¿Presumes en Facebook cuánto ejercicio haces? Podrías padecer este trastorno mental

De acuerdo con un grupo de investigadores de la Universidad Brunel de Londres, esta tendencia a publicar en Facebook noticias sobre la rutina de ejercicios podría señalar rasgos del trastorno narcisista de la personalidad

Todos tenemos ese amigo que tiende a publicar en todas las redes sociales sus arduas rutinas de ejercicio, una dieta saludable y selfies de su escultural cuerpo. Parecería que se trata de una persona preocupada por alcanzar una salud física plena; sin embargo, de acuerdo con un grupo de investigadores de la Universidad Brunel de Londres, esta tendencia podría señalar rasgos del trastorno narcisista de la personalidad. 

En un estudio realizado recientemente, los psicólogos observaron a 555 usuarios de Facebook para examinar sus rasgos de personalidad y las motivaciones que influyen en los temas que escogen a la hora de hacer una publicación. Usaron las pruebas para delimitar cinco rasgos principales de la personalidad (extroversión, neurótico, flexibilidad, conciencia y agradabilidad), la autoestima y el narcisismo. 

En resumen, los investigadores encontraron: 

Las personas con baja autoestima tienden a publicar más frecuentemente estados sobre su relación de pareja del momento

 Los narcisistas suelen tener publicaciones sobre sus logros, y así consiguen mayor atención y validación de la comunidad de Facebook; 

– Los narcisistas también publican más sobre sus dietas y rutinas de ejercicio, lo cual sugiere que “usan esta red social para reforzar y validad el esfuerzo que ponen en su aspecto físico”;

Los individuos más conscientes suelen estar asociados con escritos y publicaciones sobre sus hijos

Para la doctora Tara Marshall, líder de la investigación y psicóloga reconocida por sus publicaciones sobre por qué no deberías seguir a tu ex en redes sociales, no es una novedad decir que las publicaciones en Facebook reflejan los rasgos de personalidad de sus usuarios. Sin embargo, es importante comprender por qué las personas tienden a escoger ciertos temas, ya que sus publicaciones pueden ser recompensadas diferentemente con likes y comentarios: “Las personas que reciben más likes y comentarios tienden a experimentar los beneficios de una inclusión social, mientras que aquellos que no, sienten una especie de ostracismo“.

En otras palabras, esta investigación apunta a que los narcisistas presumen sus gastos y esfuerzos físicos porque tienen un mayor engagement con la comunidad de la red social (aunque Marshall sugiere que los amigos en Facebook pueden ofrecen cortésmente apoyo mientras sienten una ligera aversión por estas pantallas egocéntricas). De hecho, la doctora en psicología propone “tener una mayor conciencia sobre cómo nuestros amigos perciben nuestras publicaciones y así ayudar a las personas a evitar temas que son más aburridos que entretenidos”. 



Sólo existe una falla con la que tienes que aprender a lidiar, según el zen

Nada más que una falla podría estar provocando que no logres encontrar por dónde fluir.

Hay muchas razones por las cuales nos paralizamos ante la simple idea de fracasar y no poder lidiar con nuestras fallas. La ansiedad nos domina con sólo pensarlo. ¿Y si no se vuelve a presentar la oportunidad? ¿Qué tal que hago el ridículo? ¿Y si decepciono a alguien?

Los pensamientos persisten y se vuelven obsesivos cuando no sabemos cómo lidiar con ellos ni, por tanto, con las fallas. No podemos evitar intentar vislumbrar el futuro ―lo cual no es malo―, pero no lo hacemos de una manera previsora, más intuitiva, sino dando por hecho que sólo nos aguardan equivocaciones. Vamos a fallar, nos aseguramos. Nada volverá a ser igual.

como-lidiar-fallas-asumir-fracaso-filosofia-zen-problemas-88

Y entonces fallamos, porque la mente ―e incluso las posturas de nuestro cuerpo― pueden precondicionarnos a ello: liberar hormonas y neurotransmisores cuyo influjo en nuestro comportamiento es realmente poderoso.

¿Por qué no podemos fluir sin las ataduras del fracaso?

El maestro zen más importante de Occidente, Taisen Deshimaru, pensaba que el problema reside en que buscamos la libertad en el lugar equivocad. La libertad es la meta a la que todos aspiramos, pero para el maestro Deshimaru era claro que la ambición y el deseo llevan a los individuos, en la sociedad moderna, a fetichizar la libertad: a confundirla con cuestiones como el éxito personal.

Como es imposible alcanzar la libertad a la que refiere el zen mediante ambiciones materiales, es recurrente que nos encontremos frente al fracaso.

