Gato salva la vida de un alpinista en los Alpes Suizos (VIDEO)

Ambos, gato y humano, encontraron el camino de regreso al pueblo de Gimmelwald.

Los gatos son uno de los animales más misteriosos y sorprendentes que han fascinado a distintas civilizaciones a lo largo de la historia de la humanidad. Son enigmáticos, cariñosos e inteligentes. Y es que a lo largo de los mitos, leyendas o estudios científicos, estos animales consiguen hipnotizar con su singular porte e inteligencia. Como lo hizo un gato en los Alpes Suizos. 

De acuerdo con la anécdota de sc4s2cg en el sitio de Reddit, este alpinista húngaro, después de haberse lastimado el tobillo y encontrar que el único camino de regreso estaba cerrado, fue guiado por la sabiduría de un gato hasta encontrar un lugar seguro. Gracias a que los gatos son capaces de recordar durante doce horas seguidas, este gato pudo salvar la vida de este hombre en las montañas cercanas a Gimmelwald, en Suiza. 

Parece ser que mientras el húngaro estaba descansando un rato por su tobillo lastimado, el gato sólo apareció, vio al humano y empezó a maullarle para que lo siguiera. Después de hacerlo, ambos, gato y humano, encontraron el camino de regreso al pueblo de Gimmelwald. 

Después de que esta historia causó un furor en el sitio, se relacionó al mismo gato que salvó al alpinista húngaro con un video del 2013 en YouTube: 

 

¿Quieres saber más sobre los gatos? Descubre cosas curiosas sobre los gatos que seguramente no sabías (INFOGRÁFICO)



Hacks para que tu gato no crea que eres su esclavo

Los felinos son de carácter imperioso. Pero, sin duda, se les puede entrenar para hacerlos dóciles y evitar malos comportamientos.

Todos sabemos que a los perros se les entrena –incluso existen los que hacen yoga–. Pero, ¿qué hay de los gatos? ¿Es posible hacer que nos entiendan? ¿O debemos resignarnos a su carácter imperioso?

Los gatos son, en general, menos sociables que los perros. Pero son igual de inteligentes que estos últimos, y pueden aprender lo que queramos enseñarles. Y puesto que es normal que nuestro gato tenga conductas problemáticas, saber cómo entrenarlo es clave si queremos evitarlas y fortalecer nuestros lazos con él.

entrenar-gato-evitar-mal-comportamiento-gatos-ensenar-nombre

Lo primero que debes hacer es hacerle entender a tu gato que no eres su esclavo, y que no puede hacer todo lo que quiera.

Pero debes tener cuidado, pues los gatos no entienden como los perros –mediante regaños o castigos–. Al contrario: éstos pueden hacer que tu gato se empecine más en hacer lo que no debe o que se esconda de ti.

Por eso, debes alejarlo desde pequeño de lo que no debe hacer. ¿Cómo? Rodeándolo de juguetes que lo mantengan ocupado. Lo bueno es que no tienes que estar horas jugando con él, sino que sólo debes atrapar su atención para que se quede distraído durante un largo rato y se olvide de cualquier otra cosa.

La ventaja con los gatos es que fácilmente disciernen entre lo que es suyo y lo que no lo es, así que en el corto plazo verás que tu gato ya no insistirá en rasguñar o morder tus objetos, y en cambio entenderá cuáles son sus juguetes.

entrenar-gato-evitar-mal-comportamiento-gatos-ensenar-nombre

Para generar una mejor comunicación con tu gato, también puedes hacer que entienda su nombre.

Sólo tienes que hacerlo asociar su nombre con una recompensa, mediante el sonido de la bolsa donde estén sus treats.

  • Di el nombre de tu gato
  • Estruja la bolsa de treats en tus manos
  • Dale un treat

Haciendo esto unas cuantas veces seguidas y de manera cotidiana, tu gato comenzará a asociar el sonido de su nombre con la recompensa, y sabrá responder. Después, responderá a su nombre sin que sea necesaria la bolsa. Pero si quieres reforzar su entendimiento, puedes recompensarlo con caricias o jugando con él cuando atienda a tu llamado.

Extra hack: este método funciona también para que tu gato aprenda a sentarse. Sólo haz lo mismo, pero indicándole que se siente.

