Graban “conversación” entre delfines y descubren que tienen un lenguaje propio

Para Vyacheslav Ryabov, líder del equipo de investigación, este intercambio de “sonidos” entre los mamíferos se asemeja a una conversación entre humanos.

Desde hace décadas se ha investigado sobre la inteligencia de los delfines, e incluso se ha fantaseado sobre cómo algún día los delfines conquistarán las tierras humanas. Y es que más allá de la realidad o ficción, los últimos estudios demuestran las asombrosas capacidades de estos mamíferos por realizar actividades que parecerían exclusivas de los humanos. Un ejemplo de ello es de la Reserva Natural Karadag en Feodosiya, en Rusia, en donde se logró grabar una “conversación” entre dos delfines. 

Para Vyacheslav Ryabov, líder del equipo de investigación, este intercambio de “sonidos” entre los mamíferos se asemeja a una conversación entre humanos. Esta nueva investigación sugiere que son capaces de unir frases de cinco palabras, y que incluso usan sus propias reglas gramaticales y significados: “Cada pulso que produce un delfín es diferente de otro en función del tiempo y frecuencias.”

dolphins-dolphins

Usando un nuevo micrófono a prueba de agua llamado hidrófono, se descubrió a detalle este nuevo patrón de comunicación entre Yasha y Yana, los delfines de la reserva. En otras palabras, los científicos se dieron cuenta que los delfines formaban “palabras” al emitir diferentes pulsos que variaban en frecuencia, nivel de volumen y espectro… Como en el lenguaje humano. Inclusive hay evidencia de una estructura gramatical, lo cual podría facilitar la formación de enunciados complejos:

El análisis de numerosos pulsos que se registraron en nuestros experimentos mostraron que los delfines se intercalan turnos para producir [frases], y no se interrumpen el otro al otro, lo cual da la razón a la creencia que los delfines escuchan los pulsos del otro antes de producir los suyos. […] Este lenguaje expone todas las características similares en el lenguaje humano, lo cual indica un gran nivel de inteligencia y consciencia en los delfines, y su lenguaje puede ser considerado aparentemente como un lenguaje hablado altamente desarrollado, muy semejante al del humano.

Ryabov concluye que hay suficiente evidencia para sugerir que los delfines tienen, también, su propio lenguaje comprensible y hablable entre ellos. Ahora el objetivo será empezar a traducir sus “palabras” a un lenguaje humano, y así comprender cómo se forman sus vínculos entre ellos –amistades y familiares cercanos–. 

 

 

dolphins 



Mira a esta célula convertirse en un organismo (video 📽️)

Admira las maravillas de la diferenciación celular.

Los misterios que esconde la biología son infinitos y su explicación nunca dejará de ser fascinante. ¿Cómo es que una simple célula puede convertirse en un organismo entero? ¿Cuántos microorganismos no habitan ahora el cambiante universo de nuestro cuerpo? Hay veces que la naturaleza tiene todas las respuesta, sólo basta con prestar atención. 

Este video muestra, en tan sólo 6 minutos, el nacimiento de una larva a partir de un zigoto. Más allá del resultado final, lo más bello del cortometraje de Jan van Ijken es su énfasis en el proceso de diferenciación celular, capturado en microscópico detalle. Su nombre es Becoming, gerundio que en inglés describe el estado permanente de convertirse en algo. Incluso su final es el anuncio de un devenir más largo. Esa larva se transformará en un tritón, un organismo que, como nosotros, no dejará de cambiar hasta el día en que deje de serlo.

Esa es, finalmente, la naturaleza de todos los seres, animales y humanos: el cambio. Tómate unos minutos para apreciar este milagro en movimiento y deja que fluyan tus propias reflexiones.

 

 

 



Esta mujer tocó una pieza de Bach a 3,000 metros de altura

Ruth Boden llevó su pasión por la música de Bach al punto más alto…literalmente.

Ruth Boden se toma muy en serio su pasión por la “música de altura”. Tan es así, que decidió escalar los más de 3,000 metros de altura que tiene la Montaña Wallowa en Oregon con su violonchelo amarrado a la espalda. ¿Su propósito? Tocar música de Johann Sebastian Bach desde la cima; y más allá de sobrevivir en el intento, esta mujer logró una improbable fusión: música clásica + adrenalina.

“Quiero trascender los lugares comunes de la música”: precisamente este espíritu documental Andante, que sigue a Ruth en su curiosa travesía. El título juega con el término musical y la extenuante caminata que esta mujer emprendió, acompañada de su preciado instrumento y del director Gavin Carver, quien dio más de una pirueta para proteger su cámara del viento. 

Hay que admitir que Ruth logró su cometido de ir más allá de lo común. En el entorno de la música clásica, que a veces puede resultar algo rígido, su aventura es un giro refrescante y una muestra de que no hay límites para llevar más lejos aquello que nos apasiona. Mira un fragmento aquí: