¿Cómo se pueden celebrar las fiestas decembrinas sin dañar el ambiente?

Los bosques son severamente dañados por la extracción ilegal de heno y musgo.

Diciembre es un mes lleno de fiestas y celebraciones que incitan a la alegría y felicidad. Si prestamos un poco de atención, podemos darnos cuenta que es también una temporada donde nos rodeamos de la naturaleza, entre piñas, pinos, nochebuenas, musgo, heno e incluso muérdago.

Lamentablemente, la extracción de algunos de estos recursos se realiza de manera ilegal y cuando los compramos estamos incentivando el comercio no regulado, que además tiene graves consecuencias en los ecosistemas, como sucede con el musgo, heno y piñas de pino . Paradójicamente, otros adornos, como los pinos naturales, son erróneamente catalogados como indeseados y en su lugar se compran pinos artificiales.

Por estos motivos, a continuación te brindamos un poco de información sobre algunos elementos naturales comunes en esta temporada, para que puedas tener unas fiestas verdes, sin dañar el medio ambiente.

Pinos naturales de producción local

Los pinos naturales no son talados, como se acostumbra decir, en realidad se cosechan. Esto es debido a que la raíz y parte del tronco permanecen plantados para que el pino vuelva a crecer. Además, los árboles de navidad naturales tienen grandes beneficios económicos, ambientales y sociales, por ejemplo, ayudan a restaurar el suelo, recuperan mantos acuíferos, captura el CO2 de la atmósfera y crea fuentes de empleo para los productores locales. Al terminar la temporada, los árboles que se reciben en centros de acopio del gobierno local se tritura para convertirse en composta para los pinos en crecimiento.

Los árboles navideños artificiales, en su mayoría, están hechos de polivinilo clorhídrico, que es un material derivado del petróleo, por lo que el índice de contaminación durante su creación es muy alto. Además de este impacto ecológico se debe considerar la transportación y distribución de los productos, actividad que suele ocupar vehículos alimentados de diesel. El costo ambiental de un árbol artificial es alto y desafortunadamente no se compensa con su vida útil que se estima en un promedio de 5 a 6 años, para luego convertirse en un desecho que no biodegradable.

Para que esta práctica siga siendo sustentable se necesita del apoyo de los consumidores. De los árboles navideños naturales que se compran y cultivan únicamente el 40% es mexicano. Adquirir productos hechos en el país también reduce la huella de carbono derivada del gasto en transportación.

A nivel nacional se consume 1,800,000 árboles, de los cuales el 60% son extranjeros y el resto mexicanos. En México, los árboles de Navidad se producen en 19 Estados, en un aproximado de 42 mil hectáreas. Para esta temporada se cuenta con alrededor de 175 mil pinos listos para ser cosechados. Tu decisión es muy importante, ya que tu elección por productor de origen 100% nacional ayuda a fortalecer a México, nuestras tierras, a los productores rurales y nuestra riqueza natural.

El musgo

El musgo o Bryophyta, por ejemplo, es una planta que por tradición se coloca en los nacimientos navideños. Esta especie se encuentra en estado natural en lugares húmedos o cerca del agua. Crece como alfombra en suelos húmedos, sobre piedras, ramas y troncos donde forman un sustrato en el que se pueden arraigar otras plantas de mayor tamaño.

Además, desempeñan un importante rol en los ecosistemas, principalmente en la captación de agua gracias a su capacidad de absorción de hasta 20 veces su peso, posteriormente en tiempo de secas liberan el líquido captado.

Esto también ayuda a retener los minerales disueltos en el agua de lluvia y permite su incorporación al ecosistema. Brindan hogar y protección a miles de pequeños animales, especialmente invertebrados como insectos, arácnidos, rotíferos, nemátodos, moluscos y anélidos; incluso, el musgo es un material empleado por aves como el colibrí para construir sus nidos.

Es decir, que al adquirir musgo como adorno desechable en Navidad se contribuye a su extracción de los ecosistemas, por lo que se propicia la perdida de humedad en los bosques, incremento en la erosión del suelo y la contaminación ambiental.

