Estos son los 5 lugares más afectados por el cambio climático

“Los desastres naturales asociados con el devastador cambio climático tienen un potencial disyuntivo que parece jugar un rol importante en sociedades étnicamente fraccionadas, en una manera particularmente trágica.”

Con una capa cada vez más gruesa de dióxido de carbono y otros gases invernadero atrapando calor en el interior de la atmósfera, el planeta ha sido testigo de una serie de consecuencias que este fenómeno generó un aumento de la temperatura mundial de 17ºC, sequías, huracanes, destrucción, deshielos de los polos, pobreza, hambre, incendios forestales e inundaciones en zonas costeras. La realidad es esta: el calentamiento global está impactando en cada rincón del planeta.

Las regiones más afectadas por el calentamiento global son aquellas en las que actividades industriales han provocado cantidades significativas de contaminación; así como los desastres naturales y calamidades climáticas continúan desencadenando guerras en países divididos por etnias. En su investigación Potsdam Institute for Climate Impact Research, Dr. Carl Schleussner concluye: “Los desastres naturales asociados con el devastador cambio climático tienen un potencial disyuntivo que parece jugar un rol importante en sociedades étnicamente fraccionadas, en una manera particularmente trágica.” 

Conoce 5 regiones más afectadas por el cambio climático

Círculo Polar Ártico

Los glaciares están desapareciendo; los pueblos, mudándose y los renos, se marchan. Desde septiembre del 2016, la capa de hielo en el océano Ártico ha disminuido su nivel al más bajo de todo el año: ahora está dividida en numerosas partes pasando de 14,5 millones a 4,1 millones de km2. Las repercusiones de este fenómeno se evidencian en todo el mundo: ha incrementado el nivel de todos los mares hasta 19 cm, entre 1901 y 2001; así como alterado las corrientes marinas y aéreas que solían beneficiar a los climas de América del Norte y Asia; y finalmente la marcha de los Inuits en Alaska. El frente de los hielos actualmente se percibe como una ventaja para algunos, quienes utilizan la desaparición de los hielos como un camino para explotar los recursos de la región, principalmente petróleo y minerales.  

Siberia

El permafrost de Siberia, en la península de Yamal, está liberando una bacteria mortal, esporas de antrax. Parece ser que los restos de un animal portador de la bacteria que habían estado congelados en el suelo, entraron en contacto con un animal o humano una vez que se descongeló el hielo debido al cambio climático. Desde entonces, julio del 2016, una epidemia de antrax ha afectado la región noreste de Moscú. Así mismo, unas burbujas de metano y dióxido de carbono se esconden debajo de la tierra rusa, liberándose paulatina y constantemente. 

Los litorales 

Existen más de 450 zonas muertas en el mundo, desde el Mar Báltico hasta el Golfo de México. Son zonas en que el mar contiene poco o nada de oxígeno, provocando el estado de hipoxia en donde la fauna y flora marina huyen o perecen. Esta es la razón por la cual hay sobrepoblación animal en zonas próximas a las costas –y en donde se encuentra la mayor concentración de fertilizantes agrícolas y químicos generados por la actividad humana–. Este año, la zona muerta se expandió en el Golfo de México hasta 15 000 km2, lo que corresponde a la mitad de Bélgica. 

Amazonia

La selva no está resistiendo el cambio climático: 6 millones de km2, principalmente en Brasil y la Guyana francesa, han sido afectados. Este ecosistema tropical constituye la reserva mundial más grande de especies animales y vegetales que se encuentran actualmente en peligro de extinción. Se estima que la selva amazónica sobreviva el siglo XXI si las emisiones de CO2 se reduzcan y la temperatura planetaria se estabilice entre 1.1 y 2.6ºC para el 2100. 

