Tortuga de 100 años salvó a su especie teniendo mucho sexo

Diego es un reproductor masculino sexualmente muy activo, quien contribuyó enormemente a la repoblación de los Chelonoidis hoodensis en la isla.

Diego, una tortuga gigante de la isla de Galápagos, tiene 100 años de edad y se ha convertido en una leyenda sexual al salvar a su propia especie de la extinción. Con un total de 800 descendientes directos, Diego logró que su isla nativa, Española, al sur del Archipiélago Galápagos, volviera a habitarse. 

 

En palabras de Washington Tapia, una especialista en la preservación de la tortuga en Galapagos National Park, Diego es un macho sexualmente muy activo, quien contribuyó enormemente a la repoblación de los Chelonoidis hoodensis en la isla. Se trata de una especie que estuvo, en los últimos 50 años, limitada por sólo dos machos y doce hembras, quienes solían estar muy lejos unos de los otros para reproducirse. 

Actualmente Diego vive en un criadero en la isla de Santa Cruz, es el macho dominante de los tres asignados para repoblar Española y tiene, en promedio, seis parejas sexuales. Pesa 80 kilos; mide, 90 centímetros de largo y 1.5 metros de alto. Además de una reputación de Casanova. 

diegoagalapa

 

Descubrieron a Diego en el zoológico de San Diego, en EE.UU., intuyendo que alguien lo sacó de Española entre 1900 y 1959 en una expedición científica. Sin embargo, en 1976, lo devolvieron a sus tierras autóctonas en un programa de cuidados a animales en cautiverio. Desde entonces no sólo lo han cuidado, también realizado numerosas investigaciones sobre su especie; por ejemplo, se descubrió que Diego es el padre de casi el 40 por ciento de la población en Española. En palabras de Tapia, ” La especie está en perfecta salud porque los archivos históricos han mostrado que en la isla hubo más de 5 000 tortugas. Significa que ahora está en buena forma –y creciendo, que es lo más importante.”

De las 15 especies de tortugas gigantes que nacieron en Galápagos, tres están extintas como consecuencia de la invasión de los piratas en este ecosistema tan frágil. 

 

 

 

 

 

 



Un día en la vida de los niños monje (Video)

Un breve cortometraje en silencio relata un día entero en la vida de estos niños que se preparan para ser monjes.

Si lo que se quiere es extraer aprendizaje valioso de una vida, hay que buscar más allá de los libros; hay que dirigirnos a la experiencia cotidiana y observar. Concretamente, aquella que aún resguarda los pilares de un origen, por ejemplo, la experiencia que nos regala la tradición y la cultura.  

El caso de los niños preparados para ser monjes budistas, en lugares como el Tíbet, Tailandia o Sri Lanka, es un ejemplo, y uno muy único. Para muchos loable, para otros habitual, pero todos concuerdan con que sin duda es un acto férreo. Durante semanas, meses y algunos casos toda la vida, estos niños adquieren hábitos como la meditación, la oración y sobre todo la disciplina de madrugar. Costumbres tan simples se transforman en un ritual con la frecuencia, transformando no sólo la manera de concebir el mundo desde pequeños, también su destino.

Si bien esta tradición puede parecernos asombrosa en otros lugares de la orbe, la sorpresa que para este texto interesa no es el acto de convertirse en monjes desde pequeños, sino eso que podemos ver como un “sacrificio“, pero que para ellos es un acto natural en la vida cotidiana. Dicho de otra forma, un sacrificio que destila simplicidad, o encuentra asombro en las cosas más sencillas de la vida. Muchos de estos niños, por ejemplo, se vuelven mojes para hacer méritos por su madre, un sacrificio bastante noble. 

Como una especie de cortometraje, los siguientes videos nos muestran un poco de esa cotidianidad fresca que viven los niños monje (pirivena) durante su preparación. Se mira a un grupo de muchachos de Sri Lanka, levantarse de madrugada para asearse y comenzar a orar antes del amanecer, mientras otro monje mayor les prepara el té. Vemos cómo ofrecen a Buda Pūjā en uno de los principales santuarios, realizan breves sesiones de meditación y siguen sus estudios, que incluyen temas como las matemáticas.

Sin mencionar una sola palabra el día a día de estos niños budistas continua, y se desliza por la simplicidad de actos como barrer y limpiar el templo. 

Aunque a muchas personas no les gusta la idea de que los niños se conviertan en monjes, de hecho sus vidas usualmente suelen ser muy ordenadas, pacíficas y educativas. Durante su preparación también aprenden autodisciplina, el complejo acto de vivir con los demás y cómo enriquecer sus propias vidas y servir a las comunidades en las que viven.



¿Cuál es la huella ecológica de tu perro según sus objetos? Fotografías para reflexionar

Los perros también tienen posesiones: ¿qué significa eso para el planeta?

Un perro no concibe los objetos como nosotros lo hacemos, pero cada uno va haciéndose de algunas posesiones personales que significan tanto para ellos como podrían significar para nosotros. Además, como la fotógrafa Alicia Rius quiso destacar en la serie A dogs life, los objetos que los perros poseen a lo largo de sus vidas conforman su identidad.

A dogs life es una original indagación en aquello que los afectos personales dicen sobre la personalidad de los perros, todo captado en una sola y expresiva imagen. El resultado es divertido e invita a reflexionar sobre los perros como seres complejos, los cuales tienen sus propias filias y fobias.

Pero adicionalmente, y aunque ese no es el objetivo original de Rius, nos hacen pensar en lo que consume nuestro perro en términos de recursos. Esto, en las fotografías de Rius, puede verse en toda su magnitud:

perros-consumo-cuanto-contaminan-huella-ecologica
Aquí el perro de tipo “princesa” en la serie A dogs life que, como puede apreciarse, tiene acceso a más cosas de lo que lo tienen millones de personas en el mundo.

Según un estudio de la University of California, los perros y los gatos son responsables de hasta un 30% del consumo de carne en Estados Unidos.

Sin embargo, escasean los estudios sobre el impacto que las mascotas tienen para el planeta. Pero no es difícil adivinar que la huella ecológica que dejan los perros es enorme, no sólo por lo que comen, sino por los objetos de los cuales hacen uso.

perros-consumo-cuanto-contaminan-mascotas

Desde los accesorios que usamos para su aseo, los collares y correas para pasearlos, pasando por las camas para que duerman, sus juguetes y hasta las bolsas de plástico para recoger sus heces: todo debería ser tomado en cuenta en índices que recogieran lo que la parafernalia canina implica para el planeta.

Pero según la investigación de Brenda y Robert Vale, una pareja especializada en viviendas ecológicas y autores del libro ¿Hora de comerse al perro? La guía real para una vida sostenible, el mantenimiento de un perro mediano deja una huella ecológica superior a la de un vehículo 4×4.

perros-consumo-cuanto-contaminan-mascotas

Es evidente que la conciencia ambiental tiene que irradiarse a tal grado que pueda proponer y fomentar una vida sustentable en los perros, algo que depende de nosotros más que de ellos.

Generar, por ejemplo, una industria de comida orgánica para perros que sea amigable con el ambiente sería un compromiso no sólo con la salud de nuestros perros, sino con la del planeta.

Eso, y dejar de hacer a nuestros perros consumidores de objetos innecesarios, es una tarea urgente si queremos seguir compartiendo la vida –y el mundo– con ellos.

perros-consumo-cuanto-contaminan-mascotas