6 esencias de flores para combatir el estrés y la ansiedad

La impronta energética de las esencias florales se comunica con la psique/alma en un lenguaje sutil, brindando una conexión a nivel espiritual, emocional y físico.

Siendo una medicina complementaria y alternativa de las terapias vibracionales, las esencias florales gozan de la fama de poseer propiedades benéficas para la actividad mental, emocional, espiritual y física. Estos elixires de diferentes flores brindan un enfoque principal en la naturaleza para sintonizar la alta vibración tanto de flores silvestres, árboles y arbustos y agua de manantial, como de los rayos del Sol. De esta manera, las flores se diluyen y dinamizan para fortalecer sus propiedades curativas

La impronta energética de las esencias florales se comunica con la psique/alma en un lenguaje sutil, otorgando una conexión a nivel espiritual, emocional y físico. Por ejemplo, en lo emocional, ayudan a dominar la angustia, la ansiedad y el nerviosismo, dejándonos ver cualquier situación con mayor claridad e integridad; en lo mental, facilitan la manera de regular las preocupaciones excesivas, los pensamientos obsesivos, los problemas de memoria y atención, las ideas rígidas, el abrumamiento mental, la fatiga y el aburrimiento; en lo espiritual, promueven la introspección y meditación, las conexiones con planos superiores, la intuición, la conciencia, la empatía y la compasión; en lo físico, son un apoyo para reducir el dolor de diversas enfermedades. 

Basta con colocar unas cuantas gotas debajo de la lengua para maximizar la absorción. También se puede mezclar la esencia de la flor en la comida o bebidas (como jugos, té, leche o agua). 

Conoce una guía práctica y sencilla sobre el tipo de esencias de flores que te ayudarán a combatir el estrés y la ansiedad: 

 

1) Holly 

holly-esencia-de-flor

Esta esencia de flor personifica al amor en la sabiduría céltica y otras culturas antiguas. Nos ayuda a enfrentar emociones negativas, como los celos, la envidia, la desconfianza y la venganza, para transformarlas en compasión, tranquilidad, amor y felicidad. 

2) Mimulus 

mimulus

Esta esencia ayuda a reducir el miedo al futuro y al mundo, la timidez, la vergüenza y la pena. Enfocado en el aspecto espiritual, el Mimulus contribuye a encontrar un sentido de vida, así como a construir un camino objetivo con base en el amor, la aceptación y el desapego. También estimula el tercer ojo y el chakra de la coronilla, facilitando experiencias intuitivas y autoconfianza. Reduce los síntomas de problemas psicosomáticos, ansiedad, asma, enfermedades gastrointestinales e insomnio.

 

3. Impatiens.

impatiens-flores

Ideal para fortalecer las herramientas de la paciencia y amabilidad, y reducir los síntomas de la irritabilidad y la exageración. Es un remedio para la frustración y la impaciencia, así como para los desórdenes relacionados con el pánico, las fobias y la ansiedad generalizada. 

 

 

4. Oak 

oak-esencia floral

Es recomendado para pacientes que requieren perseverancia y sentido de balance para enfrentar varios contratiempos. Esta esencia floral ayuda a tener un sentido de fortaleza a pesar de las tormentas, ya que contribuye a reducir el estrés y sus consecuencias en el cuerpo. Regula el sistema inmunológico y la reacción básica de supervivencia (lucha, huida o parálisis), restaurando el sentido de equilibrio y salubridad; funciona principalmente con enfermedades relacionadas con las úlceras, los dolores de cabeza, la hipertensión, el reumatismo y las enfermedades en el bazo e hígado. 

 

5. Red Chestnut 

red-chestnut-esencia-de-flores

Para salir de espirales obsesivas, esta esencia de flor comienza a curar heridas vinculadas con la empatía, el autodescuido y el desamor propio. El Red Chestnut ayuda a establecer límites con aquellas personas o situaciones que hacen daño, permitiendo una sensación de bienestar y autocuidado. Asimismo, contribuye a reducir los síntomas de la ansiedad, el estrés y las relaciones codependientes. 

6. Dandelion 

dandelion esencia de flor

Es una hierba medicinal enfocada en la desintoxicación a nivel emocional y mental que ayuda a dominar las emociones de enojo, duelo y trauma, así como a relajar los músculos tensos (principalmente del cuello, la espalda y los hombros). Facilita la tranquilidad de una mente hiperactiva, contribuyendo a una experiencia mindfulness

 

 



Concebir la energía eléctrica como derecho humano: una lección indígena

En Bolivia la energía eléctrica ya no es un servicio, sino un bien común al que todos podrán acceder.

