10 alimentos altamente recomendados para las mujeres

Nuestro regimen esté basado en frutas, verduras y productos ecológicos; sin embargo es importante saber cuáles son los alimentos que proveen los nutrientes necesarios para el cuerpo.

Pese a que falsamente se ha creído que los hombres vienen de Marte y las mujeres de Venus, existen diferencias entre ambos sexos que los hacen únicos entre sí. Empezando desde las diferencias fisiológicas y físicas, que hacen a la mujer poseer un ciclo de vida regido por las fases de la Luna, el embarazo, la menopausia, entre otros. Frente a esta serie de características de la mujer en función de la supervivencia humana, es importante prevenir enfermedades como cáncer cervicouterino o de mama, osteoporosis, entre otros, a través de cuidados cotidianos. 

Una manera de cuidar el cuerpo de una mujer para garantizar que el organismo funcione correctamente y así prevenir enfermedades como las mencionadas, es realizar cotidianamente actividades físicas, asistir a revisiones médicas y mantener una dieta tanto equilibrada como saludable. Inclusive puede llegar a suceder que nuestro regimen esté basado en frutas, verduras y productos ecológicos; sin embargo es importante saber cuáles son los alimentos que proveen los nutrientes necesarios para el cuerpo –en especial durante la menstruación, en donde el cuerpo requiere de una mayor cantidad de energía y nutrientes–. Por ello te compartimos un top 10 de alimentos recomendados para la salud de la mujer

Cebolla. Aunque no es una verdura muy popular por sus efectos en el aliento, las cebollas poseen niveles significativos de vitaminas B y C, las cuales son consideradas antiinflamatorias y antibacterianas. Ayudan a prevenir la pérdida de masa ósea –y por tanto la osteoporosis–. 

cebolla

Higos. Poseen niveles importantes de potasio y calcio para disminuir la presión arterial, así como proveer una buena salud ósea, dental y sanguínea. Sin olvidar, por supuesto, mejora el funcionamiento de los músculos y nervios. 
 
higos - alimentos para mujeres
 
Salmón. Fuente de vitamina D y omega 3, este alimento ayuda a prevenir las enfermedades del corazón, mejora la salud de la piel, reduce los síntomas de la artritis y la depresión. 
 
salmon - alimentos para mujer
http://alssnow.com/
 
Acelgas. Una ensalada de acelgas, además de ser baja en calorías, posee una cantidad importante en fitoestrógenos –esteroides vegetales que ayudan a mantener el equilibrio hormonal, hierro, calcio, ácido fólico y vitaminas B, C, E y K. 
 
acelga - alimentos para mujeres
 
Nueces. Ricas en proteínas, fibra y grasas omega 3, las nueces ayudan a reducir los niveles de colesterol, mejorar el funcionamiento cognitivo y facilita el sueño. 
 
nueces alimentos para mujeres
 
– Avena. Es un alimento rico en fibra que ayuda a reducir el riesgo de diabetes tipo 2. Lo ideal es añadir frutas, frutos secos, yogurt o leche de almendra –o de arroz, de coco, entre otras–, absteniéndote de añadirle azúcar. 
 
Los carbohidratos ayudan naturalmente a mejorar el estado de ánimo; aparte de contener fibra, una ración de avena te ayudará a mantenerte más sereno durante el día.
 
Cerezas. Son ricas en antioxidantes, previniendo el envejecimiento prematuro, la pérdida de memoria, las enfermedades del corazón e incluso la diabetes. 
 
cereza - alimentos para mujeres
 
Aguacate. Este alimento es considerado como la mantequilla de la naturaleza, ayuda a absorber los carotenoides específicos –compuestos vegetales relacionados con un menor riesgo de enfermedades del corazón–, así como vitamina E y ácido fólico. 
 
limpieza hepatica, limpiar higado, aguacate
 
Guayaba. Posee grandes cantidades en vitamina C, ideal para prevenir enfermedades relacionadas con patógenos transmitidos por alimentos –como los estafilocos– o por vías respiratorias –como resfriados, gripe o tos–. 
 
guayaba alimentos para mujeres
 
Hojuelas de pimienta roja. Son termogénicas, por lo que ayudarán al cuerpo a producir calor y a mejorar el funcionamiento metabólico. Son una buena fuente de vitamina A, favoreciendo el control del apetito y evitando el almacenamiento de grasa. 
 
hojuelas pimiento roja alimentos para mujer
 


Amarnos a nosotros mismos en tiempos ensimismados

¿Será posible reinventar al amor propio y llevarlo más allá del culto al individuo?

