¿Cuántas turbinas eólicas se necesitan para producir electricidad en todo el planeta?

Las wind farms podrían tener el potencial de producir 40 veces la electricidad que el planeta consume en total.

La energía eólica es una de las más limpias que un país puede adoptar; sin embargo es también una de las que requiere mayor inversión económica a la hora de su instalación. Por ejemplo, de acuerdo con la Asociación Americana de Energía Eólica –AWEA, por sus siglas en inglés–, los Estados Unidos invirtieron el año pasado alrededor de 14.5 miles de millones de dólares en proyectos de este tipo de energía. Actualmente, estas granjas –llamadas wind farms– proveen sólo el 4 por ciento de la electricidad nacional.

Esto significa que la energía eólica requiere de tiempo para convertirse en una alternativa efectiva de electricidad. Inclusive, para los investigadores de Harvard, las wind farms podrían tener el potencial de producir 40 veces la electricidad que el planeta consume en total. En otras palabras, si el promedio anual del consumo global de electricidad es de 21 000 terawatt-horas se divide en 0.005256 terawatt-horas de la producción anual de energía eólica per turbina de viento, el total equivale al uso de 3 995 434 turbinas terrestres. Para ello se requiere la mitad de Alaska para alcanzar ese objetivo. 

Steve Sawyer, el secretario general del Global Wind Energy Council, especula que en caso que las 3.9 millones de turbinas necesarias se coloquen lo suficientemente alejadas entre sí, se podría requerir un terreno un poco más pequeño que España. Para hacer este cálculo, Sawyer consideró que el promedio de una turbina eólica tiene una producción de 2 MW de electricidad, el cual podría considerarse como el 30 por ciento de la eficiencia global. Esto quiere decir que tan sólo una turbina puede alcanzar su máximo potencial el 30 por ciento del tiempo, tomando en consideración que no siempre hay viento y que las wind farms a veces se apagan por mantenimiento. 

Como menciona John Hensley, de AWEA, el 30 por ciento es realmente eficiente. Basta comparar los proyectos de energía solar que sólo cubren un promedio de 20 por ciento de eficiencia, y las facilidades de producción de energía fósil operan en su 40 –a 60– por ciento de toda su capacidad. Por lo que, al multiplicar el potencial promedio de una turbina eólica –2MW– por 30 por ciento de eficiencia anual de energía y 8 760 horas en un año, resulta en el estimado de Sawyer: la producción energética anual es de 5 265 megawatt-horas –o 0.005265 terawatt-horas–.

Esto, recordando que también influye el tamaño de la turbina, pues mientras más grande, mayor su productividad; por lo que en caso de usar turbinas extremadamente eficientes –capaces de crear 4 MW de energía a su 40 por ciento de capacidad–, se necesitarían alrededor de 1.49 millones de turbinas para saldar el consumo global de electricidad. Así como las turbinas eólicas instaladas en mar, las cuales son capaces de generar tres veces más energía que las terrestres. 



Es posible viajar a otra dimensión: pero no en cualquier agujero negro

¿Cuáles son los agujeros negros idóneos para realizar un viaje hiperespacial?

De los agujeros negros no sabemos más que lo que las matemáticas y la física pueden decirnos. Apenas el año pasado saciamos un poco de nuestra curiosidad, ya que un grupo de científicos pudo fotografiar por primera vez la erupción de un agujero negro.

Eso hace de estos fenómenos cósmicos algo irresistible para nuestra imaginación, que se derrama pensando en las –literalmente– infinitas posibilidades que ofrecen los agujeros negros. Quizá una de las inquietudes más comunes, tanto para la comunidad científica como para los astrónomos aficionados, es si es posible realizar viajes hiperespaciales a través los agujeros negros.

Según Stephen Hawkings y otros investigadores, la teoría de la relatividad aplica en los agujeros negros. Esta hipótesis les llevó a plantear que transitarlos sin desintegrarse es posible. Pero precisamente porque las leyes del espacio-tiempo son ahí muy distintas, es probable que nuestros recuerdos fuesen borrados al arribar a otra dimensión tras viajar en un agujero negro. No obstante, se han hecho nuevos hallazgos: se ha comprobado que un viaje a través de estos portales podría no afectarnos tanto como se ha pensado, porque no todos los agujeros negros son iguales.

