5 tips para empezar a meditar los lunes en la mañana

En el caso que estés comenzando en el arte de la meditación, estos consejos te ayudarán a comenzar el día con esta práctica.

Es lunes. Debemos salir de cama para enfrentar el mundo laboral o escolar. Y quizá, eso nos provoca una dosis de ansiedad, depresión o estrés. Por lo que es importante aprender nuevos métodos que nos faciliten regular y dominar estas emociones negativas, y así comenzar la semana con motivación y equilibrio. Hacer ejercicio, tener un desayuno saludable y meditar, son sólo algunas de las actividades básicas para disfrutar de un lunes. 

En el caso que estés comenzando en el arte de la meditación, estos consejos te ayudarán a comenzar el día con esta práctica: 

– Encuentra el método adecuado para ti. Ya sea que tengas la atención fija en un punto –como la respiración–, imaginarse la luz de una vela o prestar atención a las sensaciones corporales, cualquier método que te funcione a meditar será el adecuado. En caso que los pensamientos continúen, regresa a enfocar tu atención en lo que funcione. 

tumblr_o7fw0mxt9m1rpuv3wo1_1280

 

– Descubre tu lugar. Ese espacio en el que te sientas cómodo para sólo estar, es el indicado. Quizá sea una esquina del sofá o un espacio en el suelo de la recámara, sólo elige uno en el que te sientas realmente cómodo. 

aprender a meditar lunes las mañanas

– Pasa tiempo en ese lugar para decorarlo como tu espacio personal. Usa velas, imágenes, objetos o plantas. Es tu espacio y sólo tú puedes decorarlo a tu gusto. 

aprender a meditar lunes las mañanas

– Siéntate, derecho, en ese lugar. Cuando te sientas ahí, mantén tu espina erecta para facilitar la meditación. Y si lo haces regularmente, ese sitio te brindará sensaciones positivas, tanto que te darán ganas de hacerlo de nuevo.  

tumblr_o2pyity6vy1t2ostso1_250

– Al despertar, medita. Permite que lo primero que hagas cada mañana sea despertar –antes incluso de revisar las redes sociales, leer las noticias o hacer el café. Aprenderás que se trata de un pequeño regalo de cada mañana. Incluso, acompaña la meditación con una serie de estiramientos sencillos. 

aprender a meditar lunes las mañanas



Escucha el silencio: hacks para lograrlo

Según la sabiduría budista, lograr el silencio no implica que deje de haber ruido a tu alrededor.

La vida en un monasterio budista es diametralmente opuesta a la nuestra: repleta de rituales cotidianos que se comparten en silencio y que permiten contemplar al yo. Las meditaciones empiezan muy temprano, aunque en algunos templos lo primero que se hace es el soji: una tarea de limpieza para ordenar al mismo tiempo los espacios vitales y la mente, que se hace en silencio y con sumo respeto.

Así, muchas de las horas durante la vida de un monje transcurren en silencio, y no sólo durante la meditación. Porque la quietud sonora permite contemplarse a sí mismo, mirar hacia adentro con calma y sin distracciones, aun –o más todavía– cuando se está realizando una tarea cotidiana. Esto tiene beneficios espirituales, pero también neuronales, pues el silencio promueve el desarrollo de nuevas células en el cerebro, entre muchas otras bondades para el organismo.

Paradójicamente, estar en silencio se vuelve una manera de escuchar.

escuchar-el-silencio-budismo-beneficios-como-meditar
Larm Rmah

Saber escuchar el silencio: en eso consisten las enseñanzas del Surangama Sutra, uno de los métodos budistas para alcanzar la iluminación. Una de sus prácticas es la llamada penetración perfecta mediante la escucha. Según el maestro dharma Hsin Tao, esta práctica consiste en no escuchar palabras ni conceptos, sino el silencio.

Escucha el sonido del no sonido. Todo está quieto. Escucha la quietud interna y externa.

Esto se puede lograr en un paisaje sonoro tan ruidoso como el de las olas chocando contra las piedras de la costa. O incluso, en un espacio urbano. La cuestión es poder convertir el sonido de estos entornos en silencio: eliminar el sonido de lo que se escucha.

