¿La vida secreta de los zorros en las calles de Londres? (FOTOS)

Los zorros viven en la tierra, entre raíces de árboles y ferrocarriles del tren, junto con su manada: madre, padre y cachorros.

Hay que ser un buen observador para darse cuenta que, entre las calles de la ajetreada urbanidad de Londres, caminan, entre humanos, unos zorros a mitad de la noche o incluso durante la madrugada. Reconocerlos en la iluminación crepuscular es una experiencia mágica, principalmente desde que procuran ser eludidos por la especie humana. 

Los zorros viven en la tierra, entre raíces de árboles y ferrocarriles del tren, junto con su manada: madre, padre y cachorros. Entre ellos se mantienen en contacto usando aromas y sonidos, de manera que puedan mantenerse dentro del territorio mientras se consigue comida. 

La vida salvaje de los zorros en las calles londinenses ha provocado que tengan una mortalidad de alrededor 18 meses, pues muchos automóviles terminan atropellándolos, cayendo en excavaciones, lotes de basura o asesinados al asustar a los habitantes. No obstante, otros habitantes y turistas que se percatan de la presencia de estos animales, comentan que los zorros se alimentan de palomas, ratas y algunos restos de comida que los humanos tiran o dejan deliberadamente para ellos –como, por ejemplo, snacks, avena e inclusive sandwiches Marmite–. 

De acuerdo con Natural History Society, los zorros comenzaron a colonizar Londres después de la Guerra Mundial II; aunque para la década de los 70, se consideró que habían abandonado las calles de esta ciudad cosmopolita. Sin embargo, la colonización continuó al punto de que, en la actualidad, a nadie le sorprende ver zorros rondando en la calle de Oxford.  Y a diferencia de los mitos, los zorros no matan por diversión ni terrorizan la ciudad, sólo están en lo suyo, formando parte importante de la icónica imagen de Londres. 

[Imágenes: TimeOut]

 



Esta iniciativa digital está plantando árboles con tus clics

Navega sin contaminar con este motor de búsqueda ecológico y, de paso, planta algunas semillas para el futuro.

Es probable que si un árbol cae en un bosque, pero no hay nadie para escucharlo, no emita ningún sonido. Eso según un experimento mental de la filosofía zen. ¿Sucede lo mismo con la deforestación? Si no somos nosotros quienes deforestamos las 13 millones de hectáreas de bosques que desaparecen al año, ¿significa que esto no produce daños irreversibles?

ecosia-motor-busqueda-ecologico-reforestar-plantar-arboles

Lamentablemente, no es así: el árbol emite ruido aunque no haya nadie para escucharlo, al igual que la desaparición de los bosques provoca daños a la biodiversidad que afectan a toda la vida en el planeta. Y nosotros, con nuestro consumismo exacerbado, somos parte del problema. Incluso una inocente búsqueda en Google contamina de maneras impensables: este servidor es responsable del 40% de emisiones del CO2 que genera el Internet en todo el mundo.

Pero existen originales iniciativas que están promoviendo el uso de las herramientas digitales para combatir problemas ambientales, como la deforestación. Una de ellas es Ecosia, un motor de búsqueda ecológico que, contrario a Google, no contamina. Pero no sólo eso: este servidor, a partir de nuestros clics y nuestras búsquedas, pretende reforestar al planeta. 

Ecosia, el motor de búsqueda ecológico, ha plantado más de 40 millones de árboles.

ecosia-motor-busqueda-ecologico-reforestar-plantar-arboles

¿Cómo reforestar mediante clics? Fácil: Ecosia dona el 80% de los ingresos que percibe por publicidad a organizaciones que se dedican a la reforestación en todo el mundo. De esta forma, Ecosia neutraliza sus propias emisiones de CO2, pero además contribuye a repoblar los territorios que la deforestación ha dejado desolados. Adicionalmente, este motor de búsqueda ecológico cuenta con un ecoalgoritmo que muestra enlaces afiliados a su causa, los cuales permiten a los usuarios donar dinero al hacer sus compras en línea.

Si tú también crees que un árbol talado emite sonido aunque no haya nadie para escucharlo caer, puedes añadir Ecosia a tu navegador con unos cuantos clics y de manera gratuita. Además lo puedes descargar como app para Android, iOS y Windows.

ecosia-motor-busqueda-ecologico-reforestar-plantar-arboles-5 copia

Si aún no estas tan seguro, sólo consulta la deforestación en tiempo real para darte una idea de cuánto daño está ocasionando. Y toma en cuenta que estamos agotando la tierra a tal grado que 75% de las áreas de cultivo ya no son fértiles. Eso, entre otras cosas, está acelerando aún más la deforestación de bosques y selvas en todo el mundo, como sucede en la Amazonia, donde la tala ha crecido más del 80% en los últimos años.

¿Convencido? Ahora puedes hacer las búsquedas que quieras sin contaminar y, de paso, plantar algunas semillas para el futuro.

Añade aquí Ecosia, el motor de busqueda ecológico, a tu navegador.



Mike Trowler: el hombre que adopta y cuida zorros heridos (VIDEO)

Este inglés se encarga de rescatar animales salvajes enfermos y regresarlos a un estado de salud, algunos de ellos, demasiado enfermos para regresar al bosque son adoptados por familias o individuos.

Muchos consideran que la vida salvaje es una especie de plaga que acomete en contra de la civilización humana. Desde insectos que creemos invaden nuestras casa, pasando por coyotes que cruzan avenidas o animales que son contenidos en zoológicos, el hombre parece ser incapaz de convivir respetuosamente con animales en espacios que hasta hace poco eran salvajes. El resultado de esta falta de respeto ha llevado a la extinción de miles de especies, y al sufrimiento de muchas otras. Afortunadamente, hay grupos e individuos que intentan contrarrestar esta situación al proteger, cuidar y adoptar a animales enfermos.

Mike Trowler es uno de ellos. El ingeniero retirado vive en Inglaterra en una gran casa con un enorme patio, el cual ha adaptado para poder tener varios corrales donde cuida de zorros y tejones enfermos o lastimados. Mike adoptó por primera vez a un zorro hace siete años. El vulpino, que Trowley llamó Cropper, vivió con él seis años hasta que murió en el 2007. Cropper vivía dentro de la casa con Trowley e incluso salía a pasear con él.

Este video muestra la relación entre Cropper y Trowley:

Después de que Cropper murió, Trowley continuó con su labor al rescatar animales heridos y cachorros de zorro. En cuanto los cachorros crecen los regresa al bosque: algunos de ellos regresan al jardín por las noches para ser alimentados pero muchos más encuentran territorios nuevos para comenzar su vida salvaje.

Actualmente el inglés vive con Jack, otro zorro que adoptó en condiciones similares a las de Cropper. Crowley baña a Jack en el fregadero y lo saca a pasear:

Aunque no todos queremos adoptar un animal salvaje, ya que rara vez es una situación ideal para los animales o los humanos, la labor de Crowley es admirable. Su deseo de ayudar y cuidar de animales es inspirador y nos recuerda que todos somos capaces de cuidar la naturaleza, y que al hacerlo podemos aprender mucho del mundo que nos rodea.