Hipnotizante mezcla de la naturaleza y el arte: pintora usa restos de árboles como lienzos

Para la artista, esta propuesta pretende explorar las vistas idealizadas de la naturaleza, reconociendo la relación compleja y precaria que el humano tiene con el medio ambiente.

Desde la Antigüedad, la Naturaleza y el Arte han sido compañeros difíciles de concebir uno sin el otro; y aunque puede haber naturaleza sin arte, el arte sin naturaleza es casi imposible. Se trata de una mezcla que aún en la actualidad, con la diversidad de técnicas artísticas y el amplio conocimiento sobre la biodiversidad, ejerce una fuerte influencia en la salud y bienestar de numerosos individuos. 

Retomar la importancia de la Naturaleza parece sencillo a la hora de leer artículos sobre los beneficios del grounding o earthing, sin embargo, ¿de qué manera se podría integrar este pacto con lo natural en nuestra cotidianidad? Hay quienes tienen la fabulosa suerte de acercarse diario a caminar o correr en bosques; otros, que deciden realizar mini santuarios con plantas a las que cuidan semanalmente; y algunos pocos, colgar retratos de la naturaleza para recordar su importancia. 

En caso que formes parte del último grupo, te interesará el trabajo de Alison Moritsugu, artista plástica que juega con la yuxtaposición de la belleza de la naturaleza y la ecología del lienzo. Al utilizar restos de árboles como lienzos, Moritsugu retrata el espacio de donde el árbol nació y creció. Se trata de una colisión fantástica de arte y consciencia ecológica, como si fuese una ventana al pasado y a la naturaleza misma. 

Para la artista, esta propuesta pretende explorar las vistas idealizadas de la naturaleza, reconociendo la relación compleja y precaria que el humano tiene con el medio ambiente. Te compartimos imágenes de su hipnotizante trabajo: 



Indumentaria hecha con hongos para avanzar hacia la muerte de manera ecológica

La controversial pieza de Jae Rhim Lee propone una alternativa ecológica a los funerales convencionales.

Más allá de la poética que rodea el acto de morir y, ser absorbido por la naturaleza, nuestros cuerpos son, al fin y al cabo, desechos que se disuelven en el planeta y le contaminan. 

Aunque nuestros restos implican, de alguna forma, la regeneración de la vida, estamos hablando de que, cuando un cuerpo muere, arroja desechos altamente tóxicos, pues está cargado de sustancias químicas que dañan al suelo, al agua y al aire. Es en este sentido que la artista Jae Rhim nos recuerda que la muerte también es una responsabilidad ambiental.

Evidentemente es difícil hablar de la muerte –de deshabitar nuestro espacio– y al mismo tiempo pensar en un impacto ecológico. Sin embargo, a Jae Rhim Lee le parece que es responsabilidad de cada uno de nosotros trabajar activamente sobre nuestra propia muerte. Y de esta manera nos propone un prototipo de indumentaria fascinante, un traje ecológico para vestir durante nuestro viaje a la muerte.

arte-ecologico-funeral-jae-rhim-lee-infinity-burial-suit

La controversial pieza de Jae Rhim Lee propone una alternativa ecológica a los funerales convencionales. Su pieza se construye combinando arte, teoría cultural, diseño y ciencia. Se trata de un traje –el “Infinity Burial Suit”– que permite la pronta descomposición orgánica del cuerpo humano, a partir del uso de hongos y champiñones “entrenados” para generar el proceso de putrefacción. Estos hongos han sido especialmente criados para descomponer el cuerpo del dueño del traje. Esta persona, previamente, los habrá alimentado en vida con sus uñas, cabello y piel muerta. Las toxinas que están en el cuerpo (como el Bisefenol-A o BPA) son procesadas por los hongos y champiñones, “limpiando” la materia orgánica y “alimentando” la tierra.

Recuerda activar los subtítulos en español para el video.

 

Pensemos que la pieza de Jae Rhim contempla que hay que ser compasivo con uno mismo. Hablar de la muerte y trabajarla como parte del día a día no puede ser un proceso sencillo. Por otro lado, podemos encontrar formas de hacerlo más ligero, si nos permitimos aceptarla, poco a poco, como parte del proceso de la vida. Y en efecto, vale la pena trabajar activamente en que nuestros desechos se conviertan en una carga positiva para la Tierra, aunque sea difícil concebirnos como “desechos orgánicos”.

jae-rhim-lee-arte-ecologico-funerales-alternativos-verdes