Descubre aquí por qué Noruega es el país más ecosustentable del mundo

Para lograrlo, este país nórdico decidió tomar medidas en función de políticas energéticas y ambientales.

Frente a la disminución significativa de recursos y áreas naturales, numerosos países han tomado medidas con el fin de proteger al medio ambiente. Entre ellos se encuentra Noruega, país el cual es reconocido por comprometerse a acabar con la deforestación y la contaminación derivada del consumo de gasolina. 

Para lograrlo, este país nórdico decidió tomar medidas en función de políticas energéticas y ambientales. Pese a que Noruega se encuentra los principales productores de petróleo en el mundo y su PIB depende en un 40 por ciento de ello, han decidido darle una vuelta a su economía. 

Desde el 2016, Noruega introdujo políticas drásticas al prohibir autos que usen gasolina y diesel en su capital, Oslo, para el 2019, y fomentar el uso de automóviles eléctricos. Ambas medidas surgieron con el fin de reducir al mínimo la contaminación emitida por los combustibles fósiles, mejorar el transporte al hacerlo más saludable y seguro, reforzar la salud física con ciclovías y caminos para peatones, etcétera. 

De hecho, de acuerdo con el periódico noruego Dagens Naeringsliv, se prevé que “para el 2025 la totalidad del parque móvil noruego, público o privado, tenga que moverse a partir de electricidad sostenible.”

Junto a esta iniciativa, el país busca desarrollar una mejor calidad de vida y espacio en donde se transita al prohibir la tala de árboles así como el consumo de productos derivados de la madera. Al convertir la deforestación en delito, el parlamento noruego adoptó medidas que aseguren las importaciones y compras de productos como aceite de coco, aceite de palma, pastoreo, soya, carne, industria de madera, etcétera. Esto es con el objetivo de proteger la biodiversidad de la región, la cual se encarga fundamentalmente de absorber las emisiones de carbono que impactan negativamente en el calentamiento global. 

Dado que el consumo de estos productos provocan alrededor del 40 por ciento de la deforestación de los bosques de Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Indonesia, Malasia y Papúa Nueva Guinea, así como el 44 por ciento de las emisiones de carbono entre el 2000 y 2011, Noruega ha decidido regular los productos derivados de la tala de árboles como parte de la promesa en la Cumbre del Clima de la ONU en 2014. 

Esta medida no es la primera vez que Noruega decide enfrentar al cambio climático y a la deforestación. En 2008, este país donó mil millones de dólares a Brasil para combatir la tala de árboles, logrando reducir esta actividad clandestina hasta en un 75 por ciento, salvar a más de 8 millones y medio de hectáreas de la selva amazónica y evitar la emisión de 3.2 millones de toneladas de CO2.



Vestir aquello en lo que crees: la moda muta de la estética a la ética

Tus creencias definen el cómo vistes y cada vez son más los proyectos que se suman a esa idea. Damos ideas frescas en moda que atienden al planeta y a la dignidad humana.

Es un hecho que la moda ya no atiende solamente a la estética sino también a la ética. Conceptos como la moda sostenible (medio ambiente), la moda ética (derechos humanos) y la moda lenta (proceso de creación) cada vez hacen más eco en las esferas de personas que gustan vestir valores y filosofías éticas, y no sólo lucir algo superficial.

Y cada vez se suman más proyectos a esta nueva forma de hacer moda, con ideas frescas que además de atender al planeta, atienden a la dignidad humana. Cada vez hay más conciencia sobre la fuerza que tiene lo intangible: honestidad, respeto, equidad, ante lo tangible que puede ser cualquier prenda.

moda-etica-sustentable-vestimenta ecologica look-filosofia
The Social Outfit

Proyectos que tienen como misión vestir aquello en lo que uno cree:

Pipe Content House

La firma brasileña sigue fielmente los preceptos de moda sostenible haciendo del lema: nosotros vestimos lo que creemos, su filosofía de marca. “En tiempos como estos, donde reina la velocidad, caminamos lentos sintiendo el suelo bajo nuestros pies, damos la mano y miramos a la gente a los ojos. Es nuestra inspiración para hacer las cosas de manera diferente”, señalan desde la firma.

La marca realiza expediciones a través del proyecto Pipe World Tour que tiene una doble misión: servir como inspiración para las nuevas colecciones de la firma y hacer una serie de viajes solidarios en los que se desarrollan diferentes proyectos sociales en colaboración con ONGs y voluntarios.

moda-etica-sustentable-vestimenta ecologica look-filosofia
Animaná

Escudo

Escudo es una marca de moda peruana que produce a partir de técnicas locales tradicionales, asegura que el conocimiento sobreviva y al mismo tiempo está comprometida con proveer piezas contemporáneas de calidad. Por los procesos de tejido manual realizados por artesanos en Huancavelica, muchas de las piezas son únicas y toda la alpaca con la que trabajan se produce localmente. Los terminados se realizan en el taller de la marca en Lima, e incentivan a quién use sus prendas a continuar con un legado histórico.

