¿Qué es y cómo influirá en ti la Luna oscura de este 30 de septiembre?

Tendrá lugar el 30 de septiembre a las 17h11 –tiempo del Pacífico– para aquellos en todo el continente Americano y algunas partes occidentales de Europa y África

El próximo viernes 30 de septiembre, el cielo terrestre será testigo de una luna rara, diferente: se trata de la segunda luna nueva del mes y que provocará las sombras en la noche, la Luna oscura. A diferencia de la Luna azul, Luna roja y Súperluna, la Luna oscura es una nueva categoría que sucede cada 19 años, cuando en el mes de febrero no se presenta la luna llena. 

La Luna oscura ocurre cuando a un mes del año se le escapa una luna nueva –la primera fase del ciclo lunar, cuando la luna y el sol tienen la misma longitud elíptica–. Esto provoca que la segunda luna nueva del mes se vuelva enteramente invisible en el cielo oscuro –al menos para el Hemisferio Occidental–. Y en esta ocasión, tendrá lugar el 30 de septiembre a las 17h11 –tiempo del Pacífico– para aquellos en todo el continente Americano y algunas partes occidentales de Europa y África; mientras que para el hemisferio oriente –Europa, África, Asia y Australia– este fenómeno ocurrirá el 1 y 30 de Octubre. 

luna oscura

Ahora, esta Luna oscura en particular fue el resultado de un evento aún más raro: la primera luna nueva del mes que se convirtió en un anillo de fuego en el eclipse solar. Mientras que en este fenómeno se podrá ver una luna aumentando de tamaño con tonos plateados. 

El término Luna oscura se ha asociado incluso con buenos tiempos para la introspección, en donde se purifica y aclara el pensamiento desde el inconsciente. Es como si se plantara una semilla y la oscuridad que la semilla experimenta sea necesaria para germinar. Por ello, la luna oscura es un periodo con aspectos positivos y grandes oportunidades; incluso, hasta con momentos pacíficos. Se trata de una fuerza extremadamente positiva que nos ayuda a manifestar nuestros sueños, deseos y anhelos. 

Es decir que esta es una etapa ideal para desarrollar nuevos proyectos e ideas, pues aunque uno pueda sentirse perdido, se estará en la dirección adecuada. La confusión se irá esclareciendo hasta descubrir la energía indispensable para aprovechar estas oportunidades positivas que traerá la Luna oscura. 

 



¿La luna llena afecta tu comportamiento (criminal)?

A pesar de la falta de evidencia sobre la relación entre las fases lunares y el comportamiento, se estima que la mayor intensidad lumínica podría invitar a potenciales criminales a cometer más delitos en las calles.

La luna y sus fases han fascinado la imaginación desde tiempos inmemoriales. Las leyendas de hombres lobos y aquelarres a la luz de la luna han nutrido el imaginario colectivo, así como la cultura popular. ¿Pero existen bases científicas para afirmar que la luna llena tiene algún efecto (positivo o negativo) sobre el comportamiento humano?

El psicólogo y criminalista Wayne Patrick cree que no existe tal relación, al menos no por motivos “mágicos”. Los estudios en torno al “comportamiento lunático” no abundan, pero existen.

Por ejemplo, en un metaanálisis de 1985 se revisaron 37 estudios. Los autores no encontraron relación entre las fases de la luna y la conducta humana, aunque sí descubrieron un sesgo en la manera en que se aplicaron los análisis:

Las supuestas relaciones entre las fases de la luna y el comportamiento pueden rastrearse hacia análisis inapropiados (…) y a la tendencia a aceptar cualquier desviación del azar como evidencia de un efecto lunar.

 

¿Evidencia lunática?

En otro par de estudios recientes tampoco se encontraron relaciones significativas entre ambos fenómenos: en una investigación de 2009 se analizaron 23 mil casos de asalto agravado en Alemania, entre 1999 y 2005. Sin embargo, otro estudio de 2016 distinguió entre los crímenes cometidos a puerta cerrada y en la vía pública en 13 estados de Estados Unidos, y sus conclusiones sugieren una conclusión más lógica.

