Conoce la historia de este peruano que descontaminó una laguna en 15 días

Utilizando materiales artesanales y 25 inventos de cuidado del medio ambiente, Morikawa se internó en la laguna El Cascajo totalmente contaminada.

Marino Morikawa, Doctor peruano en Ciencias Medio Ambientales por la Universidad de Tsukuba en Japón, ha viajado por el mundo para sensibilizar y capacitar a las personas en relación con los cuidados del medio ambiente. Entre sus acciones más representativas, se encuentra la descontaminación de numerosos hábitats naturales desde prácticas nanotecnológicas; tal como la laguna El Cascajo, en Huaral –Perú–. 

Utilizando materiales artesanales y 25 inventos de cuidado del medio ambiente, Morikawa se internó en la laguna totalmente contaminada. Entre sus herramientas más útiles, se encontró la micronano burbuja, una especie de “bombita” que provoca que las bacterias se desmolecularicen y dejen de existir: “Es una burbuja 10 mil veces más pequeña que la de la gaseosa. Tiene unos iones positivos y negativos. Eso genera que tenga una concentración alta de energía. Las bacterias, por tener esta concentración, se adhieren a esta nano burbuja. Al adherirse, como ya no pueden escaparse, se autodestruyen o se mueren por la falta de movilidad o alimento”.

marino morikawa, lago titinaca, descontaminacion en peru

A través de este invento, Morikawa logró purificar la laguna en 15 días, logrando que 70 aves y peces volvieran a surgir así como los habitantes de la región comenzaran a cuidar el humedal. Gracias a esto, fundó NanoPlus 7, una empresa peruana a favor del medio ambiente del país:  

Dejé todas las cosas en Japón. En Perú tocamos todas las puertas. Muchas nos aceptaron y allí Nanoplus 7 comenzó a crecer. […] Desde allí comenzamos a viajar por todo el Perú para ver todas las problemáticas de la contaminación. Si tenemos todos los medios, tenemos la posibilidad de descontaminar hasta más del 70% de los hábitats naturales del Perú. Y lo podemos hacer, porque tenemos la tecnología, tenemos el Know How, aparte de todas las creaciones e inventos. La diferencia de todo, es que sin utilizar ningún componente químico.

Desde la universidad, comenta Morikawa, logró recuperar más de 30  hábitats naturales de África del Norte, Asia y Sudamérica. Esto le permitió no sólo reconocer en él mismo una nacionalidad latente a través de la naturaleza: “Con esta experiencia, me he podido dar el gusto de recorrer nuestro país y decir si se puede recuperar.” Por ello, pretende sensibilizar, lograr una toma de consciencia a las personas y brindar información para cuidar así el medio ambiente como parte del hogar de uno mismo. 

Actualmente Morikawa tiene dos grandes objetivos en Perú: el Lago Titinaca y La Huacachina. El primero se encontrará apoyado por cinco empresas para no sólo recuperar el lago, también brindar una educación en las escuelas para recuperar la naturaleza peruana; el segundo, no sólo se enfoca en recuperar el sitio, también el abastecimiento del agua: “Vamos a hacer una planta de tratamiento de aguas residuales. Es agua tratada y también vamos a generar áreas verdes en todo el desierto de la huacachina, empezando con el vivero nacional del huarango, árbol oriundo del lugar.”



Este es el último sobreviviente de una tribu amazónica (VIDEO)

En 22 años no se había podido captar así a un habitante primitivo de esta selva.

La amazonía sigue siendo un territorio indómito y repleto de misterios, pero cada vez está sufriendo más invasiones. Su riqueza como selva no está sólo en su asombrosa biodiversidad –que ha sido la razón de que la invadan–, sino también en las narrativas –muchas de ellas ya perdidas­– de las grandes culturas que ahí se han asentado.