Sólo tienes que escuchar sin generar ataduras. Ni al sonido, ni al silencio, ni tampoco a lo que hay entre los dos. Se trata de no sujetarnos a nada. Así, lo que escuchemos no se volverá un objeto en nuestra mente, ni tampoco el silencio, que por buscarlo con desesperación se puede tornar un monólogo incesante en nuestra mente.

Dice el maestro Hsin Tao que de esta forma, logramos vaciar la conciencia.
Así escuchamos el silencio que nos ilumina.

escuchar-el-silencio-budismo-beneficios-como-meditar

Lograrlo, por supuesto, no es sencillo. Pero podemos intentar practicar el silencio, como los monjes budistas, en tareas cotidianas. Evitar hablar o escuchar música, y sólo seguir los sonidos que produzca nuestra actividad, o lo que nos esté rodeando. Dejarnos llevar por ellos, sin ataduras, y ver a dónde nos conducen.

Adicionalmente, Hsin Tao tiene su propio método de cuatro pasos basados en enseñanzas del budismo zen y el vipassana, método que publicó en su libro The Way of the Heart, y que consiste en detener la dispersión de la mente y poder mirar la quietud de nuestro corazón y nuestra mente.

 

4 pasos para escuchar el silencio

1. Toma siete respiraciones profundas

Siéntate derecho con la barbilla ligeramente metida, los ojos parcialmente abiertos (para evitar soñar despierto) y la boca cerrada. Respira profundamente desde el dantian, el centro de energía ubicado justo debajo del ombligo. Con cada inhalación, ten en cuenta el aire que pasa a través de tu garganta y cómo pasa a través de la nariz con cada exhalación. Este proceso nos ayuda a respirar energía fresca, conocida como chi, y expulsar la energía obsoleta.

 

2. Mueve la atención de los ojos a la nariz, la boca y el corazón

Este paso está especialmente dirigido a detener o controlar la mente inquieta, que es como un mono que nos resulta muy difícil de controlar. Comienza moviendo suavemente tu atención de los ojos a la zona debajo de la nariz donde estás inhalando y exhalando. Déjala reposar ahí por un tiempo.

A partir de ahí, traslada la atención a la boca. Finalmente, cambia tu atención de tu boca a tu corazón. Trata de no contener pensamientos o imágenes. Nuestro corazón espiritual está vacío; no tiene forma o tamaño. Una vez hecho esto, comienza de nuevo desde los ojos. Repite siete veces.

 

3. Observa la respiración

Inhala y exhala naturalmente mientras fijas la atención y la trasladas, de la mente inquieta que es como un mono, a la respiración. Cuando alcanzas el estado donde “el mono” ya no se siente atado por la respiración, sino que disfruta de permanecer allí, entonces has llegado a la etapa en la cual puedes parar. Tu conciencia es suave y clara ahora, se vuelve una con la respiración.

escuchar-el-silencio-budismo-beneficios-como-meditar
Ratnesh Rai

 

4. Escucha el silencio

Mientras que los tres pasos anteriores están destinados a detener la mente errante, dejándola descansar sobre la respiración, el cuarto paso de la escucha consiste en mirar.

Prepárate: comienza a relajar las orejas, cabeza, cuello, hombros y cada célula del cuerpo. Deja que todo el cuerpo se calme por completo. Cuando escuches sonidos desde el exterior, como una voz humana o el sonido de un automóvil que pasa, escúchalos como el sonido del silencio. Cuando te dices a ti mismo que los sonidos de distracción son silenciosos, se vuelven así. Sin embargo, si te dices que son ruidosos e inquietantes, eso es lo que serán.

Sigue escuchando el sonido del silencio en todo, manteniéndote completamente relajado. Escucha el silencio en las montañas y ríos, la gran tierra ancha, el cielo. Eventualmente, todo el universo caerá en un profundo silencio. Percibe ese mismo profundo silencio en ti mismo.

