Netflix nos hace pasar ratos increíbles, pero también podría ayudar a frenar el cambio climático

La cuestión es que la transmisión y el almacenaje de datos de esta empresa consume energías sucias

Sí, no hay quien no sepa qué es Netflix esta plataforma gracias a la cual hemos pasado momentos increíbles con series como House Of Cards, Orange is thew New Black o Stranger Things. Netflix es uno de los más importantes operadores del mundo de servicios en línea de vídeo, representa más de un tercio del tráfico de Internet en América del Norte y en México tiene 68.9% del mercado de video bajo demanda. Lo que muchos no saben es que por su dimensión y rápido crecimiento Netflix también tiene una de las huellas energéticas más grandes de entre las empresas del sector de las Tecnologías de la Información (TI).




La cuestión es que la transmisión y el almacenaje de datos de esta empresa consume energías sucias y aunque en 2015, Netflix anunció que pretendía abandonar la totalidad de su huella de carbón, no lo ha hecho. De acuerdo con el más reciente reporte de Greenpeace “Clicking Clean, ¿quién gana la carrera por construir un internet verde) (1) Netflix sigue siendo una de las empresas del sector que está lejos de alcanzar la meta de uso de 100% energía renovable ya que actualmente sólo usa un 17% de energía renovable.

Es por eso que Greenpeace lanzó un video usando a los personajes de sus más famosas series, acomodando diálogos, invocando el espíritu de innovación y cambio de esta empresa para decirle que puede hacer historia.

 

También lanzó una petición en línea que la gente puede firmar en www.clickclean.org/mexico/es/ para pedirle a Netflix que diga adiós a las energías sucias y demuestre con ello su liderazgo.

Netflix ya ha cambiado la TV, es una de las empresas líderes en el sector de transmisión de video, y creemos que también tienen el poder de impulsar un cambio en nombre de nuestro planeta. Si Netflix se compromete con el 100% de energía renovable ayudará a la transición hacia un futuro energéticamente renovable.

¿Qué importancia tendría este cambio para el Planeta? La huella energética de la industria de TI ocupó el 7% de la electricidad global en 2012, Se pronostica que esa estadística aumentará aún más, ya que las actuales proyecciones anticipan un triple aumento del tráfico de Internet a nivel mundial para el año 2020 (2), y la era digital continuará expandiéndose de los actuales 3 mil millones hasta más de 4 mil millones en todo el mundo (3).

La manera en que construimos y alimentamos nuestra infraestructura digital mundial está volviéndose cada vez más esencial para la disyuntiva de si seremos capaces de realizar la transición a energía renovable puntualmente para evitar un cambio climático peligroso.




De hecho, si la alimentación de centros de datos y otras infraestructuras digitales fuera 100% renovable, nuestra creciente dependencia de Internet podría ayudar a acelerar nuestra transición a una economía de alimentación renovable. Pero, si esta misma infraestructura digital se construye de una manera que nos lleva en dirección opuesta, que nos encierra en un dramático aumento en la demanda de electricidad a partir de carbono y otras fuentes de energía sucias, cambiando el clima de nuestro planeta, la transición hacia una economía de alimentación renovable sería mucho más tardada y costosa.

Autora: Angélica Simón es coordinadora de medios en Greenpeace México

TW:PrensaGPMX

Autor: Greenpeace Mx


Luxemburgo es oficialmente el primer país donde el transporte público es completamente gratuito

¿Y el resto del mundo, para cuándo?

Si de contaminar menos se trata, no cabe ninguna duda de que los mejores medios de transporte son la bicicleta y la caminata, pero es un hecho que no todos las ciudades cuentan con la infraestructura necesaria para sustentarlos. A esto se suma que las distancias entre destinos se ensanchan a la par del desarrollo urbano. 

Esto ya no será un problema para los habitantes de la ciudad de Luxemburgo, pues a partir del próximo verano podrán moverse en autobús de manera totalmente gratuita. La iniciativa corresponde a la promesa que el Primer Ministro, Xavier Bettel, realizó durante su campaña: priorizar el cuidado del medio ambiente. 

Debido a que el uso generalizado de los automóviles genera una enorme cantidad de dióxido de carbono, restringirlo en favor de otros medios de transporte es un gran (y admirable) avance en los esfuerzos por un aire más limpio.

Este anuncio pareciera una respuesta alentadora al informe recientemente lanzado por la ONU, que revela que las emisones de CO2 han alcanzado una cifra récord a nivel mundial.

Es cierto que la cantidad de habitantes en este país es pequeña en comparación con otras urbes: cuenta con  110mil, más otros 400mil que se transportan diariamente de países aledaños. Sin embargo, este medio millón de personas vivían crisis de tráfico realmente fuertes, en parte provocadas por la pequeña extensión del territorio. 

El cambio se realizó de forma gradual: a principios del 2018, Luxemburgo abarató el precio de los pasajes para los usuarios menores de 20 años. Ahora, la opción de dejar el auto en casa y tomar el camión más cercano estará disponible para todos. ¿Y el resto del mundo, para cuándo? 

Con esta noticia, Luxemburgo se convierte en un ejemplo a seguir en el tema de la movilidad urbana. A pesar de las dificultades de implementar una iniciativa similar en un sitio como la Ciudad de México, el desarrollo urbano sostenible está lejos de ser una ficción y debe ser prioridad. 

Una combinación de políticas bien guiadas y participación ciudadana (como se refleja en la iniciativa YoMeMuevo) representan un progreso hacia una movilidad más fluida en el futuro. 



El delicioso té verde de las Azores que se torna violeta gracias a los volcanes

El suelo volcánico de São Miguel proporciona nutrimentos únicos para el crecimiento de los cultivos de té, por lo que la isla, desde los aires, parece cubierta por un hermoso terciopelo verde y morado.

Cuando pensamos en los mejores tés del mundo nuestra mente vuela hacia el oriente: China o la India. Sin embargo, uno de los tés de más alta calidad mundial se produce en Europa, en el archipiélago portugués de las Azores. Uno de los secretos mejor guardados de ese continente.

São Miguel es la isla más grande de las nueve que conforman el archipiélago y en ella se cultivan diversas variedades de té negro y té verde únicas en el mundo, sin un solo fertilizante químico ni aditivos de ningún tipo.

Además, el agua de SãoMiguel, filtrada en piedra volcánica, con una alcalinidad muy baja y partículas de hierro no oxidado, reaccionan a los antioxidantes del té verde de forma extraordinaria, proporcionando a los visitantes un espectáculo visual inusitado: el té verde se torna poco a poco en violeta con destellos tornasol.

te violeta volcánico purpura azores volcanes
La alcalinidad del agua transforma el té verde en púrpura (Imagen: National Geographic)

El suelo volcánico de São Miguel proporciona nutrimentos únicos para el crecimiento de los cultivos de té, por lo que la isla, desde los aires, parece cubierta por un hermoso terciopelo verde y morado.

Pero no nos dejemos engañar por este idílico paisaje, pues ese mismo suelo volcánico es el responsable de la gran cantidad de terremotos y erupciones que ocurren en la isla cada año. A pesar de su aparente tranquilidad, vivir en esa isla requiere un gusto afilado por la adrenalina.

Por el momento, una corta temporada vacacional parece ser la mejor idea, cuando de islas en medio del mar con una fuerte actividad volcánica se trata.