De estas tribus aún quedan ecos. Así lo demuestran las primeras imágenes captadas en 22 años de un hombre amazónico. Según la agencia indígena Funai, que se encarga de monitorear y salvaguardar a los pueblos indígenas, el hombre debió pertenecer a alguna comunidad que se presume extinta, debido al exterminio paulatino de sus miembros a manos de granjeros, leñadores y otros invasores de esta selva.

Según Funai, existen aún 113 tribus aisladas en el Amazonas brasileño

Lamentablemente son cada vez menos los habitantes originarios en el Amazonas. Las actividades productivas y de extracción han depredado esta selva –la deforestación incrementó un 88% desde 2012–, y desaparecido a sus habitantes –animales y humanos– a un ritmo acelerado.

Lo último demuestra que no existe selva lo suficientemente basta o frondosa que el hombre no pueda invadir, llevando el exterminio que caracteriza a estas invasiones consigo: una situación alarmante que destaca, además, cómo la rapacidad que ha caracterizado a nuestra sociedad está llegando demasiado lejos, implicando la desaparición de tribus que, todavía a principios del siglo XX, se hallaban intactas.

Fiona Watson, directora de Survival international, expresó para The Guardian que encontrar a hombres como el del video tiene algo de irónico:

La ironía de esto es que estamos encontrando más tribus o hombres aislados de lo que pensamos. Pero también es preocupante que estamos mostrando al mundo dónde se esconden.

https://www.theguardian.com/world/2018/jul/19/footage-sole-survivor-amazon-tribe-emerges-brazil

No cabe duda que, por ello, la cuestión está en cómo la selva amazónica puede ser resguardada, con la cooperación de todos los países que comparten su territorio y de la mano de las propias tribus que ahí habitan. De ello dependen culturas enteras, cientos de especies animales y el pulmón más importante del planeta: tres elementos que son más importantes que cualquier “tesoro” que pueda extraerse de este ecosistema.

También dependerá de que nosotros, como consumidores, cuidemos de no comprar ningún producto que contenga materiales extraídos del Amazonas, como puede ser madera o cuero. Estas y otras acciones son urgentes si queremos detener el exterminio en esta preciosa región latinoamericana.



Ahora podrás hospedarte en cápsulas transparentes y flotantes sobre el Valle de Cusco, Perú (FOTOS)

Este hotel ofrece cápsulas transparentes que se suspenden a 120 metros de altura del valle; una experiencia bella y vertiginosa.

En los últimos años, el ecoturismo ha adquirido una mayor presencia alrededor del mundo. Se trata de una modalidad creativa que pretende cuidar al medio ambiente mientras se descubren los rincones del mundo. Gracias a esta práctica se han creado hoteles en forma de casas del árbol en EE.UU. y casas de campaña colgadas verticalmente en una montaña en Europa.

Ahora esta modalidad ecológica y turística ha alcanzado los límites de los ancestrales Incas, en el Valle de Cusco (Perú), bajo el nombre de Natura Vive. Esta compañía de aventuras tiene la particularidad de compartir las increíbles vistas peruanas generando un bajo índice de huellas ecológicas: en lugar de contar con hoteles tradicionales, esta empresa ofrece cápsulas transparentes que se suspenden a 120 metros de altura del piso del valle, las cuales están hechas de policarbonato resistente a cambios climáticos y de aluminio para un espacio aéreo.

Cada cápsula cuenta con seis ventanas y cuatro ductos de ventilación que brindan, al interior, una atmósfera cómoda así como una iluminación proporcionada por lámparas solares. En el interior, los espacios están acomodados por camas, almohadas, una alacena pequeña y una botella de vino. Inclusive, en caso que el viento no sea tan fuerte, el desayuno puede tomarse en el techo de la cápsula. Y en caso que desees caminar por Cusco, puedes descender y recorrer los alrededores.

Por cierto, no hay que preocuparse tampoco por el detalle del WC, ya que se encuentran en una sección separada de la cápsula, con una vista panorámica y, al mismo tiempo, con cierta privacidad.