¿Cómo se comunican los árboles entre ellos?

“Los árboles son amigos. Se pueden ver cómo las ramas gruesas apuntan entre ellos, y así no bloquean la luz de sus compañeros.”

En su libro The Hidden Life of TreesLa vida oculta de los árboles–, Peter Wohlleben explica cómo los árboles se comunican entre mediante ramas gruesas: “Los árboles son amigos. Se pueden ver cómo las ramas gruesas apuntan entre ellos, y así no bloquean la luz de sus compañeros.” Además, de esta manera, las plantas se transmiten continuamente información entre sí así como entre otros organismos como los insectos. 

Parece ser que algunos de los químicos que liberan aromas como el de la humedad –por ejemplo– ayuda a decir a otras plantas que es indispensable prepararse para el ataque de ciertos insectos depredadores. Wohlleben califica estos olores como los gritos de auxilio. Inclusive, se encontró que cuando las plantas poseen alguna infección o han sido devoradas por un insecto, liberan en el aire una gama de moléculas volátiles para mandar esa información. Y así, con esos químicos alrededor, las plantas más cercanas de la misma especie –e inclusive de otras– se vuelven menos vulnerables al ataque, pues producen toxinas que las vuelven más difíciles de digerir. 

 

comunicacion-arboles-dos

Sin embargo, estos cambios no suceden inmediatamente pero los genes empiezan a activarse cada vez más rápido frente a una situación de riesgo. De modo que los químicos liberados por las plantas en una zona muy particular son ligeramente diferentes de aquellos que se liberaron en otra parte por la misma especie. Esto ha provocado que se crea que las plantas hablan, y que incluso mantengan su propio lenguaje –o al menos, acentos regionales–. 

 

Parece ser que estos signos comenzaron no como una manera de mandar información hacia otros árboles pero para mandar y recibir mensajes de manera rápida y eficiente hacia otras partes de la misma planta. Por ejemplo, las pestes o infecciones tienden a saltar de una rama a la otra que se encuentre más cercana –aún si se trata de ramas que se encuentran a varios metros de distancia–. 

Esto sucede porque estos signos pueden viajar a través del aire o directamente a través de las ramas. Una de las consecuencias de estos signos tan volátiles, sin embargo, es que otros árboles o plantas pueden “escuchar” casi inmediatamente el mensaje que se está transmitiendo. 

No obstante, no toda la información se transfiere mediante el aire; muchas de las veces, esta información sucede mediante una simbiosis con el fungi del suelo –los hongos y setas– que se encuentran en el suelo pero que sólo se expanden, como las conocemos, después de su reproducción sexual. Es como si los hongos fueran un tapiz de células que se expanden a través del suelo del bosque. De ese modo, los árboles pueden conseguir agua y otros nutrientes. 

 


TOP: los sorprendentes y múltiples beneficios de los árboles

No siempre comprendemos las razones por las que un árbol, aunque sea muy pequeño, es importante para nuestra existencia

Numerosos artículos hablan acerca de la importancia de los árboles, de las razones y métodos para cuidarlos, entre otros. Se habla de que el planeta está sin recursos naturales, sufriendo del exceso de gases metanos que contaminan al medio ambiente. Se enfatiza en la contención educativa para el bienestar del medio ambiente. Sin embargo, no siempre comprendemos las razones por las que un árbol, aunque sea muy pequeño, es importante para nuestra existencia:

Los árboles combaten el efecto del gas invernadero. Los árboles absorben el dióxido de carbono (CO2), removiendo el carbón y liberando el oxígeno en el aire.

Los árboles limpian el aire al absorber olores y gases contaminantes filtrando partículas del aire, a las cuales atrapan con sus plantas.

Los árboles brindan oxígeno.

Los árboles ambientan las calles y la ciudad.

Los árboles conservan energía. Al colocar árboles de manera estratégica, se puede reducir el aire acondicionado hasta en un 50%.

Los árboles cuidan el agua a través de la evaporación. La mayoría de los árboles nuevos necesitan sólo 15 galones de agua a la semana.

Los árboles previenen la contaminación del agua.

Los árboles previenen la erosión del suelo.

Los árboles protegen a los niños de los rayos ultravioleta.

Los árboles brindan comida.

Los árboles sanan síntomas de trastornos emocionales, así como de fatiga mental.

Los árboles reducen el riesgo de violencia.

Los árboles marcan las temporadas del año.

Los árboles crean oportunidades económicas.

Los árboles son maestros y compañeros de juego.

Los árboles proveen diversidad, uniendo a las personas.

Los árboles otorgan unidad a la humanidad.

Los árboles incrementan los valores de las propiedades.

Los árboles brindan madera.



Sencillos consejos para cuidar los árboles urbanos

La arboricultura moderna ofrece una serie de prácticas rutinarias para mejorar las condiciones de los árboles, así como sus infalibles beneficios al ambiente

Árboles plagados de chicles, invadidos de basura o simplemente muertos; estas son algunas de las imágenes que cualquier transeúnte puede observar a lo largo de su jornada. A pesar de que los árboles son proveedores de vida, la mayoría de ellos que se encuentra dentro de la infraestructura urbana sufre de contaminación del suelo, agua y aire, así como de la inaccesibilidad de los mismos. Se altera su medio ambiente a través de la modificación del drenaje, iluminación, clima y trato de los habitantes, entre otros. 

La arboricultura moderna ofrece una serie de prácticas rutinarias para mejorar las condiciones de los árboles, así como sus infalibles beneficios al ambiente. 

A fin de generar un cuidado adecuado de estos seres vivos, se necesita tomar en consideración que los árboles jóvenes cuentan con menos de 5 años de plantados, mientras que los maduros son los que llevan más de 5. 

Cada uno de estos seres necesita una apropiada aireación del suelo, es decir, un lugar que permita la circulación del aire y agua al interior del sistema de las raíces. De acuerdo con Árboles y Jardines: “debe dejarse libre 30cm a nivel alrededor del tronco, sin removerse, ni hacer cajeta, ni amontonar suelo, ni colocar pasto u otras plantas, tampoco regarse. El resto de la superficie libre bajo la copa debe aflojarse con el empleo de un pico, golpeando sin que la punta penetre muy profundamente”. Cuando el árbol se encuentra en una zona cubierta de pavimento o pasto, puede seguirse el mismo procedimiento pero antes de la temporada de lluvias. 

A continuación puedes hacer uso de fertilizantes orgánicos para regular la composición química del suelo. Es recomendable aplicar entre 1 y 2kg por cada 100m2 de superficie (debajo de la copa). Se recomienda hacerlo a principios de la primavera. 

Fotografía principal: Christian y Sergio Velasco / Flickr