¿Cuántas turbinas eólicas se necesitan para producir electricidad en todo el planeta?

Las wind farms podrían tener el potencial de producir 40 veces la electricidad que el planeta consume en total.

La energía eólica es una de las más limpias que un país puede adoptar; sin embargo es también una de las que requiere mayor inversión económica a la hora de su instalación. Por ejemplo, de acuerdo con la Asociación Americana de Energía Eólica –AWEA, por sus siglas en inglés–, los Estados Unidos invirtieron el año pasado alrededor de 14.5 miles de millones de dólares en proyectos de este tipo de energía. Actualmente, estas granjas –llamadas wind farms– proveen sólo el 4 por ciento de la electricidad nacional.

Esto significa que la energía eólica requiere de tiempo para convertirse en una alternativa efectiva de electricidad. Inclusive, para los investigadores de Harvard, las wind farms podrían tener el potencial de producir 40 veces la electricidad que el planeta consume en total. En otras palabras, si el promedio anual del consumo global de electricidad es de 21 000 terawatt-horas se divide en 0.005256 terawatt-horas de la producción anual de energía eólica per turbina de viento, el total equivale al uso de 3 995 434 turbinas terrestres. Para ello se requiere la mitad de Alaska para alcanzar ese objetivo. 

Steve Sawyer, el secretario general del Global Wind Energy Council, especula que en caso que las 3.9 millones de turbinas necesarias se coloquen lo suficientemente alejadas entre sí, se podría requerir un terreno un poco más pequeño que España. Para hacer este cálculo, Sawyer consideró que el promedio de una turbina eólica tiene una producción de 2 MW de electricidad, el cual podría considerarse como el 30 por ciento de la eficiencia global. Esto quiere decir que tan sólo una turbina puede alcanzar su máximo potencial el 30 por ciento del tiempo, tomando en consideración que no siempre hay viento y que las wind farms a veces se apagan por mantenimiento. 

Como menciona John Hensley, de AWEA, el 30 por ciento es realmente eficiente. Basta comparar los proyectos de energía solar que sólo cubren un promedio de 20 por ciento de eficiencia, y las facilidades de producción de energía fósil operan en su 40 –a 60– por ciento de toda su capacidad. Por lo que, al multiplicar el potencial promedio de una turbina eólica –2MW– por 30 por ciento de eficiencia anual de energía y 8 760 horas en un año, resulta en el estimado de Sawyer: la producción energética anual es de 5 265 megawatt-horas –o 0.005265 terawatt-horas–.

Esto, recordando que también influye el tamaño de la turbina, pues mientras más grande, mayor su productividad; por lo que en caso de usar turbinas extremadamente eficientes –capaces de crear 4 MW de energía a su 40 por ciento de capacidad–, se necesitarían alrededor de 1.49 millones de turbinas para saldar el consumo global de electricidad. Así como las turbinas eólicas instaladas en mar, las cuales son capaces de generar tres veces más energía que las terrestres. 



Sólo existe una falla con la que tienes que aprender a lidiar, según el zen

Nada más que una falla podría estar provocando que no logres encontrar por dónde fluir.

Hay muchas razones por las cuales nos paralizamos ante la simple idea de fracasar y no poder lidiar con nuestras fallas. La ansiedad nos domina con sólo pensarlo. ¿Y si no se vuelve a presentar la oportunidad? ¿Qué tal que hago el ridículo? ¿Y si decepciono a alguien?

Los pensamientos persisten y se vuelven obsesivos cuando no sabemos cómo lidiar con ellos ni, por tanto, con las fallas. No podemos evitar intentar vislumbrar el futuro ―lo cual no es malo―, pero no lo hacemos de una manera previsora, más intuitiva, sino dando por hecho que sólo nos aguardan equivocaciones. Vamos a fallar, nos aseguramos. Nada volverá a ser igual.

como-lidiar-fallas-asumir-fracaso-filosofia-zen-problemas-88

Y entonces fallamos, porque la mente ―e incluso las posturas de nuestro cuerpo― pueden precondicionarnos a ello: liberar hormonas y neurotransmisores cuyo influjo en nuestro comportamiento es realmente poderoso.