Amar es desgarrarnos para cosernos; rompernos para pegarnos. Amar es alejarnos para volver, dañarnos para curar. Amar es el más extravagante de los hábitos: un acto efímero en su eternidad. Un péndulo de Foucault oscilando infinitamente.

De entre estas ambivalencias e incertidumbres que constituyen la esencia de esta pasión humana, se alza un aparente antagonismo entre el amor al otro, por un lado, y el de aquel que guardamos para nosotros mismos, por otro.

amor propio
Ilustración: Henn Kim

Ambos pasan en nuestros tiempos por una crisis que los hace parecer irrealizables y, en ocasiones, también irreconciliables: no hay tiempo de amar a otros porque estamos muy ocupados procurándonos a nosotros mismos. O no nos amamos porque estamos muy ocupados salvando el mundo.

No obstante, amarnos a nosotros parece ser, verdaderamente, el principio desde el cual se desdobla el resto de nuestros actos. Por eso Ron Padgett, nuestro Paterson de carne y hueso, escribe:

Take care of things close to home first. Straighten up your room before you save the world. Then save the world.

(Encárgate de las cosas cercanas a casa primero. Arregla tu cuarto antes de salvar el mundo
Luego salva el mundo)

Parece urgente amarnos si queremos ser capaces de amar a otros en algún momento. Porque si no nos amamos, ¿cómo amar a otros? Tal parece la aritmética de las relaciones humanas: su lógica intrínseca.

Pero el amor no es reductible a operaciones matemáticas. Recuperar el amor propio en estos tiempos es más difícil, quizá, que nunca en la historia. Somos presa fácil de los vacuos discursos sobre el amor, cuya retórica cínica invita a amarnos desde el narcisismo y la mezquindad. Existen también los sustitutos inverosímiles: en lugar de amar, nos sumimos en nuestra psique depresiva y cultivamos un odio que poco a poco nos carcome.

amor-propio-cultivar-como-aprender-querernos

Ante esas condiciones decadentes, es urgente plantear hipótesis radicales. ¿Qué tal si la única forma de recuperar el amor propio fuera admitiendo que no hay una hoja de ruta que nos marque cómo hacerlo? Suena desolador: si algo buscamos son respuestas tangibles, concretas y que nos den soluciones inmediatas.

Pero amar es precisamente lo contrario a todo ello. Amar –afortunadamente– no es una ciencia, y por ello no existen métodos para aprender a amarnos ni para amar a otros. Por eso, aún en nuestros tiempos ensimismados, el amor sigue siendo un resquicio de libertad para quien se atreve a mirar desde ahí.

Aunque quizá una de las pocas cosas que se pueda afirmar sobre esa cosa contradictoria que es el amor (cuya semántica, por cierto, es el mayor reto de los lingüistas) es que, tanto aquel amor que nos profesamos a nosotros mismos, como el que profesamos a los demás, son indisociables. Ambos tienen una autonomía relativa, tanto como nosotros la tenemos de los demás. Pero su aparente antagonismo o dualidad es producto de nuestra época, y no es sino una ilusión, como muchas de las que sustentan nuestras creencias.

amor propio-

El amor es una totalidad que sólo puede sobrevivir como tal, retroalimentandose cada una de sus partes de lo uno y lo otro. Hay necesidad mutua, incluso cósmica, entre los tipos de amor, tal y como la hay en el individuo para con los otros, a quienes necesita para poder ser y desdoblarse en sus infinitas posibilidades.

Si algo resume esta idea en una cotidianidad sólo aparentemente sencilla, pero en realidad sumamente compleja, es esta otra metáfora de Padgett en su poema Love:

That is what you gave me

I become the cigarette and you the match

Or I the match and you the cigarette

Blazing with kisses that smoulder towards heaven

(Eso fue lo que me diste: yo me convertí
en cigarrillo y tú en fósforo
o yo en fósforo y tú en cigarrillo
brillando con besos ardiendo hacia el cielo)

El amor propio sólo puede cultivarse cuando aprendemos a ser ya sea el cigarrillo o el fósforo. Es una relación dinámica que ocurre todo el tiempo, todos los días. No hay principios ni finales. No hay identidades definidas permanentemente. Sólo fósforos, cigarrillos y las chispas que simbolizan la valentía que implica amarnos y amar en un mismo tiempo.  

