¿Burger King dejará de usar jaulas para sus animales en América Latina?

De acuerdo con la investigación de Liga Animal Latina y Caribeña, Burger King América Latina y el Caribe usa millones de jaulas en batería para sus gallinas en producción

Hace aproximadamente un año, numerosas organizaciones de protección animal de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras y México, lanzaron una campaña con el objetivo de presionar a la empresa de comida rápida Burger King que deje de vender alimentos provenientes de animales forzados a pasar sus vidas enteras encerrados en jaulas. Esta iniciativa se inspiró en la medida de EE.UU., en la que se adoptó una política para asegurarse que todo el huevo y cerdo utilizados provinieran de productores libres de jaulas en baterías y de gestación. 

De acuerdo con la investigación de Liga Animal Latina y Caribeña, Burger King América Latina y el Caribe usa millones de jaulas en batería para sus gallinas en producción: “Las jaulas en batería son jaulas de malla de metal utilizadas para confinar de 5-10 gallinas, tan pequeñas que los animales apenas pueden caminar o estirar sus alas. Cada gallina tiene un espacio equivalente a una hoja tamaño carta donde pasa toda su vida.” Mientras que las cerdas madres son inmovilizadas en jaulas de gestación, “recintos de metal que son casi del mismo tamaño que el cuerpo de cada animal para que no puedan caminar o darse la vuelta.”

burger-king 

Por ello, tanto las organizaciones como los consumidores decidieron hacer un llamado de oposición a la crueldad animal, principalmente hacia los animales que originan los alimentos. Fue así que esta serie de organizaciones ONG, como la Liga Animal Latina y Caribeña, realizaron una petición en Change.org para exigir que Burger King en Latinoamérica y el Caribe deje de usar las jaulas en sus animales. 

Entre las ONGs más activas en el movimiento fue: Asociación Para La Defensa de Los Derechos del Animal – ADDA (Argentina), Fórum Nacional de Proteção e Defesa Animal (Brasil), Unión Amigos de los Animales (Chile), Proyecto ALA – Animales Latino América (Colombia), Protección Animal Ecuador (Ecuador), Arani (El Salvador), Paz Animal Guatemala (Guatemala), Sociedad Animalista de Honduras y Koncientizando (Mexico).

Frente a esto y un año después, Burger King declaró el fin del uso de las jaulas en América Latina. La empresa anunció una nueva política en su sitio Restaurant Brands International  en donde declara que el suministro de carne será libre de jaulas en esa región. Esto quiere decir que, hasta 2025, millones de gallinas y cerdas no pasarán más su vida en jaulas en las que apenas puedan moverse; de manera que puedan realizar una serie de comportamientos naturales, sin sufrimiento ni encierro. 

Habrá que realizar una mayor investigación que facilite una mayor información sobre esta nueva política; principalmente en relación con el trato dado hacia los animales y la nueva climatización que se brindará a las granjas de donde provendrá la comida de Burger King. 

 



¿Hay más microbios en la Tierra, o estrellas en la galaxia?

¿Pensar en grande o en pequeño? ¿Qué será más infinito?

Vivimos en grupos conectados entre sí; dependemos unos de otros para la supervivencia, e incluso mantenemos la comunicación con el otro como una de las cualidades más características de nuestra especie. Estos lazos también obedecen a un orden en la naturaleza. Su ritmo y sintonía se construye dentro una hipérbole narrada por el cosmos, y cuando no encuentra un ritmo, las consecuencias son desdichadas.  

Este pensamiento cosmológico nos remite a la idílica correspondencia del macrocosmos y el microcosmos, algo así como el espejo del universo, que no se limita a replicar su reflejo en diferentes tamaños. La vida de una persona Así, uno puede encontrar que, hay tantas estrellas en nuestro universo como granos de arena en el océano de nuestro planeta.

Una afirmación de tan precisas magnitudes no podría ser menos que poesía, y si usted quiere, una lección de vida. 

Hasta hace no mucho, la mente humana creía haber registrado todas las especies del planeta, calculando unas 10 millones. Pero esto es falso, puesto que dicha cantidad sólo contabiliza al mayor numero de especies “visibles” en nuestro mundo. Incluso los biólogos de toda la orbe tienen la certeza de que siempre podrán descubrir una especie nueva, pues la cantidad de seres animados es infinita. 