¿Por qué no podemos fluir sin las ataduras del fracaso?

El maestro zen más importante de Occidente, Taisen Deshimaru, pensaba que el problema reside en que buscamos la libertad en el lugar equivocad. La libertad es la meta a la que todos aspiramos, pero para el maestro Deshimaru era claro que la ambición y el deseo llevan a los individuos, en la sociedad moderna, a fetichizar la libertad: a confundirla con cuestiones como el éxito personal.

Como es imposible alcanzar la libertad a la que refiere el zen mediante ambiciones materiales, es recurrente que nos encontremos frente al fracaso.

La verdadera libertad está en la mente [… ] Incluso cuando mis proyectos fallaran, incluso si toda mi misión fracasara, todavía tendría mi kolomo (ropaje) y mi cabeza rasurada, y podría dormir a un lado del camino.

Buscar la libertad más allá de la propia psique, la cual nos conecta con los otros y con el cosmos, es lo que nos conduce a un irracional miedo al fracaso. No quiere decir que debamos aislarnos para no fallar, sino que debemos construir lo que somos en el mundo material sobre un sólido trabajo subjetivo. 

Sólo así nos podemos dar cuenta de que la única falla importante que podemos cometer es creer que podemos fallar.

como-lidiar-fallas-asumir-fracaso-filosofia-zen-problemas-5

Porque en realidad fallar es algo tan relativo como el tiempo. Lo que percibimos como una falla tenemos que retomarlo como una oportunidad para reflexionar. Fallar debe servirnos para fortalecer la psique, y como un momento para redireccionar nuestras intenciones.

Ray Bradbury lo sintetizó lucidamente en su libro Zen in the Arts of Writing:

No deberías ver hacia atrás para concebir el trabajo que has hecho como una falla. Fallar es rendirse. Pero estás en el medio de un proceso en movimiento. Nada falla entonces. Todo sigue. El trabajo está hecho. Si es bueno, aprenderás de él. Si es malo, aprenderás aún mas. El trabajo hecho es una lección para ser estudiada. No hay falla a menos que uno se detenga.

Las fallas no existen: son sólo una ilusión que nos sirve de barómetro, que pueden ayudarnos a sobrevivir. Pero que sobre todo tienen que impulsarnos a seguir: a fluir.

*Imágenes: Anna Sudit



Atlanta se compromete a usar 100% energía renovable para el 2035

Pese al escepticismo en torno al cambio climático que ha rondado en los últimos meses en EE.UU., hay quienes deciden hacer un frente a esta situación.

En los últimos años numerosos sitios han apostado por la implementación de energías renovables a grandes escalas. Algunos ejemplos son Escocia y Chile, así como parques nacionales que funcionan con energías renovables de Tesla. Sin embargo aún queda trabajo que realizar a lo largo de las numerosas ciudades del mundo; en especial aquellas que tienen un alto impacto en relación la contaminación ambiental. 

Frente al impacto de la energía tradicional en el medio ambiente, Atlanta –en EE.UU.– lanzó una resolución que compromete al gobierno a desarrollar un plan para la transición de energía limpia. Esta resolución, introducida por el miembro del consejo Kwanza Hall,  pretende lograr que la energía solar y eólica provee la electricidad de toda la ciudad para el 2035. 

En palabras de Hall, “Sabemos que movernos hacia una energía limpia creará trabajos, limpiará el aire y el agua y reducir el costo de los residentes.” Lo ideal es lograr que Atlanta se convierta en la 27º ciudad de EE.UU. y la primera en el estado de Georgia, que goce del consumo de 100 por ciento energía renovable. 

 

 

 

Pese al escepticismo en torno al cambio climático que ha rondado en los últimos meses en EE.UU., hay quienes deciden hacer un frente a esta situación. Para Hall, quien es un creyente en la sustentabilidad, es importante dar a conocer la realidad sin propaganda falsa: es tiempo de cuidar al medio ambiente.