¡El guepardo está ahora en peligro de extinción!

Actualmente sólo existen 7 100 ejemplares de guepardos en el mundo.

Según el informe de la Cheetah Conservation Fund, en 2013, los guepardos salvajes habrán desaparecido en el año de 2030. En ese año, la población de esta especie felina pasó de 100 000 ejemplares en África, Oriente Medio y Asia, a los 10 000 en África y unos cuantos en Irán. Por esta razón, en aquella época se incluyó a los guepardos entre las especies vulnerables por la International Union of the Conservation of Nature. 

La creciente desaparición de los guepardos en la faz de la Tierra se debe a que, pese a ser el animal terrestre más rápido del planeta, se está quedando sin espacios para vivir. Principalmente por el que el 90 por ciento de los guepardos vive cerca de los asentamientos humanos, por lo que, arrinconados, son cazados y reducidos en sus espacios vitales. Esto provoca, inevitablemente, que, según la ONG Panthera, el 77 por ciento de los guepardos vivan fuera de su hábitat natural. 

Actualmente sólo existen 7 100 ejemplares de guepardos en el mundo. De hecho, tan sólo en Zimbabue, la población ha disminuido hasta un 85 por ciento en total –de 1 200 ejemplares a 170 durante 16 años–. Este estudio, realizado por la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre y Panthera, ha provocado que se determine que el guepardo sea considerado un animal en peligro –en vez de vulnerable– de extinción; por lo que requiere de una mayor protección medioambiental. 

En palabras de la doctora Sarah Durant, dirigente del programa de conservación de los guepardos, “Nuestros hallazgos indican que los requisitos de grandes espacios del chita, unidos a la compleja serie de amenazas que enfrentan las especies en la naturaleza, muestran que es posible que sea mucho más vulnerable a la extinción que lo que se pensaba con anterioridad.”

Los guepardos han disminuido su población debido al exceso de caza, la pérdida de su hábitat y el tráfico ilegal, obligándolos a vivir fuera de zonas protegidas y así, a su vez, haciéndolos más vulnerables. De alguna manera, los animales más rápidos del planeta están condenados a no tener lugar en dónde vivir pese a la inmensidad del planeta. 

Para más información en inglés, dale click aquí. 



Las mejores fotos de la nueva y peculiar aurora boreal, “Steve” 📷

Aún no se sabe si este forajido cósmico es realmente una aurora boreal, pero se le parece mucho (y es un evento imperdible).

Últimamente el universo nos ha querido demostrar que aún hay lugar para el asombro. Un ejemplo reciente está en que tuvimos a nuestro primer visitante interestelar, y no era un asteroide ni un cometa, sino una especie de fractal cósmico.

Ahora tenemos un nuevo tipo de aurora boreal… o algo así.

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

Aunque parezca increíble, aún no lo sabemos todo de los fenómenos astronómicos. Y muchos son sumamente escurridizos, como las luces púrpura en Canadá que fueron descubiertas apenas en 2016. Y no por la NASA, sino por un grupo de fotógrafos aficionados a la aurora boreal llamado Alberta Aurora Chasers (AAC).

Este preciosa danza de luces fue nombrada por los miembros de AAC como “Steve”, en referencia a la película animada Over the Hedge, en la cual algunas criaturas del bosque nombran un objeto desconocido como “Steve” para hacerlo parecer menos atemorizante y ajeno.

Aunque lo cierto es que poco habría que temer sobre este fenómeno astronómico, que si algo logra es embelesarnos. No obstante, hay algo que inquieta a la NASA: aunque “Steve” se ve como una aurora boreal, en realidad no lo es.

¿Por qué “Steve” no es una aurora boreal?

Las auroras boreales se forman cuando las partículas cargadas interactúan con los campos magnéticos de la Tierra. Sin embargo, un grupo de físicos de la University of Caligary comprobó, a través de la observación vía satelital del cielo que rodea a “Steve”, que éste no cuenta con partículas cargadas.

Los estudios vía satelital también arrojaron otros curiosos e inesperados resultados. Según dijo el físico Eric Donovan para la Europe Space Agency, los datos revelaron que la temperatura atmosférica sube hasta los 3 mil grados Celsius, y que una cinta de gas de 25 kilómetros de ancho fluye hacia el oeste durante el evento, que dura aproximadamente 20 minutos.

Los físicos que estudian actualmente a “Steve” ya tienen algunas hipótesis sobre qué ocasiona el fenómeno. Aún así, el misterio es tal que la NASA está pidiendo a todo el que vea al forajido cósmico que le tome fotos y videos para compartirlos con la comunidad astronómica a través de la página Aurorasaurus, para así abonar a las investigaciones.

En lo que se develan los misterios que rodean a “Steve”, te dejamos algunas de las mejores fotos de este espectáculo. Un auténtico regalo de la naturaleza para nosotros.

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte-3

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte-3

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

*Imágenes: 1 y 3) Paulo Fedozzi  2) Flickr Northern Lights Graffiti; 4) james_stone76; 5) Megan Hoffman; 6) Ryan Sault; 7) wikimedia; 8) Catalin Tapardel; 9) Dave Markel