Bangladesh

ENVGALLERY

Este es el lugar con mayor población en el mundo: 160 millones de habitantes que viven en un territorio que ocupa un tercio de la Francia metropolitana; de los cuales, dos tercios de las tierras culminan al menos a cinco metros por arriba del nivel del mar. Y no sólo eso, aquí los ciclones surgen cada dos o tres años; las inundaciones, cada vez son más frecuentes y poderosas. Esto provoca que los habitantes deban comenzar desde cero, sin tierra ni casa ni cosecha; además, la salinidad del suelo ha agravado la inseguridad alimenticia. 

Oceanía

Más de una decena de archipiélagos se inundaron en este año, provocando la evacuación de las islas Carteret en el Pacífico Sur. Amenazados por la sequía e inundaciones, estas islas vieron sus cultivos amenazados, lo cual hizo que sus habitantes no sólo se reubicaran en la isla de Bougainville, región autónoma de Papouasía-Nueva Guinea, también que se alimentaran únicamente de mariscos causando, a su vez, una serie de enfermedades. Este es sólo un ejemplo, pero Kiribati, las islas Maldivas, Tuvalu, Marshall, Fidji, Samoa, Tonga, Salomon, Vanautu, son sólo otras islas y archipiélagos que están en situaciones de extrema vulnerabilidad. 

 

 

 



Padres exigen al gobierno de México acciones urgentes contra la crisis climática

La agrupación Padres X el Futuro de México exige a las autoridades mexicanas medidas efectivas contra el calentamiento global, que garanticen el porvenir de sus hijos.

Desde hace unos meses, un movimiento mundial de jóvenes ha sacudido al mundo. Su demanda es muy clara: “exigimos nuestro derecho a tener un futuro”. Y para responder a esta exigencia es imprescindible atender, con urgencia y eficacia, la que pudiera ser la mayor amenaza que como especie enfrentamos: el calentamiento global o crisis climática. 

Este 24 de mayo se registrará alrededor del mundo otra marcha de #FridaysForFuture, una iniciativa que comenzó con plantones escolares para demandar una atención inmediata a la crisis climática. En este contexto, te compartimos la carta de la agrupación Padres X el Futuro de México, ligada a los jóvenes mexicanos que participan en #FridaysForFuture, y que va dirigida a las autoridades de este país: 

 

AUTORIDADES DE MÉXICO

Las temperaturas están aumentando. La biodiversidad se está desmoronando. Los huracanes y las sequías son cada vez más violentos. El aire se está volviendo irrespirable. El nivel del mar está subiendo. Los bosques se están quemando. Los Gases de Efecto de Invernadero continúan disparándose. Nuestro modelo de sociedad nos está llevando a la autodestrucción. La humanidad se ha quedado ciega.

Año tras año, las estadísticas científicas que predicen una catástrofe se vuelven cada vez más pesimistas. Los informes del IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático) son claros: necesitamos una reducción del 50% en las emisiones globales de gases de efecto invernadero para el 2030. Es nuestra única oportunidad de evitar una reacción en cadena que resulte en una crisis climática catastrófica. ¡Sólo tenemos 11 años para actuar!

Las llamadas de emergencia de la ONU y la advertencia del IPCC sobre un apocalipsis que se aproxima son cada vez más alarmantes. Seguimos viviendo como si todo fuera normal, mientras estamos al borde del precipicio. Hoy, la humanidad se enfrenta a la mayor crisis que jamás haya encontrado.

El antropoceno está causando la sexta extinción masiva de especies y el sistema global climático está en crisis. Millones de personas alrededor del mundo ya sienten los impactos devastadores. Estamos lejos de alcanzar las metas del Acuerdo de París que México se comprometió a alcanzar para el 2030.

¿Cómo podemos permanecer pasivos cuando los científicos predicen que pronto estaremos en la sexta extinción masiva, cuando aparezcan los primeros signos de cambio, cuando toda la humanidad esté al borde del precipicio, cuando seamos testigos de su final en las profundidades del abismo? Pues ya estamos en ese borde.

En nombre de las generaciones futuras, hacemos este llamado hoy porque estamos en una emergencia climática, que debemos tratar de manera completa, inmediata y desde la raíz del problema.

