¿Cómo puedes limpiar tu karma? Estas sencillas acciones te ayudarán a lograrlo

“Las acciones que efectuamos dejan huellas o impresiones en nuestra mente muy sutil que, con el tiempo, producen sus correspondientes resultados.” Eso se le llama Karma.

La ley del karma tiene como principio la causa y efecto de las acciones físicas, verbales y mentales. Es decir que las acciones en nuestro pasado, se verán reflejadas en nuestros estados mentales, experiencias y apariencia física. Geshe Kelsang Gyatso, maestro de meditación altamente reconocido en el budismo tibetano y responsable de la difusión a nivel mundial del budismo Kadampa en la actualidad, afirma que “Las acciones que efectuamos dejan huellas o impresiones en nuestra mente muy sutil que, con el tiempo, producen sus correspondientes resultados.”

Por decirlo de alguna manera, la mente es una especie de terreno fértil, cuyas semillas resultan ser las acciones que realizamos. Es decir que si las acciones son virtuosas, las semillas cosecharán la felicidad; si son perjudiciales, será sufrimiento. En palabras de Gyatso: “Estas semillas permanecen ocultas en nuestra mente hasta que producen su efecto, cuando se reúnen las condiciones necesarias para su germinación. Además, desde que se realiza la acción original hasta que maduran sus consecuencias, pueden transcurrir varias vidas.”

Se dice que si sufrimos es porque se han cometido acciones perjudiciales en vidas pasadas; acciones con principios impuros y envenenados por el aferramiento propio. Si sufrimos es porque “son nuestras propias perturbaciones mentales, como el odio, apego y la ignorancia”.  Inclusive Gueshe Kelsang explica que la meditación aplicada en la vida diaria es una de las actividades que facilita la felicidad verdadera, pues ayuda a cultivar un buen corazón para poder ayudar a los demás. 

De modo que cuando se haya eliminado de la mente el aferramiento propio, las acciones serán puras; las acciones y experiencias, disfrutables y sin dificultad. Es el camino a nuestra verdadera felicidad en la mente. Para lograrlo, te compartimos 20 leyes para limpiar el karma, alcanzando el equilibrio y la armonía

karma-gif

– Ley del karma.  El objetivo es alcanzar la armonía y el balance. Creamos el Karma con nuestras intenciones, pensamientos, emociones, palabras y acciones. Por lo que, para vivir en armonía, debemos trabajar en nuestro karma y descubrir un nuevo enfoque de vida. 

– Ley de la sabiduría. Ser sabio significa tomar ventaja del dolor para un proceso de introspección. La sabiduría es estar conscientes de lo que podemos y debemos cambiar, y de lo que no podemos. 

– Ley del progreso. La sabiduría se lleva a cabo a través de un desarrollo espiritual. Tenemos que sobrepasar nuestras emociones y el ego para seguir el camino del Alma. 

– Ley del logro vibracional. Dado que estamos hechos de energía, estamos en constante movimiento y eternidad. Por lo que nada en el universo es permanente. Todo cambia.  

– La ley de uno. Todas las partes forman parte de un todo más grande. 

– La ley del amor. El amor es la respuesta a todo. Tiene que ser incondicional, pues sólo así puede sanar tanto a uno como a todos los demás. 

– La ley de la abundancia. El Universo se encarga de que cada uno obtenga lo que necesita. 

– La ley de la gratitud. Esta ley ayuda durante el proceso de crear un hábito saludable en relación con todo lo que se tiene. 

– La ley de la armonía. Necesitamos apreciar lo esencial de la armonía con el universo para vivir mediante las leyes universales; es decir, no matar ni mentir ni odiar ni robar. 

–La ley de la observación. Nuestra realidad está definida por la manera en que pensamos. Los pensamientos se vuelven acciones, las cuales dan forma a nuestro carácter. 

– La ley del desapego consciente. Dado que todo es cambiante, debemos aprender a no aferrarnos a los objetos ni personas. Tener este vínculo tan unido puede resultar en energía en desbalance. Por ello, mantenernos completamente conectados con nuestra esencia crea un balance. 

