Graban “conversación” entre delfines y descubren que tienen un lenguaje propio

Para Vyacheslav Ryabov, líder del equipo de investigación, este intercambio de “sonidos” entre los mamíferos se asemeja a una conversación entre humanos.

Desde hace décadas se ha investigado sobre la inteligencia de los delfines, e incluso se ha fantaseado sobre cómo algún día los delfines conquistarán las tierras humanas. Y es que más allá de la realidad o ficción, los últimos estudios demuestran las asombrosas capacidades de estos mamíferos por realizar actividades que parecerían exclusivas de los humanos. Un ejemplo de ello es de la Reserva Natural Karadag en Feodosiya, en Rusia, en donde se logró grabar una “conversación” entre dos delfines. 

Para Vyacheslav Ryabov, líder del equipo de investigación, este intercambio de “sonidos” entre los mamíferos se asemeja a una conversación entre humanos. Esta nueva investigación sugiere que son capaces de unir frases de cinco palabras, y que incluso usan sus propias reglas gramaticales y significados: “Cada pulso que produce un delfín es diferente de otro en función del tiempo y frecuencias.”

dolphins-dolphins

Usando un nuevo micrófono a prueba de agua llamado hidrófono, se descubrió a detalle este nuevo patrón de comunicación entre Yasha y Yana, los delfines de la reserva. En otras palabras, los científicos se dieron cuenta que los delfines formaban “palabras” al emitir diferentes pulsos que variaban en frecuencia, nivel de volumen y espectro… Como en el lenguaje humano. Inclusive hay evidencia de una estructura gramatical, lo cual podría facilitar la formación de enunciados complejos:

El análisis de numerosos pulsos que se registraron en nuestros experimentos mostraron que los delfines se intercalan turnos para producir [frases], y no se interrumpen el otro al otro, lo cual da la razón a la creencia que los delfines escuchan los pulsos del otro antes de producir los suyos. […] Este lenguaje expone todas las características similares en el lenguaje humano, lo cual indica un gran nivel de inteligencia y consciencia en los delfines, y su lenguaje puede ser considerado aparentemente como un lenguaje hablado altamente desarrollado, muy semejante al del humano.

Ryabov concluye que hay suficiente evidencia para sugerir que los delfines tienen, también, su propio lenguaje comprensible y hablable entre ellos. Ahora el objetivo será empezar a traducir sus “palabras” a un lenguaje humano, y así comprender cómo se forman sus vínculos entre ellos –amistades y familiares cercanos–. 

 

 

dolphins 



PETA quiere prohibir el lenguaje anti-animal y Twitter lo convierte en una fiesta

Mientras PETA pide acabar con el lenguaje discriminatorio anti-animal, Twitter nos mata de risa con #FrasesProhibidasPorPETA.

Con la controversia que la caracteriza, la organización PETA se pronunció hace unos días en Twitter contra el lenguaje anti-animal, que consideran una muestra rampante de especismo, o la discriminación hacia los animales desde una falsa superioridad de la especie humana.

PETA considera que varias frases de uso cotidiano pueden perpetuar patrones de odio hacia otras especies, como ocurre con las expresiones discriminatorias hacia otros grupos vulnerables, como la comunidad LGBT+.

En su lugar, propuso por ejemplo dejar de decir “matar dos pájaros de un tiro” y elegir “alimentar dos pájaros con un pastelillo”: 

La equivalencia de estas frases con la experiencia de comunidades humanas socialmente marginadas ha generado fuertes críticas en varios medios.

La comunidad mexicana en Twitter, por otra parte, está tomando el asunto con un poco más de humor en el hashtag #FrasesProhibidasPorPETA:

frases prohibidas por peta twitter

 

Desde frases que dirían nuestras abuelas hasta expresiones un poco más burdas, el Internet hace de las suyas y convierte la controversia en una fiesta.