Generalmente el musgo se obtiene de manera ilegal, debido a que para extraerlo se requiere una autorización por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y recursos Naturales bajo procedimientos, y criterios específicos. Evita el comercio ilegal de este preciado recurso natural.

El heno

Crece en zonas templadas y tropicales, generalmente en lugares de alta humedad, tiene tallos largos que llegan a medir hasta 8 metros de largo.

Es muy importante en la captación de humedad de la lluvia, así como del aire, además es de gran ayuda para la fauna, los murciélagos, por ejemplo, lo usan para protegerse o hacer sus nidos.

Lamentablemente es extraído frecuentemente de espacios silvestres no regulados, por ello es importante que en caso de querer comprar un poco, lo hagas en viveros autorizados.

Tu decisión es muy importante, ya que tu elección por productor de origen 100% nacional ayuda a fortalecer a México, nuestras tierras, a los productores rurales y nuestra riqueza natural.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Earthgonomic
Autor: Earthgonomic


Consejos para evitar que la adicción a las redes sociales acabe con tu vida profesional

La dopamina nos vuelve adictos a ver las notificaciones de nuestro celular, pero retrasar ese momento de recompensa puede beneficiarnos a la larga.

Hoy en día, las redes sociales nos brindan grandes oportunidades para relacionarnos con otras personas, e incluso para encontrar empleos. El problema viene cuando las redes se vuelven un fin en sí mismo, en lugar de un medio para alcanzar nuestros propósitos.

Según informes de Facebook, el usuario promedio pasa al menos una hora en la página al día. Y aceptémoslo, es lo primero que muchos hacemos apenas al despertar, incluso antes de salir de la cama. Las investigaciones muestran que, de hecho, mientras más tiempo pasas en redes sociales, más puede verse afectada tu autoestima y tu salud mental.

En una encuesta a 1,300 padres, más de la mitad consideró que sus hijos son adictos a las redes sociales.

Entender el mecanismo fisiológico que nos hace adictos a las redes sociales puede ayudarnos a darle propósito a nuestras interacciones, y a utilizar mejor nuestro tiempo en línea.

La dopamina nos vuelve ratones de laboratorio

Querámoslo o no, somos parte de un experimento social inédito en la historia humana. Millones de seres revisando compulsivamente un aparato electrónico que suena y vibra, exigiendo atención constante, mucha más atención que nuestras relaciones personales o nuestros retos intelectuales.

El mecanismo de estímulo-respuesta es el mapa neuronal que entra en juego cada vez que tu teléfono te envía una notificación. En menos de un segundo, tu cerebro produce una hormona llamada dopamina, la cual está involucrada en distintos procesos de atención, pero también produce una sensación placentera.

Dicha sensación puede ser adictiva, pues tendemos a buscar el placer y evitar el dolor. Mientras más notificaciones tenemos, más placer sentimos, aunque revisarlas nos distraiga de estudiar para un examen o terminar un trabajo.

Lee también: Minimalismo digital: simplifica tu vida digital y recupera la realidad

¿Podemos desconectarnos de la matrix?

El problema es que no podemos simplemente bloquear todas nuestras notificaciones y desconectarnos para ser más productivos: ¿qué pasa si ocurre una emergencia? ¿O si recibimos un e-mail de un cliente importante, o un mensaje de texto de la persona que nos interesa románticamente?

Hay que comprender que somos seres humanos, y que no podemos programarnos como una app para evitar todas las tentaciones de este mundo distractor.

Pero también hay que entender que podemos ganar mucho más en el largo plazo si aprendemos a retrasar el momento de la recompensa neuronal.

Tal vez tengamos que interrumpir nuestro trabajo si recibimos un mensaje de emergencia; pero si se trata solo de que alguien comentó nuestra nueva selfie o que apareció el tráiler de esa nueva serie que tenemos tantas ganas de ver, podemos intentar retrasar conscientemente el momento de picar el botón de notificación para más tarde.

Aprender a priorizar tiene que ver con ganar agencia en nuestras vidas, es decir, con ser agentes activos y no pasivos de los eventos que ocurren a nuestro alrededor.

