¿Cuántas turbinas eólicas se necesitan para producir electricidad en todo el planeta?

Las wind farms podrían tener el potencial de producir 40 veces la electricidad que el planeta consume en total.

La energía eólica es una de las más limpias que un país puede adoptar; sin embargo es también una de las que requiere mayor inversión económica a la hora de su instalación. Por ejemplo, de acuerdo con la Asociación Americana de Energía Eólica –AWEA, por sus siglas en inglés–, los Estados Unidos invirtieron el año pasado alrededor de 14.5 miles de millones de dólares en proyectos de este tipo de energía. Actualmente, estas granjas –llamadas wind farms– proveen sólo el 4 por ciento de la electricidad nacional.

Esto significa que la energía eólica requiere de tiempo para convertirse en una alternativa efectiva de electricidad. Inclusive, para los investigadores de Harvard, las wind farms podrían tener el potencial de producir 40 veces la electricidad que el planeta consume en total. En otras palabras, si el promedio anual del consumo global de electricidad es de 21 000 terawatt-horas se divide en 0.005256 terawatt-horas de la producción anual de energía eólica per turbina de viento, el total equivale al uso de 3 995 434 turbinas terrestres. Para ello se requiere la mitad de Alaska para alcanzar ese objetivo. 

Steve Sawyer, el secretario general del Global Wind Energy Council, especula que en caso que las 3.9 millones de turbinas necesarias se coloquen lo suficientemente alejadas entre sí, se podría requerir un terreno un poco más pequeño que España. Para hacer este cálculo, Sawyer consideró que el promedio de una turbina eólica tiene una producción de 2 MW de electricidad, el cual podría considerarse como el 30 por ciento de la eficiencia global. Esto quiere decir que tan sólo una turbina puede alcanzar su máximo potencial el 30 por ciento del tiempo, tomando en consideración que no siempre hay viento y que las wind farms a veces se apagan por mantenimiento. 

Como menciona John Hensley, de AWEA, el 30 por ciento es realmente eficiente. Basta comparar los proyectos de energía solar que sólo cubren un promedio de 20 por ciento de eficiencia, y las facilidades de producción de energía fósil operan en su 40 –a 60– por ciento de toda su capacidad. Por lo que, al multiplicar el potencial promedio de una turbina eólica –2MW– por 30 por ciento de eficiencia anual de energía y 8 760 horas en un año, resulta en el estimado de Sawyer: la producción energética anual es de 5 265 megawatt-horas –o 0.005265 terawatt-horas–.

Esto, recordando que también influye el tamaño de la turbina, pues mientras más grande, mayor su productividad; por lo que en caso de usar turbinas extremadamente eficientes –capaces de crear 4 MW de energía a su 40 por ciento de capacidad–, se necesitarían alrededor de 1.49 millones de turbinas para saldar el consumo global de electricidad. Así como las turbinas eólicas instaladas en mar, las cuales son capaces de generar tres veces más energía que las terrestres. 



Este es el último sobreviviente de una tribu amazónica (VIDEO)

En 22 años no se había podido captar así a un habitante primitivo de esta selva.

La amazonía sigue siendo un territorio indómito y repleto de misterios, pero cada vez está sufriendo más invasiones. Su riqueza como selva no está sólo en su asombrosa biodiversidad –que ha sido la razón de que la invadan–, sino también en las narrativas –muchas de ellas ya perdidas­– de las grandes culturas que ahí se han asentado.

De estas tribus aún quedan ecos. Así lo demuestran las primeras imágenes captadas en 22 años de un hombre amazónico. Según la agencia indígena Funai, que se encarga de monitorear y salvaguardar a los pueblos indígenas, el hombre debió pertenecer a alguna comunidad que se presume extinta, debido al exterminio paulatino de sus miembros a manos de granjeros, leñadores y otros invasores de esta selva.

Según Funai, existen aún 113 tribus aisladas en el Amazonas brasileño

Lamentablemente son cada vez menos los habitantes originarios en el Amazonas. Las actividades productivas y de extracción han depredado esta selva –la deforestación incrementó un 88% desde 2012–, y desaparecido a sus habitantes –animales y humanos– a un ritmo acelerado.

Lo último demuestra que no existe selva lo suficientemente basta o frondosa que el hombre no pueda invadir, llevando el exterminio que caracteriza a estas invasiones consigo: una situación alarmante que destaca, además, cómo la rapacidad que ha caracterizado a nuestra sociedad está llegando demasiado lejos, implicando la desaparición de tribus que, todavía a principios del siglo XX, se hallaban intactas.

Fiona Watson, directora de Survival international, expresó para The Guardian que encontrar a hombres como el del video tiene algo de irónico:

La ironía de esto es que estamos encontrando más tribus o hombres aislados de lo que pensamos. Pero también es preocupante que estamos mostrando al mundo dónde se esconden.

https://www.theguardian.com/world/2018/jul/19/footage-sole-survivor-amazon-tribe-emerges-brazil

No cabe duda que, por ello, la cuestión está en cómo la selva amazónica puede ser resguardada, con la cooperación de todos los países que comparten su territorio y de la mano de las propias tribus que ahí habitan. De ello dependen culturas enteras, cientos de especies animales y el pulmón más importante del planeta: tres elementos que son más importantes que cualquier “tesoro” que pueda extraerse de este ecosistema.

También dependerá de que nosotros, como consumidores, cuidemos de no comprar ningún producto que contenga materiales extraídos del Amazonas, como puede ser madera o cuero. Estas y otras acciones son urgentes si queremos detener el exterminio en esta preciosa región latinoamericana.



Atlanta se compromete a usar 100% energía renovable para el 2035

Pese al escepticismo en torno al cambio climático que ha rondado en los últimos meses en EE.UU., hay quienes deciden hacer un frente a esta situación.

En los últimos años numerosos sitios han apostado por la implementación de energías renovables a grandes escalas. Algunos ejemplos son Escocia y Chile, así como parques nacionales que funcionan con energías renovables de Tesla. Sin embargo aún queda trabajo que realizar a lo largo de las numerosas ciudades del mundo; en especial aquellas que tienen un alto impacto en relación la contaminación ambiental. 

Frente al impacto de la energía tradicional en el medio ambiente, Atlanta –en EE.UU.– lanzó una resolución que compromete al gobierno a desarrollar un plan para la transición de energía limpia. Esta resolución, introducida por el miembro del consejo Kwanza Hall,  pretende lograr que la energía solar y eólica provee la electricidad de toda la ciudad para el 2035. 

En palabras de Hall, “Sabemos que movernos hacia una energía limpia creará trabajos, limpiará el aire y el agua y reducir el costo de los residentes.” Lo ideal es lograr que Atlanta se convierta en la 27º ciudad de EE.UU. y la primera en el estado de Georgia, que goce del consumo de 100 por ciento energía renovable. 

 

 

 

Pese al escepticismo en torno al cambio climático que ha rondado en los últimos meses en EE.UU., hay quienes deciden hacer un frente a esta situación. Para Hall, quien es un creyente en la sustentabilidad, es importante dar a conocer la realidad sin propaganda falsa: es tiempo de cuidar al medio ambiente.