Un ejercicio de imaginación: ¿qué sería del mundo sin las grandes farmacéuticas?

Imaginarnos qué sería de la salud global sin las grandes corporaciones farmacéuticas (o si éstas fomentaran la medicina natural), podría convencerte de comenzar un cambio proactivo desde casa.

Curar un cuerpo enfermo tenía que ver, en cientos de civilizaciones antiguas, con el equilibrio de las energías corporales. Los pitagóricos en Grecia curaban mediante el orden numérico, creyendo que el problema de la enfermedad estaba en que el cuerpo era un caos que necesitaba orden.También curaban con música, viendo en ésta el principio trascendente del universo.

En Asia, la tradición médica se ha basado milenariamente en hierbas como el chang san, y aún hoy recurren a prácticas como la meditación zen. En el continente americano aún pueden encontrarse médicos tradicionales que utilizan la rica flora del continente para producir ungüentos e infusiones, cuya prescripción es acompañada con prácticas como los baños de vapor (o temazcal) en México.

farmaceuticas-industria-medicina-alternativa-drogas-sinteticas-ventajas-medicinas-naturales

Esto es diametralmente distinto a la actual industria farmacéutica y a las drogas sintéticas que produce, y que han sustituido en gran parte a las prácticas médicas llamadas alternativas. Casualmente, fue en la Europa del siglo XV donde la química se impuso como medicina, tomando el lugar de la botánica que hasta entonces se practicaba. Desde entonces, la farmacéutica impuso su forma de concebir la salud al mundo entero. El mismo acto de normalizar estas sustancias, atrajo como consecuencia que cualquier otra forma de curación herbolaria o natural fuese asunto de incertidumbre. Incluso se ha sabido que las grandes corporaciones farmacéuticas se han valido de prácticas deshonestas pare poder mantenerse en el mercado, como ya ha sido documentado. A la postre, esta industria ha resultado peligrosamente anti-ecológica.

¿Qué pasaría si las grandes farmacéuticas desaparecieran de la noche a la mañana?

via GIPHY

Si esto pasara, tendríamos que volver a principios holísticos de medicina, donde lo más importante es integrar la naturaleza al método médico y sobre todo, lograr la sanción completa de la salud. Se tendría que retomar la medicina tradicional, no ya sólo como una “curiosidad” o una alternativa, sino con toda la seriedad que implica aproximarnos al conocimiento ancestral sobre las plantas y sus usos.

Probablemente tendríamos que poner más atención a lo que comemos y a las actividades que realizamos, tomando en cuenta que no habría un medicamento milagro que nos aliviara. Quizás encontraríamos que, algunas dolencias o padecimientos crónicos, nos suceden por nuestro estilo de vida, y en lugar de buscar paliarlos cada día tomando una Aspirina, intentaríamos erradicarlos con otras formas de vivir.

farmaceuticas-industria-medicina-alternativa-drogas-sinteticas-ventajas-medicinas-naturales

Si todo eso pasara, en Estados Unidos no se reportarían cada año 100 mil muertes por efectos adversos a fármacos, sino solamente las muertes aisladas por mal uso de hierbas o intoxicación por error con fármacos naturales.

Y quizás antes de lo que la industria farmacéutica ha podido hacerlo, encontraríamos remedios menos agresivos a graves enfermedades, y más gente sabría de las muchas propiedades antioxidantes de las hierbas, que tienen efectos positivos sobre enfermedades graves como el cáncer, el déficit de la memoria, Alzheimer, ateroesclerosis, diabetes y otras enfermedades cardiovasculares.

No parece vislumbrarse un fin de la industria farmacéutica. Y quizás no haya que esperarlo. Pero podemos hacer que ocurra en nuestro ámbito personal o familiar, y abogar mientras tanto porque dicha industria deje de ser tan nociva para la salud global y el medio ambiente, y al contrario, si les es necesario mercar con lo esencial que es la salud, lo hagan desde formas alternativas y naturales que no devengan muchas más enfermedades. 