Para los aymaras ­–la principal comunidad indígena de Bolivia– existe una relación profunda entre el mundo invisible y el mundo visible. Al primero le llaman ukhu pacha y al segundo kay pacha. La energía pertenece al mundo invisible e intangible, al ukhu pacha, y es el alimento del espíritu, o ayju. Este mundo invisible, donde se mueven las fuerzas energéticas, está lleno de poderosos simbolismos, y es el que provee de un equilibrio las relaciones entre las comunidades y la naturaleza, propias del mundo visible o kay pacha.

Esta rica cosmovisión ancestral es la que está moldeando toda una nación. Porque Bolivia es hoy un país dirigido en su mayoría por indígenas, los cuales se han adaptado de maneras muy resilientes y originales a las dinámicas de la vida contemporánea, sin dejarse absorber por nociones incompatibles con sus creencias.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

Así, las concepciones religiosas, éticas y productivas de los indígenas bolivianos están transformando muchas nociones. Incluso están redefiniendo la manera como nos relacionamos con “servicios” como la energía eléctrica.

Porque los pueblos indígenas en Bolivia han hablado: la energía eléctrica debe ser un derecho humano y formar parte del buen vivir.

Desde el 2009 existe una nueva constitución en el país andino, la cual fue el resultado de un largo proceso constituyente en el cual la sociedad se vio realmente representada. En la nueva constitución del Estado Plurinacional se estableció a la energía eléctrica, junto con otros servicios básicos, como un derecho humano.

Pero esto ha pasado de la tinta a ser una realidad concreta: los costos del bien común energético han bajado tanto que la tarifa eléctrica en Bolivia es la más baja de Sudamérica.

Y es que desde el 2006 –y tras algunas dificultades técnicas– se implementó la Tarifa Dignidad: un decreto que logró que sectores marginados –sobre todo rurales– pudiesen acceder a un consumo eléctrico de 70 kWh por casi la mitad de la tarifa que se había mantenido hasta entonces. Es decir: más energía a menor precio. Desde entonces la cobertura ha crecido un 20%, pues en 2005 ésta alcanzaba sólo al 70% de la población.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

Ahora, 90% de los bolivianos cuentan con energía eléctrica.

Y se prevé que para el 2025 el 100% de la población cuente con el bien común eléctrico.

Aún hace falta incrementar la producción de megavatios sin que eso implique subir los costos, así como fomentar que la energía eléctrica no dependa de ninguna fuerza económica, de manera tal que no se vea afectada por ninguna crisis. Por eso, otro objetivo será diversificar la matriz energética, pasando de la producción de energías subterráneas –a base de carbón– y de termoeléctricas, a energías sustentables como las eólicas y solares; esto como parte de una agenda que priorizará también el combate a la crisis climática.

Esto es expresión, una vez más, de una cosmovisión milenaria: porque para los aymaras la tecnología tiene que ser más orgánica, siguiendo los ritmos de la naturaleza y no de la eficiencia económica

La ONU reconoció a Bolivia como país líder en inversión en energía eólica.

Se espera que para el 2030 el 80% de la energía provenga de fuentes renovables.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

La radical lección de los indígenas bolivianos es que la energía no puede ser una mercancía, y ni siquiera sólo un subsidio, como han insistido las economías neoliberales. Se ha comprobado que algo tan fundamental como la energía eléctrica no puede dejarse en manos del azar –o en términos técnicos, de los flujos del precio y la demanda–, sino que debe ser gestionado por el Estado y la sociedad.

Es así que la energía tiene que considerarse un bien común y un derecho al que todos deben tener acceso. Porque la nuestra es una cultura de la energía desde tiempos inmemoriales. Y en la actualidad, es gracias a su forma eléctrica qur hemos podido reproducir nuestra existencia con una facilidad extraordinaria, cambiando nuestra forma de trabajar, de alimentarnos e incluso acelerando el aprendizaje colectivo a través de la tecnología.

Y a algo así no se le puede poner precio. No se puede comerciar con la energía eléctrica, pues al hacerlo estamos comerciando con la necesidad de la gente. Porque hoy, quien no cuenta con acceso a la energía eléctrica se vuelve una especie de exiliado de la sociedad: a quien se le niega la energía eléctrica se le está marginado e incluso violentado, colocándosele en desventaja frente a otros.

Por eso, y una vez más con su ejemplo vivo, los pueblos indígenas están iluminando el camino hacia la sociedad del futuro.

Sandra Vanina Greenham Celis
Autor: Sandra Vanina Greenham Celis
Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio. Le gusta potenciar la depresión en su psique consumiendo productos culturales de las postrimerías del siglo XX. Cree teleologicamente en el arribo de la humanidad al comunismo.


¿Cómo mantenerte en calma frente a los problemas?

“Tomarse el tiempo de contemplar lo que uno tiene en la vida no sólo mejora el estado de ánimo, también reduce la hormona del estrés –cortisol– hasta un 23 por ciento.”

