Hipnotizante mezcla de la naturaleza y el arte: pintora usa restos de árboles como lienzos

Para la artista, esta propuesta pretende explorar las vistas idealizadas de la naturaleza, reconociendo la relación compleja y precaria que el humano tiene con el medio ambiente.

Desde la Antigüedad, la Naturaleza y el Arte han sido compañeros difíciles de concebir uno sin el otro; y aunque puede haber naturaleza sin arte, el arte sin naturaleza es casi imposible. Se trata de una mezcla que aún en la actualidad, con la diversidad de técnicas artísticas y el amplio conocimiento sobre la biodiversidad, ejerce una fuerte influencia en la salud y bienestar de numerosos individuos. 

Retomar la importancia de la Naturaleza parece sencillo a la hora de leer artículos sobre los beneficios del grounding o earthing, sin embargo, ¿de qué manera se podría integrar este pacto con lo natural en nuestra cotidianidad? Hay quienes tienen la fabulosa suerte de acercarse diario a caminar o correr en bosques; otros, que deciden realizar mini santuarios con plantas a las que cuidan semanalmente; y algunos pocos, colgar retratos de la naturaleza para recordar su importancia. 

En caso que formes parte del último grupo, te interesará el trabajo de Alison Moritsugu, artista plástica que juega con la yuxtaposición de la belleza de la naturaleza y la ecología del lienzo. Al utilizar restos de árboles como lienzos, Moritsugu retrata el espacio de donde el árbol nació y creció. Se trata de una colisión fantástica de arte y consciencia ecológica, como si fuese una ventana al pasado y a la naturaleza misma. 

Para la artista, esta propuesta pretende explorar las vistas idealizadas de la naturaleza, reconociendo la relación compleja y precaria que el humano tiene con el medio ambiente. Te compartimos imágenes de su hipnotizante trabajo: 



Indumentaria hecha con hongos para avanzar hacia la muerte de manera ecológica

La controversial pieza de Jae Rhim Lee propone una alternativa ecológica a los funerales convencionales.

Más allá de la poética que rodea el acto de morir y, ser absorbido por la naturaleza, nuestros cuerpos son, al fin y al cabo, desechos que se disuelven en el planeta y le contaminan. 

Aunque nuestros restos implican, de alguna forma, la regeneración de la vida, estamos hablando de que, cuando un cuerpo muere, arroja desechos altamente tóxicos, pues está cargado de sustancias químicas que dañan al suelo, al agua y al aire. Es en este sentido que la artista Jae Rhim nos recuerda que la muerte también es una responsabilidad ambiental.

Evidentemente es difícil hablar de la muerte –de deshabitar nuestro espacio– y al mismo tiempo pensar en un impacto ecológico. Sin embargo, a Jae Rhim Lee le parece que es responsabilidad de cada uno de nosotros trabajar activamente sobre nuestra propia muerte. Y de esta manera nos propone un prototipo de indumentaria fascinante, un traje ecológico para vestir durante nuestro viaje a la muerte.

arte-ecologico-funeral-jae-rhim-lee-infinity-burial-suit

La controversial pieza de Jae Rhim Lee propone una alternativa ecológica a los funerales convencionales. Su pieza se construye combinando arte, teoría cultural, diseño y ciencia. Se trata de un traje –el “Infinity Burial Suit”– que permite la pronta descomposición orgánica del cuerpo humano, a partir del uso de hongos y champiñones “entrenados” para generar el proceso de putrefacción. Estos hongos han sido especialmente criados para descomponer el cuerpo del dueño del traje. Esta persona, previamente, los habrá alimentado en vida con sus uñas, cabello y piel muerta. Las toxinas que están en el cuerpo (como el Bisefenol-A o BPA) son procesadas por los hongos y champiñones, “limpiando” la materia orgánica y “alimentando” la tierra.

Recuerda activar los subtítulos en español para el video.

 

Pensemos que la pieza de Jae Rhim contempla que hay que ser compasivo con uno mismo. Hablar de la muerte y trabajarla como parte del día a día no puede ser un proceso sencillo. Por otro lado, podemos encontrar formas de hacerlo más ligero, si nos permitimos aceptarla, poco a poco, como parte del proceso de la vida. Y en efecto, vale la pena trabajar activamente en que nuestros desechos se conviertan en una carga positiva para la Tierra, aunque sea difícil concebirnos como “desechos orgánicos”.

jae-rhim-lee-arte-ecologico-funerales-alternativos-verdes



12 piezas de arte ecológico que modificarán tu visión sobre el cambio climático y otros problemas ambientales

Frente a los problemas ambientales, el arte responde como un detonador de conciencia, mostrándonos la realidad a través de su ingenioso lenguaje.

Lo sabemos: el cambio climático es uno de los problemas ambientales más graves que enfrentamos los seres vivos y de los más difíciles de combatir. Frente a ello, existen miles de iniciativas que han logrado, inicialmente, hacer conciencia entre las multitudes sobre las grandes posibilidades que tenemos, cada individuo, de contribuir a su mitigación. 

Un precioso ejemplo de ello, es el arte ecológico, que hoy se reinventa con ayuda de lustrosas tecnologías para compartir mensajes masivos a la colectividad. Como cualquiera otro tipo de arte, el arte ecológico contiene infinitas posibilidades de hacernos conscientes de problemáticas que nos conciernen a todos, en este caso, el futuro desafortunado al que estamos orillando a nuestro planeta. través de recursos como la ironía, el humor, la caricaturización y la manifestación plástica de lo imaginario, nos invita a involucrarnos.

