Receta para unos deliciosos chiles en nogada vegetarianos

La mezcla dulzona, ácida y picante de los chiles en nogada vegetarianos hacen de la experiencia gastronómica un placer casi orgásmico.

Los chiles en nogada son un platillo típicamente mexicano que cuenta historia, cultura y tradición del país. De hecho, se dice que este platillo surgió en el estado de Puebla a finales de la independencia de México, como un homenaje a la bandera trigarante de Iturbide, representando con orgullo a la lucha, héroes y la libertad buscada. 

La mezcla dulzona, ácida y picante de los chiles en nogada hacen de la experiencia gastronómica un placer casi orgásmico. Sin embargo, la mayoría de las recetas de restaurantes cuentan con productos de origen animal; por lo que, en caso que desees adaptar la receta a una dieta vegetariana, te compartimos los siguientes pasos sobre cómo hacer unos chiles en nogada vegetarianos

Necesitas:

Para los chiles y relleno: 6 chiles poblanos grandes, 100 gr de almendras fileteadas, 100 gr de hongos, 2 manzanas en cuadritos, 2 peras en cuadritos, 2 duraznos en cuadritos, 1/2 taza de pasas, 5 jitomates previamente asados, pelados y en puré, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 5 huevos, 1/2 taza de harina, aceite de olivo, nuez moscada en polvo, canela en polvo, hojas de laurel, tomillo y mejorana, sal y pimienta. 

Para la nogada: 250 gr de nuez de castilla, 2 cucharaditas de azúcar, 1 pizca de nuez moscada, 1/2 de leche de almendras y 1/8 taza de jerez. 

Para el topping: 1 granada y perejil desinfectado. 

Instrucciones –tiempo de elaboración: 2 horas–: 

– Para el relleno, pica la cebolla y el ajo hasta que queden muy finos. Una vez listos, colócalos en una cacerola u olla, junto con las hierbas de laurel, tomillo y mejorana. Agrega los hongos –o tofu–, las frutas cortadas, las pasas, las almendras o piñones. Por último, añade el puré de jitomate previamente preparado. Hiérvelo mientras agregas sal y pimienta al gusto. 

– Limpia los chiles poblanos, lavándolos bien, dejándolos escurrir y, una vez secos, colocándolos a la flama del fuego alto. Dales un par de vueltas con unas pinzas hasta que la piel esté quemada y los puedas pelar más fácil. Cada que termines un chile, mételos a una bolsa de plástico. Deja los chiles en la bolsa durante 20 minutos para que suden y se ablande su piel. Después, pásalos por agua y retira la piel quemada. Haz una abertura para retirar las venas y semillas. Guarda los chiles con un poco de sal, pimienta y nuez moscada. 

– A cada chile agrégale el relleno preparado con anterioridad, en una cantidad que sea suficiente para que no se deshagan. 

– Bate los huevos a punto de turrón. Pasa el chile por la harina y, después, por el huevo batido. Fríe en un sartén con aceite suficiente y caliente. Colócalos en un plato con papel absorbente. 

– Para la nogada, licúa la leche de almendras, nuez, 2 cucharadas de azúcar, una pizca de nuez moscada, canela y 1/8 de jerez; sal y pimienta el gusto. Mezcla bien hasta alcanzar la consistencia deseada. 

– Finalmente, coloca el chile en el plato, vierte la nogada con cucharadas generosas y coloca encima el perejil picado junto con la granada. Y listo. 



Reencanta tu existencia reemplazando en tu bebida hielos por flores congeladas

Crea bebidas únicas con estas plantas y flores para adornar cubos de hielo.

Siempre habrá flores para aquel que quiera mirarlas.

Henri Mattise

La inspiración es algo que debemos de procurar hasta en los más pequeños detalles de la vida. Por ejemplo, no es lo mismo beber algo con simples hielos, a beberlo con flores congeladas. La experiencia sin duda no es la misma… ¿quieres apostar?

Embellecer la mayor cantidad de aspectos en nuestra existencia, por más cotidianos o insignificantes que parezcan, incide en cómo veremos la vida misma, en nuestros flujos anímicos  y también en nuestra forma de relacionarnos con la realidad –de, literalmente, reencantarla–.

Por eso te invitamos a confeccionar hielos florales y así aderezar, con una pincelada estética, tus futuras bebidas.  Para elaborarlos, sólo se debe  desinfectar las flores o frutas. Acto seguido, se pone la fruta o flor dentro del porta hielos y listo. Si son fruta, pueden picarse o ponerse entera. Lo mismo sucede con las flores, sólo que éstas, en lugar de picarlas, se separarían por pétalos. Después se vierte el agua para crear los cubos de hielo y se deja una hora en el refrigerador. 

