Cómo evitar resfriarte este invierno: 10 hacks naturales

Consejos prácticos y naturales para pasar el invierno sin resfriarse.

Estos de 10 hacks naturales te ayudarán a evitar la gripe y el resfriado.

 

La gripa y el resfriado son las infecciones respiratorias más comunes que habita en el planeta. De hecho, en algún punto de nuestra vida hemos pasado por esa incómoda congestión o escurrimiento nasal, constantes estornudos, garganta irritada, tos, cuerpo cortado, dolor de cabeza, disminución del apetito, fiebre, etcétera. En especial por estas fechas, durante otoño e invierno, cuando hay una mayor tendencia a contagio en el momento en que se inhalan gotitas provenientes de tos o estornudos con el virus, o se toca algo que contenga el virus y luego se toca la boca, nariz u ojos. 

Si bien el resfriado y la gripa tienen síntomas similares, la diferencia es que la mayoría de las personas sufre un resfriado varias veces cada año y gripa sólo una vez en varios años. Hay veces que el virus de la gripa puede provocar vómitos o diarrea, denominándose como gastroenteritis viral –o gripe estomacal–. Ambos pueden duran entre 7 a 10 días, después de un proceso de incubación de entre 24 y 72 horas. 

Para prevenir que este tipo de virus se incube en nuestro cuerpo, necesitamos fortalecer el sistema inmunitario. A continuación te compartimos una lista de hacks para prevenir la gripa o el resfriado: 

  • Haz ejercicio regularmente. El ejercicio aeróbico contribuye a generar resistencia a las infecciones y a mejorar la adaptación a los cambios de clima y temperatura. Es recomendable practicar 30 minutos, 3 veces por semana. 
  • Combate el estrés. El descanso y la meditación pueden fortalecer el sistema inmune, combatiendo principalmente los síntomas de fatiga, irritabilidad, desgaste de vitalidad, inflamación crónica, etcétera. 
  • Evita el tabaco, bebidas alcohólicas, refrescos y exceso de azúcar. La combinación de cansancio, cafeína, azúcar, tabaco y bebidas alcohólicas pueden resultar en un resfriado seguro. Por otro lado, la mejor manera de combatir el cansancio, el insomnio y  es hacer ejercicio y una dieta saludable que aumente las reservas de micronutrientes y de vitamina C. 
  • Retoma una dieta equilibrada, baja en azúcares y harinas blancas que aportan muchas calorías  y pocos nutientes; y alta en consumo de frutas y vegetales, principalmente cítricos como naranja y limón. 
  • Reduce el consumo de leche de vaca en todas sus formas, ya que incrementa la producción de flemas y reacciones inflamatorias. En su lugar, consume yogurt natural –sin azúcar, para fortalecer la flora intestinal y así prevenir infecciones.
  • Come más piloncillo, miel de abeja, miel de maguey o stevia. 

como prevenir evitar resfriado gripa resfriarte tos remedios naturales caseros

  • Alga spirulina, ya que es fuente de proteínas y carbohidratos, vitaminas, minerales y oligoelementos. Ayuda a destoxificar el organismo, mejorando la digestibilidad y fortaleciendo el sistema inmunológico. Adultos: consumir 3 a 5 tab. 3 veces por día, niños 1 o 2 tab 3 veces por día.
  • Realiza un baño de frotación. Aplícalo todas las mañanas, tallando toda la piel con una toallita de algodón empapada con agua fría, hasta lograr que la piel se ponga roja y caliente. Fricciona de abajo hacia arriba en el frente del cuerpo y de arriba hacia abajo en la parte posterior. Después acuéstate y cobíjate para asegurar la reacción de calor. Esto ayudará a la circulación e irrigación sanguínea, tonificando los pulmones, confiriendo la resistencia en las infecciones de vías respiratorias y produciendo una sensación de relajación y desestrés. 
  • Evita los pies fríos. Aplica baños calientes a tus pies todas las noches: hervir 1 L de agua, cuando esté hirviendo añadir 2 cdas. Sop. de jengibre fresco rallado , tapar apagar y reposar 10 min. Poner este té colado en un recipiente y añadir 1 L más de agua caliente. Sumergir los pies en el agua lo más caliente que se tolere durante 20 min.
  • Té de pimienta negra y miel. La pimienta estimula la circulación y el flujo de flemas, y la miel es un alivio natural de la tos. Utiliza una cucharadita de pimienta fresca y dos cucharadas de miel en una taza, y luego llénala con agua hirviendo. Tapa y deja remojando por 15 minutos, cuela y bebe. (Ojo, para las personas que sufren de gastritis no se recomiendo ingerir pimienta de ningún tipo).

