5 consejos de Finlandia para mantener el aire limpio en las ciudades

Este país, en comparación de otros de la misma Unión Europea, ha desarrollado medidas a favor del medio ambiente, y estos son sus consejos sobre el tema.

La Organización Mundial de la Salud –OMS– ha reiterado continuamente el riesgo que implica la contaminación del aire en la salud, ya que se ha relacionado fuertemente con una alta morbilidad derivada de accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y neumopatías crónicas y agudas como el asma. Según sus datos, este tipo de contaminación en las ciudades y zonas rurales de todo el mundo provocó, en el 2012, 3 millones de muertes prematuras. 

Y es que más allá de la contaminación generada por los automóviles y medios de transporte, las emisiones domésticas derivadas del sistema energético con base en carbón y biomasa, así como de la incineración de desechos agrícolas, es un fenómeno que promueve las emisiones de CO2 y de contaminantes como carbono negro y metano. De hecho, y de acuerdo con las Directrices de la OMS sobre la calidad del aire publicadas en el 2005, existen límites y umbrales para los contaminantes atmosféricos para prevenir riesgos sanitarios. Es decir que para considerar la calidad de aire como buena, se necesita reducir la contaminación con partículas PM10 al menos a 10 microgramos por metro cúbico (μg/m). En especial las partículas –PM– de ozono –O3–, dióxido de nitrógeno –NO2– y dióxido de azufre –SO2–, las cuales tienen un tamaño inferior a 10 micrones de diámetro –≤ PM10– y que pueden penetrar, alojarse en el interior de los pulmones y provocar graves problemas de salud a largo plazo. 

Frente a esto, la OMS ha publicado los sitios geográficos cuyas concentraciones de partículas permanecen inferiores a 10 µg/m3: Finlandia, Suecia, Islandia, Estonia, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, entre otros; y también, los sitios con peor calidad de aire superior a 100 µg/m3: Londres, Riyadh en Arabia Saudita, Delhi, Bamenda en Camerún, Baoding en China y Peshawar en Pakistán. 

En el caso específico de Finlandia, 22 de sus ciudades (Raahe, Kuopio, Lohja, Jyväskylä, Valkeakoski, Kajaani, Vaasa, Imatra, Pori, Mikkeli, Virolahti, Kouvola, Harjavalta, Turku, Kotka, Oulu, Lahti, Pietarsaari, Hyvinkää, Lappeenranta, Vantaa, Helsinki, Tampere Pallas, Muonio y Virolahti) presentaron una calidad de aire debajo de 4 µg/m3. Este país, en comparación con otros de la Unión Europea, ha desarrollado medidas a favor del medio ambiente, y estos son sus consejos sobre el tema: 

– Proteger el territorio natural, como parques y reservas naturales. Finlandia protege alrededor de 7.8% de sus áreas verdes, además que se ha encargado de establecer medidas regulatorias en cuanto a la industria maderera y la deforestación. 

– Fomentar el turismo ecosustentable. Por ejemplo, el turismo en Laponia está sobrecargando al medio ambiente de la región, por lo que se alienta a la protección de su biodiversidad tanto por parte de los visitantes como de los habitantes. 

– Contemplar la limpieza de aguas eutrofizadas. Si bien este proceso puede requerir años o décadas, la eutrofización de los recursos hidrológicos es un cambio gradual que mejora la calidad del ambiente en sitios urbanos. 

– Desarrollar herramientas regulatorias sobre las emisiones en plantas industriales. Finlandia ha ejercido un control de las emisiones de la agricultura, el transporte, los centros urbanos y la industria. Esto ha ayudado a que las emisiones de anhídrido carbónico y partículas, el ruido de los transportes y las descargas a aguas de poblados se reduzcan considerablemente. 

La promoción de energías renovables. La mayor parte de la energía consumida en Finlandia es renovable y se genera:

a partir de la lejía residual y los restos de madera que son subproducto de los procesos de la industria forestal. Casi la mitad de la madera que se consume en Finlandia se quema para producir energía. La mitad de toda la energía que se consume es producto de la combustión de hidrocarburos, gas natural y carbón. La energía nuclear produce un 16% y la turba un 5%. La participación de la energía nuclear se incrementará en los próximos años, cuando se complete la construcción del quinto reactor del país.



El #CambioClimático es migración: ONU en la COP24

Sí: el cambio climático y la migración se relacionan más de lo que crees.

Estos últimos días, la COP24, o 24ª Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático, ha estado en boca de todos, y no es un asunto menor. ¿De qué va?

Desde el 2 de diciembre, cientos de expertos reunidos en Polonia se han partido la cabeza discutiendo un asunto urgente: hay que frenar el calentamiento global, ahora o nunca. 

