Eco receta: prepara un delicioso pan de muerto vegano

Ahora, el pan de muerto, con sus huesos y calacas, forma parte de las cenas, altares y costumbres principalmente mexicanas.

El pan de muerto es una tradición mexicana, la cual se remonta a la época prehispánica en donde los indígenas sacrificaban a una joven princesa sacando su corazón, maserándolo en amaranto y comiéndolo en nombre de los dioses. Con el paso del tiempo, y la llegada de los españoles católicos, esta tradición evolucionó en un pan dulce con azúcar de color rojo –asimilando la sangre de la joven–. 

Ahora, el pan de muerto, con sus huesos y calacas, forma parte de las cenas, altares y costumbres principalmente mexicanas. La receta de este pan es realmente sencilla –pero, por otro lado, laboriosa–, la cual requiere cantidades excesivas de mantequilla. En caso que se desee hacer un pan casero y vegano, esta receta será de gran utilidad: 

Ingredientes: 

45 gramos de levadura de panadería, ó 2¼ cucharaditas de levadura en polvo, 2 cucharadas de agua de azahar (se consigue en farmacias grandes o se substituye por té de azahar, favor de leer la introducción), ⅔ tazas de leche de soya, 4 tazas de harina, ½ taza de azúcar, 1 cucharadita de sal, 1 cucharadita de rayadura de naranja (sólo la parte anaranjada porque el blanco amarga), 1 taza de tofu suave (estilo silken) bien batido, 1 taza de margarina sin sal. 

Y para decorar: ¼ taza de margarina sin sal, ½ taza de azúcar. 

Preparación: Para la masa, pon el agua de azahar, 1/3 de leche de soya y 1/2 de agua en un bowl. Mientras se revuelven los ingredientes, disuelve bien la levadura. Una vez conseguida una masa homogénea, tápala con un trapo limpio y déjala reposar en un lugar tibio por unos 30 minutos –hasta que se esponje un poco y tenga burbujas–. Ahora, en un tazón grande, mezcla la harina, azúcar, sal y rayadura de naranja; agrega tofu, leche, la mezcla de harina y la levadura que se dejó reposando; y con ello, empieza a amasar mientras se agrega la margarina en pedacitos. Es importante amasar bien entre cada adición. Una vez agregada la margarina, amasa durante 15 minutos hasta que la masa se suavice y se despegue fácilmente de los lados del tazón. En este punto la masa debe de tener una consistencia muy suave y gelatinosa. Si está demasiado pegajosa puedes agregarle un poco más de harina, pero procura que no sea más de dos cucharadas para que el producto final no quede seco. Una vez listo, engrasa otro tazón con margarina y coloca en él la masa; cubre con el trapo limpio y deja reposar en un lugar tibio hasta que doble su tamaño –en aproximadamente una hora y media–. Golpea la masa para sacarle el aire y dale vuelta con cuidado para que la parte de abajo quede arriba. Cubre con plástico de cocina. Refrigera toda la noche. Saca la masa del refrigerador, quitándole el plástico y dejándola reposar en un lugar tibio durante una hora. Enharina la superficie de trabajo y transfiere la masa. Con una espátula o cuchillo, corta una pieza del tamaño de una toronja para hacer los huesos. Divide el resto de la masa a la mitad y forma dos bolas compactas. Sacándole el aire, corta dos piezas grandes de papel encerados –40 minutos de lado– y acomoda una bola de masa sobre cada uno. Aplana la masa ligeramente con la mano. Corta la masa en seis partes; enrolla un trozo de masa con los dedos abiertos para moldear un hueso aproximadamente dos centímetros más largo que el tamaño de los círculos de masa. Repite con otros tres trozos de masa, colocando dos de estos huesos cruzados sobre cada bola de masa. Haz una bolita con cada uno de los dos trocitos de masa restantes y ponlas aparte. Cubre todo con un trapo, y deja que repose hasta que doble su tamaño –hora y media–. Calienta el horno a 170º. Hornea hasta que el pan muestre un dorado ligero, aproximadamente de entre 20 y 30 minutos. Cubre con papel aluminio y deja hornear otros 10 minutos hasta que el pan esté dorado por abajo. Remueve del horno y dejar enfriar en la parrilla. Para el decorado, derrite la margarina y satura bien los panes con ayuda de una brocha de cocina, e inmediatamente espolvorea el azúcar por encima. Disfruta con una taza de chocolate. 

 

 



Bruce Lee: sobre cómo encontrar nuestra propia esencia

Bruce Lee redefine el concepto de honestidad, autenticidad y autorrealización. Las cartas recientemente descubiertas ‘En mi propio proceso’ son una declaración de credo personal.

Las sensaciones de desorientación, vacío, incertidumbre son comunes y, la mente humana, si no está domesticada, puede distraerse con obsesiones y adicciones. Una serie de mecanismos que evaden el misterio.

Se huye del miedo. Y Bruce Lee lo tenía presente y decidió escribirlo, enfrentarse a sí mismo en papel a través de una serie de cartas que titularía ‘En mi propio proceso’.