Pero tampoco es necesario recurrir a la culpa y la lamentación por pasar algunas horas de vez en cuando (énfasis en de vez en cuando) en YouTube viendo videos de gatitos: somos personas de nuestra época, y a menos que elijamos recluirnos en un monasterio y dedicarnos a la meditación, encontrar el equilibrio entre las responsabilidades y las recompensas es una lucha diaria.

Lee también: 5 hacks para que dejes atrás la dependencia a las redes sociales

 

*Imagen principal: Matt Chase/Washington Post



Es posible viajar a otra dimensión: pero no en cualquier agujero negro

¿Cuáles son los agujeros negros idóneos para realizar un viaje hiperespacial?

De los agujeros negros no sabemos más que lo que las matemáticas y la física pueden decirnos. Apenas el año pasado saciamos un poco de nuestra curiosidad, ya que un grupo de científicos pudo fotografiar por primera vez la erupción de un agujero negro.

Eso hace de estos fenómenos cósmicos algo irresistible para nuestra imaginación, que se derrama pensando en las –literalmente– infinitas posibilidades que ofrecen los agujeros negros. Quizá una de las inquietudes más comunes, tanto para la comunidad científica como para los astrónomos aficionados, es si es posible realizar viajes hiperespaciales a través los agujeros negros.

Según Stephen Hawkings y otros investigadores, la teoría de la relatividad aplica en los agujeros negros. Esta hipótesis les llevó a plantear que transitarlos sin desintegrarse es posible. Pero precisamente porque las leyes del espacio-tiempo son ahí muy distintas, es probable que nuestros recuerdos fuesen borrados al arribar a otra dimensión tras viajar en un agujero negro. No obstante, se han hecho nuevos hallazgos: se ha comprobado que un viaje a través de estos portales podría no afectarnos tanto como se ha pensado, porque no todos los agujeros negros son iguales.

¿Cuál sería el agujero negro indicado para viajar a otra dimensión?

https://www.theguardian.com/cities/2019/jan/21/redefine-skyline-how-ho-chi-minh-city-erasing-heritage-vietnam

A partir de investigaciones inspiradas por la película Interstellar una película que abre reflexiones muy terrenales también–, la física Caroline Mallary, de la University of Massachusetts Darthmouth, probó que los agujeros negros masivos son los que mejores condiciones proveen para los viajes hiperespaciales a otras dimensiones.

El agujero negro de ficción que Mallary usó como modelo es el Gargantua: un agujero negro masivo con 100 millones de veces la masa del Sol y de rotación rápida. Inspirándose en él, Mallary hizo su propio modelo a computadora, el cual captura los efectos físicos más significativos que sus características podrían tener sobre una nave espacial o cualquier objeto grande que cayera en un portal como el Gargantua.

Pese a que la llamada “singularidad” de los agujeros negros apunta a que en su interior las leyes del universo se cancelan, y todo es como un instante infinito, la caída de una nave no generaría efectos sobre los pasajeros que pasaran por la llamada singularidad de su “horizonte interno”. A su vez, lo originado por la rápida rotación del agujero crearía ciclos de estiramiento y compresión en la nave; pero estos tampoco serían significativos.

Así, Mallary pudo verificar con su modelo a computadora que los efectos de un agujero negro como el Gargantua tendrían un límite –una finitud– sobre aquello que transitara por ellos.

¿Qué significa esto para el futuro de los cosmonautas?

agujeros-negros-efectos-viajar-otra-dimension-viajes-hiperespaciales-5

Quizá que sí podemos llegar a otras dimensiones. Porque no debemos olvidar que, lo más seguro, es que no estemos solos, y que nuestro Universo no sea el único. Aunque según el profesor de Mallary, Gaurav Khanna, el próximo paso será estudiar los agujeros negros en un contexto más realista, es decir: en términos astrofísicos.

De ahí bien podría surgir la próxima hoja de ruta para todo el que quiera aventurarse a descubrir otras dimensiones. Aunque esto sigue siendo terreno más de la fantasía que de la realidad.