Las naciones del mundo tienen ya bastante en qué pensar sólo con esto, pero no es todo. A la par de las negociaciones en Polonia, varios países por la ONU están firmando un tratado en Marrakech que los compromete a encontrar soluciones para la crisis migratoria global. 

Los expertos en cambio climático de hecho han dedicado varias sesiones a tratar el conflicto  migratorio en la COP24, pero a ver, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra?

Países inhabitables

La gente se desplaza por muchas razones. Algunos buscan una vida mejor, otros huyen de la violencia y ahora muchos lo harán debido al calentamiento global, según detalló la responsable del área de migración en la COP24: 

El clima cambiante, las inundaciones y las sequías amenazan cada vez más la seguridad y los medios de vida de las personas en muchos lugares del planeta. Esto está llevando a muchas familias a tener que considerar si pueden quedarse donde están o tratar de vivir en otro lugar.

Actualmente se cuentan 258 millones de personas que viven fuera de su país de origen y la cifra sólo aumentará cuando los estragos del cambio climático alcancen su punto máximo.

Pensémoslo así: si una persona se dedica a la agricultura y constantemente es víctima de sequías, ¿qué otra opción le queda más que irse? Ante terremotos destructores y huracanes que arrasan con poblaciones enteras, ¿por qué no buscaríamos otro lugar? 

¿Por qué importa? 

 La movilidad humana no se reserva a unas cuantas fronteras o un par de países. La noticia de la Caravana Migrante no se quedó sólo en México u Honduras, sino que recorrió el mundo. Esto se debe a que el fenómeno migratorio es tan global como el cambio climático.

El planeta está en riesgo, pero también los derechos humanos.

El sufrimiento generalizado de las personas que buscan refugio en otros países es el argumento principal de líderes como Angela Merkel, presidenta de Alemania y Charles Michel, primer ministro de Bélgica.

Merkel incluso llegó a comparar la crisis de la migración con el final de la Segunda Guerra Mundial, evento que desencadenó la creación de la ONU en primer lugar. Aun así, hay varias naciones (como Estados Unidos) que no tienen esa perspectiva. 

Empiezan los retos 

La magnitud global de la migración ha causado temor en algunos países. Estados Unidos continúa en debacle mientras que Australia, Chile, Italia, Polonia, entre otras se han negado a firmar el acuerdo.

En donde algunos ven una crisis de derechos humanos, otros ven un problema de soberanía. ¿Cómo permitir el libre paso de personas por sus fronteras? ¿Y los límites? 

En la COP24 se toma una posición pacífica. La prioridad está en evitar y minimizar el sufrimiento totalmente innecesario del que hablamos. 

Cuando entra el cambio climático a la mezcla los retos son aún mayores. La ONU ha propuesto la financiación de proyectos que tomen en cuenta los pronósticos meteorológicos, así como un análisis de los riesgos del calentamiento global que además incluya las rutas de movimiento humano.

Es casi obvio que estas soluciones requieren de la cooperación internacional, pero el celo de algunas naciones por sus fronteras es un problema grave. Detrás de las declaraciones de líderes como Donald Trump hay suposiciones que el Secretario General de la ONU ha identificado como falsas.

Para él, los compromisos internacionales no atacan la soberanía de los países, son un paso adelante hacia la resolución de problemáticas que traspasan continentes. Quizá la crisis del calentamiento global sirva para recordarnos que ninguna nación es una isla. Esta problemática nos incumbe a todos. 

¿Cómo participar del cambio? Toma acciones reales con esta guía.

 

 

 



Increíble close-up de animales en bosques de Finlandia (FOTOS)

Casi como irreverencia, el proyecto fotográfico de Konsta Punkka demuestra no sólo la existencia, también la belleza de este mundo natural aunque no estemos, nosotros los humanos, a verlo.

“¿Hace ruido el árbol que cae cuando no hay nadie para escucharlo?”, este viejo adagio budista se acercó a cuestionarse sobre la existencia de las cosas si no están al alcance de las sensaciones corporales. Sin embargo, negar la existencia de una naturaleza, de un árbol, omnipresente, es negar la existencia de un mundo: el de la biodiversidad, la energía y la plenitud. 

Casi como irreverencia, el proyecto fotográfico de Konsta Punkka demuestra no sólo la existencia, también la belleza de este mundo natural aunque no estemos, nosotros los humanos, a verlo. Con su cámara, Punkka se adentró a los bosques de su natal Finlandia y comenzó a retratar la vida animal, en su paciencia y fineza, del lugar. 

Los resultados, además de extraordinarios, resaltan la manera en que la naturaleza confía en el humano y cómo el humano requiere confiar en ella –y en su libertad–. Conoce su trabajo: