No sólo es una de las bebidas más antiguas que el hombre haya inventado, sino que también es una de las más deliciosas y nutritivas para el cuerpo: la cerveza.  Gracias a sus propiedades naturales y el proceso que requiere su elaboración, este elixir provee múltiples beneficios para la salud. Entre los más reconocidos está la prevención al desarrollo de trastornos neurodegenerativos como el Alzheimer y de enfermedades como la osteoporosis en las mujeres

En México la oferta de la cerveza es vasta. Sin embargo, la mayoría de ella es cerveza transgénica –que ha sido elaborada con productos transgénicos–, por lo que ha tenido un impacto negativo en el medioambiente y el mercado agrícola nacional. Según Greenpeace MX, hay dos cerveceras mexicanas importantes que producen este tipo de bebidas: Grupo Cuauhtémoc Moctezuma y Grupo Modelo. Afortunadamente existen alternativas verdes que brindan los verdaderos beneficios de la cerveza sin afectar negativamente tanto a la salud como al medioambiente. 

Dale click aquí para conocer cuál es la lista negra en México y sus alternativas verdes. 

 

Frías, en micheladas, con clamato o con vino blanco/jarabe de limón, la cerveza es una excelente opción en cualquier momento, especialmente durante esos días de verano. Por ello, en caso que sea necesario justificar su consumo, te compartimos cinco beneficios de beber cerveza

cerveza

Es el alimento para el cerebro. Gracias a su compuesto de xanthohumol, esta bebida ayuda a reducir los daños de los radicales libres en el cerebro, previniendo así enfermedades como Alzheimer y Parkinson.

La cerveza mejora el estado de ánimo. Por cada 0.4 gramos por litro, las emociones mejoran –si bien depende primordialmente del peso y la moderación en su consumo–. Inclusive hay un efecto evidente en la percepción sexual y la deshinibición social.  

– Ayuda a rehidratar. La cerveza es igual de efectiva que el agua para hidratar –siempre y cuando la persona sea saludable–. 

– Es una buena fuente de hierro. La cerveza oscura posee mayor cantidad de minerales que la cerveza clara, por lo que ayuda a transportar el oxígeno de los pulmones a los músculos y órganos del cuerpo. Sin ello, el cansancio y la irritación gobernarían la vida de un individuo. 

– Mejora la digestión. Si bien puede inflamar muchísimo el estómago, la cerveza tiene la habilidad de facilitar el proceso digestivo de la comida. Los ácidos amargos en la cerveza liberan el ácido gástrico en el estómago –el cual es indispensable para el proceso digestivo– y el crecimiento del microbioma.