La habilidad de regular las emociones y mantenerse en calma bajo presión parece una gran hazaña. Sin embargo, de acuerdo con un estudio realizado por TalentSmart, se trata de estar en dominio de uno mismo para entonces estar en dominio de la conducta y las reacciones al medio ambiente. 

Si bien se sabe que una dosis elevada y frecuente de estrés es capaz de degenerar ciertas regiones del cerebro, en especial las que se encargan de brindar un sentido de autocontrol, TalentSmart explica que el estrés es necesario para la supervivencia del humano. El estrés, en niveles regulados, permite mejorar el desempeño físico, social e intelectual, pues promueve un incremento de motivación, atención e interés en un proyecto –siempre y cuando sea a niveles que permitan sentirnos en dominio de la situación–. Sin embargo, ¿cómo lograr regular el estrés cuando hay exceso de estímulos que pueden sacar de las casillas a cualquiera?

TalentSmart propone las siguientes actividades que, en el momento de estrés pueden ser difíciles de realizar, mas no imposibles: 

– Apreciar lo que realmente se tiene

Tomarse el tiempo de contemplar lo que uno tiene en la vida no sólo mejora el estado de ánimo, también reduce la hormona del estrés –cortisol– hasta un 23 por ciento. Este ejercicio fomenta el sentimiento de gratitud y, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de California, éste provee un mejor estado de ánimo, energía y bienestar físico. 

– Dejar de cuestionarse “¿Y si…?”

Esta pregunta detona cantidades desorbitantes de estrés y angustia. Dado que las circunstancias pueden dirigirse hacia diferentes direcciones, la angustia puede agobiar ante las numerosas posibilidades. Mientras menos tiempo se pase indagando en las posibles acciones, más calma se sentirá. 

– Dar paso a la esperanza y al positivismo 

La esperanza ayuda a regular el estrés, lo cual permite atravesar el proceso hacia las soluciones. De alguna manera, los pensamientos positivos ayudan a realizar una serie de acciones de planificación para resolver la situación a la que nos enfrentamos. El punto es tener un pensamiento positivo que “distraiga” a la mente de los pensamientos negativos o creencias irracionales. 

– Ser capaces de desconectarse del factor estresante

Cuando somos víctimas de un trabajo de 24/7, somos blancos de grandes cantidades de estrés. El ser capaces de desconectarnos del trabajo –incluyendo el apagar los teléfonos celulares– reducen los niveles de estrés en el cuerpo. Se trata de poner límites a los estímulos estresantes, lo cual brinda un sentido de sencillez, liberación y tranquilidad. 

– Limitar el consumo de café

La cafeína es una fuente de epinefrina –adrenalina–, la cual conlleva al cuerpo a una urgencia de sobrevivir a través de una reacción humana: la de pelear o huir. Esta respuesta libera cantidades desorbitantes de cortisol. por lo que regular o disminuir el consumo de cafeína, permitirá al cerebro a regular su conducta hacia la tranquilidad. 

– Dormir las horas necesarias

Dormir y descansar lo necesario aumenta la inteligencia emocional y a regular adecuadamente los niveles de estrés. Cuando se duerme, el cerebro literalmente se recarga, liberando todos los recuerdos para fortalecer la atención, la memoria y el autocontrol. 

– Eliminar la rumiación cognitiva

El estrés se deriva principalmente por una serie de creencias irracionales sobre ineptitud, denigración, etcétera. De modo que mientras más pensamientos negativos se acumulen en la mente, más estrés habrá en el cuerpo. Eliminar la rumiación cognitiva puede lograrse sacando esos pensamientos de la mente. En el momento en que surjan, ahí mismo, detenerse y escribirlos en un papel. Una vez que se ha tenido un momento para disminuir la irracionalidad cognitiva, se puede evaluar la veracidad de esos pensamientos: ¿Acaso son reales?

– Reencuadrar la situación

Un ejemplo de este ejercicio es:

“Un día un profesor escribió así en la pizarra:

9×1 = 09
9×2 = 18
9×3 = 27
9×4 = 36
9×5 = 45
9×6 = 54
9×7 = 63
9×8 = 72
9×9 = 81
9×10=91

En la sala no faltaron burlas porque el profesor se había equivocado al escribir “9×10=91”. Él esperó a que en el salón reinara el silencio y entonces habló: “Así es como eres visto en el mundo. Me equivoqué a propósito para mostrarles cómo el mundo se comporta ante algún error. Nadie me felicitó por haber acertado nueve veces, nadie me vio haciendo lo correcto ni elogió por eso. Pero todo el mundo me ridiculizó, blasfemó, humilló y se burló de mi porque me equivoqué sólo una vez.”

– Aprender a respirar

Una de las respiraciones usadas tanto en meditación como terapias psicológicas es la de los cuatro puntos: inhalar durante cuatro segundos; sostener la respiración durante cuatro segundos; exhalar durante cuatro segundos; sostener la respiración durante cuatro segundos; repetir.