– La ley de la conducta. Deberíamos ser capaces de controlar nuestras acciones, lo cual conlleva inevitablemente al control de nuestra conducta. 

karma-good

– La ley de la aceptación. La aceptación trae armonía, mientras que la resistencia o negación, miedo y sufrimiento. Usualmente, las personas se transforman en aquello que se resisten a ser. 

– La ley de la dualidad. Estas son dos fuerzas que gobiernan el universo –yin y yang; masculino y femenino–. Entre ambos, tiene que haber balance y armonía. 

– La ley de la atracción. Atraemos lo que somos. Lo bueno atrae lo bueno. Amor atrae amor. 

– La ley de lo divino. Cuando nos volvemos conscientes de que la Divinidad reside en nosotros, empezamos a manifestarla. 

– La ley del Ciclo. Nuestras vidas están compuestas por diferentes ciclos. Cada ciclo normalmente toma alrededor de 9 a 12 años, resultando en un total de 4 o 5 ciclos mayores. 

– La ley del destino. El destino es la suma de las experiencias y lecciones que hemos pasado a lo largo de la vida. Tenemos nuestros destino y debemos cumplir con él. 

– La ley de Dharma. Es un objetivo más grande de todas las cosas que deberían sincronizarse con la ley universal. Hay una razón por la cual pasan las cosas. Es el creador. Es la armonía de Dharma que afecta nuestro Karma. 



El #CambioClimático es migración: ONU en la COP24

Sí: el cambio climático y la migración se relacionan más de lo que crees.

Estos últimos días, la COP24, o 24ª Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático, ha estado en boca de todos, y no es un asunto menor. ¿De qué va?

Desde el 2 de diciembre, cientos de expertos reunidos en Polonia se han partido la cabeza discutiendo un asunto urgente: hay que frenar el calentamiento global, ahora o nunca. 

Las naciones del mundo tienen ya bastante en qué pensar sólo con esto, pero no es todo. A la par de las negociaciones en Polonia, varios países por la ONU están firmando un tratado en Marrakech que los compromete a encontrar soluciones para la crisis migratoria global. 

Los expertos en cambio climático de hecho han dedicado varias sesiones a tratar el conflicto  migratorio en la COP24, pero a ver, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra?

Países inhabitables

La gente se desplaza por muchas razones. Algunos buscan una vida mejor, otros huyen de la violencia y ahora muchos lo harán debido al calentamiento global, según detalló la responsable del área de migración en la COP24: 

El clima cambiante, las inundaciones y las sequías amenazan cada vez más la seguridad y los medios de vida de las personas en muchos lugares del planeta. Esto está llevando a muchas familias a tener que considerar si pueden quedarse donde están o tratar de vivir en otro lugar.

Actualmente se cuentan 258 millones de personas que viven fuera de su país de origen y la cifra sólo aumentará cuando los estragos del cambio climático alcancen su punto máximo.

Pensémoslo así: si una persona se dedica a la agricultura y constantemente es víctima de sequías, ¿qué otra opción le queda más que irse? Ante terremotos destructores y huracanes que arrasan con poblaciones enteras, ¿por qué no buscaríamos otro lugar? 

¿Por qué importa? 

 La movilidad humana no se reserva a unas cuantas fronteras o un par de países. La noticia de la Caravana Migrante no se quedó sólo en México u Honduras, sino que recorrió el mundo. Esto se debe a que el fenómeno migratorio es tan global como el cambio climático.

El planeta está en riesgo, pero también los derechos humanos.

El sufrimiento generalizado de las personas que buscan refugio en otros países es el argumento principal de líderes como Angela Merkel, presidenta de Alemania y Charles Michel, primer ministro de Bélgica.

Merkel incluso llegó a comparar la crisis de la migración con el final de la Segunda Guerra Mundial, evento que desencadenó la creación de la ONU en primer lugar. Aun así, hay varias naciones (como Estados Unidos) que no tienen esa perspectiva. 

