“Estamos enfrentando una extinción masiva”, WWF

Esta disminución en la fauna del planeta supone un riesgo tanto para el planeta como para el humano.

De acuerdo con un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza –WWF, por sus siglas en inglés–, 7 de cada 10 animales hoy vivos en el planeta estarán muertos en los próximos 50 años. Según sus cálculos, estamos viviendo la mayor extinción de animales desde hace 65 millones de años –durante la desaparición de los dinosaurios–. Y el principal factor de riesgo es el humano.

El reporte, realizado en colaboración con el Centro de Resiliencia de Estocolmo, Global Footprint Network, Instituto Ambiental y Metabólico de Estocolmo y ZSL, ha reunido datos que demuestran el impacto devastador de los humanos en la naturaleza. En la siguiente gráfico demuestran cómo la población animal ha disminuido hasta en un 58 por ciento entre 1970 y 2012

graph_6pzcr5v

WWF ha advertido incluso que para el 2020, las poblaciones de vertebrados habrán desaparecido hasta en un 67 por ciento en comparación con las que existían en 1970. Actualmente la fauna está pasando por una serie de crisis, pues los animales marinos,  han disminuido en un 36 por ciento; los terrestres, en un 38 por ciento; y las especies de agua dulce, un 81 por ciento.

Esta disminución en la fauna del planeta supone un riesgo tanto para el planeta como para el humano, pues, en palabras de Mike Barrett, director de Ciencia y Política de WWF Reino Unido, “nuestro impacto en el mundo nos sostiene.” Es decir que el mal uso que le hemos dado a los recursos naturales ha amenazado todos los hábitats, “empujando especies irremplazables al borde de la extinción y amenazando la estabilidad de nuestro clima.”

animales extincion

 

 

Para Marco Lambertini, director general de WWF International, así como los humanos somos los principales destructores del planeta, también somos la clave para salvarla: “Tenemos las herramientas para solucionar este problema.” 

Conoce más sobre el informe en inglés dándole click aquí. 

 

 

 



El planeta perdió el 60% de sus animales salvajes en menos de 50 años: WWF

A pesar de los preocupantes indicadores, el informe de la WWF también reporta un aumento en la población de especies protegidas, como gorilas y delfines.

El más reciente reporte del Fondo Mundial para la Naturaleza (World Wildlife Fund por sus siglas en inglés) es un terrible recordatorio del impacto de la humanidad en el modo de vida natural. Y es que, al evaluar el comportamiento de 16,704 poblaciones de más de 4,000 especies de animales vertebrados, la WWF advirtió que las poblaciones globales de mamíferos, pájaros, aves, reptiles y anfibios declinaron un 60% en promedio entre 1970 y 2014.

Las pérdidas animales más fuertes se concentraron en Centro y Sudamérica, donde la población de vertebrados declinó en 89% desde 1970; así como en los peces de agua dulce, que disminuyeron en un 83%. La tasa de extinción de vertebrados es entre 100 y 1000 veces más alta de lo que sería sin la presión de los humanos. Este informe también indica que la Tierra ha perdido cerca de la mitad de sus arrecifes de coral en los últimos 30 años, y 20% de la selva del Amazonas ha desaparecido en tan sólo 50 años.

Tasa de descenso de especies vertebradas de 1970 a 2014 (WWF)

El presidente y director general de la WWF, Carter Roberts, afirma que “los sistemas naturales esenciales para nuestra supervivencia (bosques, océanos y ríos) siguen en descenso. La vida salvaje alrededor del mundo continúa declinando”.

El reporte Living Planet 2018 indica que las especies animales amenazadas están directamente vinculadas a actividades humanas, como pérdida de hábitat como consecuencia de la explotación de bosques y selvas, pesca excesiva y degradación de mares y ríos como efecto del calentamiento global. 

 

No todo está perdido

Según las estimaciones del LPR 2018, la naturaleza provee servicios estimados en 125 millones de millones de dólares anuales (o 125 billones), además de asegurar la provisión de aire limpio, agua potable, comida, energía, medicamentos, etc. Parece extraño traducir la naturaleza a valores monetarios, pero tal vez de esa forma los gobiernos y empresas puedan estimar la importancia de todo lo que la naturaleza nos brinda.

