¿Quieres saber qué dice tu perro? Científicos desarrollan traductor de ladridos de perro

Se trata de un prototipo de un software que capta, clasifica y evalúa los ladridos de perros domésticos para determinar si son provocados por una situación de riesgo –como la presencia de intrusos en el hogar–.

Cuando recién adoptamos a un perro, comienza un proceso de adaptación mutua basado principalmente en la comunicación. Dado que humanos y perros somos seres de distintas especies, es importante desarrollar una comunicación viable y funcional para la convivencia diaria. Para ello, el equipo de investigación de la Unidad de Transferencia Tecnológica Tepic y del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada –CICESE UT3–, ambos de México, han desarrollado un prototipo de un software que capta, clasifica y evalúa los ladridos de perros domésticos para determinar si son provocados por una situación de riesgo –como la presencia de intrusos en el hogar–. 

Humberto Pérez Espinosa, líder de la investigación, explica que el software Clasificación y reconocimiento de ladridos, tiene como objetivo clasificar diferentes tipos de ladridos en relación con el contexto en que fueron generados; principalmente si es durante la presencia de un extraño u otro perro. Para ello se buscaron patrones que pudieran generar modelos de identificación de actividades y emociones, de modo que “cuando se reciba un ladrido, el software pueda determinar en qué contexto fue generado, si es una causa normal o común, o si hay alerta.”

ladrido de perro, perro, traductor de ladrido de perros

Para obtener los patrones, los científicos grabaron los ladridos de 35 razas domésticas, más comunes en los hogares mexicanos, como el Schnauzer, French Poodle y Chihuahua. Pérez Espinosa explica: “Se grabaron los perros y decidimos generar una base de datos, trabajando con esquemas de aprendizaje supervisado, basados en tener ejemplos de los ladridos y poder entrenar los modelos computacionales para que aprendan de estos ejemplos”.  Sus ladridos estuvieron bajo un protocolo de estímulos que generaran emociones como alegría, hambre y sed, así como miedo, enojo y lucha. 

Lo que hicimos entonces fue un modelo emocional que se parecía al de las personas, donde existen primitivas emocionales: el eje vertical representa valencias y el horizontal, la activación; con estas dos primitivas se puede determinar el tipo de emoción que ocurre. Por ejemplo, si la activación se eleva hacia arriba y la actitud es positiva, puede ser un estado de alegría; si tiene altos niveles de actividad y actitud negativa, entonces revela alertas. 

Fue así que se logró crear este sistema de identificación y modelaje de ruidos domésticos, así como una plataforma de alarma frente a situaciones de riesgo relacionadas con la salud del perro o de sus dueños. Pérez Espinosa puntualizó que: 

El software ya está completo en una versión beta, falta robustecerlo con más ladridos y modelos de reconocimiento, pero ya es funcional; la segunda etapa es hacerlo flexible hacia diversas aplicaciones, no solo de seguridad, sino que se pueda conectar a una API (interfaz de programación de aplicaciones) para generar datos sobre la salud o bienestar del perro o su dueño, u otras cuestiones, pero eso quedará abierto para que se basen en nuestra plataforma.



Animales que cambian de género (sobre la naturaleza performativa del género)

La sexualidad en muchos animales es más diversa que la nuestra… ¿qué significa esto para las identidades que asumimos?

¿Qué significa que el género sea performativo? Significa que asumimos un rol, y que actuamos de acuerdo a él. Tal cosa vuelve crucial para lo que somos en un momento dado, y significa que una serie de efectos se desprenderán de aquello que la normatividad social y las reglas impuestas obligan a cada uno a ser.

Pero al ser precisamente performativo, el género puede deshacerse para transformarse. Esa es quizá la conclusión más importante de Judith Butler, una de las pensadoras feministas más importantes de hoy, quien ha dado un nuevo giro a la postulación universal de Simone de Beauvoir: no se nace mujer, se llega a serlo.

Según Butler:

Nadie “es” un género desde el principio: sé que es polémico, pero tal es mi postura.

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales-2

Es decir que el ser mujer u hombre no es un rasgo “natural”, en el sentido que asumen dichos roles en la sociedad humana. Para Butler, el género es más bien un resultado del devenir cultural y, como tal, forma parte de ciertas regulaciones y normativas que rigen a la sociedad. Por ejemplo, que sólo se puede ser mujer u hombre, y que la orientación sexual debe ser siempre de un género al otro.