The Social Outfit

Una empresa social de comercio ético que emplea a refugiados y nuevos inmigrantes en Sydney, Australia. Operando principalmente como tienda, vende ropa hecha de material donado por algunos de los diseñadores más conocidos de Australia; The Social Outfit ofrece a los refugiados y nuevos inmigrantes un primer empleo remunerado, capacita a sus empleados para su desarrollo y les aporta experiencia en el diseño de ropa, la producción y la comercialización.

moda-etica-sustentable-vestimenta ecologica look-filosofia
Pipe Content House

RTD Remade

Esta línea, consciente del desperdicio y contaminación que la moda genera, trabaja a partir de la deconstrucción de prendas. Ropa de segunda mano se desinfecta y se modifica, se interviene o desarma por completo y reconfigura para crear una prenda que, además de las ventajas mencionadas, tiene su propia estética.

Menesthò Sustainable Swimwear

Realiza bañadores de lujo sostenible y bikinis hechos en Europa. La firma utiliza telas orgánicas y tiene su centro de producción en Londres, Menesthò ha diseñado una línea de producción especializada en eldesperdicio cero de telas. Esto asegura estándares más altos de empleabilidad y una reducción en la huella de carbono. Las prendas de vestir están hechas a mano en Londres. Cuando adquieres una de estas prendas, sabes exactamente de dónde viene y estás apoyando un negocio artesanal local.

Matea Benedetti

Diseñadora de moda ética y sostenible vinculada al concepto de belleza, lujo e innovación. Cada prenda diseñada por Matea Benedetti está confeccionada con telas naturales, orgánicas siempre que sea posible y teñidas con extractos botánicos o colorantes ecológicos. Los fertilizantes artificiales, los antibióticos y las hormonas de crecimiento están estrictamente prohibidos. Todos los materiales que usa están certificados, son biodegradables o reciclados. Cada temporada, Benedetti realiza una exploración de las especies animales en serio declive debido a la expansión humana en sus hábitats naturales, la caza y el cambio climático.

moda-etica-sustentable-vestir-filosofia textiles
Escudo

Etxaburu

Etxaburu está basada en la idea de la naturaleza y el campo: “Hemos incorporado tres elementos al diseño piedras de río como florituras, madera, que no es de las talas, sino recuperada de demoliciones, construcciones o poda, y el metacrilato, ya que su combustión solo provoca agua y dióxido de carbono.” Sus zapatos elaborados con madera recuperada de derribos y restos de podas fueron reconocidos en el Laboratorio de MSFHOW.

Animaná

Adriana Marina, es la fundadora de Animaná, un proyecto argentino que no solo hace moda. Marina trabaja con productores de fibras naturales, cooperativas, emprendimientos sociales y artesanos de comunidades vulnerables para preservar las tradiciones artísticas de la región y mejorar su calidad de vida. La marca ofrece prendas básicas tejidas en lana y alpaca, además de ropa también ofrece complementos, mantas y piezas tejidas para decoración.

 

*Fotografía principal: Neonyt en Luxiders



Oslo se convierte en la ciudad líder en “desinvertir” en las energías fósiles

El movimiento Fossil Free está llegando a muchos lugares del mundo y Oslo ha sido la ciudad que más ha desistido en la inversión en los hidrocarburos.

Desde 2011 se ha propagado en el mundo un movimiento de “desinversión” en los rubros de los hidrocarburos: el Fossil Free. Prominentes empresarios del mundo y algunas empresas se han deslindado, por primera vez en años, de la inversión en los energéticos fósiles. Esta estrategia es la más importante en la lucha contra el cambio climático, pues aunque los esfuerzos individuales son esenciales, en realidad,  si los gobiernos invierten en hidrocarburos y las grandes compañías explotan las reservas enclavadas en los sitios incluso más vírgenes como el Ártico, las consecuencias serían catastróficas. 

Algunas ciudades han estado sumándose a este movimiento de desinversión en los fósiles, con una presencia notable e importante de urbes como San Francisco u Oxford, pero hasta ahora no había habido una capital de un país que encabezara esta tendencia: se trata de Oslo,  Noruega. Como una postura de política pública, recientemente, y luego de una serie de protestas en la ciudad para empujar el divesment, Eirik Lae Solberg, comisionado de finanzas de Oslo, ha anunciado que la ciudad comenzará desinvirtiendo hasta 7 millones de dólares de las pensiones de la comisión de sector. 

El movimiento de divesment en los energéticos fósiles ha permeado a universidades, como el movimiento que se está dando en Harvard para que la institución deje de invertir en los hidrocarburos, y ha logrado que hasta 140 instituciones y personajes relevantes, incluyendo a los Rockefeller dejen de invertir en energía fósil.

En este escenario el fondo nacional del petróleo de Noruega es uno de los más grandes del mundo y proviene de sus recursos propios de hidrocarburos, con unos 850 billones de dólares. Apenas en febrero pasado, el gobierno anunció que dejaría de invertir con este fondo en unas 32 compañías de hidrocarburos para invertir en proyectos ambientales (se considera la desinversión más grande en fósiles hasta ahora). Así, el movimiento del divesment va creciendo y Oslo va a la cabeza trayendo aires esperanzadores para el mundo.