“Antes que sea tarde”, ve aquí el nuevo documental de Leonardo DiCaprio y Nat Geo

Antes que sea tarde (2016), se estrenará en 171 países y en 45 idiomas.

El pasado 27 de octubre, Leonardo DiCaprio anunció el lanzamiento de su nuevo film: el domingo 30 de octubre a las 20h en el sitio web y redes sociales de National Geographic, así como otros canales de videos y entretenimiento visual. Se trata del documental Antes que sea tarde (2016), el cual se realizó durante tres años, en conjunto con la revista internacional National Geographic y bajo la producción ejecutiva de Martin Scorsese. El tema principal es el cambio climático y sus consecuencias en el planeta. 

Antes que sea tarde (2016), se estrenará en 171 países y en 45 idiomas. Esto es con el objetivo de que el film llegue al mayor número de personas y así generar una toma de consciencia globalizada; en especial sobre temas como la extinción de especies en peligro, de ecosistemas y comunidades autóctonas de todas partes del mundo, entre otros. De manera que el espectador pueda ser testigo de la gravedad de la crisis ambiental que causa el cambio climático en diferentes partes del planeta. 

Este largometraje se realizó mediante investigaciones y entrevistas de diferentes sectores de la sociedad: desde líderes de países desarrollados como trabajadores de naciones en vías de desarrollo. Entre los entrevistados destacan el presidente de EE.UU., Barak Obama, el expresidente de EE.UU., Bill Clinton, el secretario de estado de Estados Unidos John Kerr, el secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki-moon y al Papa Francisco, investigadores de la NASA de primera línea, conservacionistas forestales, respetados científicos, líderes comunitarios y activistas ambientales.

Frente a esto, DiCaprio sentenció en el anuncio de Antes que sea tarde (2016): 

El cambio climático es el mayor peligro que enfrenta nuestro planeta. Debemos trabajar juntos como una voz colectiva para exigir acciones drásticas ya. Nuestra supervivencia depende de ello. Este documental traduce los síntomas y las soluciones del cambio climático antes de que la información sea distorsionada, como pasa muy a menudo, por aquellos que tienen un interés económico en la producción de combustibles fósiles.

Por su lado, Fisher Stevens, director y productor del film, comentó: 

Si uno pudiera saber la verdad sobre el daño que ya le hemos hecho al plantea y cuánto tiempo nos queda para encontrar soluciones antes de que todo el ecosistema colapse, ¿querría saberla? Ya no podemos hacer la vista gorda sobre este problema y esperar que se solucione por sí solo. Tengo la esperanza de que este documental sea un llamado de atención sobre el destino inexorable que nos espera si no actuamos. 

Aquí te compartimos el proyecto en el que colabora Leonardo DiCaprio, Matin Scorcesse, Fisher Stevens y National Geographic:  



¿Hay más microbios en la Tierra, o estrellas en la galaxia?

¿Pensar en grande o en pequeño? ¿Qué será más infinito?

Vivimos en grupos conectados entre sí; dependemos unos de otros para la supervivencia, e incluso mantenemos la comunicación con el otro como una de las cualidades más características de nuestra especie. Estos lazos también obedecen a un orden en la naturaleza. Su ritmo y sintonía se construye dentro una hipérbole narrada por el cosmos, y cuando no encuentra un ritmo, las consecuencias son desdichadas.  

Este pensamiento cosmológico nos remite a la idílica correspondencia del macrocosmos y el microcosmos, algo así como el espejo del universo, que no se limita a replicar su reflejo en diferentes tamaños. La vida de una persona Así, uno puede encontrar que, hay tantas estrellas en nuestro universo como granos de arena en el océano de nuestro planeta.

Una afirmación de tan precisas magnitudes no podría ser menos que poesía, y si usted quiere, una lección de vida. 

Hasta hace no mucho, la mente humana creía haber registrado todas las especies del planeta, calculando unas 10 millones. Pero esto es falso, puesto que dicha cantidad sólo contabiliza al mayor numero de especies “visibles” en nuestro mundo. Incluso los biólogos de toda la orbe tienen la certeza de que siempre podrán descubrir una especie nueva, pues la cantidad de seres animados es infinita. 

Para asegurar con más firmeza lo anterior, hoy nos aventuramos al azaroso, oculto y sofisticadísimo microcosmos natural, el de los microorganismos. Ya de por sí, la palabra augura un gran complejo.