*Referencias: Industria Farmacéutica – Herbal versus synthetic drugs; beliefs and facts – Jaime Buhigas – Pitágoras y la Música de las esferas

*También en Ecoosfera: El cuachalalate, una planta medicinal con propiedades anticancerígenos
5 lecciones de la medicina prehispánica sobre la concepción de la salud



Estos extractos naturales podrían sustituir medicamentos industriales

Las píldoras sintéticas son cada vez más cuestionadas por la medicina alópata, dando prioridad a elementos presentes en la naturaleza

Foto: pycnogenol.com

En los últimos años, profesionales expertos en medicina natural como el médico Sayer Ji, intentan posicionar las medicinas elaboradas con elementos químicos del mundo natural. Para Ji, existen algunos elementos orgánicos como el ácido salicílico, el pycnogenol y el polycosanol, que podrían sustituir a las medicinas comunes como la aspirina.

Aquí un desglose de sus propiedades:

Ácido salicílico: 

Es considerado un deshinibidor de dolor, por lo tanto un analgésico. Es propicio para el tratamiento de acné, callosidades, caspa, y verrugas. También es útil para curar la fiebre.Los vegetarianos ostentan más niveles de este elemento, pues se encuentra en frutas y verduras. Este, ancestralmente era extraído de la corteza del sauce en forma de polvo.

Pycnogenol:

Se extrae de la corteza Pinus Pinaste. Este refuerza los capilares sanguíneos, por lo que es útil para disminuir inflamaciones.

El Policosanol: es un elemento natural extraído de la caña de azúcar. Entre sus beneficios están la reducción del colesterol dañino y el aumento en la absorción del colesterol benéfico.

La medicina natural es cada vez más popular. Si anteriormente el médico familiar conocía nuestros padecimientos, hoy en día acudimos a citas médicas cada vez más rápidas y “frías”, automatizadas. Entre otras cosas, lo anterior provoca que más personas se interesen en conocer las propiedades naturales de diversos ingredientes, ya que así no solo evitas exponerte a los famosos ‘efectos secundarios”, también te encuentras en posibilidad de auto-medicarte con algo de orientación, sin correr los riesgos que tradicionalmente implicaba esta práctica.

[wakingtimes]



Conoce las bondades medicinales del Cuachalalate

Este árbol originario de México tiene propiedades para aliviar malestares muy comunes. Algunos científicos han comprobado recientemente lo que ya se sabía desde épocas prehispánicas, sus cualidades anticancerígenas.

El Cuachalalate es uno de los árboles más comunes de la zona centro y sur de México. Hay una larga tradición de consumo de sus propiedades desde la época prehispánica, por sus poderes para aliviar el principalmente el estómago. Estas cualidades  paulatinamente van comprobándose con la ciencia. No solo es un aliciente ideal para la gastritis, también es un efectivo anticancerígeno.

Aunque sus milagrosos efectos gastrointestinales son un hecho, este árbol tiene más propiedades de las que comúnmente se conocen. El regreso a los conocimientos milenarios, hoy avalados por la ciencia, se reflejan en recientes estudios.  Recientemente, un grupo de científicos de la UNAM comprobó que esta planta  tienen un  efecto anticancerígeno como se creía. Su acción además no perjudica a las células contiguas, un efecto común en este tipo de alicientes.

Algunos de los efectos curativos de este árbol milagroso al que los antiguos mexicanos le atribuían un efecto purificador:

Infecciones: se usa para la fiebre, la calentura y  gangrena.

Problemas circulatorios: desde  hace siglos  se le atribuía como un desintoxicante sanguíneo. Ayuda a curar várices y úlceras variciosas.

Enfermedades bucales: con la corteza del árbol puedes endurecer tus encías,  aliviar fuegos o úlceras de la boca.

Molestias urinarias y afecciones de los riñones: se cose la corteza junto con el palo de tres costillas, y esa agua, se bebe por 20 o 30 días.

Heridas, enfermedades de la piel o granos: la corteza del Cuachalalate te ayuda a cicatrizar heridas. En la revolución mexicana se usó constantemente para los heridos.

Enfermedades gatrointestinales: este es su efecto curativo más famoso. Alivia inflamación del estómago,  gastritis crónica y úlcera gástrica. También dolor gástrico y limpia el estómago. Recientemente científicos de la UNAM comprobaron sus propiedades anticancerígenas, sobre todo en el estómago.