Investigadora de la UNAM crea croqueta anticonceptiva para perros callejeros

Tan sólo en la CDMX, hay 1 200 000 perros callejeros, de los cuales 70 por ciento fueron abandonados por sus dueños. 

El control de natalidad resulta en un derecho sexual para las personas; sin embargo, para los animales, ¿se trata de un derecho u obligación?

 México, en comparación con otros países de Latinoamérica, es uno de los países con mayor número de perros callejeros.  Con más de 23 millones, esta población de perros que viven en la calle crece aproximadamente un 20 por ciento al año, según la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies. Son animales que aprenden a sobrevivir con los restos de comida que encuentran en la calle, a recibir golpes y maltratos por parte de transeúntes e incluso a vivir con una serie de enfermedades hasta su fallecimiento.

Frente a esto, Sheila Irais Peña, estudiante de doctorado de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM–, desarrolló una croqueta anticonceptiva para el control de la reproducción en perros. Esto con el fin de proponer una alternativa al problema de una creciente población de perros callejeros; el cual tiene un fuerte impacto tanto en la salud de habitantes como del medio ambiente, ya que un perro sin hogar defeca 400 gramos y orina 800 mililitros al día. Por ejemplo, tan sólo en la Ciudad de México, los perros producen diariamente media tonelada de materia fecal; un total de 182 toneladas al año. En caso de no tener un control al respecto, estas cantidades pueden resultar en contagios de enfermedades infecciosas, gastrointestinales, dermatológicas y respiratorias. 

Las croquetas cuentan con progestinas y andrógenos, hormonas sexuales que inhiben la capacidad reproductiva tanto de humanos como animales. Es decir, las croquetas hará que los perros inhiban uno o dos celos al año. Actualmente las croquetas continúan bajo estudios y pruebas, ya que están analizando el tiempo de su funcionamiento, efectos a corto y largo plazo así como reducir su nocividad y invasión biológica para el animal.  

 

 



¿Qué es la misteriosa luz zodiacal que inunda los cielos de febrero?

Esta luz es un bello fenómeno astronómico que puedes ver esta misma noche.

En esta época del año, una misteriosa luz nocturna se erige desde el horizonte. Su forma cónica ilumina el cielo a tal grado que las antiguas civilizaciones tuvieron a bien llamarla “falso amanecer”. Se trata de la luz zodiacal, un fenómeno astronómico que se manifiesta justo después del anochecer. No necesitas un telescopio para admirarla, pues se aprecia a simple vista desde cualquier lugar del mundo. 

luz-zodiacal-febrero-donde-verla-1
Foto: European Southern Observatory/Flickr

¿Qué es la luz zodiacal?

Lo más fascinante de esta luz no es sólo su hermoso aspecto, sino las condiciones que la provocan. La luz zodiacal es el reflejo producido por una enorme nube interplanetaria que se extiende a lo largo del zodiaco, como explica la NASA En el contexto astronómico, zodiaco se refiere al área del cielo por donde el Sol traza anualmente su rumbo. 

La forma que adopta la luz zodiacal se debe a que subraya la silueta de la eclíptica, que es la línea curva dibujada por esta trayectoria solar. Hoy en día, los astrónomos entienden que el misterioso brillo se debe al reflejo de la luz solar en las partículas de polvo que flotan en nuestra galaxia desde tiempos inmemoriales. De hecho, se piensa que estas partículas son residuos del proceso que dio forma al planeta Tierra hace 4,540 millones de años.

¿Cuándo y cómo verla? 

La luz zodiacal no tiene un momento específico de aparición y su espectacular tamaño la hace fácil de divisar. El mejor momento para admirarla es justo a mediados de febrero. Ya entrada la primavera, esta columna de luz alcanza su punto de visibilidad máxima. Si habitas en el hemisferio norte, búscala después de la puesta de sol. Desde el hemisferio sur, es más aparente antes del amanecer.

Será más fácil de divisar durante todo este mes y hasta mayo. Recuerda buscar un sitio oscuro que esté alejado de las luces urbanas. Si quieres un verdadero reto, intenta ubicar el punto Gegenschein: un pálido óvalo de luz en medio de la luz zodiacal que la contaminación visual casi ha borrado del cielo. 



México abandona a sus mascotas: el 70% están en la calle

La mayoría de las mascotas mexicanas no tienen hogar.

En México, casi todas las mascotas se encuentran en la calle. Esta es una noticia grave para un país donde el número de habitantes casi iguala al de perros y gatos. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), hay 23 millones de mascotas en México. Estos animales podrían repartirse en los hogares de los 24.4 millones de mexicanos, pero no es así. El 70% de los perros y gatos se encuentran abandonados.

Eso significa que sólo 5.4 millones de las mascotas mexicanas tienen hogar; el resto son callejeras. Así, México se ha convertido en el país con más abandono de animales en toda América Latina. Si se añade que 60,000 de estos animales fallecen al año debido al maltrato, queda claro que tenemos un grave problema en este aspecto.

Estas cifras figuran en un comunicado del Senado mexicano que exhorta a tomar medidas ante la problemática. Se piensa que la gran tasa de abandonos se asocia con que la esterilización aún no es una práctica generalizada. Pero no es la única razón: la falta de conciencia sobre las necesidades de los perros y gatos también entra en juego. 

En entrevista con la Agencia EFE, la asociación civil Defensoría Animal declaró que el número de mascotas abandonadas aumenta durante las festividades. ¿La razón? Los perros y gatos son vistos como un regalo estético. Una vez que los cachorros crecen, la gente tiende a retractarse del compromiso que implica cuidarlos, obviando que cuidar una mascota implica adquirir una responsabilidad. 

Una posible solución se halla en preferir la adopción a la compra de mascotas. Sin embargo, se requiere un cambio más profundo. La decisión de tener una mascota debe ser tomada con seriedad. Antes de adoptar un perro o un gato, es recomendable considerar si mantenerlo está dentro de nuestras posibilidades económicas y si contamos con el tiempo suficiente para darle una buena vida. Esa es la manera de quebrar con el ciclo de maltrato y abandono que tiene a nuestras mascotas en las calles.