Guía práctica: ¿Cómo cultivar lavanda en casa?

La lavanda requiere de una serie de cuidados para poder disfrutar de sus cuantiosos beneficios.

Gracias a sus propiedades, la lavanda, de la familia de las lamiáceas, es usada como remedio para numerosos males físicos, emocionales y hasta de jardinería. Se trata de una planta que ayuda a reducir la tensión y el estrés, los dolores musculares y jaquecas, ahuyenta a los insectos de armarios y cajones, los síntomas de gripa, resfriados e insomnio, la aparición de ampollas por quemaduras, los dolores de reumas o artritis, malos olores en el hogar y repele polillas, la flacidez y exceso de células muertas de la piel, entre otros. 

Así como la lavanda proporciona grandes beneficios para la salud, también requiere de grandes cuidados a la hora de plantarse. Por ejemplo, son plantas muy resistentes al calor y adaptables a cualquier lugar en que se plante –aunque es preferible hacerlo en áreas rocosas–. Por ello te compartiremos una guía práctica para tener flores de lavanda en casa: 

Planta las semillas entre seis y doce semanas antes de que empiece el calor, ya que tomarán tiempo en germinar y empezar su periodo de crecimiento. Antes de plantarlas, es recomendable someter las semillas a la “estratificación fría”, en donde se colocan las semillas con tierra en una bolsa de plástico sellada, y ésta al interior del refrigerador durante tres semanas. 

– Llena una maceta con mezcla para cultivar semillas. Utiliza tierra de suelos ligeros, de arena y con un contenido medio en materia orgánica, buscando un drenaje que evite encharcamientos que provoquen que las raíces se pudran. 

Mezcla fertilizante en la superficie de sustrato cada primavera; riega las plantas con frecuencia en verano; y coloca las macetas sobre una base elevada para que drenen el exceso de agua durante el invierno. Esta mezcla debe contener tierra ligera para macetas y el fertilizante.

– Planta las semillas, esparciéndolas encima de la tierra con una distancia entre 1.5 y 2.5 cm entre ellas. Después, cubre las semillas con una capa de 0.5 cm de mezcla, protegiéndolas lo suficiente sin quitarles la luz del sol para poder germinar. Las semillas pueden demorar entre dos semanas y un mes para brotar. 

– Poda la lavanda para que evitar a que desarrolle una masa de tallos largos y leñosos. Procura mantener la planta compacta y espesa, recortando las hojas viejas cuando se marchiten. La poda se recomienda hacerla a principios de primavera, aunque evitando descabecer los viejos tallos sin hojas. 

– Asegúrate de darles un espacio suficiente, sin empalmarlas unas con las otras, para recibir una adecuada circulación del aire y exposición solar. Recuerda regarlas una vez que la tierra esté completamente cerca, ya que la lavanda es muy sensible a la humedad. 

 



Medita en movimiento haciendo manualidades o artesanías

Tejer, bordar, modelar, son solo algunas de las actividades que verdaderamente conectan mente y cuerpo.

Las manualidades son algo que hacemos desde muy pequeños, cuando nos dan libros para colorear y tijeras sin filo para recortar. Pero eso que empieza siendo una inocente recreación para estimular la psique infantil es algo que deberíamos seguir practicando toda la vida.

Para muchos, sin embargo, puede que las manualidades no sean sino una actividad para niños, o incluso –y no sin un toque de machismo encubierto– “cosas de mujeres”.

No obstante, los mundos de las manualidades, y más detallado aún, las artesanías, están ahí para quien quiere verles y conocerles. Y no sólo se pueden hacer infinidad de objetos útiles y personalizados, sino que podemos mejorar repentinamente nuestra salud.

Haciendo manualidades o artesanías obtenemos un estado psíquico único, llamado flujo.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa
(Foto: el observador)

En psicología se conoce como flujo a un momento inmersivo, donde la mente logra concentrarse 100% en la actividad que se ejecuta. Tal concepto fue acuñado por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi en 1975, y  desde entonces se le ha prestado atención a las actividades donde se presentan experiencias de flujo, estudiándose a profundidad sus beneficios.

Manualidades como tejer, bordar, el modelado, el origami o la confección son algunas de las actividades que nos permiten experimentar el estado psíquico y físico del flujo.

Por ser una manera de experimentar el flujo y, por ende, de conectar cuerpo y mente, las manualidades constituyen una forma de meditación en movimiento. La clave en este tipo de meditación no es borrar todo pensamiento, sino encontrar equilibrio y paz mental a través de la actividad corporal.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

El caso del tejido ejemplifica perfectamente esta intensa conexión mente-cuerpo y los estados a los que se puede llegar practicando manualidades.

Por eso es que tejer es una de las manualidades cuyos beneficios para la salud mental ha despertado más interés en la comunidad científica. Investigaciones recientes destacan que, para quienes tejen, el alivio a la ansiedad y el estrés se halla en poder hacer una actividad que los desconecta de los asuntos personales.

Beneficios adicionales

  • Relajación rápida y prolongada
  • Felicidad –se libera dopamina y serotonina
  • Sentido de logro
  • Mayor confianza y autoestima
  • Mejoramiento de habilidades cognitivas
  • Mejoramiento de habilidades manuales

    manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

Además de estos beneficios –comprobados en decenas de investigaciones–, también se ha demostrado, científica y empíricamente, que hacer manualidades ayuda a disminuir síntomas de estrés postraumático, e incluso trastornos tan complejos como la anorexia.

La confección, por ejemplo, ha ayudado a tratar la fatiga crónica, al ser una actividad más diversificada que otras, mientras que los colores usados en el quilting –que es además una de las manualidades menos conocidas y más hermosas–, tienen un impacto emocional sumamente positivo.

Si quieres meditar en movimiento, ¡suma las manualidades a tu rutina! Y si eres hombre, aprovecha para romper estereotipos y ejercitar tus capacidades de autotransformación atreviéndote a hacer manualidades –como los hombres tejedores de Chile.

Pon manos a la obra. Conecta mente y cuerpo.

*Imagen de portada: Wassermoth, edición Ecoosfera



Esto ocurre en tu cuerpo cada 60 segundos (Video)

¿Te han llamado flojo? Muéstrales lo que cada minuto tienes que hacer para mantenerte con vida.

El cuerpo humano funciona de una manera tan milimétricamente perfecta que por siglos ha buscado ser imitado por la tecnología. Hasta ahora, no obstante, nada se le compara.

Desde los huesos y hasta la epidermis, pasando por órganos y tejidos: el cuerpo humano es un todo de cien trillones de células que realiza cientos de funciones todos los días para mantenernos con vida.

En 25 horas respiramos 20 mil veces, el corazón late 14 mil veces, y nuestros riñones procesan 190 litros de sangre para filtrar agua y residuos

cuerpo-funciones-vitales-minuto

Estas funciones vitales las realiza nuestro cuerpo constantemente. Pero, ¿cuáles realiza cada minuto? En un didáctico video animado, Infographics Show nos lo muestra.

Desde cuántas veces parpadeamos, hasta cuántas células de piel perdemos: este es un recorrido sobre lo que está pasando ahora mismo en tu cuerpo que te invitamos a ver. Adicionalmente es un gran argumento para demostrar que no eres perezoso.

El cuerpo humano es una increíble hazaña evolutiva, ¿pero qué hace esta compleja máquina cada minuto?