Cualquier intento de escribir un artículo sobre cómo yo, Bruce Lee, me siento emocionalmente o cómo es mi reacción instintiva y honesta hacia las circunstancias no es una tarea fácil. ¿Por qué? Porque soy un hombre cambiante y cada vez mayor. Por lo tanto, lo que consideré cierto hace un par de meses podría no ser el mismo ahora.

bruce lee-filosofia

Lee es cada vez más reconocido como el filósofo que era, desde su famosa metáfora de la resiliencia “el agua puede fluir, estancarse, gotear o golpear. Sé cómo el agua, amigo mío”, además de sus posturas sobre la fuerza de voluntad, la imaginación y la confianza.

Su trabajo recientemente descubierto ‘En mi propio proceso’ fue la declaración de credo personal que escribió en el último año de su vida, a los 31 años.

Cuando las personas tienen un ‘yo’, en realidad, la mayoría tienen un vacío, porque están demasiado ocupados desperdiciando su energía creativa vital para proyectarse como tal o cual, dedicando sus vidas a actualizar un concepto de cómo deberían ser en lugar de actualizar su potencial como ser humano.

Bruce_Lee_-filosofia

La Fundación Bruce Lee compartió las nueve cartas que redefinen los conceptos de lo que es ser un artista marcial, la honestiad, la ilusión de seguridad y la importancia de ser uno mismo, auténtico, con gran entusiamso de descubirse responsable de uno mismo.

Quiero ser honesto, eso es lo mínimo que un ser humano puede hacer. Siempre he sido un artista marcial por elección, un actor de profesión, pero, sobre todo, estoy actualizándome para ser un artista de la vida. Sí, hay una diferencia entre la autorrealización y la actualización de la autoimagen.

Debido a la dificultad de hacer este autoexamen en medio de su agotadora agenda de trabajo -escribía mientras filmaba Enter The Dragon y discutía con los productores Hollywoodenses-, insiste en la importancia de la autenticidad personal y resalta la diferencia vital entre ser y parecer.

He llegado a aceptar la vida como un proceso, y estoy satisfecho de que en mi proceso permanente, estoy constantemente descubriendo, expandiendo, encontrando la causa de mi ignorancia, en el arte marcial y especialmente en la vida. En resumen, ser real.

proceso-autoconocimiento-bruce-lee-cartas 3

Lee considera el miedo crónico a lo desconocido:

La gran mayoría de las personas no se siente cómoda con lo desconocido -algo extraño que amenaza su molde diario y protegido- por lo que, en aras de su seguridad, construyen y eligen patrones para justificar.

Así como Bruce Lee buscó el tiempo para autoexaminarse, ¿tú, lo has hecho?



Así lucen las celdas en prisiones de todo el mundo (y las diferencias son abismales)

¿Cómo trata cada país a sus criminales?

En todo el mundo, más de 10 millones de personas habitan las prisiones: espacios donde, a decir del filósofo francés Michel Foucault, predominan técnicas que someten a los cuerpos y que están hechos para disciplinarnos como sociedad, más que para prevenir el delito de manera eficiente.

Pero como el propio Foucault pudo entrever, los sistemas penales han ostentado cambios masivos a lo largo de su existencia. En la actualidad la idea de prisión ya no se asocia tanto con el castigo, y ni siquiera con la “corrección”, sino con con el derecho humano a la readaptación o reinserción.  

En México, el sistema penitenciario tiene como objetivo, según la Constitución, la reinserción social a través del trabajo, la educación, la salud y el deporte. 

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

El problema es que la reinserción como objetivo es difícil de transpolar del papel a la realidad. Cada país trata de manera distinta a sus criminales, y ello se deja ver en el estado de sus respectivas prisiones, las cuales son muy desiguales, como demuestran las fotos de prisiones de todo el mundo recolectadas por Bored Panda y que te presentamos aquí.

Muchas de estas prisiones no alientan a la reinserción, y antes al contrario: pueden desencadenar malas conductas por las condiciones de sobrepoblación, hacinamiento, poca higiene y falta de espacios recreativos. Otras, no obstante, son ejemplo de cómo el trato humano por parte de las instituciones estatales puede prevalecer por sobre cualquier mala conducta individual, lo cual conduce a mayores índices de reinserción, como en el caso de las ya casi inexistentes prisiones holandesas.

Aranjuez, España

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Kampala, Uganda

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Horten, Noruega

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Cartagena, Colombia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Halden, Noruega

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Onomichi, Japón

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Lothian, Escocia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Sol-Iletsk, Rusia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Génova, Suiza

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Ciudad Barrios, El Salvador

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Provincia Cebu, Filipinas

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Landsberg Am Lech, Alemania

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Santee, California

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Milburn, Nueva Zelanda

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Lilongwe, Malawi

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Arcahaie, Haiti

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Teheran, Irán

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Yvelines, Francia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Ramla, Israel

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Bogotá, Colombia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

La Paz, Bolivia

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Montreal, Canada

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Almoloya de Juárez, México

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa

Manaus, Brasil

 

prisiones-mundo-fotos-prision-lujosa