Además, si quieres llevar el ejercicio a un plano más transcendental, incluso puedes elegir la flor o fruto de acuerdo a, por ejemplo, las propiedades medicinales o cualidades metafísicas de cada planta.

A continuación algunas flores y frutas que pueden quedar bien con tu bebida:

Lavanda

 

Conocida por su valor espiritual, los romanos la usaban en la petición a sus Dioses o rituales, también fueron utilizadas en la Edad Media como plantas medicinales. Pueden ir junto a cualquier bebida y ocasión. 

Fresa

 

Desde épocas antiguas, se consideraba la fruta favorita de Venus. La leyenda dice que cuando Adonis murió, la diosa de amor vertió lágrimas que se convirtieron en corazones pequeños y rojos: las fresas. Decorar tus hielos con este fruto demostrará tu lado romántico y apasionado.

Diente de León

Son famosos por su delicadeza y peso pluma. Coloca la flor de manera completa y vierte el agua para hacer el cubo. También, puedes hacerlo a partir de sus pétalos. Su elección denota una personalidad tierna, que se adapta fácilmente al cambio y es muy independiente

Mango

 

Sus orígenes se remontan al Norte de la India Myanmar. Por lo que tiene una presencia muy importancia en los rituales hindúes. Su uso significa osadía y amor por la vida. Le otorgará un sabor dulce a tus bebidas. 

Margarita

De acuerdo a la leyenda romana, la ninfa Bélides se convirtió en esta flor para escapar del dios Vertumnos. En los tiempos victorianos eran asociadas a la modestia pureza. Su uso representa la inocencia fragilidad.



ECO-RECETA: ¿Cómo hacer un ramen vegano?

Una alternativa saludable y deliciosa para disfrutar a cualquier hora del día.

Como una alternativa saludable y vegana, el ramen es un platillo delicioso que puede funcionar para comer deliciosos cualquier hora del día.

Ingredientes

como hacer ramen vegano-receta

1 cucharada de semillas de ajonjolí, 2 cucharadas de aceite de coco, 2 dientes de ajo finamente cortados, 1/2 taza de puerro, 2 cucharadas de jengibre, 1 cucharadita de hojuelas de pimiento rojo, 4 tazas de caldo de vegetales, 2 cucharadas de salsa de soya, 1 cucharada de pasta miso, 2-3 hojas nori, noodles de ramn, tofu extra firme, 1/4 taza de maicena, 2 cucharaditas de pimienta negra en polvo, 1/4 taza de aceite vegetal, 3 de bok choy, 1 taza de hongos shiitake, 2 zanahorias, 2 cebollinas, 2 cucharadas de semillas de sésamo tostados, 1 limón. 

Proceso

como hacer ramen vegano-receta

– Escurre el bloque de tofu. Corta el tofu a la mitad en dos pequeños rectángulos delgados; los cuales, se cortarán a la mitad hasta convertirlos en pequeños triángulos. Una vez listo, colocarlos en un papel de cocina. 

– En una olla grande, tostar las semillas de ajonjolí hasta que estén ligeramente fragantes y cafés. Añadir el aceite de coco y dejar que que se caliente. Eventualmente agregar el ajo y saltearlo hasta que se tuesten; una vez listo, ir añadiendo puerro, jengibre, hojuelas de pimienta roja y saltarlos hasta que se se suavicen –aproximadamente cinco minutos–. Finalmente agregar el caldo de vegetales, la salsa soya y la pasta miso. 

– Una vez listo, agregar los retazos de nori –o de algas–. Reducir el calor y hervir a fuego lento durante 20 minutos. 

– En una olla grande, hervir agua y agregar los noodles de ramen. 

– Colocar la maicena en un plato. Mezclar la pimienta negra. Recubrir los triángulos tofu en la maicena hasta estar completamente cubiertos. En una sartén, fríelos a fuego alto con aceite vegetal hasta que estén tostados. Una vez que se saquen de la sartén, colócalos sobre papel para absorber el exceso de aceite. 

– En la misma sartén, agrega los bok choy con el mismo proceso. 

– En un plato para sopa, servir los noodles de ramn en el centro, agregar el tofu, bok choy, hongos, zanahorias, cebollines, ajonjolí tostado y limón. 

 

*Imágenes: 1) dine-dash; 2) Lazy Cat Kitchen; 3) Jar Of Lemons