¿Cuál sería el agujero negro indicado para viajar a otra dimensión?

https://www.theguardian.com/cities/2019/jan/21/redefine-skyline-how-ho-chi-minh-city-erasing-heritage-vietnam

A partir de investigaciones inspiradas por la película Interstellar una película que abre reflexiones muy terrenales también–, la física Caroline Mallary, de la University of Massachusetts Darthmouth, probó que los agujeros negros masivos son los que mejores condiciones proveen para los viajes hiperespaciales a otras dimensiones.

El agujero negro de ficción que Mallary usó como modelo es el Gargantua: un agujero negro masivo con 100 millones de veces la masa del Sol y de rotación rápida. Inspirándose en él, Mallary hizo su propio modelo a computadora, el cual captura los efectos físicos más significativos que sus características podrían tener sobre una nave espacial o cualquier objeto grande que cayera en un portal como el Gargantua.

Pese a que la llamada “singularidad” de los agujeros negros apunta a que en su interior las leyes del universo se cancelan, y todo es como un instante infinito, la caída de una nave no generaría efectos sobre los pasajeros que pasaran por la llamada singularidad de su “horizonte interno”. A su vez, lo originado por la rápida rotación del agujero crearía ciclos de estiramiento y compresión en la nave; pero estos tampoco serían significativos.

Así, Mallary pudo verificar con su modelo a computadora que los efectos de un agujero negro como el Gargantua tendrían un límite –una finitud– sobre aquello que transitara por ellos.

¿Qué significa esto para el futuro de los cosmonautas?

agujeros-negros-efectos-viajar-otra-dimension-viajes-hiperespaciales-5

Quizá que sí podemos llegar a otras dimensiones. Porque no debemos olvidar que, lo más seguro, es que no estemos solos, y que nuestro Universo no sea el único. Aunque según el profesor de Mallary, Gaurav Khanna, el próximo paso será estudiar los agujeros negros en un contexto más realista, es decir: en términos astrofísicos.

De ahí bien podría surgir la próxima hoja de ruta para todo el que quiera aventurarse a descubrir otras dimensiones. Aunque esto sigue siendo terreno más de la fantasía que de la realidad.



Atlanta se compromete a usar 100% energía renovable para el 2035

Pese al escepticismo en torno al cambio climático que ha rondado en los últimos meses en EE.UU., hay quienes deciden hacer un frente a esta situación.

En los últimos años numerosos sitios han apostado por la implementación de energías renovables a grandes escalas. Algunos ejemplos son Escocia y Chile, así como parques nacionales que funcionan con energías renovables de Tesla. Sin embargo aún queda trabajo que realizar a lo largo de las numerosas ciudades del mundo; en especial aquellas que tienen un alto impacto en relación la contaminación ambiental. 

Frente al impacto de la energía tradicional en el medio ambiente, Atlanta –en EE.UU.– lanzó una resolución que compromete al gobierno a desarrollar un plan para la transición de energía limpia. Esta resolución, introducida por el miembro del consejo Kwanza Hall,  pretende lograr que la energía solar y eólica provee la electricidad de toda la ciudad para el 2035. 

En palabras de Hall, “Sabemos que movernos hacia una energía limpia creará trabajos, limpiará el aire y el agua y reducir el costo de los residentes.” Lo ideal es lograr que Atlanta se convierta en la 27º ciudad de EE.UU. y la primera en el estado de Georgia, que goce del consumo de 100 por ciento energía renovable. 

 

 

 

Pese al escepticismo en torno al cambio climático que ha rondado en los últimos meses en EE.UU., hay quienes deciden hacer un frente a esta situación. Para Hall, quien es un creyente en la sustentabilidad, es importante dar a conocer la realidad sin propaganda falsa: es tiempo de cuidar al medio ambiente.