¿Por qué Eslovenia dejará de comercializar el agua potable?

Para Miro Cerar, primer ministro, esta medida pretende proteger el agua, “el oro líquido del siglo XXI”, a nivel legal.

Eslovenia se ha convertido en el primer país europeo en lograr que el agua bebible se convierta en derecho fundamental para todos sus ciudadanos. Esto significa que dejará de ser comercializada por decreto de la constitución del país. 

Al ser un país rodeado de montañas y bosques, Eslovenia es un lugar rico en agua y otros recursos primarios. Este recurso acuífero es un servicio público administrado por el estado, de modo que se usa para suministro de sus habitantes con agua potable. Esta medida evitará que el mercado saque provecho de este recurso natural. 

En palabras de Miro Cerar, primer ministro, esta medida pretende proteger el agua, “el oro líquido del siglo XXI“, a nivel legal: “El agua de Eslovenia es de una calidad alta y, por lo mismo será próximamente el foco de atención de países extranjeros y el apetito de corporaciones internacionales.” Con ello, y otras medidas tomadas en temas de ecosustentabilidad, Eslovenia ha  sido declarado como el primer “destino verde” en el mundo por la organización Green Destinations” –cuya capital es Ljubljana–. 

Esta nueva enmienda en la constitución de Eslovenia permite que cada ciudadano tenga el derecho al agua potable, desarrollando una solución para las 12 000 personas Roma que actualmente no tienen acceso este tipo de agua. Si bien apenas es el inicio desde un ámbito legal, se requieren de acciones físicas que aseguren la inocuidad del agua, la reducción del uso de botellas de plástico y el bienestar de una minoría. 

 



Publicidad que limpia: el singular caso de un anuncio en Manila

El Río Pasig, Manila, atraviesa la ciudad y lleva consigo toda la polución del agua. Fue declarado biológicamente muerto hace 20 años, pero ahora un nuevo proyecto le ha dado al agua una nueva esperanza.

En el mejor de los casos, los asentamientos humanos se dan gracias a cierto nivel de planeación. Nuestros ancestros tomaron la decisión de erigir una ciudad en un espacio bien ubicado, con una fuente de agua dulce cerca, en un espacio apto para el crecimiento de la población. Muchas veces, con este crecimiento, los avances médicos y tecnológicos, espacios que solían ser verdes y limpios se llenan de esmog y otros tipos de contaminación.

Afortunadamente, el mismo ímpetu tecnológico que ha resultado en la contaminación de estos espacios, ahora se mueve en contracorriente y busca limpiarlos con desarrollos y proyectos que se mantienen en sintonía con el medio ambiente. Entre estos se encuentra  el libro que purifica el agua.

Otro de estos proyectos es el anuncio acuático de Manila. La marca de cosméticos orgánicos Shokubutsu Hana de Japón, la Comisión de Rehabilitación del Río Pasig, Vetiver Farms de las Filipinas y la agencia TBWA\SMP se unieron para crear un anuncio flotante que absorbe la contaminación del mismo, cuyos altísimos niveles le han quitado por completo todos sus atributos naturales.

El anuncio dice: “Río limpio pronto”. Según el equipo que estuvo a cargo del proyecto, la instalación puede limpiar entre 7,500  y 30,000 litros de agua cada día. Planean instalar más anuncios de este tipo en todo el río.



¿Sabías que el plástico transfiere toxinas al pescado de tu sushi?

Un estudio reciente sugiere que toda la contaminación que flota en el mar se está filtrando en nuestros alimentos, en especial, al pescado que consumimos.

Chelsea Rochman de la Universidad de San Diego encabezó un estudio que tenía como propósito definir el impacto que la Isla de Basura del Pacífico tiene sobre el pescado que consumimos, los resultados fueron realmente impactantes.

En los últimos años ha surgido mucha evidencia que confirma que los animales marítimos consumen plástico, es casi inevitable pensar en los cadáveres de albatros cuyos estómagos están repletos de basura, pero, se le ha dado poco seguimiento a los peces que consumen basura y que después nosotros comemos.

Según Rochman, que estudió la Isla de Basura, hay muchos pedazos pequeños que los peces pueden confundir con alimentos, esto es particularmente preocupante ya que el plástico absorbe toxinas peligrosas del agua, por ejemplo policlorobifenilos (PCB) y polibromodifenil éteres (PBDE).

Para comprender exactamente cuanto afecta a los peces consumir plástico, Rochman y sus compañeros estudiaron al pez-arroz japonés. Los científicos dividieron a los peces en tres grupos: el primero fue alimentado con pequeños pedazos de plásticos que habían sido remojados en agua de la Bahía de San Diego por tres meses, el segundo con pedazos de plástico limpio, y el tercer grupo tuvo una dieta normal y libre de plástico.

Los resultados fueron muy claros: “Estamos completamente seguros de que el plástico funge como un vector que transfiere químicos nocivos a los peces y a nuestra cadena alimenticia”, explica Rochman.

Los peces que habían consumido el plástico remojado en agua contaminada desarrollaban problemas de salud, afectando principalmente el hígado, algunos de los peces incluso desarrollaron tumores. Los químicos de filtraban directamente al cuerpo de los peces.

El estudio es desconcertante porque estos pequeños peces son la base de la alimentación de muchos otros más grandes, por ejemplo del atún, uno de los pescados que más consumimos actualmente.

Rochman explica que “Si estos pequeños peces están comiendo el plástico y están siendo expuestos a estos químicos, y un pez más grande se come a cinco peces pequeños, está comiendo cinco veces la dosis, y luego el siguiente pez, digamos que un atún, se come cinco de esos peces, está consumiendo veinticinco veces esa dosis”.

Dada la enorme contaminación de los mares, es recomendable limitar nuestro consumo de peces grandes, en vez es recomendable consumir peces más pequeños como las sardinas.