¿Qué son los ecosexuales y por qué creen que pueden salvar al planeta?

La ecosexualidad quiere llegar a la gente como una práctica personal y diaria en la que el amor a sí mismo y al planeta puede salvar a la biodiversidad del mundo.

En Sydney, Australia, existe la oportunidad de tener sexo con la tierra. Basta con hacer una parada en la casa de baños “ecosexual”, la cual forma parte del Sydney LiveWorks Festival de arte experimental. Los creadores de esta instalación interactiva, Loren Kronemyer e Ian Sinclair, usan la diversidad sexual como medio para promover la toma de conciencia en relación con la crisis ambiental que afecta a nuestro planeta. 

Denominándolo como “el momentum de unión alrededor del mundo”, Kronemyer y Sinclair utilizan la ecosexualidad como una manera de romper las barreras entre especies “mientras descendemos hacia el olvido”.

Sin embargo, ¿qué implica la ecosexualidad? De acuerdo con la escala de Kinsey, esta orientación sexual incluye desde a las personas que intentan usar productos sexuales sustentables o disfrutan de chapuzones o andadas sin ropa en bicicleta, hasta a aquellas que tiene prácticas sexuales con árboles o se masturban debajo de una cascada. Inclusive hay algunos ecosexuales que hacen un compromiso legal con la tierra, la Luna y otras entidades naturales, mediante una ceremonia en la que se atan lazos. Todo ello aprovechando que –según Jennifer Reed, socióloga de la Universidad de Nevada– esta diversidad sexual ha adquirido una mayor popularidad en los últimos 2 años; inclusive, el público cibernético ha incrementado sus búsquedas al respecto en las plataformas como Google y Yahoo. Esta creciente popularidad ha intentado integrar la ecosexualidad en la comunidad LGBTTTQI (lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transgéneros, transexuales, queers, intersexuales). 

De modo que Kronemyer y Sinclair pretenden reconceptualizar la manera en que se ve a la tierra: de algo externo a un ser querido. Este nuevo enfoque busca brindar información para reducir el impacto ambiental de los productos tóxicos utilizados en condones, lubricantes y otros productos sexuales, con el fin de promover el sexo seguro y protegido tanto entre las personas como en el medio ambiente. De alguna manera, se pretende ayudar a los individuos a reconectar con la naturaleza y los propios cuerpos. 

Es decir que más allá de protestas y marchas políticas, la ecosexualidad quiere llegar a la gente como una práctica personal y diaria en la que el amor a sí mismo y al planeta puede salvar a la biodiversidad del mundo:

 



La legendaria pasarela de Victoria’s Secret está en extinción (y esto es un triunfo para las mujeres)

La gordofobia y la transfobia de la marca solamente aceleraron una caída que los mercados venían previendo desde hacía años.

Victoria’s Secret fue fundada en 1967. Desde entonces, muchas cosas han cambiado. 

Nuestras construcciones sociales sobre qué es y cómo debe verse un hombre y una mujer han sufrido una verdadera revolución, que no sólo ha modificado cómo nos enunciamos, vestimos, actuamos y ejercemos nuestra sexualidad: el mercado que hacía posible el enorme éxito de esta marca de lencería también se ha modificado.

Tras las polémicas declaraciones de Ed Razek, director de marketing de Creative Services of Limited Brands, la empresa matriz de Victoria’s Secret, la marca ha enfrentado los peores números en su historia. Y es que en una entrevista con Vogue, Ed Razek afirmó que VS no incluirá mujeres transgénero ni mujeres de talla grande:

“¿Deberíamos contar con transgénero en el desfile? No, no creo que debamos porque nuestro espectáculo es una fantasía. Es un programa de entretenimiento de 42 minutos único en el mundo…”

Las respuestas de rechazo a estas declaraciones, provenientes de figuras como Rihanna, quien con su marca de lencería Savage x Fenty apoya la diversidad, o Kendall Jenner, no se hicieron esperar. Lo que ocasionó que VS cerrara este año con un precio mínimo histórico en sus prendas debido a la falta de demanda. La disculpa pública que Razek ofreció por su falta de sensibilidad tampoco hizo mucho por mejorar sus números: durante los últimos meses, Victoria’s Secret ha tenido que cerrar cerca de 20 tiendas en toda la Unión Americana.

Sin embargo, la cereza del pastel ha sido la estrepitosa caída del rating de su desfile anual, Victoria’s Secret Runway Extravaganza grabado el 8 de noviembre de este año y emitido para la audiencia estadounidense el sábado 2 de diciembre, con solo 3.3 millones de espectadores, los números más bajos desde su primera emisión en 1996.

victorias-secret-nielsen-forbes
Los números de Victoria’s Secret llevan años en picada (imagen: Nielsen, Forbes, Racked)

Lo cierto es que la audiencia del desfile llevaba años cayendo. En 2017 tuvo 5 millones de espectadores, la mitad que en 2013. Las declaraciones de Razek no hicieron sino acelerar lo inevitable. En un mundo (y una industria) cada día más preocupado por la inclusión y la diversidad, no hay lugar para la transfobia y la gordofobia.

El espectro de la feminidad está siendo reconocido en una diversidad más amplia que la que permiten las etiquetas de mercado, así como las ideas sobre lo que es “sexy”: las mujeres se niegan a seguir siendo un “espectáculo”, y como demuestra este caso, están dispuestas a crear sus propias reglas.



Flashback fix de cine: más de 250 películas del 2018 condensadas en unos minutos

¿Estás preparado para un intenso recorrido por el cine de 2018?

Como ya es costumbre, el usuario de Youtube Sleepy Skunk publicó su mashup anual de cientos de estrenos de cine. El de 2018 resulta particularmente alucinante ya que, una buena edición y una lúcida selección musical para acompañar, hacen de esta compilación un excitante viaje por algo de la producción fílmica del año. 

Más de 250 microdósis de los respectivos trailers de estas película. Se trata de un centelleante recorrido que va desde Bohemian Rhapsody, Aquaman y Black Panther, hasta Roma y Sanju. Así que disfruta este abrazador ejercicio de remembranza cinematográfica, y por lo tanto en alguna medida emocional, de lo que fue este intenso 2018.