A pesar de que no se encontraron correlaciones entre las fases lunares y la incidencia delictiva (tanto dentro como fuera de las viviendas), los autores sugirieron que la mayor intensidad lumínica que se presenta durante la luna llena sí se relaciona con una escalada de actividad criminal en las calles.

La “hipótesis de la iluminación” sugiere que los criminales aprovechan la luz natural de las noches de luna llena para cometer atracos, puesto que la gente tiende a pasar más tiempo fuera de casa en noches iluminadas. Además, la luz de luna permite a los criminales una mejor visibilidad de sus víctimas y, también, evadir a la policía más fácilmente.

Los eventos lunares nos fascinan por su belleza, y porque tendemos a poner más atención a la luna en su fase de mayor esplendor. Esto tal vez tenga efectos subjetivos en algunas personas, o las coloque en un estado de ánimo específico; sin embargo, al menos con la evidencia a mano, es difícil argumentar que la luna (y más precisamente, la luz que refleja del sol durante algunos días al mes) tenga efectos directos sobre el comportamiento. No creas a ciegas las historias de hombres (¿o mujeres?) lobo.



El ciclo lunar puede afectar nuestro sueño (y no precisamente se debe a la luz)

El astro lunar es, por excelencia, un referente orbitado por numerosas creencias sobre sus efectos en el cuerpo: ¿será que también es capaz de afectar nuestro sueño?

La posibilidad de que el organismo humano y los astros estén relacionados es una creencia muy vieja, incluso ancestral; lo que sucede arriba sucede también abajo, en nuestro cuerpo. En épocas más actuales, numerosas teorías y estudios han probado por qué es verdadera la frase “todos estamos hechos de estrellas”. Pero, más allá de la metáfora y las percepción poética de lo anterior, existen otras conexiones que han revelado la relación del ser humano con algunos otros entes del cosmos. Por ejemplo, con la luna

El astro lunar es, por excelencia, un referente orbitado por numerosas creencias sobre sus efectos en el cuerpo: desde ataques epilépticos y cambios hormonales, hasta promiscuidad y una mayor tasa de nacimientos según el ciclo lunar. Todas estas referencias advierten la capacidad de este astro para influencia el organismo humano, sin embargo, hasta hace no mucho, un estudio publicado en la revista Current Biology demostró que la luna también puede influir en el estado de sueño, y no necesariamente por su luz sino por su movimiento: el ciclo lunar.

efectos-de-la-luna-cuerpo-mente-sueno-

El estudio examinó a 33 personas para encontrar los efectos del astro sobre la mente en estado de sueño. Durante poco más de tres días, las personas de entre 20 y 74 años fueron instaladas en un laboratorio, donde se dio seguimiento a sus niveles hormonales y patrones de sueño. Se encontró que, en efecto, la luna puede afectar nuestro sueño, pero no como se pensaría, debido a su luz, sino debido a su ciclo. Por ejemplo, en la luna llena decreció en un 30 % la actividad del electroencefalograma durante el denominado NREM (sueño lento), y el tiempo requerido para quedar dormido se incrementó por 5 minutos. Además, el total de la duración del sueño se redujo 20 minutos. Haciendo la prueba dentro de un laboratorio, los científicos demostraron que no se trata de un efecto ocasionado por la luz de la luna, que puede ser lo suficientemente brillante como para ahuyentar el sueño, pero que no llegaba a los cuartos cerrados donde se realizó la prueba.

Aunque sea un estudio relativamente pequeño, tiene un buen punto; y éste podría ser un ejemplo para realizar nuevos estudios y comprobar, de una buena vez, si la luna afecta no solo nuestro estado de sueño sino nuestro comportamiento, en general, cuando cae la noche.  Así como afecta a los mares, a la tierra y hasta a animales como las tortugas que anidan en las playas. Pero, lo que es un hecho es que este imponente astro sí nos afecta psicológicamente, algo influenciado quizás porque desde comienzos de la civilización ha acompañado al ser humano la sensación de que este cuerpo astral tiene una relación mística con nosotros, de una forma u otra.