El reporte también enfatiza que, gracias a los esfuerzos de conservación, las poblaciones de animales en peligro, como gorilas de montaña, pandas gigantes y delfines del río Mekong, han aumentado. Esto demuestra que los esfuerzos de conservación no son en vano, y la WWF hace un llamado a gobiernos, empresas e individuos a proteger y restaurar la diversidad global de especies, como parte de retos globales como los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París (sobre la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero) y la Convención sobre la Diversidad Biológica 2050.

A decir de Roberts, las conclusiones del informe “nos recuerdan que necesitamos cambiar el curso. Es tiempo de balancear nuestro consumo con las necesidades de la naturaleza, y proteger al único planeta que es nuestro hogar”.



Crece la lista de especies en extinción a 26 mil (aquí algunos de los casos más lamentables)

Muchas de estas especies están ya en peligro crítico. ¿Qué hacer?

Cada vez que se pierde una especie se está rompiendo una sagrada cadena de vida, única e insustituible, que ha evolucionado por más de 3 millones de años. Actualmente, 26 mil especies podrían correr esta suerte, en lo que es sin duda una acelerada e inédita extinción masiva que, en su mayoría, está siendo ocasionada por el ser humano.

Las que ahora se unen al lamentable acervo de las especies en mayor peligro de extinción son:

  • Tres especies de lombrices japonesas
  • El zorro volador negro de Mauricio
  • La palma de Bankoualé
  • El sapo “Sméagol” de Gollum

nuevas-especies-peligro-extincion-2018-26-mil

Estas, entre otras especies, forman parte de la última lista roja de la International Union for Conservation of Nature.

En total la lista contiene 26,197 plantas y animales, según el último reporte de esta ONG.

Otras especies que se han sumado a la lista son la población de reptiles de Australia, pues un total de 975 –casi todos los nativos de sangre fría de dicho país– están en peligro, entre otras cosas debido al cambio de temperatura, que podría provocar su paulatina extinción desde ahora y a lo largo de los próximos 30 años.

nuevas-especies-peligro-extincion-2018-26-mil

El informe incluye algunas precisiones que ayudan a entender cuáles son las causas de fondo que ponen al borde de la extinción a estas especies. En el caso del zorro volador negro de Mauricio, es la deforestación la que está afectando su hábitat, mientras que las tres especies de lombrices japonesas se enfrentan a las condiciones radiactivas que dejaron tras de sí los estallidos de bombas nucleares en la segunda guerra mundial y el accidente nuclear de Fukushima.

De igual forma, árboles como la palma de Bankoualé se enfrentan a una probable extinción debido a la deforestación y a la destrucción de bosques para la agricultura y la redirección de canales acuíferos, en tanto que el anfibio denominado “sapo Sméagol” –nombrado en honor a Gollum, de El señor de los anillos– está amenazado por la contaminación que provocan los turistas en Malasia.

nuevas-especies-peligro-extincion-2018-26-mil

Todo esto forma parte de la extinción masiva que están provocando nuestras formas de vida actuales, las cuales han ocasionado que el ritmo de las extinciones se acelere 100 mil veces, según algunos biólogos, y que otras 19 especies de mamíferos estén en un peligro crítico de extinción, lo que significa que la esperanza de poder salvarlos se apague cada día un poco más.

No obstante se puede hacer algo, por lo menos a partir de nuestros hábitos alimenticios y de consumo en general. No comer carne es quizá una de las cuestiones que pueden marcar una diferencia más grande, pues el consumo de este alimento ha sido la causa de 30 extinciones recientes. A la par, es vital cuidar el agua –pues la obtención y manejo de este recurso causa deforestación y destrucción de la biodiversidad–, así como procurar no usar plástico –por ejemplo, evitando las bolsas desechables–.

Así podemos contribuir lo menos posible a este mortífero y desalentador panorama que es la extinción de especies y la pérdida de biodiversidad que conlleva, misma que también es una sentencia de muerte para nosotros.

 

* Imágenes: 1) John Pickrell; 2) ICUN; 3) Jules Farquhar