 

Aquí unos cuántos más:



Tapar el sol para enfriar el planeta: el plan de Harvard contra el cambio climático

Un arriesgado proyecto de geoingeniería pretende reducir la temperatura del planeta, pero sus consecuencias a largo plazo son imprevisibles.

“No se puede tapar el sol con un dedo”, dice el refrán. Pero tres investigadores de Harvard han pensado en contradecirlo seriamente, tapando literalmente al sol, para conseguir que la temperatura del planeta baje y se reduzcan los efectos del cambio climático.

El plan parece muy sencillo: los geoingenieros Zhen Dai, Frank Keutsch y David Keith proponen en su reciente artículo para la revista Nature, rociar un montón de partículas de calcio en la estratosfera y, con ello, enfriar el planeta al reflejar algunos de los rayos del Sol de vuelta hacia el espacio exterior.

En realidad, nuestro planeta logra esto de manera natural.

tapar-sol-cientificos-harvard-particulas-reflejantes-scopex-cambio-climatico

En 1991, por ejemplo, con la erupción del Monte Pinatubo, en Filipinas, aproximadamente 20 millones de toneladas de dióxido de azufre fueron lanzadas a la estratosfera (la capa atmosférica que se extiende desde 10 a 50 kilómetros sobre la superficie de la Tierra) y con ello se creó una neblina de partículas de sulfato que enfriaron el planeta alrededor de 0,5°C, lo que significó que durante 18 meses, la temperatura promedio de la Tierra volvió a ser la que era antes de la llegada de la máquina de vapor.

El Experimento de Perturbación Controlada de la Estratósfera (SCoPEx, por su nombre en inglés) consiste en lanzar dos globos orientables sobre el suroeste de Estados Unidos, lo cuales rociarán carbonato de calcio en la estratósfera. Luego, el globo debe cambiar de rumbo para observar lo que sucede con las partículas. Y aunque todo ello suena bastante sencillo, realmente no lo es.

tapar-sol-cientificos-harvard-particulas-reflejantes-scopex-cambio-climatico
Explicación del proyecto / Revista Nature

¿Jugar a las apuestas con el clima?

Este experimento ha causado una enorme controversia la comunidad científica, pues temen que al manipular el complejo equilibrio natural de la Tierra, aparezcan consecuencias imprevisibles o efectos contraproducentes, en parte porque el calcio no es un elemento que se encuentra naturalmente en la estratósfera.

Algunos de estos efectos podrían ser que, al atenuar el Sol, se vean perjudicadas algunas áreas del mundo al impedir que la luz solar llegue a los cultivos como normalmente lo hace, o incluso que haya algún efecto que modifique los
patrones de lluvia.

Por otro lado, a los grupos ambientalistas les preocupa que, de hecho, se esté tapando el Sol con un dedo y que las soluciones climáticas de la geoingeniería sean una distracción peligrosa para abordar la única solución permanente al cambio climático: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de un consumo más inteligente y sostenible.

The bad news on human nature, in 10 findings from psychology Christian Jarrett is a cognitive neuroscientist turned science writer, whose work has appeared in New Scientist, The Guardian and Psychology Today, among others. He is editor of the Research Digest blog published by the British Psychological Society, and presents their PsychCrunch podcast. His latest book is Personology: Using the Science of Personality Change to Your Advantage (forthcoming). He lives in England

Aunque la geoingeniería pueda ser una alternativa para atender las urgencias ambientales de nuestro planeta, Janos Pasztor, de la Iniciativa de Gobernanza de la Geoingeniería del Clima de Carnegie, advierte que es necesario que los gobiernos se involucren y participen de estos temas, pues sin entender completamente los riesgos que estos experimentos involucran, no serán capaces de tomar las decisiones más atinadas.

Lo cierto es que, de llevarse a cabo, SCoPEx sería el primer experimento en geoingeniería que saliera de la experimentación meramente informática y pasará a una completamente activa, razón por la cual es necesario que todos los que habitamos este planeta nos sintamos interpelados y mantengamos una mirada de atento escrutinio sobre él.