21 maneras de describir a la naturaleza en diferentes culturas (INFOGRÁFICO)

¿Sabías que en japonés se dice “kachou Fuugetsu” para describir el momento en que la belleza y maravilla de la naturaleza facilita el autodescubrimiento?

El earthinggrounding ha sido un movimiento enfocado en reconciliar al humano con la naturaleza. Se trata de caminar descalzo y “hacer tierra” para permitir que el cuerpo reciba la energía –mediante electrones libres– del campo magnético de la Tierra, y así reducir los daños que provocan las cargas eléctricas de los aparatos electrónicos y que llevan a la oxidación del cuerpo. 

Esta práctica, de alguna manera, brinda numerosos beneficios a la salud tanto física como psíquica. Dale click aquí para saber qué hace la energía de la naturaleza en tu cuerpo, principalmente desde que la negatividad energética de la tierra fomenta un ambiente bioeléctrico interno que establece un funcionamiento normal en todos los sistemas del cuerpo, regularizando el reloj biológico a ritmos diurnos corporales y facilitando nuevas experiencias características de la meditación mindfulness y la trascendencia psicoespiritual. 

Hay ocasiones que esta conexión con la naturaleza libera una serie de experiencias difíciles de describir en tan sólo una palabra. Empoderamiento, admiración, terror, son sólo algunas de los sentimientos y emociones que la madre naturaleza es capaz de provocar; sin embargo, hay otros efectos psicoemocionales que nos son imposibles de encapsular en una sola palabra, un idioma o una cultura. Por ello te compartimos a continuación un infográfico que reúne expresiones que engloban fenómenos psicoemocionales a través de la presencia de la naturaleza: 

Waldeinsamkeit (en alemán): la sensación de estar solo en el bosque.

Ammil (en dialecto devon, inglés occidental): la delicada laca de hielo que encierra a las hojas, leñas y hierba después de un periodo de congelamiento seguido de un deshielo parcial en la mañana, todo el paisaje es deslumbrante y brilloso.

Psithurisma (en griego): el susurro de las hojas con el viento.

Gökotta (en sueco): despertarse temprano en la mañana simplemente para ir afuera y escuchar los primeros cantos de los pájaros.

Komorebi (en japonés): destellos de la luz que danzan entre las hojas de los árboles.

Tuil-Bheum (en gaélico escocés): un torrente causado por una tormenta.

Hanyauku (en kwangali): el acto de caminar en puntas por la arena caliente.

Zawn (en córnico): una ensenada profunda y estrecha que está labrada por un acantilado cerca del océano.

Mangata (sueco): un camino luminoso y brillante creado por el reflejo de la luna sobre el mar.

Poronkusema (en finlandés): un término obsoleto que describe la distancia que un reno puede viajar sin necesidad de un descanso.

Kalpa (en sánscrito): el paso del tiempo en una escala vasta, cosmológica.

Turadh (en gaélico escocés): la desaparición momentánea de las nubes entre lluvias.

Utepils (en noruego): disfrutar de una cerveza fuera de casa en un día soleado.

Rudenèja (en lituano): la manera en que la naturaleza comienza a sentir la llegada de otoño.

Shemesh Khola (en hebreo): “sol enfermo” o cuando hay sol pero se siente frío.

Plimpplampplettere (en holandés): cuando las piedras saltan a lo largo del agua.

Uitwaaien (en holandés): la traducción literal es “caminar en el viento” o caminar mientras hay viento en el campo para aclarar la mente.

Wabi-Sabi (en japonés): encontrar la belleza en la imperfección o transitoriedad, aprehendiendo el ciclo natural del nacimiento y la muerte.

Hanibaram (en coreano): los vientos secos y fríos que corren del oeste en un día sereno.

Petrichor (en inglés): la totalidad, el olor de la tierra que emerge después de la lluvia.

Kachou Fuugetsu (en japonés): cuando la maravilla y belleza de la naturaleza permite el autodescubrimiento.

formas de llamar a la naturaleza



5 hongos comestibles que alivian el estrés

Los hongos, además de ser deliciosos, cuidan la salud en momentos de estrés.

La magia de los hongos ha sorprendido a los seres humanos durante siglos. La antigua China reconocía sus propiedades curativas en el extenso arsenal de su medicina tradicional. Los hongos medicinales se utilizaban para tratar condiciones tan variadas como la infertilidad y el estrés pos-traumático. Ahora, hay cada vez más pruebas de que este delicioso alimento puede mantenernos sanos en momentos de estrés.

Algo que todos los hongos comestibles tienen en común, además de su versatilidad en la cocina, es la regulación de los niveles de cortisol. Nuestro cuerpo libera esta hormona cuando sentimos estrés, y aunque es benéfica para el cuerpo en cantidades moderadas, su producción excesiva puede hacernos daño. Por fortuna, los hongos medicinales vienen al rescate. Estas 5 especies de hongos te ayudarán a recobrar energías, sanar tu cuerpo y aliviar los efectos nocivos del estrés. 

1. Reishi

comer-hongos-medicinales-propiedades-estres-reishi

El hongo reishi tiene el beneficio de aliviar el insomnio, uno de los problemas más comunes provocados por el estrés. Cuando el cerebro trabaja a mil por hora, es difícil conseguir la paz necesaria para que el cuerpo descanse apropiadamente. Al no dormir suficiente, el estrés de la vida diaria aumenta, dando lugar a un ciclo vicioso.