Empiezan los retos 

La magnitud global de la migración ha causado temor en algunos países. Estados Unidos continúa en debacle mientras que Australia, Chile, Italia, Polonia, entre otras se han negado a firmar el acuerdo.

En donde algunos ven una crisis de derechos humanos, otros ven un problema de soberanía. ¿Cómo permitir el libre paso de personas por sus fronteras? ¿Y los límites? 

En la COP24 se toma una posición pacífica. La prioridad está en evitar y minimizar el sufrimiento totalmente innecesario del que hablamos. 

Cuando entra el cambio climático a la mezcla los retos son aún mayores. La ONU ha propuesto la financiación de proyectos que tomen en cuenta los pronósticos meteorológicos, así como un análisis de los riesgos del calentamiento global que además incluya las rutas de movimiento humano.

Es casi obvio que estas soluciones requieren de la cooperación internacional, pero el celo de algunas naciones por sus fronteras es un problema grave. Detrás de las declaraciones de líderes como Donald Trump hay suposiciones que el Secretario General de la ONU ha identificado como falsas.

Para él, los compromisos internacionales no atacan la soberanía de los países, son un paso adelante hacia la resolución de problemáticas que traspasan continentes. Quizá la crisis del calentamiento global sirva para recordarnos que ninguna nación es una isla. Esta problemática nos incumbe a todos. 

¿Cómo participar del cambio? Toma acciones reales con esta guía.

 

 

 



Las mujeres duermen mejor al lado de sus perros que con su pareja

Una curiosa investigación que nos pone a reflexionar sobre las relaciones contemporáneas.

Tener una mascota es maravilloso. Pero en nuestros tiempos se ha vuelto un síntoma de suplencia, es decir: muchos tienen mascota para sustituir el cariño humano, o para evitar la soledad.

Por eso llama la atención el estudio que recientemente realizaron científicos del Canisius College, quienes encontraron que las mujeres duermen mejor al lado de sus perros. Para llegar a esta conclusión, los investigadores observaron a 962 mujeres de los Estados Unidos para saber cuánto y cómo descansaban durante la noche. El factor común que todas compartían era el de dormir al lado de una mascota.

55% de las mujeres dormía con su perro, y 31% con su gato.

Y 57% dormía, además, con su pareja

mujeres-duermen-mejor-con-perros-dormir-con-mascotas-88

Comparados a las parejas humanas, los perros perturbaban menos el sueño de las mujeres, y estaban más asociados a fuertes sentimientos de tranquilidad y seguridad por parte de las participantes. En cambio, los gatos eran tan molestos como las parejas humanas. Además, las mujeres que dormían con perros tenían un mejor ciclo circadiano, es decir: se iban a dormir temprano y amanecían más temprano.

Esto tiene que ver con los hábitos concretos de cada mascota –y cada humano–, ya que los perros requieren de una mayor disciplina por parte de sus dueños. En cambio, los gatos suelen ser más independientes, mientras que una pareja… bueno, las variantes de cómo una relación pueda impactar nuestra rutina son casi infinitas.

Es cierto que a partir de este estudio, que sólo se basó en encuestas, no es posible saltar a conclusiones. Pero demuestra que, si las mascotas han sido el nuevo blanco de nuestro afecto, es por algo: sobre todo porque los perros nos dan su cariño y lealtad sin pedir nada a cambio, y su ritmo de vida nos llena de energía.

mujeres-duermen-mejor-con-perros-dormir-con-mascotas-88

De cierta forma, el tipo de relaciones que mantenemos con ellos –más honestas, sin tantas mediaciones ni exigencias mutuas– son un ejemplo de cómo debemos mantener nuestras relaciones personales. Quizá que nuestra pareja no nos deje dormir bien se deba a que ronca o a que se mueve mucho; pero también puede que sea porque estamos inmersos en una relación tóxica donde no existe verdadero afecto ni respeto (y ni siquiera nos hemos dado cuenta).

Habrá que pensar en cómo podemos tener el mismo nivel de descanso, ya sea que durmamos al lado de nuestro gato, nuestro perro o nuestra pareja. Lo que significa también: ¿cómo podemos tener relaciones más respetuosas?