 

*Ilustración principal: Sivan Karim 

 



Conoce las 4 etapas de tu ciclo femenino con esta guía

El “periodo” como una suerte de resiliencia sagrada, cuya salud depende de nosotras. Conoce aquí sus fases y algunos hacks para tu cuidado.

Las mujeres, en sintonía con la naturaleza, tienen un ciclo que se repite cada mes y que consta de diversas fases. La menstruación es parte de un delicado equilibrio, donde las hormonas juegan un papel fundamental.

conoce-las-4-etapas-ciclo-menstrual-consejos-periodo-mes-mujeres-salud

Para muchas mujeres, los días de la fase uno de este ciclo (la menstruación) suelen ser molestos y hasta dolorosos. Y para la basta mayoría, el resto de las fases no tienen demasiada importancia, aunque todas estas impliquen un delicado sistema reproductivo, dependiente de la salud de todo el metabolismo femenino.

Si llegan a presentarse irrupciones en el ciclo, producto del estrés o de malos hábitos, las hormonas se descontrolan, ocasionando entre otras cosas el Síndrome de Ovario Poliquístico. Éste es el más común de los desórdenes endocrinos en mujeres en edad reproductiva, con graves consecuencias para la salud.

Por eso, la nutricionista holística, Kristin Dahl, encargada de una preciosa comunidad digital llamada The Women’s Wellness Collective, ha hecho una guía esencial para conocer los movimientos naturales de nuestro ciclo, con el fin de atenderlo correctamente. Cuidar cada fase de tu ciclo de manera holística requiere de que pongas atención a lo que comes y las actividades que practicas. La integración de medicina alternativa natural ­­–por ejemplo, mediante infusiones– hará posible que restablezcas el equilibrio de tu ciclo y, con ello, de tu cuerpo entero.

Fase uno:
Menstruación

las-4-etapas-ciclo-menstrual-femenino-consejos-cuidados periodo-mes-mujeres-salud

Esta fase comienza cuando comienzas a sangrar, y es el día que inaugura tu ciclo –algo así como tu luna nueva–. Dura entre tres y cuatro días, y se trata básicamente de un proceso de eliminación que está haciendo el cuerpo. Lo normal es experimentar antojos de alimentos altos en hierro y magnesio, como la carne roja y el chocolate.

Hacks de cuidado alternativo

Una forma de apoyar este proceso, según Kristin Dahl, es mediante el consumo de distintas semillas en diferentes momentos del mes, para apoyar al sistema endocrino en la tarea de equilibrar las hormonas.

Ciclo de semillas:

Al comienzo de la fase dos de tu ciclo (la folicular) debes comenzar a tomar una cucharada de pepitas, hasta el día 14. Esto ayudará a inhibir la producción de estrógeno en exceso y elevará los niveles de progesterona –y de paso te recargará de omega 3 y grasas buenas–. En el día 15 (fase luteal) cambia la semilla por semillas de girasol o de sésamo hasta que termine tu ciclo.

Nutrición:

Nueces, semillas, algas marinas, aguacate, bananas, chocolate oscuro, pescado.

Plus: Agua. Por lo menos litro y medio al día.

Para los cólicos:

Elimina el café, incluso unos días antes de esta fase si los dolores son muy intensos.

Hierbas:

Bebe tés herbales o infusiones de hoja de frambuesa, que ayuda en la metabolización del hierro.

Extra tips:

  • Intenta hacer ejercicios de respiración o meditación guiada, sobre todo en los primeros días de la fase.
  • Prueba hacer sesiones relajadas de yoga o estiramientos.
  • Duerme mucho, pues el cuerpo está haciendo un esfuerzo extra.
  • Ve a que te realicen un masaje, ya que eso promueve una mejor circulación.
  • Mantén tu cuerpo caliente, con bebidas y abrigándote bien.

Fase dos:
Folicular

conoce-las-4-etapas-ciclo-menstrual-consejos-periodo-mes-mujeres-salud-2

Esta fase comienza justo cuando se detiene el sangrado, cuando los niveles de estrógenos y testosterona están subiendo. Durante este tiempo es importante que te asegures de que estás nutriendo bien a tu cuerpo, para que haya una correcta maduración del óvulo y restablecimiento del útero.