El reishi calma el sistema nervioso y ayuda a conciliar el sueño. Para sacarle jugo a sus propiedades, prepárate una taza de reishi unos minutos antes de dormir. Agrega un poco de miel para mitigar su sabor amargo. 

2. Cordyceps

comer-hongos-medicinales-propiedades-estres-cordyceps

El cordyceps ha sido utilizado en la medicina tradicional tibetana y china durante años. Además de reducir los niveles de cortisol, este hongo estimula los procesos cognitivos del cerebro, que suelen padecer ante el estrés. No es raro que nuestra memoria falle en condiciones de alta tensión, o que nos cueste trabajo concentrarnos. El cordyceps alivia estos problemas y nos energiza por su alto contenido de beta-glucano, un tipo de azúcar que se encuentra en las paredes de sus células. 

3. Chaga

comer-hongos-medicinales-propiedades-estres-chaga

Este hongo reduce la inflamación, otra de las consecuencias que el estrés puede ocasionar en el cuerpo. La inflamación aumenta el riesgo de padecer diabetes, obesidad y enfermedades neurodegenerativas, con alguna incidencia en el cáncer. El chaga es rico en fibra y antioxidantes, además, reduce la inflamación del tracto gastrointestinal. Esto es especialmente útil para las personas que sufren de colitis nerviosa. 

4. Melena de león

comer-hongos-medicinales-propiedades-estres-melena-leon

Otro hongo que mejora los procesos cognitivos del cerebro es el llamado melena de león. Trabaja estimulando la producción de un neuropéptido encargado de mantener y regular el crecimiento de las neuronas. Para conseguir sus beneficios, es necesario tomar dosis diarias por un período largo de tiempo. 

5. Cola de pavo

comer-hongos-medicinales-propiedades-estres-cola-de-pavo

Este hongo, llamado así por su forma, tiene propiedades antibacteriales y antivirales; es un suplemento en el alivio de los resfriados y las infecciones de las vías respiratorias. Pero eso no es todo: quizá la propiedad más especial de este hongo son sus beneficios para el sistema inmune. La cola de pavo ayuda en la regeneración de las células blancas en la sangre. Por eso, en países como Japón es utilizado como un suplemento para tratar el cáncer, acompañando a la quimioterapia y radioterapia. 



La gentrificación en Berlín provoca avistamiento de fantasmas callejeros

La instalación “Los desahuciados” del colectivo Reflektor busca crear empatía con las historias de quienes fueron desalojados por la gentrificación.

Fatma es una inmigrante turca que vivía en el distrito de Neukölln, un barrio obrero de Berlín, que en los últimos años se ha puesto muy de moda. Cuando su esposo Ali no pudo pagar el alquiler de la casa donde vivían, tuvieron que mudarse con sus suegros, donde Fatma tiene que ocuparse de todas las labores.

Historias como esta son las que el colectivo de arte callejero Reflektor intenta recuperar a través de la instalación Los desahuciados.

Se trata de muñecos fantasmales dejados en distintos puntos del barrio que buscan romper con la inercia de la ciudad ideal, y recordar que antes de que llegaran las galerías y los cafés de moda, Neukölln era un barrio residencial cuyos habitantes fueron expulsados paulatinamente debido al encarecimiento de la vivienda y la voracidad inmobiliaria.

La gentrificación ocurre cuando una zona se pone de moda, por lo que los precios de la vivienda y los servicios aumentan. Estudios recientes indican que estos movimientos en la organización de las ciudades podrían llevar a un aumento en casos de depresión y ansiedad clínica, entre otros padecimientos mentales.

fantasmas-desahuciados-Eva Maria Stotz
Los desahucios en la zona han aumentado dramáticamente los últimos años (imagen: Eva Maria Stotz)

Según Matthias Holland-Moritz de Reflektor, las esculturas representan historias ficticias basadas en hechos reales. “Se trata de la estigmatización, de estar ahí afuera, socialmente muertos.”

Desde hace unos años, la zona se volvió blanco de grupos inmobiliarios internacionales que han abierto bares, restaurantes y cafés, lo que provocó el desalojo masivo de mucha gente que solía vivir ahí.

Lee también: ¿Los fantasmas están tratando de alertarnos sobre el cambio climático? 

Las esculturas de todas las edades tienen un globo de texto en el que los transeúntes pueden leer sus historias, así como visitar el sitio web del proyecto para concientizarse sobre las condiciones de los antiguos habitantes del barrio.

fantasma-gentrificacion-Eva Maria Stotz
Las esculturas buscan romper la inercia de los nuevos inquilinos y turistas (imagen: fantasma-gentrificacion-Eva Maria Stotz)

Además de ser un interesante proyecto artístico, Los desahuciados busca prevenirnos mediante un ejercicio de empatía de que cualquiera de nosotros puede encontrarse en algún polo de la lógica de la gentrificación: apropiándose del espacio de alguien que solía vivir ahí, o siendo desalojado al no ser capaz de pagar lo que los administradores inmobiliarios exigen.

 

Lee también: Embellecer un barrio disminuye radicalmente la delincuencia (y funciona mejor que la “mano dura”)