Esto es lo que pasa en tu cuerpo cuando bebes agua con el estómago vacío

Al regresar a lo básico, sin bebidas con sabores artificiales ni azúcares, estamos siendo capaces de brindarle las herramientas para un funcionamiento óptimo.

Si el 70 por ciento del cuerpo es agua, es importante comprender que esta sustancia es realmente vital para el cuerpo humano. De modo que al privarlo, puede tener efectos a corto, mediano y largo plazo. Como por ejemplo, en caso de no hidratar constantemente el cuerpo –con agua simple–, a futuro se puede sufrir de artritis reumatoide, migrañas, angina, colitis, dispepsia, hipertensión, obesidad, hemorroides, cáncer de mama, tuberculosis pulmonar, piedras en los riñones, sinusitis e incluso cáncer uterino. 

 

Es decir que al regresar a lo básico, sin bebidas con sabores artificiales ni azúcares, estamos siendo capaces de brindarle las herramientas para un funcionamiento óptimo. En especial cuando se bebe agua simple al despertar, con el estómago vacío e incluso sin habernos lavado los dientes. Esto tendrá efectos sorprendentes en el cuerpo. Por ejemplo, los pacientes con presión alta y diabetes encontraron una mejoría en tan sólo 30 días; los que sufrían de constipación y gastritis, en 10; y los de tuberculosis, en 90. 

Beber agua, regresar a al fuente de vida, tiene múltiples beneficios. En Ecoosfera hemos enumerado ocho beneficios de beber agua simple cada mañana

– Ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo. Durante la noche, el cuerpo se encarga de reparar la actividad diurna, capturando todas las toxinas en el cuerpo; de modo que al beber agua con un estómago vacío en las mañanas, se está limpiando el cuerpo de estas toxinas del día anterior. Además, beber agua ayuda a la producción de células musculares y sanguíneas. 

– Mejora el metabolismo. Beber agua con el estómago vacío incrementa el ritmo metabólico hasta en un 24 por ciento. Esto es especialmente importante para las personas en dietas o con algún trastorno en el sistema digestivo. Beber agua al despertar ayuda, además, a purificar el colon y a facilitar la absorción de nutrientes. 

– Apoya durante el proceso de perder peso. Al liberar las toxinas cada mañana con un vaso de agua, hay una mejoría significativa en el sistema digestivo; lo cual, ayuda a sentir menos hambre y antojos a lo largo del día. 

– Alivia la indigestión y dolores causados por el ácido estomacal. El reflujo en el estómago puede provocar numerosos malestares, los cuales pueden dominarse al beber agua cada mañana con el estómago vacío. Principalmente porque el agua se encarga de no sólo empujar hacia abajo el ácido, también de diluirlo. Aquí lee remedios caseros para el reflujo.

– Mejora la complexión y el brillo de la piel. La deshidratación causa arrugas prematuras y poros abiertos; por lo que beber agua con el estómago vacío al despertar, incrementa el flujo sanguíneo en la piel y hace que la piel tenga un brillo especial. Además, al beber más agua durante el día, ayudas a que el cuerpo se libere de toxinas y eso provoca que la piel esté más radiante. 

– Hace que el cabello se vea más suave, saludable y con brillo. La deshidratación puede tener un impacto serio en el crecimiento del cabello, por lo que beber agua con el estómago vacío puede mejorar la calidad del cabello durante el crecimiento. 

– Previene piedras en el riñón e infecciones en la vesícula. Al beber agua en las mañanas, se diluyen los ácidos que pueden provocar las piedras en los riñones. Mientras más agua se beba –con un límite saludable–, el cuerpo estará más protegido de varios tipos de infecciones causadas por las toxinas. 

– Fortalece el sistema inmunológico. Principalmente al sistema linfático, el cual se encarga de regular los niveles de inmunidad y de protegernos de varias infecciones ambientales. 

 

 

 

 

 

 

 



El agua proviene del espacio exterior y es más antigua que el sol y la luna

El agua habría llegado a la Tierra en forma de hielo, mucho antes que la luna se formara y el sol se enfriara.

El astrónomo Carl Sagan decía que la Tierra es “un pálido punto azul” en un rincón perdido de la Vía Láctea. Ese azul característico de nuestro planeta se debe al 70% de agua que lo conforma. Pero, aunque parezca increíble, los científicos aún no saben a ciencia cierta de dónde vino el agua, o incluso si es que el agua es nativa del planeta Tierra.

Una de las últimas teorías al respecto afirma que “nuestra” agua en realidad llegó en forma de hielo, a bordo de asteroides que colisionaron contra el naciente planeta Tierra durante el eón Hádico en la primera fase de la era Precámbrica, hace unos 4.6 mil millones de años.

Esto implicaría que el agua de la Tierra es más antigua que el sol de nuestro sistema solar.

La autora de esta teoría es la doctora Natalie Starkey, geoquímica de la Universidad de Edimburgo y de la Open University, quien describió en un nuevo artículo de la prestigiosa revista New Scientist la investigación que llevó a cabo con muestras del núcleo y el manto terrestres.

agua-origen creacion donde viene espacio

Según Starkey, las rocas del centro de la Tierra contienen pequeñas bolsas de gas, las cuales funcionan como “cápsulas de tiempo” para saber cómo era la atmósfera hace miles de millones de años. Mediante un espectrómetro de masa de precisión, la doctora Starkey y su equipo lograron separar y medir los isótopos de oxígeno en muestras de rocas terrestres y lunares, con el objetivo de buscar las evidencias de agua más antiguas.

Al comparar las muestras de roca lunares y terrestres, se dieron cuenta de que ambas están hechas de los mismos componentes, lo que refuerza la teoría de que la luna se formó al desprenderse un fragmento de la Tierra durante una colisión con otro cuerpo celeste.

Sin embargo, el verdadero descubrimiento llegó cuando los investigadores dedujeron que el 70% del agua de la Tierra ya estaba presente antes de la colisión que formó la Luna.

Para Starkey y su equipo, estos descubrimientos sólo abren la puerta a nuevas interrogantes:

Esto nos lleva a la sorprendente conclusión de que el agua de nuestro planeta no solamente es más antigua que la luna. [El agua] debe venir del espacio interestelar, lo que significa que es más antigua que el sol mismo. Es difícil desentrañar cómo sobrevivió al entrar al Sistema Solar. Pero una vez que has eliminado lo imposible, te lleva inevitablemente a esta conclusión.

Tal vez el futuro de nuestro planeta (así como la respuesta a los inminentes problemas que enfrentaremos con la escasez imperiosa de agua) dependa de comprender el pasado del agua, así como su origen interestelar. No cabe duda de que el agua, así como la vida que es posible gracias a ella, es un milagro.