Hacks de cuidado alternativo

 

Nutrición:

Grasas buenas y proteínas, tubérculos como la papa y el betabel, lentejas, salmón, huevos, nueces y semillas. Concéntrate en comidas que no incrementen demasiado el azúcar en la sangre: sustituye los carbohidratos simples con carbohidratos complejos, y realiza tus comidas en un horario establecido.

Plus: Agua. Por lo menos litro y medio al día.

Hierbas:

Té de ortiga, que te ayudará a reconstituir el cuerpo.

Extra tips:

Aprovecha la energía que estos días te regalan: si quieres hacer ejercicios vigorosos, esta fase es el momento ideal.

Fase tres:
Ovulatoria

conoce-las-4-etapas-ciclo-menstrual-consejos-periodo-mes-mujeres-salud

Esta fase ocurre justo a la mitad de tu ciclo, en el día 14, o 16 si tu ciclo es de 32 días. Sólo dura una semana, mientras es liberado el óvulo desde el ovario y viaja al útero. Durante la ovulación quizá te sientas con más temperatura corporal que lo usual, lo cual es normal pues ésta sube paulatinamente. Si quieres quedar embarazada es el momento perfecto; de lo contrario, protégete bien en esta fase. Justo al terminar esta fase puede que experimentes un repentino cambio de ánimo, acompañado de tristeza o irritabilidad, debido a la caída de tus niveles de estrógenos, y a que la progesterona no se ha restablecido por completo.

Hacks de cuidado alternativo

 

Nutrición:

Evita comidas pesadas que puedan aletargarte. Come mucha quinoa, muchas verduras, arroz y pescado. No debes enfriar el cuerpo, así que evita consumir comida cruda, o combínala con comida preparada.

Hierbas:

Prueba con la raíz de maca unos días antes de la ovulación y unos días después para balancear las hormonas. Ésta se consigue en polvo y además mejora tu estado de animo. Puedes prepararla con licuados, espolvorearla en fruta o con avena caliente. Incluso como ingrediente de pasteles y panecillos.

También se recomienda el consumo de la hierba shatavari, originaria de la India, que puedes  conseguir en forma de cápsulas. Ésta le dará un boost a tu libido durante esta fase activa, y ayudará a tu fertilidad y a limpiar la sangre.

conoce-las-4-etapas-ciclo-menstrual-guia-periodo-mujeres-salud-cuidados
La maca es una raíz peruana realmente mágica para las mujeres

Extra tips:

El óvulo se encuentra viajando hacia abajo por las trompas de Falopio, lo cual puede hacerte sentir inflamada en las caderas y el abdomen. Realiza posturas de yoga que relajen esta zona. Y aprovecha para salir y ver a tus amigos, pues estarás de humor para ello.

Fase cuatro:
Luteal

las-4-etapas-ciclo-menstrual-femenino-consejos-cuidados periodo-mes-mujeres-salud

Esta fase comienza una semana tras la ovulación y continúa hasta el fin del ciclo, cuando tu sangrado comienza nuevamente. Las paredes del útero se siguen estrechando, y la sangre comienza a llegar a esa área para llevar calor y nutrientes.

Hacks de cuidado alternativo

 

Nutrición:

Es importante preparar al cuerpo en esta fase, incrementando el consumo de proteínas y grasas buenas. El arroz integral, los tubérculos, el salmón, el aguacate, el jengibre y, también, mucho agua. Evita el alcohol y la cafeína, ya que estas bebidas pueden empeorar cualquier síntoma del síndrome premenstrual y drenar a tu cuerpo de nutrientes necesarios para la primera fase.

Hierbas:

Comienza desde ahora a tomar tés, como el de hoja de frambuesa para aminorar los cólicos. La triphala (una hierba que también puedes consumir en cápsulas) es una hierba de la India ideal para limpiar y desintoxicar el tracto digestivo, lo que ayudara a prevenir cualquier constipación y ayudará a la primera fase del ciclo.

Para la hinchazón:

Bebe té de diente de león a diario en esta fase.

Extra tips:

Realiza ejercicios leves para ayudar a equilibrar las hormonas –y tu humor–. Tu propio cuerpo te dirá que bajes un poco tu ritmo, y quizás te sientas un poco introvertida. Ten respeto por esto y, si lo necesitas, pasa un tiempo a solas e intenta relajarte, o realizar sesiones de meditación.

 

*Ilustraciones: Mali Fischer