El arte ecológico puede servir como un detonador de conciencia y —a diferencia de la información presentada en informes y gráficas— al traducir datos a formatos creativos e interactivos, puede llegar a cualquier clase de público. De esta forma nos habla “en nuestro idioma”, sin importar cuál sea. Además, el arte ecológico hace uso de diferentes técnicas y medios para crear, mezclando toda clase de disciplinas y aprovechando discursos muy variados. Y como punto de encuentro entre formatos, visiones, historias y conceptos, el arte genera comunidad. 

Desde unos simpáticos pandas de papel mache, viajando por el mundo, hasta elegantes diseños de moda hecho con basura, estas son algunas propuestas de arte ecológico, que cambiarán tu manera de entender el cambio climático y otros problemas ambientales.

Paulo Grangeon: Pandas de viaje

arte-ecologico-cambio-climatico

1,600 pandas de papel maché parecen muchos, pero al saber que sólo nos quedan 1600 pandas en todo el mundo, se vuelven pocos, tan pocos que el artista se ha llevado a estos a más de 20 países, para que visiten lugares icónicos. Así, este escultor nos invita a tomar conciencia sobre las especies en peligro de extinción.

Aida Sulova: Botes de basura

arte-ecologico-cambio-climatico

Con esta ilustración, lo que la artista plástica nos quiere recordar, es que la basura que tiramos, eventualmente vuelve a encontrar su camino hacia nosotros. El plástico es un desecho tan común, que sus partículas están en todos lados, incluso en lo que comemos.

 Superflex: McDonald’s inundado

arte-ecologico-cambio-climatico

arte-ecologico-cambio-climatico

En esta extraña película realizada por un grupo de artistas, se nos muestra cómo se vería un McDonald’s completamente inundado. Para realizarla se construyó una réplica de este restaurante en una alberca, con todos los muebles, alimentos y demás parafernalia. La narración se vale de la paradoja de que son negocios como este los que están dañando al ambiente, pero si seguimos por el camino, el ambiente los dañará a ellos.

 Agnes Denes: Campos de trigo

arte-ecologico-cambio-climatico

Esta artista decidió plantar en 1982 una parcela de trigo frente a Wall Street, para hacer una comparación entre las actividades económicas tradicionales de Estados Unidos, cercanas a la naturaleza y la “artificialidad” del entorno económico moderno.

Naziha Mestaouis: Un latido, un árbol

arte-ecologico-cambio-climatico

Esta espectacular idea hace uso de los nuevos medios para el arte. Se trata de proyectar este bosque virtual sobre edificios en distintas ciudades. La animación del bosque es interactiva y los árboles crecen al rito de los latidos del corazón de los espectadores, que se conectan con la pieza a través de una aplicación en el celular, borrando conceptualmente la distancia entre los bosques y las ciudades y volviendo a ligar la vida humana con el entorno. Además, por cada planta virtual que crece, se siembra una real.

Maizz Visual: espíritus de los árboles

 

Blink Twice & trippy Trees, USA & Canada festivals 2014/2015 from Maizz Visual on Vimeo.

Este colectivo mexicano proyecta en los árboles los rostros de antiguos dioses y espíritus que protestan en contra de la deforestación y el cambio climático. Han realizado proyectos similares en contra del maíz transgénico.

Olafur Eliasson: Tu pérdida de tiempo

arte-ecologico-cambio-climatico

El artista expuso grandes trozos caídos del glaciar más grande en Islandia dentro de una sala especial refrigerada, que utilizaba energía solar. El título nos habla de la temporalidad, estos trozos tienen 800 años en la Tierra y cada uno de nosotros es, en comparación, un parpadeo. Pero en ese parpadeo estamos acabando con todo. Por otro lado, ¿será que no podemos poner un poco de nuestro tiempo, en evitar este problema ambiental? El estilo de vida moderno es definitivamente acelerado y rápidamente está terminando con nuestro entorno de existencia.

Tres Art Collective: Ubiquitous trash

arte-ecologico-cambio-climatico

A través extensivas investigaciones, el colectivo mexicano TRES, se dedica a averiguar el origen de las basuras más extrañas e, incidentalmente, van descubriendo fragmentos de la historia social alrededor de esos objetos. 

Luzinterruptus: Laberinto de desechos de plástico

 

 

Este colectivo diseñó un laberinto hecho con botellas y bolsas de plástico. Mientras que puede ser recreativo para los visitantes, también nos recuerda que el plástico está en todas partes y vivimos en el laberinto de basura que constantemente estamos construyendo.

Chris Jordan: Belleza intolerable, retratos del consumo masivo en América

arte-ecologico-cambio-climatico

arte-ecologico-cambio-climatico

Las fotografías de Chris Jordan nos recuerdan que hasta el más insólito de nuestros objetos, si es desechado, pasará a formar parte de las toneladas de materia inútil que contamina el entorno, en muchos niveles. La basura no se queda en un solo lugar y tampoco es una sola cosa, un objeto está compuesto de múltiples materiales contaminantes. Antes de tirar o comprar algo, vale la pena pensarlo mejor.

Marina DeBris: Moda con basura

arte-ecologico-cambio-climatico

arte-ecologico-cambio-climatico

Marina de mar y Debris, significa resto o desecho en inglés. Esta artista trabaja con la basura que se encuentra en el mar y que empieza a deteriorarse y fragmentarse por exponerse a ese entorno. Sus vestuarios fabricados con basura nos hablan de una problemática que tiene que sr solucionada cuanto antes, pero desde un enfoque divertido y muy particular.