En 2015, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas –ONU– declaró que el 2017 sería el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo; es decir el año para promover el turismo de manera consciente y responsable en función del desarrollo sostenible, los vínculos estrechos con otros sectores y la capacidad de crear empleos y oportunidades comerciales. 

Es decir que los Estados miembros empezarán a emplear medidas sostenibles en el ámbito del turismo, con el fin de entender la “riqueza del patrimonio de las diversas civilizaciones y de que se aprecien los valores inherentes de las diferentes culturas para contribuir a la paz en el mundo“; así como para “ampliar la contribución del sector del turismo a los tres pilares de la sostenibilidad: económico, social y del medio ambiente.” De esta manera la ONU pretende reconocer la importancia del turismo internacional sostenible para el desarrollo para:  

– una mejor comprensión entre los pueblos,

– una mayor consciencia de la riqueza del patrimonio de las diversas civilizaciones,

– una mejor apreciación de los valores inherentes de las diversas culturas,

– el fortalecimiento de la paz en el mundo.

– erradicar la pobreza, 

proteger el medio ambiente

– y mejorar la calidad de vida. 


Comenzará la incidencia del turismo y desarrollo sostenible con la colaboración de los gobiernos, las organizaciones internacionales y regionales, así como los esfuerzos de la Organización Mundial del Turismo, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura y la secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica para promover el ecoturismo y el turismo sostenible en todo el mundo. De hecho se ha buscado promocionar aspectos del turismo sostenible como el ecoturismo, la erradicación de la pobreza con el consumo local y la protección del medio ambiente; principalmente en países en desarrollo como Centroamérica. 

Retomando el ejemplo del ecoturismo, se trata de una actividad que evoca un turismo cuidador del medio ambiente; sin embargo, en los últimos años se ha tornado en moda y tendencia que, al contrario de sus objetivos iniciales, contamina por simulación y ola de lucro. Para saber si el ecoturismo es fiel a sus ideales, Megan Wood, autora del libro Ecotourism: Principles, Practices and Policies for Sustainability, posee las siguientes cualidades:

– Contribuye a la conservación de la biodiversidad.

Sostiene el bienestar de la población local.

– Incluye una experiencia de aprendizaje / interpretación.

– Involucra la acción responsable por parte de turistas y de la industria turística.

– Es ofrecido primordialmente a grupos pequeños por pequeñas empresas.

– Requiere el consumo más bajo posible de recursos no renovables.

– Enfatiza la participación local, propiedad y oportunidad de negocios para la población rural.

 

Para conocer más al respecto, te recomendamos ¿Cuáles son los requisitos para hablar de un verdadero ecoturismo?