¿Cómo se ve un vestido después de estar dos años sumergidos en el Mar Muerto? (FOTOS)

Es un hermoso experimento artístico que le permitió conocer los enigmas este Mar Muerto.

Para su proyecto Salt Bride, la artista israelí Sigalit Landau decidió adentrarse en los misterios del Mar Muerto –ubicado entre Israel y Jordania–, sumergiendo un vestido negro durante dos años. Para ella se trató de un hermoso experimento artístico que le permitió conocer los enigmas este cuerpo acuático; como por ejemplo, los efectos de las altas concentraciones de cloruro de sodio, sales y minerales, sobre los microorganismos que viven en estas condiciones ambientales extremas, y los objetos que se introducen en él. 

Landau realizó este proyecto como la octava parte de una serie fotográfica inspirada en una obra de S. Ansky (1916), en donde una joven mujer sufría la posesión de su amante muerto. Se supone que el vestido negro que Landau desterró a las profundidades del Mar Muerto, era la réplica del que la actriz usó en 1920. ¿Quién podría imaginarse que los minerales y microorganismos que habitan en este medio ambiente podrían convertir en algo hermoso una triste historia de amor?

El Mar Muerto se ha convertido en un espacio natural, principalmente para recibir los múltiples beneficios de la sal. La composición de la sal posee propiedades saludables, principalmente para reducir síntomas de: enfermedades cardiovasculares, problemas respiratorios como el asma, eclampsia, afectaciones en la piel como eczemas, dolores musculares después de una actividad física intensa, dificultades digestivos –como laxante– e inclusive dolores de cabeza vasculares. 

 Más en Ecoosfera

Usa la sal del Himalaya para librarte de esa fastidiosa migraña

¿Baños con sal marina? Descubre aquí por qué deberías empezar a hacerlo



Usa la sal del Himalaya para librarte de esa fastidiosa migraña

Para reducir el dolor de cabeza con sal, hay dos opciones: la primera, tomar un baño con sal; la segunda, hacer un remedio casero con el limón, agua y sal de mar.

Los dolores de cabeza tienden a relacionarse con una avalancha de neurotransmisores en las vías nerviosas del cerebro; principalmente con una baja de endorfina –neurotransmisor de la sensación de bienestar– en el cuerpo. Las principales causas de estos dolores de cabeza se concentran en cambios hormonales –por uso de pastillas anticonceptivas, ciclo menstrual, entre otros–, trastornos del sueño, consumo excesivo y frecuente de bebidas alcohólicas, estrés y ansiedad, ruidos demasiado fuertes y luces brillantes, estrés físico –causado por exceso de ejercicio–, tabaquismo, consumo de harinas y azúcares refinadas, alimentos procesados, productos lácteos, carnes y productos con glutamato monosódico

Entre las múltiples alternativas para los dolores de cabeza como mantenerte hidratado, evitar alimentos con glutamato monosódico, consumir suplementos con complejo vitaminínico B y melatonina, masajear regularmente el cuello, lóbulos y cabeza, existe un remedio natural muy poderoso y sencillo de hacer. Necesitas: agua, limón y sal de mar o del Himalaya.

La composición de la sal posee propiedades saludables, principalmente para reducir síntomas de: 

– Enfermedades cardiovasculares,

– problemas respiratorios como el asma,

– eclampsia, 

afectaciones en la piel como eczemas,

– dolores musculares después de una actividad física intensa,

– dificultades digestivos –como laxante–,

– e inclusive dolores de cabeza vasculares. 

Para reducir el dolor de cabeza con sal, hay dos opciones: la primera, tomar un baño con sal; la segunda, hacer un remedio casero con el limón, agua y sal de mar. Aprovecha los electrolitos y otros minerales de la sal del Himalaya y del mar –los cuales fortalecerán el sistema inmunológico, mediante este brebaje de jugo de limón y una buena cantidad de sal de mar o del Himalaya; esto ayudará a equilibrar los niveles de serotonina en la sangre y restableciendo los niveles de alcalinidad en el organismo. 



¿Baños con sal marina? Descubre aquí por qué deberías empezar a hacerlo

La sal de mar ha sido utilizada para fines estéticos y de salud; como por ejemplo un remedio económico e inmediato para el estrés.

Desde la antigüedad, la sal de mar se ha considerado como un remedio casero para numerosos males físicos, emocionales y energéticos; como por ejemplo, estrés, eczema, psoriasis, dolor muscular, celulitis, piel seca y acné. De hecho, gracias al magnesio que hay en la sal de mar, sus baños proveen múltiples beneficios para la salud. En especial cuando se trata de reducir los síntomas de:

– Enfermedades cardiovasculares,

– problemas respiratorios como el asma,

– eclampsia, 

afectaciones en la piel como eczemas,

– dolores musculares después de una actividad física intensa,

– dificultades digestivos –como laxante–,

– e inclusive dolores de cabeza vasculares. 

La sal de mar ha sido utilizada para fines estéticos y de salud; como por ejemplo un remedio económico e inmediato para el estrés. Basta con relajarse en un baño con sal marina para liberarse de los síntomas causados por altas dosis de adrenalina y cortisol en el cuerpo. Esto es posible gracias a que el magnesio, un supresor de los neurotransmisores del estrés, ayudan a elevar los niveles de serotonina en el cerebro, induciendo a la sensación de bienestar, tranquilidad y relajamiento.

¿Cómo funciona?

En caso que tengas una tina, añade dos tazas de sal marina al agua tibia, y quédate alrededor de 12 minutos dentro de ella. 

En caso que tengas una regadera, remoja tu cuerpo, coloca un puñado de sal marina en la mano y restriégala en todas las partes del cuerpo –enfocándolo en codos, rodillas y cuello–. 

Si es posible, agrega aceite esencial de lavanda para aumentar la intensidad. Esto te ayudará a sentirte más frescx inclusive. 

La sal ayudará a relajarte e inclusive a tratar cualquier hongo que se encuentre en las uñas de los pies y a sanar moretones de manera más rápido.