Cuando uno era pequeño, era fácil jugar en un cuarto con muebles viejos y kilos de polvo. En esa época no importaba cómo quedaban nuestras manos ni lo negra que quedaba nuestra ropa. Sólo era cuestión de imaginar, crear y divertirse. No teníamos que preocuparnos por la toxicidad del polvo, pues para ese entonces, la vida solía ser más natural. Sin embargo, en la actualidad, de acuerdo con un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad George Washington, el polvo que albergan nuestros hogares puede estar compuesto de químicos tóxicos que pueden afectar la salud de las personas. 

Tras realizar varios estudios sobre la composición del polvo en los hogares, se encontraron varios químicos tóxicos provenientes tanto de productos de limpieza como de la contaminación del medio ambiente, por ejemplo: hidrocarburos para prevenir incendios, antiadherentes, ftalatos, productos químicos fluorados provenientes de cosméticos, productos de cocina, muebles, juguetes, envasado de alimentos, jabones líquidos, detergentes, etcétera. 

La mayoría de las personas expuestas durante periodos largos de tiempo a este tipo de polvo, tienden a enfrentarse a problemas de salud. Para Veena Singla, autora de la investigación arriba mencionada y científica del Natural Resources Defense Council, “el número y niveles de químicos tóxicos se encuentran en cada una de las recámaras de nuestros hogares”. En total, se encontraron 45 químicos de cinco diferentes clases químicas, de los cuales diez son potencialmente tóxicos y se encuentran en el 90% de las muestras de polvo. Conócelos: 

 

quimicos toxicos en polvo

 

Pese a que se desconocen aún los impactos específicos sobre los seres humanos, se sabe que la exposición constante a ellos se ha relacionado directamente con enfermedades hormonales, trastornos de desarrollo, diferentes tipos de cáncer e incluso malformaciones. En palabras de Tracey Woodruff, directora del Programa en Salud Reproductiva y Ambiental de la Universidad de California en San Francisco, no solemos prestarle importancia a esta exposición constante al polvo lleno de tóxicos derivados del uso constante de productos artificiales utilizados en la limpieza del hogar. 

¿Será momento de regresar a la base buscando alternativas naturales y efectivas para la limpieza del hogar que no dañen la salud tanto de uno como de nuestros seres queridos? Todo parece indicar que sí. 

 

Más en Ecoosfera: 

Tóxicos ¿en mi ropa? Mira lo que Greenpeace tiene que decir al respecto

3 consejos prácticos (y necesarios) para desinfectar tu habitación