexicana Amores perros (2000), protagonizada por Gael García Bernal, con el fin de conseguir dinero “fácil” en la clandestinidad. Sin embargo se trata de una dinámica cruel y con una pobre recompensa económica. En esos momentos, ¿valdrá la pena poner en riesgo la vida de un animal, con derechos a la libertad de crueldad, por dinero? Ya que los animales “ganadores” terminan muriendo por hemorragias, heridas o infecciones relacionadas con la pelea; los cuales, a su vez, provocan daño emocional y afección de sus estados mentales al forjarlo a ser agresivo de manera condicional. 

El objetivo de esta propuesta es demostrar que con la Reforma del artículo 87 Bis II de la Ley General de Equilibrio Ecológico y protección al Ambiente, se podrá reconocer las cinco libertades del bienestar animal, así como se establecerá un mandato para la Federación, los estados y municipios para que se garanticen las mismas: principalmente para que estén libres de sed y desnutrición; de enfermedades; de incomodidades físicas como dolor y sufrimiento; de miedo y estrés; y libres para expresar sus conductas naturales. 

Por esta razón, se planea prohibir el organizar, inducir y provocar peleas de perros en todo el país; de lo contrario, se asignará una sanción con un plazo de 365 días –es decir, los estados tendrán cerca de un año para fijar las sanciones penales–. Este proyecto es un importante impulso a la iniciativa de reforma del Código penal Federal para tipificar el delito de perros en toda la República Mexicana.  

Con 291 votos a favor y uno en contra, la Cámara de Diputados estableció con ello las sanciones a toda la cadena de negocios –peleadores de perros, criaderos, organizadores, vendedores de entradas, dueños de inmuebles, espectadores, entre otros–. De modo que se espera que se pueda tipificar inmediatamente como delito las peleas de perros y sancionarlas en sus códigos penales, ya que son espectáculos crueles y altamente peligrosos.  

 



El origen de la vida es poesía pura y demuestra que todo está conectado

Un experimento demostró cómo la vida se originó en el fondo del mar (a partir de moléculas provenientes del espacio).

Tenemos cuentas pendientes con nuestro más remoto pasado. La idea de encontrar nuestros orígenes nos sigue fascinando, quizá porque simbólicamente sería como un regreso a lo natural. Y vaya que nos hace falta reconectarnos con todo eso que fuimos hace mucho, mucho tiempo. Porque además, en nuestros orígenes está la prueba de que todo está conectado.

Pero, ¿cómo empezó todo?
No sólo la vida humana, sino la vida en la tierra.

Al parecer, la respuesta está en el fondo del mar. Un estudio publicado en la revista Proceedings imitó las condiciones del océano para observar cómo las moléculas inertes cobraban vida.

origen-vida-oceano-donde-origino-2

 

El agua caliente que generaban estos respiraderos hidrotermales en el océano antiguo crearon condiciones químicas que permitieron la formación de aminoácidos. Estos fueron los componentes básicos de las proteínas, encargadas de las primeras funciones metabólicas. Tales condiciones, así como la composición del océano, es lo que los investigadores de la University of Southern Denmark imitaron.

Su maqueta era una mezcla de agua alcalinizada, calentada a 70 grados y que constaba de minerales y moléculas como el piruvato y el amoníaco, que fueron precursores de los aminoácidos y abundaban en la Tierra primitiva. También agregaron “óxido verde”, el término común para el hidróxido de hierro.

El equipo pudo observar la formación de un par de aminoácidos tan pronto como se introdujeron pequeñas cantidades de oxígeno en el agua, un elemento escaso en aquel entonces.

Así, podemos saber de qué tipo de entornos específicos surgió la vida.

Si el océano tuvo tanto que ver con la formación de primigenias moléculas orgánicas, estaríamos ante un fenómeno por demás poético y casi mitológico. Una correlación de sucesos que demostraría cómo todo ha estado conectado desde el origen.

Y es que tanto el cielo –la atmósfera– como lo más profundo de la Tierra –el océano– hubieron de trabajar en conjunto para que surgiera la vida. Incluso el universo conspiró para crear vida en nuestro planeta, ya que más de la mitad de los átomos que conforman nuestro cuerpo podrían provenir de galaxias más allá de la Vía láctea. En eso acuerdan la mayoría de los astrónomos. Así también, es probable que el origen del agua sea cósmico. De hecho, este líquido vital es más antiguo que el sol y la luna, y podría tener más de 4 mil millones de años en caso de que esta teoría esté en lo correcto.

Es así que la vida no puede pensarse sino como un auténtico milagro natural, cuyos orígenes nos hacen pensar que si todo nació conectado, el futuro depende de que todo siga en sintonía.

 

 

*Imágenes: 1) un modelo de protocélula, NSF (edición Ecoosfera); 2) Richard Bizley/SPL