Descubre aquí por qué Noruega es el país más ecosustentable del mundo

Para lograrlo, este país nórdico decidió tomar medidas en función de políticas energéticas y ambientales.

Frente a la disminución significativa de recursos y áreas naturales, numerosos países han tomado medidas con el fin de proteger al medio ambiente. Entre ellos se encuentra Noruega, país el cual es reconocido por comprometerse a acabar con la deforestación y la contaminación derivada del consumo de gasolina. 

Para lograrlo, este país nórdico decidió tomar medidas en función de políticas energéticas y ambientales. Pese a que Noruega se encuentra los principales productores de petróleo en el mundo y su PIB depende en un 40 por ciento de ello, han decidido darle una vuelta a su economía. 

Desde el 2016, Noruega introdujo políticas drásticas al prohibir autos que usen gasolina y diesel en su capital, Oslo, para el 2019, y fomentar el uso de automóviles eléctricos. Ambas medidas surgieron con el fin de reducir al mínimo la contaminación emitida por los combustibles fósiles, mejorar el transporte al hacerlo más saludable y seguro, reforzar la salud física con ciclovías y caminos para peatones, etcétera. 

De hecho, de acuerdo con el periódico noruego Dagens Naeringsliv, se prevé que “para el 2025 la totalidad del parque móvil noruego, público o privado, tenga que moverse a partir de electricidad sostenible.”

Junto a esta iniciativa, el país busca desarrollar una mejor calidad de vida y espacio en donde se transita al prohibir la tala de árboles así como el consumo de productos derivados de la madera. Al convertir la deforestación en delito, el parlamento noruego adoptó medidas que aseguren las importaciones y compras de productos como aceite de coco, aceite de palma, pastoreo, soya, carne, industria de madera, etcétera. Esto es con el objetivo de proteger la biodiversidad de la región, la cual se encarga fundamentalmente de absorber las emisiones de carbono que impactan negativamente en el calentamiento global. 

Dado que el consumo de estos productos provocan alrededor del 40 por ciento de la deforestación de los bosques de Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Indonesia, Malasia y Papúa Nueva Guinea, así como el 44 por ciento de las emisiones de carbono entre el 2000 y 2011, Noruega ha decidido regular los productos derivados de la tala de árboles como parte de la promesa en la Cumbre del Clima de la ONU en 2014. 

Esta medida no es la primera vez que Noruega decide enfrentar al cambio climático y a la deforestación. En 2008, este país donó mil millones de dólares a Brasil para combatir la tala de árboles, logrando reducir esta actividad clandestina hasta en un 75 por ciento, salvar a más de 8 millones y medio de hectáreas de la selva amazónica y evitar la emisión de 3.2 millones de toneladas de CO2.



Una iniciativa te invita a observar aves donde quiera que te encuentres 🕊️

Aquí te decimos cómo ser parte del Great Backyard Bird Count mundial de 2019: ¡es extra fácil!

Observar aves es un arte, y una forma de alimentar nuestra empatía y nuestra conciencia. Además, la observación de pájaros es una forma de ayudar a la conservación de las más de diez mil especies de aves que existen.

Si tú también eres amante de esta noble actividad, o te gustaría aprender a hacerlo, es tu oportunidad. Como cada año, el Bird Count llama a los observadores de aves a ser parte de su Great Backyard Bird Count, al cual se reclutaron, en 2018, a personas de más de 100 países, quienes subieron 180 mil datos.

El Great Backyard Bird Count de 2019 tendrá lugar del 15 al 18 de febrero, tiempo en que los observadores de aves tendrán tiempo de hacer sus observaciones y hacer una lista con ellas.

Durante estos días, puedes contar y observar a los distintos tipos de aves por sólo 15 minutos cada día, o más tiempo si así lo deseas. Luego, debes pasar a digital tu reporte –en caso de haberlo hecho en una libreta– y subirlo en birdcont.org.

Cómo participar en el Great Backyard Bird Count 2019, del 15 al 18 de febrero:

bird-count-observacion-aves-mexico-conteo-mundial-anual

  1. Regístrate con tu nombre en el sitio web del evento –aquí el enlace–.

  2. Elige un lugar dónde llevar a cabo tu conteo. Puede ser hasta a en tu patio, o en algún parque cercano a tu barrio o colonia. Registra la hora de inicio y finalización, la ubicación, el número y los tipos de aves que veas. Si te desplazas a otra zona, asegúrate de registrarlo.

  3. Sube tu lista al sitio web del evento.

Si nunca has observado pájaros, y te preocupa no identificarlos, no te preocupes. Puedes simplemente tomar nota de todas sus características: tamaño, forma, color, tipo de pico y marcas inusuales. Y también puedes tomar una foto. Además puedes apoyarte con las distintas apps para identificar aves que existen, como Merlin Bird ID.

En el portal de Bird Count también podrás ver el mapa en vivo que muestra los puntos en los distintos lugares donde las personas han subido una lista de verificación. Es decir, una gráfica en tiempo real de otras personas en el mundo que están sincronizadas en esta noble labor.

No dejes de participar, y ayuda a la ciencia en la conservación de las aves: esos delicados y a la vez indómitos seres que no dejan de sorprendernos.



Oslo se convierte en la ciudad líder en “desinvertir” en las energías fósiles

El movimiento Fossil Free está llegando a muchos lugares del mundo y Oslo ha sido la ciudad que más ha desistido en la inversión en los hidrocarburos.

Desde 2011 se ha propagado en el mundo un movimiento de “desinversión” en los rubros de los hidrocarburos: el Fossil Free. Prominentes empresarios del mundo y algunas empresas se han deslindado, por primera vez en años, de la inversión en los energéticos fósiles. Esta estrategia es la más importante en la lucha contra el cambio climático, pues aunque los esfuerzos individuales son esenciales, en realidad,  si los gobiernos invierten en hidrocarburos y las grandes compañías explotan las reservas enclavadas en los sitios incluso más vírgenes como el Ártico, las consecuencias serían catastróficas. 

Algunas ciudades han estado sumándose a este movimiento de desinversión en los fósiles, con una presencia notable e importante de urbes como San Francisco u Oxford, pero hasta ahora no había habido una capital de un país que encabezara esta tendencia: se trata de Oslo,  Noruega. Como una postura de política pública, recientemente, y luego de una serie de protestas en la ciudad para empujar el divesment, Eirik Lae Solberg, comisionado de finanzas de Oslo, ha anunciado que la ciudad comenzará desinvirtiendo hasta 7 millones de dólares de las pensiones de la comisión de sector. 

El movimiento de divesment en los energéticos fósiles ha permeado a universidades, como el movimiento que se está dando en Harvard para que la institución deje de invertir en los hidrocarburos, y ha logrado que hasta 140 instituciones y personajes relevantes, incluyendo a los Rockefeller dejen de invertir en energía fósil.

En este escenario el fondo nacional del petróleo de Noruega es uno de los más grandes del mundo y proviene de sus recursos propios de hidrocarburos, con unos 850 billones de dólares. Apenas en febrero pasado, el gobierno anunció que dejaría de invertir con este fondo en unas 32 compañías de hidrocarburos para invertir en proyectos ambientales (se considera la desinversión más grande en fósiles hasta ahora). Así, el movimiento del divesment va creciendo y Oslo va a la cabeza trayendo aires esperanzadores para el mundo.