Aves de islas Galápagos duermen mientras vuelan 10 días ininterrumpidos

Los científicos descubrieron que las fragatas de las islas Galápagos pueden dormir durante el vuelo, durante viajes de alrededor diez días ininterrumpidos y 3 mil kilómetros de distancia.

Las islas Galápagos son consideradas no sólo como Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO –1979–, también un sitio histórico en donde se formuló el Origen de las especies de Charles Darwin. Gracias a su biodiversidad de flora y fauna, las islas Galápagos se han convertido en una fuente de datos ambientales de alrededor 5 millones de años de edad. 

Aún a dos siglos de los estudios realizados por el joven naturalista Charles Darwin, científicos continúan analizando la diversidad animal; como por ejemplo, el estudio realizado por el equipo internacional compuesto por el alemán Niels Rattenborg, el ecuatoriano Sebastián Cruz y el alemán Alexei Vyssotsky. Ellos se encargaron de estudiar a las aves conocidas como “fragatas” mediante un dispositivo pequeño que mide cambios electroencefalográficos –el cual fue retirado pocos días después del estudio, sin alterar, en absoluto, el comportamiento de las aves–. 

 

Los científicos descubrieron que las fragatas de las islas Galápagos pueden dormir durante el vuelo, durante viajes de alrededor diez días ininterrumpidos y 3 mil kilómetros de distancia. De acuerdo con el Parque Nacional Galápagos, las fragatas duermen menos de una hora por día durante los viajes de forrajeo –búsqueda de alimentos–, pero al retornar a sus nidos duermen por más de doce horas por día, con episodios de sueño más largos y profundos

El análisis de los aparatos demostró que durante el día, las fragatas se mantienen despiertas; y por la tarde, duermen en sueños con ondas lentas, de varios minutos mientras planean. Para los investigadores, “El vuelo ascendente en círculos reveló que la fragata duerme con un hemisferio –del cerebro– mientras el otro, que está conectado al ojo que guía el giro, permanece despierto, para evitar colisiones con otras aves.”



Gobierno de Bolsonaro llama “mala brasileña” a modelo por defender la Amazonía

…y con esta sofisticación respondió la defensora ecologista.

Sabemos que Jair Bolsonaro es un peligro para la Amazonia. Pero también lo es para la libertad de expresión.

La supermodelo y activista medioambiental, Gisele Bündchen, es una de las primeras víctimas mediáticas del gobierno de Bolsonaro. Se le intentó callar aunque –por ahora– sólo con sutiles amenazas. La ministra de Agricultura del nuevo gobierno, Tereza Cristina Dias, realizó un acto de censura camuflada al declarar en una entrevista que la modelo no debería “andar por ahí criticando a Brasil sin conocer los hechos”, pues la supermodelo se ha pronunciado en contra de los planes del nuevo gobierno en temas de agricultura y conservación.

Cristina Dias llamó a Bündchen una “mala brasileña” 
y afirmó que Brasil es una “vanguardia de la conservación”.

gisele-bundchen-bolsonaro-brasil-agricultura-mala-brasilena

Lo cierto es que ninguna vanguardia ecologista que verdaderamente lo sea podría tener un presidente que piense que el cambio climático es producto de un “mala planificación familiar y no de, por ejemplo, la deforestación en la Amazonía ocasionada por la tala legal e ilegal. Ni mucho menos aún un “país vanguardia” podría salirse de los Acuerdos de París.

Pero Gisele Bündchen respondió en su cuenta de Twitter con una gran sofisticación. Nos recordó que, ante los arranques de gobernantes como Trump y Bolsonaro –y de sus colaboradores–, nosotros tenemos la cortesía:

Me causó sorpresa ver mi nombre mencionado de forma negativa por defender y manifestarme a favor del medio ambiente. Desde el 2006 vengo apoyando proyectos y me he volcado a causas socioambientales, lo que siempre he hecho con mucha responsabilidad.

Siempre estoy buscando el conocimiento a través de lecturas y el contacto con científicos, pescadores, agricultores, organizaciones corporativas y ambientales, de forma que en mi camino he podido aprender mucho y sigo aprendiendo todos los días. Estoy de acuerdo en que la producción agropecuaria y la conservación ambiental deben juntarse, estar lado a lado. Nuestro desarrollo, prosperidad y bienestar dependen de ese equilibrio y la agricultura, tan importante para nuestro país, también depende de las condiciones climáticas adecuadas para su crecimiento.

Brasil tiene todo para liderar el movimiento en pro de un desarrollo más sustentable, capaz de suplir las necesidades de la generación actual sin comprometer a las futuras generaciones. Hago un llamado a divulgar acciones positivas en este sentido.

Necesitamos entender que los recursos naturales son finitos, que los bosques tienen un papel fundamental en el equilibrio del clima y la tierra. Y, consecuentemente, también en nuestras vidas.

Preservar la naturaleza, por tanto, significa preservar la vida.

Por cierto, Giselle recibirá un premio por su activismo ecologista en febrero, por parte del UCLA Institute of the Environment & Sustainability. Así que mejor que Bolsonaro y su gobierno se preparen. Porque esta agente de cambio cuenta con mucho respaldo y censurarla no será cosa fácil.



Por primera vez en años encuentran tortugas bebés en las Islas Galápagos

Las crías son una esperanza que marca una repoblación; en las últimas décadas casi desaparecieron.

 

Foto: huffingtonpost

Las islas Galápagos son un referente ineludible de la vida en la Tierra. Albergan numerosas especies endémicas, por ello Darwin viajó a este lugar cercano a Ecuador y justo fue aquí el escenario que inspiró su teoría de la evolución de las especies.

Cuando Darwin visitó la isla habían más de 15 clases de tortugas gigantes, acaso uno de sus mayores atractivos, sin embargo hoy quedan 10 y en 1960 científicos encontraron solo unas 600 tortugas, luego el número fue en detrimento sobre todo por la llegada de animales como cerdos, perros, gatos y ratas

Ahora, en una nueva excursión han sido encontradas nuevamente unas 10 crías bebés y se cree que esto ha sucedido como resultado de la erradicación de las ratas en la isla. Lo más emocionante es que se cree que las tortugas encontradas son solo una muestra de una población que está creciendo exponencialmente.

Según el equipo de James Gibbs, miembro de la proyecto de estudio, en su recorrido finalmente encontraron unas 300 tortugas adultas. Una noticia de lo más alentadora para este 2015 luego de años de una disminución acelerada de las especies en una de las islas más importantes, ícono de la biodiversidad de la Tierra.

[earthables]