En este estado, no hay sonido alguno, y cuando escuchas, escuchas el sonido de ningún sonido. Cada pensamiento vuelve al silencio y se aquieta. Al practicar esta técnica es importante no forzar nada cuando se escucha, sino permanecer relajado y escuchar de forma natural. En última instancia, es nuestra conciencia unificada con el vacío lo que realmente está escuchando el silencio. “Ser consciente del silencio” y “ver el silencio” son lo mismo. ¿Quién es consciente del silencio? ¿Quién ve el silencio? Es nuestra naturaleza iluminada la que está consciente y ve.

El siguiente paso en la práctica es permanecer en la claridad del silencio, y una vez que sepas cómo hacerlo, el último paso es iluminar tu propia mente al ver su verdadera naturaleza. Puede llevar bastante tiempo llegar a estas etapas, pero si mantienes tu conciencia del silencio, finalmente lo alcanzarás. Practicar lenta y constantemente es muy importante. Cuando sientas que tu mente comienza a vagar nuevamente mientras escuchas el silencio, regresa al paso 2 y concéntrate en el movimiento de los ojos a la nariz y la boca al corazón, sin pensamientos ni imágenes en tu corazón.



Los beneficios de la meditación se quedan contigo hasta por 7 años

Esta práctica trasciende el tiempo que pasas inmerso en ella.

Meditar es una práctica que impacta inmediatamente en nuestra psique y cuerpo: en cuanto cerramos los ojos y nos dejamos llevar por los caminos de la meditación, un nuevo e inusitado mundo se abre ante nosotros. Transitar dichos caminos es, sin duda, una forma de vivir el momento y de alcanzar rápidamente estados de paz interior que en el ajetreo cotidiano suelen ser inaccesibles para nosotros.

meditacion beneficios estudios-23
Foto: Hayden Williams

Sin embargo, en un estudio reciente realizado a 60 voluntarios se comprobó que la meditación es más que mera inmediatez: sus portentosos beneficios a la salud pueden permanecer años con nosotros.

Los investigadores de la Universidad de California encargados de este estudio ya habían comprobado, en el 2007, que el mejor rendimiento cognitivo que proporcionan las sesiones de meditación constantes –específicamente, de meditación mindfulness– dura hasta por 3 meses. Dando seguimiento a dicho resultado, los investigadores confirmaron ahora que este tiempo se extiende hasta por 7 años.

meditacion-beneficios-duracion-meditar-salud

En ambas investigaciones quedó clara una cosa: no sólo los beneficios cognitivos de la meditación permanecen más allá del momento de meditar, sino que una práctica constante mantiene las funciones del cerebro en un estado óptimo durante toda la vida. De esta manera, se pueden prevenir todo tipo de enfermedades y tener mayor salud incluso en edades avanzadas.

 

En cuanto salgo de mi sesión de meditación siento que el mundo me devora otra vez… ¿por qué?

Si ya practicas o has practicado meditación, puede ser que hayas sentido que la paz que te proporciona una sesión se desvanece rápidamente. Lo cierto es que nada puede hacer desaparecer el estrés, la ansiedad o la fatiga de manera definitiva: precisamente por eso, la meditación es una práctica que demanda constancia y disciplina.

meditacion beneficios estudios-

No obstante, los participantes del estudio mencionado dijeron sentir también una mejora en la habilidad para manejar el estrés, y una menor tendencia a la depresión. Esto podría ser vital para combatir ciertas condiciones como la depresión, que padece por lo menos el 5% de los latinoamericanos, muchos de los cuales no están bajo tratamiento. Ahora bien: aunque lo estuvieran, el problema es que los fármacos antidepresivos suelen dejar de surtir efecto con el tiempo y generan una gran dependencia. Contrario a ello, la meditación es una fuente inagotable de bienestar que jamás pierde su poder.

Si a partir de investigaciones como esta –entre otras que ya han comprobado los beneficios de la meditación– la comunidad médica mundial comienza a tomar más en serio prácticas como el tao o el mindfulness, no cabe duda de que la salud colectiva mejorará como nunca antes.

 

* Imágenes: 1) CC; 2) Flickr Ian Burt; 3) Xataka