Bacterias, protozoos, hongos y algas dominan el mundo. Se trata de la forma de vida más abundante en la Tierra, algunas sugerencias científicas se arriesgan a sumar a la lista de especies algunos de estos seres, contabilizando al menos 1 billón de especies en total. Pero, desde hace más de dos décadas, los microbiólogos han empezado a contabilizar a estos seres por medio de ADN extraído del océano, de las plantas, o la tierra. El supuesto más acertado hoy en día para la ciencia es que, existe aproximadamente 1 nonillón de micro especies distintas, una cantidad incalculable para el tiempo de vida humano, de no ser porque le hemos puesto un nombre. 

Dicho también de otra forma, existen más microbios en la tierra que estrellas en la Vía Láctea.

Pues tan sólo se han calculado entre 200,000 millones y 400,000 millones de estrellas.

El ejemplo de algunos estudiosos, para entender lo anterior, es que tan sólo el phylum (o categoría) bacteriano al que pertenece el ser humano, el Chordata, abarca unas 65,000 especies de animales más, que poseen una varilla esquelética, y que incluye mamíferos, peces, anfibios, reptiles, pájaros y tunicados. Esto quiere decir que tan sólo una de los 8 clasificaciones taxonómicas puede abarcar un sin número de especies distintas entre sí.    

No podemos dimensionar el número de especies microbianas que existen, y tampoco tenemos el tiempo suficiente para observar la cantidad de vida que puede brotar de cada una de ellas. De lo que sí estamos seguros, es que la vida de nuestro planeta aflora tantas posibilidades como Big Bangs en el Universo, y esa relación, como demuestra la correspondencia macro y micro cosmos, se puede trasladar a todas las dimensiones de la vida. 

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora y música. Coordinadora editorial en Ecoosfera. Le interesa utilizar la información para construir conciencias.


¿Qué efectos tuvo el tweet de Leonardo Dicaprio a favor de la vaquita marina?

El ganador del Oscar, Leonardo Dicaprio, solicitó por su cuenta de Twitter, con el apoyo de World Wildlife Fund, al presidente mexicano Enrique Peña Nieto, salvar a la vaquita marina de su extinción.

A principios del mes de mayo del 2017 se dio a conocer que sobrevivían sólo 30 ejemplares de la vaquita marina, una especie que sólo habita en los mares mexicanos. Tanto ONG’s como expertos sobre la conservación de la biodiversidad aún no logran comprender cómo se redujo su población pese a la dedicación y esfuerzos realizados a lo largo de los últimos años; incluso se realizaron numerosas propagandas para generar consciencia a la población y hacer un llamado a las autoridades con el fin de prevenir la extinción de la vaquita marina.

Sin embargo, ¿faltaba un personaje público como estandarte para que los medios, las autoridades y la población volteara a ver la urgencia de la vaquita marina? Ese fue el caso cuando el ganador del Oscar, Leonardo Dicaprio, solicitó por su cuenta de Twitter, con el apoyo de World Wildlife Fund, al presidente mexicano Enrique Peña Nieto, salvar a la vaquita marina de su extinción. Su remitente tardó tan sólo un día en responderle para dejar en claro que el país estaba poniendo “todos sus esfuerzos para prevenir la extinción de la especie”.

Las principales causas de la desaparición de más del 90 por ciento de la población se relacionan con la caza ilegal por parte de barcos chinos, los cuales lanzan las redes en búsqueda de la totoaba, capturan a la vaquita y la dejan fallecer al no considerarlas valiosas. En el 2015 se lanzó una prohibición de la pesca ilegal en esta zona de refugio, no obstante su fecha de vencimiento pasó en abril del 2017. ¿Qué queda por hacer?

El gobierno mexicano ha brindado un apoyo abierto al grupo de investigación llamado CIRVA –Committee for the Recovery of the Vaquita– para prevenir la extinción de esta especie. Desgraciadamente, y pese a los esfuerzos de reeducación a la población pesquera, no se ha podido poner bajo refugio a ninguna vaquita marina: la muerte ya las alcanzó antes. Por mientras, de acuerdo con la publicación en Twitter de Enrique Peña Nieto, el gobierno tiene más de “300 marinas, 15 botes y varios sistemas aéreos vigilando el hábitat de la vaquita, y las zonas de protección se han expandido tres veces más del original.” 

No obstante, el grupo de conservación Sea Shepherd, el cual también ha estado patrullando la zona, continúa observando constantes barcos chinos en búsqueda de totoaba y encontrando vaquitas marinas muertas flotando en los mares.

Para más información: 

Sólo quedan 30 ejemplares de la vaquita marina

Salvemos a la vaquita marina