¿Quién fue el primer gato en llegar al espacio exterior? (VIDEO)

Era el año de 1963, cuando el Centro nacional de estudios en Francia planeó mandar a un gato llamado Félix al espacio; no obstante, el día del lanzamiento, el gato escapó y fue cuando Félicette entró en el juego.

Existen pocos pero muy variados animales que han llegado a trascender la historia de la humanidad; entre ellos se encuentran Lucy, el eslabón perdido de la Prehistoria, y Laika, la perra rusa que mandaron al espacio exterior. Y hay otros que, pese haber realizado una importantísima labor al servicio de la comunidad, permanecen olvidados en la oscuridad del pasado; un ejemplo de ello es Félicette, la primera gata que viajó al espacio exterior. 

Era el año de 1963, cuando el Centro nacional de estudios en Francia planeó mandar a un gato llamado Félix al espacio; no obstante, el día del lanzamiento, el gato escapó y fue cuando Félicette entró en el juego. Una gata dueña de las calles se convirtió en un astronauta en el cohete Véronique AG1 durante 15 minutos. 

Una vez que regresó a la Tierra, los científicos de Education Center of Aviation and Medical Research –CERMA– decidieron estudiar el cerebro de Felicette: ¿había cambiado algo en él mientras su corta estancia en el espacio exterior? Poco se sabe sobre esos análisis así como el destino de Felicette, pero CERMA aseguró en su momento que esa gatita realizó una “contribución importante en la investigación.”

 

De acuerdo con Robert Pearlman, historiador espacial y editor del sitio web collectSPACE, los animales usados para investigaciones humanas son un evento importante de cómo la historia se plantea: todo comenzó con una competencia entre EE.UU. y Rusia, mandando al espacio exterior primero a animales y después a humanos, para finalmente aterrizar a uno de ellos en la Luna. Pero la idea de mandar primero a animales, como perros, gatos y monos, fue con la intención de investigar los efectos de la antigravedad en un ser vivo: si los animales sobrevivían a las duras condiciones del espacio, también podrían los humanos. O al menos esa era la hipótesis. De ahí surgen Laika, Able y Miss baker. 

¿Se trata de una historia de abuso a animales o de investigación científica? Actualmente asociaciones como la European Space Agency, la NASA e ISS, continúan mandando pocos animales, como ratones y otras especies domesticadas, para contemplar los efectos a largo plazo del espacio exterior en seres vivos. Según Pearlman, “No sé si volveremos a ver que manden gatos o perros al espacio exterior, al menos no próximamente. Hemos evolucionado de realizar pruebas sobre animales para mandar a los humanos al espacio y así comprender el impacto sobre el hombre. Hemos mandado a humanos durante un periodo mayor al de un año. Su rol en ese sentido ya pasó.” 

Félicette, una astronauta improvisada, ganó un lugar especial en los libros de historia; para ello es importante compartir su historia para despolvarla del olvido y volverla, de alguna manera, inmortal.



Japón tiene las alcantarillas más hermosas jamás inventadas (mira 📷)

Japón celebra su identidad local con diseños divertidos, coloridos y cautivadores en un festival anual.

Desde la década de los 80, miles de municipalidades en Japón han diseñado tapas de alcantarilla que representan aspectos de la cultura local. Los diseños son coloridos y representan aspectos como la comida, la flora y fauna, la cultura, los paisajes que caracterizan y son motivo de orgullo para cada localidad.

japon-arte-alcantarilla

Para seguir con esta tradición, la tienda departamental Shinjuku Takashimaya celebró en Tokio el Festival de Tapas de Alcantarillas Japonesas. El festival tuvo lugar del 1 al 3 de febrero de 2019, pero se extenderá hasta fines del mes.

japon-arte-alcantarilla2

Entre las actividades celebradas se incluye una exposición de tapas provenientes de todos los rincones de Japón, la venta de comida decorada con los motivos de las tapas de alcantarillas, souvenirs, libros, lápices, estampillas y reproducciones a escala de las tapas de alcantarilla.

japon-arte-alcantarilla3

El libro Drainspotting, de Remo Camerota, publicado en 2010, celebra esta tradición japonesa única.

japon-arte-alcantarilla-remo-camerota6 (2)



Los volcanes de Bali están conectados (a pesar de las millas de distancia)

A pesar de la astronómica distancia, estos volcanes están conectados y han logrado dinamitar juntos, por ejemplo, con la erupción masiva de 1963.

El azoro que la cercanía de un volcán puede despertar es sorprendente pero, ¿y si te enteraras que, a pesar de las millas, los volcanes pueden estar conectados bajo tierra? Algo así como un acto poético de la tierra por mantener unido lo que es evidente y debe estar junto…

En Bali, el Agung y el Monte Batur se encuentran a 11 millas (18 km) de distancia, pero su separación es sólo aparente. Unas fotografías de satélite han revelado que debajo de su imponente aspecto yace una compleja estructura que los mantiene unidos. Así es: hay un vínculo entre ambos que trasciende la distancia.

¿Qué une a estos dos gigantes? Al parecer, se trata de un lazo de fuego. Expertos de la Universidad de Bristol teorizan que el magma contenido en ellos no se mueve sólo hacia arriba, sino que viaja también en sentido horizontal. Esta unión interna provoca reacciones vinculadas más allá de la localización. El Agung puede hacer que el Monte Batur “despierte” y viceversa.

Esta unión explicaría por qué el Agung lanzó súbitas humaredas en el 2017 después de años de dormitar. También es la razón detrás de uno de los eventos más trágicos del siglo pasado. En 1963, el Agung explotó en una erupción masiva que arrasó con todo a su paso. Pocos momentos después del incidente, el Monte Batur también entró en erupción. El infortunado incidente sirvió para avivar la curiosidad de los geólogos. Ahora, se piensa que la conexión de estos volcanes puede servir para predecir erupciones futuras.

El motivo detrás de este vínculo que supera la distancia sigue investigándose. Lo que es cierto es que prueba que los vínculos en la naturaleza no necesariamente se rigen por las reglas espaciales que conocemos. Además de las posibilidades de prevención que ofrece este hallazgo, la idea de pensar en un mundo interconectado más allá del espacio-tiempo es fascinante.