¿Qué tendrá el caminar que mejora el pensamiento, facilita la creatividad y libera el espíritu? Grandes literatos y prominentes científicos han demostrado que una caminata puede proveer numerosos beneficios a la salud física, emocional e inclusive espiritual. De hecho, ya los filósofos griegos solían pensar la conexión entre caminar, pensar y escribir, como un encuentro con la intuición y la libertad. 

A nivel bioquímico, cuando caminamos el corazón late más rápido, hay una mayor circulación de sangre y oxígeno tanto en los músculos como en los órganos –incluido el cerebro– y por lo tanto, hay una mayor actividad cognitiva. En consecuencia, caminar parece promover nuevas conexiones neuronales, incrementando el volumen del hipocampo –área crucial para la memoria– y elevando las moléculas que estimulan el crecimiento de nuevas neuronas y transmiten los mensajes entre ellas. Pero, ¿cómo es posible que toda esta actividad fisiológica sea capaz de encauzar la naturaleza de nuestros pensamientos –y viceversa–?

caminar

Los psicólogos del ejercicio han realizado estudios sobre cómo caminar al ritmo de canciones con tempos altos –o rápidos, animados– crea un circuito en el feedback del ritmo corporal y el estado mental que no ocurre cuando corremos en el gimnasio, andamos en bicicleta o realizamos cualquier otra actividad locomotriz. Pareciera que cuando caminamos enérgicamente o lentamente, sin más, nuestros pies vacilan naturalmente con nuestros estados de ánimo y la cadencia de nuestra narrativa interna, facilitando el curso de nuestros pensamientos –de irracionales a positivos–

Esta hipótesis se vio reforzada por una serie de experimentos de los investigadores Oppezzo y Schwartz, que encuestaron a 176 estudiantes de universidad mientras estaban sentados, trotaban o paseaban a lo largo del campus de la Universidad de Stanford. Las preguntas se enfocaban principalmente en el pensamiento creativo. Se encontró que los voluntarios que caminaban, tenían ideas más novedosas que los que permanecían sentados, en especial cuando se trataba de ideas generales y no tanto respecto a necesidades específicas. 

De modo que caminar y encontrar ese loop entre mente y cuerpo no sólo facilita la experiencia de las sensaciones, sino también la conexión entre mente y cuerpo que activa la corteza frontal y el hipocampo y facilita el crecimiento de nuevas neuronas. No obstante, el exceso de estímulos en una sola caminata también puede llegar a ser perjudicial, ya que el cerebro requiere de tiempo para asimilar todo los que está experimentando, por lo que se recomienda prestar atención a los estímulos del exterior en los que uno decide enfocarse. 

Los efectos de una caminata sobre el pensamiento y los actos creativos –como la escritura– son sorprendentes, ya que se experimentan desde las vivencias físicas –salud corporal– y hasta en las mentales –las habilidades cognitivas y el estado de ánimo–. Inclusive hay un mayor nivel de serotonina en el cuerpo, el cual facilita la experiencia del bienestar y motivación y reduce los síntomas tanto de la ansiedad como de la depresión

Y tú, ¿ya saliste a caminar hoy?

 

Más en Ecoosfera: 

8 beneficios extraordinarios de salir a caminar

Algunos beneficios de caminar descalzo en el pasto

Caminar sí te hace más creativo, confirma un estudio

Pasear y caminar entre los árboles alivia el cansancio del cerebro y mejora la concentración

Caminar ayuda a aliviar algunos síntomas de la depresión, afirma estudio

 

* Imagen 3: Public Record Office of Northern Ireland