La verdadera libertad está en la mente [… ] Incluso cuando mis proyectos fallaran, incluso si toda mi misión fracasara, todavía tendría mi kolomo (ropaje) y mi cabeza rasurada, y podría dormir a un lado del camino.

Buscar la libertad más allá de la propia psique, la cual nos conecta con los otros y con el cosmos, es lo que nos conduce a un irracional miedo al fracaso. No quiere decir que debamos aislarnos para no fallar, sino que debemos construir lo que somos en el mundo material sobre un sólido trabajo subjetivo. 

Sólo así nos podemos dar cuenta de que la única falla importante que podemos cometer es creer que podemos fallar.

como-lidiar-fallas-asumir-fracaso-filosofia-zen-problemas-5

Porque en realidad fallar es algo tan relativo como el tiempo. Lo que percibimos como una falla tenemos que retomarlo como una oportunidad para reflexionar. Fallar debe servirnos para fortalecer la psique, y como un momento para redireccionar nuestras intenciones.

Ray Bradbury lo sintetizó lucidamente en su libro Zen in the Arts of Writing:

No deberías ver hacia atrás para concebir el trabajo que has hecho como una falla. Fallar es rendirse. Pero estás en el medio de un proceso en movimiento. Nada falla entonces. Todo sigue. El trabajo está hecho. Si es bueno, aprenderás de él. Si es malo, aprenderás aún mas. El trabajo hecho es una lección para ser estudiada. No hay falla a menos que uno se detenga.

Las fallas no existen: son sólo una ilusión que nos sirve de barómetro, que pueden ayudarnos a sobrevivir. Pero que sobre todo tienen que impulsarnos a seguir: a fluir.

*Imágenes: Anna Sudit



Esta app quiere promover una vida sin ansiedad a través de la tecnología

Como una especie de terapia digital, esta app quiere tratar la ansiedad y echar un vistazo a lo que será el futuro de la psicología.

Gran parte de la ansiedad colectiva es ocasionada por la tecnología. El Internet nos reclama toda nuestra atención, pues de eso viven cientos de empresas. Buscar likes se vuelve una ansiolítica forma de vida que nos deprime. Y la luz de las pantallas es tan cognitivamente invasiva que modifica nuestros ciclos de sueño y vigilia.

app-tratar-ansiedad-joyable-tecnologia-terapia-psicologica

No obstante, el problema de la tecnología no es la tecnología en sí, sino más bien el cómo la utilizamos. De igual manera, no son las situaciones en sí las que nos generan ansiedad, sino más bien cómo las interpretamos.

Podría decirse que ese es el principio que rige la terapia cognitivo-conductual. Y es en lo que cree Peter Shalek, el CEO y fundador de la startup Joyable.

Joyable es una empresa con base en San Francisco que desde 2015 se ha propuesto eliminar la ansiedad colectiva mediante herramientas digitales. Muchos de sus clientes conocieron el servicio mediante anuncios de Facebook, el ansiolítico digital por excelencia. Precisamente porque las mentes detrás de esta app saben quienes necesitan urgentemente de sus servicios.

En 2015, Shalek dijo a The Atlantic:

Creo que los problemas de salud mental son un gran desperdicio de potencial humano en el mundo desarrollado […] Nuestra misión es curar al mundo de la ansiedad y depresión.

El enfoque que utilizan los expertos de Joyable es el de la terapia cognitivo-conductual, a partir de la cual los pacientes pueden ir deshaciéndose de los pensamientos obsesivos que desatan la ansiedad. La terapia cognitivo-conductual, como han comprobado muchos estudios, es la más eficaz contra la ansiedad.

app-tratar-ansiedad-joyable-tecnologia-terapia-psicologica

La experiencia en Joyable comienza con un quiz, a partir del cual es posible orientar al paciente, asignarle un terapeuta y organizar sus sesiones con él por mail o por teléfono. El seguimiento y muchas de las herramientas de la terapia se proporcionan a través de la app.

La app de Joyable para tratar la ansiedad fue catalogada en 2017 como una de las mejores en la App Store.

Es importante resaltar el papel que las terapias digitales pueden jugar en el futuro. Esencialmente porque no todos son capaces de asistir a una terapia real. Ya sea por su precio, porque no cuentan con el tiempo o porque ni siquiera  admiten tener un problema mental. Joyable busca trascender todas esas barreras, haciendo de los tratamientos algo más accesible con el uso de herramientas digitales.

Así, Joyable es una muestra de que afrontar los problemas actuales es posible con creatividad, y que sólo se requiere de usar la tecnología a nuestro favor. Afortunadamente la plataforma está creciendo, y es posible que pronto existan versiones en otros idiomas. Lo que es seguro es que aliviar la ansiedad colectiva dependerá de que existan cada vez más alternativas como esta.

*Imagen principal: Ella Byworth