 

¿Y si mi gato pierde el control?

como educar a tu gato

Contrario a lo que podrías pensar, tu gato no tiene malas reacciones porque esté queriendo demostrarte su enojo, o algo por el estilo. Lo que sucede es que los felinos reaccionan muy mal al estrés, el cual puede ser disparado por viajes largos, mala salud o alguna otra situación específica. Y esto es lo que provoca malos comportamientos, así como, a veces, depresión.

Primero cerciórate de que tu gato esté bien de salud, y que nada esté perturbando su cotidianidad. Debes tener su alimento alejado de su agua, ya que los gatos relacionan su comida con un cadáver en descomposición; por eso no les gusta tenerlo cerca del agua que toman. Los gatos son muy pulcros; por eso debemos cuidar estos detalles.

Pero si repentinamente tu gato se comienza a portar mal sin razón aparente, no desesperes. Más bien, intenta distraerlo, como dijimos anteriormente. Si la mala actitud persiste, haz que la relacione con cosas que le molesten, como por ejemplo, las esencias cítricas –como la citronela–. Puedes rociar un poco del aceite de esta hierba en la zona donde tu gato esté haciendo desmanes.

 

Prueba la “corrección remota”

Puedes prevenir que tu gato se porte mal con la corrección remota. Por ejemplo, poniendo bolitas de algodón con esencia cítrica en los lugares donde esté haciendo travesuras. También puedes probar usando sonidos que le molesten cuando esté ahí, como el sonido de un silbato que lo espante. Eventualmente, dejará comportarse mal en esas zonas –pues también va a relacionar lo que le molesta con sus acciones–.

 

Y si en una sesión de juego se pone muy agresivo…

Prueba dejándolo solo. Enciérralo en la habitación donde se encuentre para que se tranquilice, y demuéstrale que cuando tenga esos comportamientos ya no jugarás con él.

Por supuesto, no olvides recompensarlo cuando haga algo bien, y trata de pasar tiempo a su lado: refrendar lazos es lo más importante a la hora de querer educar a cualquier mascota.



Estas son las señales de que tu gato te quiere

También los hay quienes huyen de los invitados para sólo estar a lado de su dueño; e inclusive puede tumbarse panza arriba para que se le acaricie el abdomen.

Pese a que los gatos son mejor conocidos como personajes parcos, fríos, bipolares e interesados, la realidad es que estos seres felinos poseen códigos de comunicación diferente a los del perro. Es cuestión de observarlos atentamente para desplegar una interpretación de sus gestos de amor.

Hay gatos que se tumban en el sofá mientras su dueño esté ahí o inclusive da golpecitos con la cabeza usando estos momentos como vía de compañía. Este tipo de conducta social tiene como finalidad mostrar aceptación, apego y amor. hacia la persona que va dirigido sus sentimientos. Sin embargo hay ocasiones en que necesitará momentos de soledad, por lo que es ideal darle esos tiempos y espacios para él o ella misma.

Mientras que los hay mirones y maulladores, pues son capaces de emitir sus emociones a través de numerosas vocalizaciones; como el maullido, ronroneo, bufido, etcétera.

angry-looking-persian-cat

También los hay quienes huyen de los invitados para sólo estar a lado de su dueño; e inclusive puede tumbarse panza arriba para que se le acaricie el abdomen. De acuerdo con el veterinario Marco Villén: “Se trata de una postura de máxima vulnerabilidad para un felino, que es un depredador, así que si te permite acercarte en esa circunstancia, es que gozas de su completa confianza y aceptación”. Asimismo se enrosca entre sus piernas, mulle su regazo y mantiene los bigotes perpendiculares al hocico en su presencia.

O inclusive los hay quienes no han aprendido a no arañar, a amasar con sus zarpas, dar lametazos cuando se le acaricia o mueve la cola lentamente ante su presencia. Se trata de rutinas o prácticas que marcan “su territorio” pues desean mantener a su lado al dueño, evitando su abandono a toda costa: “es un momento de relajo y si, además, comparte ese momento de intimidad con su dueño es que siente apego por él. Sobre todo, si le regala algún que otro lametazo, que en el lenguaje gatuno podría equivaler a un abrazo humano.”

Si bien cada felino es diferente, los gatos pueden llegar a ser apegados, cariñosos y amorosos con sus dueños. Es cuestión de observar, comprender y descifrar la personalidad de cada uno de ellos. Y tu gato, ¿Cómo es?