 

Más en Ecoosfera

Enférmate menos: 6 alimentos que fortalecen tu sistema inmunológico

10 remedios naturales y caseros para la tos

 



Organizar tu día según la jornada de 8 horas te hace improductivo (y lo contrario te llena de energía)

Está demostrado que debemos tener muchos breaks durante la jornada.

La jornada de ocho horas de trabajo, por increíble que parezca, es el esquema en el que descansa el sentido que le damos al tiempo cada día. Pero, ¿por qué? Básicamente porque durante la Revolución Industrial, el galés Robert Owen concluyó que la fórmula “ocho horas de trabajo, ocho horas de recreo, ocho horas de descanso” era la mejor para fomentar tanto la calidad en el trabajo como la calidad de vida de los trabajadores.

Pero, ¿es esta división en tres todavía funcional? Algunas empresas contemporáneas creen que no…

En un estudio conducido por la compañía tech, Draugeim Group, un grupo de investigadores rastrearon los hábitos de trabajo de empleados de la oficina mediante una aplicación. Ésta midió cuánto tiempo pasaron las personas en varias tareas y lo comparó con sus niveles de productividad.

Descubrieron algo que servirá en el futuro para desmontar la idea anacrónica de que la jornada debe durar estrictamente ocho horas, y que ésta debe llevarse de a cabo de manera consecutiva. Y es que los investigadores pudieron observar que la duración de la jornada no importaba tanto como la manera como los empleados estructuraban su día.

Al parecer, lo mejor es trabajar 1 hora y descansar 15 minutos.

como-organizar-dia-aprovechar-tiempo-beneficios-procrastinar

Esta estructuración del tiempo dio mayor energía y enfoque a los empleados. Y ella implicaba que estuvieran totalmente concentrados en su tarea durante la hora de trabajo, así como totalmente desconectados durante los 15 minutos de descanso. Siguiendo este ciclo, cada hora de trabajo fue mucho más eficaz.

Así que las nuevas dinámicas de trabajo requerirán que esto se tome en cuenta, dejando de ser tan rígidas si lo que quieren las empresas es una mayor productividad, una mayor calidad y cuidar la psique de sus empleados. Se trata de no condenar la procrastinación, pues otros estudios han demostrado que cuando “perdemos el tiempo” en internet –buscando información sobre productos, leyendo o viendo videos– es porque nuestra mente lo necesita. Y es que, en promedio, nuestra concentración no puede durar más de 20 minutos a su máxima potencia.

Eso sí: no podemos disolvernos en el internet y en las nocivas formas que tiene para acaparar nuestra atención. Se trata de estructurar nuestro tiempo y de hacer las cosas cuando debemos hacerlas –y no hacerlas cuando no debemos hacerlas, es decir: saber tomar verdaderos descansos–.

¿Qué hacer en los breaks?

Lo más importante es que te relajes. Si tu trabajo no te permite navegar mucho en internet, y crees que ahí encontraras sosiego, ¡adelante! Pero recuerda no todo son las redes sociales, y que éstas te pueden ocasionar ansiedad. ¿Y si mejor observas la foto del universo del día, cortesía de la NASA? ¿O qué tal si escuchas sonidos naturales de todo el mundo en este mapa interactivo. O descubre más música de los artistas que más te gustan. El punto es que pierdas el tiempo con sentido.

Pero si quieres estar offline, puedes simplemente salir al parque más cercano y sentarte a observar lo que pasa a tu alrededor. O aprovechar para respirar profundo por cinco minutos y oxigenar tu cerebro. Incluso puedes ponerte metas: como aprender origami, o aprender a tejer, pues las manualidades tienen la capacidad de relajar la mente. Verás que esos 15 minutos son mucho más tiempo del que parece.

*Imágenes: Max Löffler