Somos padres, abuelos, tíos, padrinos, maestros y todos los adultos que amamos a nuestros niños y jóvenes. Queremos ver un cambio en la acción lenta de los gobiernos para establecer medidas concretas. Queremos que la prensa cumpla con su deber de informar a la población y de comunicar adecuadamente esta emergencia que nos concierne a todos. El sistema actual concentra la mayor parte de la riqueza del mundo en manos de unos pocos. Y este sistema hace que sea imposible financiar las soluciones necesarias para una acción firme para combatir el cambio climático y, por lo tanto, nos está llevando a la autodestrucción.

Han sido más de siete meses (desde agosto de 2018) desde que los estudiantes de diferentes partes del mundo (125 países en la última manifestación masiva) comenzaron los plantones escolares de #FridaysForFuture- inspirados por Greta Thunberg. En México, iniciaron el 15 de marzo de 2019 con la primera marcha global. En esta fecha, se reunieron cerca de 2 millones de estudiantes para exigir acciones urgentes y decisivas contra la crisis climática.

Respaldamos las demandas de Fridays For Future México y exigimos:

a) CAMBIO EN LA ACCIÓN LENTA DEL GOBIERNO – Quitar los subsidios a los combustibles fósiles

b) MEDIDAS CONCRETAS YA
– Detener la construcción de nueva infraestructura fósil: Refinería de Dos Bocas, reactivación de carboeléctricas y Termoeléctrica de Huexca, Morelos
– Prohibir la técnica de extracción de fractura hidráulica o fracking
– Poner subsidios para el uso de energía renovable (paneles solares, energía eólica, autos eléctricos)

c) DAR PRIORIDAD A LA CRISIS CLIMÁTICA
– Incluirla en la currícula nacional a todos los niveles educativos

d) FINANCIAMIENTO PARA LAS SOLUCIONES
– Acelerar la transición energética hacia energías renovables
– Establecer un precio a las emisiones de carbono justo y transparente

e) LA LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO DEBE ESTAR EN EL CENTRO DE TODOS LOS DEBATES POLÍTICOS

Hoy, 24 de mayo, volvemos a las calles acompañando a nuestros jóvenes y niños, para proteger su futuro. ¿Para qué van estudiar por un futuro que no sabemos si existirá? Las palabras de apoyo ya no son suficientes ni tampoco los compromisos huecos que no se traducen en acciones concretas. Exigimos que sus demandas sean cumplidas inmediatamente.

Padres X el Futuro de México

Contacto: padresxelfuturomexico@gmail.com



El oasis convertido en desierto: imágenes de un mundo post calentamiento global (📸)

En “Forgotten Dried Land”, el fotógrafo Mohammad Baghal Asghari documenta la sequía que ha devastado los campos de Irán durante los últimos 30 años.

Los últimos 30 años han sido terribles para los pobladores de la provincia de Kermán, en Irán. Una región que alguna vez fue rica gracias al cultivo de palma y donde el agua no había escaseado, se convirtió poco a poco en un desierto debido a la escasez de agua y malas prácticas de cultivo.

 

El fotógrafo Mohammad Baghal Asghari realizó esta serie titulada Forgotten Dried Land (La tierra seca olvidada) para documentar la vida de los pobladores de Kermán, la cual puede leerse como una escalofriante profecía de un mundo cada vez más caliente.

Varias son las razones de la ruina de Kermán: la sequía fue provocada por una falta de lluvia extrema, lo que secó los pozos y acabó con los cultivos de palma y pistache; los granjeros utilizaron químicos en los cultivos, lo cual agravó la erosión de la tierra y no se logró recuperar la producción ni las exportaciones del pasado, además de que la ganadería se hizo insostenible. Desde entonces, más de 20,000 hectáreas de cultivo se han convertido en desierto.

El calentamiento global solamente aceleró las duras condiciones de sus pobladores, muchos de los cuales han intentado hacer tomas de agua ilegales, lo que está penado por el gobierno iraní. Ante esto, la ONU ha declarado a Irán como una zona de “escasez de agua”.