Dicen que no hay mejor manera de esclarecer las barreras del pensamiento, emociones y sentimientos que a través de la meditación, el ejercicio al aire libre y los vínculos saludables. Sin embargo, hay ocasiones en que el bloqueo parece cada vez más inquebrantable, y esto puede deberse a que los chakras estén bloqueados. Es decir que si cualquiera de los chakras no revitaliza el cuerpo aural o energético –y por lo tanto, el cuerpo físico– ni fomenta el desarrollo de distintos aspectos de la autoconciencia ni transmite energía entre los niveles aurales a cada capa progresiva y en cada frecuencia, lo experimentamos como un bloqueo importante (no dejamos que entre información). 

Para que los chakras tengan un funcionamiento normal, es importante estar abiertos para metabolizar las energías particulares del campo de energía universal (chi, prana u orgón) que se necesitan. Como si fuese un disco que gira en sentido de las manecillas del reloj, permitiendo que la corriente fluya de afuera hacia el centro, facilitando que el metabolismo tenga su máxima expresión. 

Para desbloquear los chakras es importante comenzar a entrar en una frecuencia que nos ayude a “resonar”, pues en cuanto “más resonemos”, más saludables nos sentiremos tanto espiritual y emocional como físicamente. Una manera de hacerlo es mover la energía a lo largo del cuerpo mediante la meditación, facilitando que cada capa esté en la misma frecuencia con la del cosmos; otra forma es mediante series de posiciones kundalini, las cuales activan la energía desde la raíz hasta la coronilla. 

chakras
chakras

A continuación te compartimos las posiciones kundalini para alinear los chakras: 

 Si el bloqueo está en el chakra Anahata, puede ser causado por emociones como duelo, dolor, angustia, apatía y tedio. Esto puede derivarse de un amor perdido, la muerte de un familiar, expectativas no logradas e, inclusive, la incapacidad de dejar ir un amor. Se experimenta ausencia de empatía a nivel emocional y rigidez a nivel espiritual, por lo que es difícil mostrar amor hacia uno mismo y saberse vulnerables frente a otros. Este chakra, ubicado en el pecho, es un pivote que balancea a los inferiores y superiores, por lo que simboliza la unión divina de lo masculino y femenino, y la capacidad de tomar decisiones propias. Para desbloquear este chakra es importante respirar en cuatro puntos mientras se imagina que el aire vital emana del pecho, resonando a través del cuerpo y conectándonos con el cosmos. La clave de esta meditación es sentirse en unicidad con el cosmos, dándonos cuenta de que la desconexión es sólo una ilusión. Es sabernos conscientes con cada respiración. Estos son los mantras para desbloquear el chakra Anahata: 

 

 

–  El chakra del Vishuddha, o el de la garganta, puede bloquearse por los sentimientos de inautenticidad y deshonestidad, relacionados muchas veces con sensaciones de claustrofobia, inseguridad y ansiedad. Muchos individuos sienten el bloqueo en este chakra debido a un estilo de vida insalubre, cargado de decepción y mentiras. Como resultado, tienen dificultades para ser genuinos consigo mismos y con otros, e incluso pueden buscar alternativas relacionadas con la codependencia y la ansiedad. Para desbloquear este chakra hay que practicar la meditación enfocada en la autointerrogación, con el fin de ir más allá de sí mismo y del mundo para encontrarse profunda, original y auténticamente. Es decir, realiza preguntas existenciales (inhala profundamente) y responde las preguntas de la manera más honesta posible (exhala). Intenta llevar un ritmo de preguntas y respuestas en tono rítmico y profundo. Con este tipo de meditación, los sentimientos de ansiedad, rigidez y claustrofobia estarán convirtiéndose en apertura, honestidad y conexión con el cosmos. 

 

 

– El chakra Ajna, o del tercer ojo, puede bloquearse por la ilusión. En palabras de Marianne Williamson, nuestro miedo más grande no es que seamos inadecuados, es que seamos poderosos más allá de lo que creíamos. Es decir que este chakra puede estar bloqueado por una sensación latente de disociación, relacionada con una intuición pobre, un sentido de identidad débil e incluso la incapacidad de estar sin estar. Para desbloquear este chakra, realiza una meditación a través de la respiración y la imaginación: visualiza una luz –como la de la vela– de tu tercer ojo, de modo que al inhalar se vuelva más grande y al exhalar, más pequeña. Recuerda en ese momento que tú eres todas las cosas (el mundo) y que todas las cosas son parte de ti (self). 

 

 – El chakra Sahasrar o el de la coronilla puede estar bloqueado por el exceso de apego. Entre los principales síntomas se encuentran la angustia existencial, la desconexión entre mente, cuerpo y alma, la incapacidad de abrirse con los demás, etc. Este chakra está muy relacionado con una percepción diferente de nuestra existencia, nuestra esencia y la infinidad. Una manera de desbloquearlo es inhalar y exhalar en ese momento, sosteniendo el mundo físico, y dejarlo ir del cuerpo rítmicamente. Este tipo de meditación nos permite dejarnos llevar por la unión divina y el amor cósmico, elevando toda la energía de los chakras inferiores hacia un reino de conciencia pura. De algún modo, la respiración vital que se inhala impacta en la declaración sagrada, la luz divina y el tercer ojo que se abrieron con cada ejercicio realizado con anterioridad, y se pueden eliminar los velos de Maya o la ilusión. Según el sitio Fractal Enlightment, “este chakra se asocia con la sabiduría, la iluminación y la trascendencia. Su planeta gobernante es Urano y se encuentra relacionado con la glándula pituitaria”. Una vez que se desbloquea este chakra, el inconsciente colectivo se manifiesta y la conciencia vibratoria se unifica con la kundalini hacia la eterna vibración: “Nuestra frecuencia única está en sintonía con la orquesta cósmica. Esto puede suceder muchas veces en nuestro camino espiritual, y cada vez tendemos a ganar nuevos niveles de sabiduría”.

 

 

Más en Ecoosfera: 7 métodos kundalini para alinear los chakras (Parte I)