Curiosamente, muchos de quienes luchan por conservar el status quo del género, así como las normas imperantes respecto a los cuerpos y a la sexualidad, justifican sus posturas a partir de lo que sucede en la naturaleza. Esto es, que existen géneros porque nacemos con ciertos órganos, y que cumplimos ciertos roles porque así funciona la naturaleza en su más primigenio sentido: el de permitir a la vida surgir.

No obstante, la naturaleza tiene muchos ejemplos contrarios 
a los rígidos roles sexuales humanos.

Es el caso de los animales que son capaces de cambiar de sexo, como el pez payaso, o de procrear sin machos, como las serpientes. También están los que pueden adoptar características del sexo contrario, como los cardinales. E incluso hay especies cuyo macho es el que da a luz, como en el caso del hipocampo, y hay registro fotográfico de que para los leones macho la homosexualidad no es un problema.

Anguila listón azul

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales
Esta especie de anguila nace macho, y se transforma paulatinamente en hembra.

Pez payaso

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales-4
Este pez es un hermafrodita selectivo, que puede cambiar de género cuando lo cree necesario.

Cardinal

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales
Este cardinal adoptó características de ambos géneros.

Por supuesto que, en la naturaleza, debemos hablar más de sexos que de géneros. Pero haciendo un arriesgado ejercicio de imaginación, pensemos por un momento en la posibilidad de que los humanos pudieramos, naturalmente, cambiar de sexo como estos animales: ¿qué tipo de normas regirían entonces a los cuerpos y a los géneros?

Sin duda serían distintas, pues la permormatividad de la que habla Butler sería parte también de la sexualidad. Por tanto, se admitiría también una performatividad en el género.

Ranas

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales-3
Las ranas son un caso interesante: algunas cambian de género espontáneamente, pero los científicos creen que se debe a un efecto de los pesticidas sobre su sexualidad.

Mariposas

genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales-3
Mariposas como esta pueden ser mitad macho mitad hembra, como lo demuestran sus colores. En este caso se trata de un error genético.
genero-performatividad-judith-butler-sexualidad-naturaleza-animales-2
Algunas especies de serpiente hembra pueden fertilizar sus propios huevos, lo que significa que no necesitan de los machos.

Así, saber que tantos animales son capaces de cambiar o adoptar características del sexo contrario es una fuente de inspiración para repensar nuestros paradigmas, nuestras normas y, en fin: todo el status quo alrededor de los cuerpos, la sexualidad y los roles de género.

Y es que, pese a todos los esfuerzos de Judith Butler y otras pensadoras y activistas, lo cierto es que los estereotipos y los prejuicios nos siguen constriñendo. Aún no hemos logrado subvertir la identidad, lo que sin duda debe suceder en un futuro si queremos evolucionar como especie.



Los sonidos de tu perro te dicen más de lo que imaginas: un estudio

Con solo escuchar los ladridos o respiraciones de tu mascota puedes descubrir mucho de ellos, mira.

Los ladridos de nuestros perros y sus respiraciones están entre los indicadores más eficaces para saber cuál es su estado de ánimo, sus necesidades o incluso salud. Los perros han desarrollado los ladridos como su manera de lenguaje más profundo, y solo es cuestión de que tú prestes atención a este indicador para que seas capaz de averiguar más de lo que crees sobre ellos. 

Un estudio hecho por la Universidad Politécnica de Madrid ha probado cómo poner atención a los sonidos de los perros puede resultar en adivinar factores impensables como el género, la edad, o incluso el escenario que vive ese animal. 

Para este análisis 8 perros fueron puestos en distintas situaciones como el estar atados a un árbol, jugando a la pelota, defendiendo a su amo de una aparente amenaza o preparándose para un paseo. 

Luego estudiantes de veterinaria fueron analizando los sonidos de los perros para determinar su situación (escenario) y su género y edad. Lo investigadores encontraron que el 85% de las veces los estudiantes pudieron adivinar el género, y 80% la edad. Asimismo los niveles de tino sobre las situaciones que vivían los perros fueron de 55%.

Lo anterior revela que mediante el estudio de los sonidos de los perros; ladridos y respiraciones, quizá podemos saber mucho más de ellos en la vida cotidiana. Se trata de una información que nos descubre la importancia sobre conocer a nuestras mascotas más profundamente y con un poco de atención focalizada.