Para asegurar con más firmeza lo anterior, hoy nos aventuramos al azaroso, oculto y sofisticadísimo microcosmos natural, el de los microorganismos. Ya de por sí, la palabra augura un gran complejo.

Bacterias, protozoos, hongos y algas dominan el mundo. Se trata de la forma de vida más abundante en la Tierra, algunas sugerencias científicas se arriesgan a sumar a la lista de especies algunos de estos seres, contabilizando al menos 1 billón de especies en total. Pero, desde hace más de dos décadas, los microbiólogos han empezado a contabilizar a estos seres por medio de ADN extraído del océano, de las plantas, o la tierra. El supuesto más acertado hoy en día para la ciencia es que, existe aproximadamente 1 nonillón de micro especies distintas, una cantidad incalculable para el tiempo de vida humano, de no ser porque le hemos puesto un nombre. 

Dicho también de otra forma, existen más microbios en la tierra que estrellas en la Vía Láctea.

Pues tan sólo se han calculado entre 200,000 millones y 400,000 millones de estrellas.

El ejemplo de algunos estudiosos, para entender lo anterior, es que tan sólo el phylum (o categoría) bacteriano al que pertenece el ser humano, el Chordata, abarca unas 65,000 especies de animales más, que poseen una varilla esquelética, y que incluye mamíferos, peces, anfibios, reptiles, pájaros y tunicados. Esto quiere decir que tan sólo una de los 8 clasificaciones taxonómicas puede abarcar un sin número de especies distintas entre sí.    

No podemos dimensionar el número de especies microbianas que existen, y tampoco tenemos el tiempo suficiente para observar la cantidad de vida que puede brotar de cada una de ellas. De lo que sí estamos seguros, es que la vida de nuestro planeta aflora tantas posibilidades como Big Bangs en el Universo, y esa relación, como demuestra la correspondencia macro y micro cosmos, se puede trasladar a todas las dimensiones de la vida. 

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora y música. Coordinadora editorial en Ecoosfera. Le interesa utilizar la información para construir conciencias.


McDonald’s, KFC y Burger King, con residuos fecales en sus bebidas frías

De acuerdo con el departamento gubernamental que establece los estándares de inocuidad en el Reino Unido, Defra, estos niveles de contaminación fecal no debería estar presente en las aguas usadas para el consumo humano.

Hace un mes, el programa de la BBC, Watchdog, liberó un capítulo sobre muestras de residuos fecales en las bebidas frías de tres multinacionales cafetaleros en Reino Unido. Ahora, como dando continuidad al tema, el programa televisivo volvió a encontrar bacterias fecales en los hielos de McDonald’s, Kentucky Fried Chicken –KFC– y Burger King del mismo país. 

Las muestras de 10 empresas con sucursales en Reino Unido, revelaron la presencia de esta bacteria conocida como coliforma fecal en tres muestras de McDonald’s, seis de Burger King y siete de KFC. De esas muestras, cuatro de Burger King y cinco de KFC con niveles “significativos” de dicha bacteria. 

 

De acuerdo con el departamento gubernamental que establece los estándares de inocuidad en el Reino Unido, Defra, estos niveles de contaminación fecal no debería estar presente en las aguas usadas para el consumo humano. En palabras de Tony Lewis, encargado del sector de educación en Chartered Institute of Environmental Health, “Es extremadamente preocupante. Cuando encontramos estos números en las muestras, se tiene que dirigir hacia las personas que hacen el hielo, que manejan el huelo, y que están transferiéndolos a los clientes de las bebidas. Y también se tiene que dirigir a la potencial falla higiénica de las máquinas mismas: ¿se están manteniendo limpias?”

 

Frente a estos resultados, McDonald’s anunció al respecto: “Es bueno saber que Escherichia coli –E. coli–, la bacteria que se considera el indicador más preciso de contaminación fecal, no se encontró en ninguna de las muestras de hielo de los restaurantes de McDonald’s. Se encontraron en bajos niveles otros tipos de indicadores de bacterias, coliformes y enterococci. Estos pueden usarse como un gravamen de la higiene del agua, pero como se distribuyen ampliamente en el ambiente natural, no son indicadores confiables de riesgos potenciales para la salud.” Mientras que KFC expresó estar “impactado y extremadamente decepcionado” por los resultados, estableciendo nuevos y más estrictos procesos de inocuidad  en cada uno de sus productos. 

Más en Ecoosfera

Café chatarra: estos son los cafés de cadenas rápidas que más engordan