Comienzan las consecuencias en la salud por contaminación y polvo en México

Inhalar regularmente el gas NO2 en la contaminación se ha relacionado con problemas respiratorios y cardíacos, e inclusive con muerte prematura (2010).

Imagen principal: imer.mx

Las alergias parecen ser sólo el principio de las consecuencias de contaminación y polvo en las calles del Valle de México. Los principales síntomas que la población capitalina presenta son: tos, estornudos, congestión y escurrimiento nasal, ojos rojos e hinchados, prurito, dificultad para respirar e inclusive crisis de asma. 

De acuerdo con los reportes de King’s College London, inhalar regularmente el gas NO2 en la contaminación se ha relacionado con problemas respiratorios y cardíacos, e inclusive con muerte prematura (2010). Y en México, más de 8 millones de personas están expuestas a niveles superiores de tóxicos en el aire, registrando anualmente 22 mil muertes prematuras y 23 mil ingresos hospitalarios asociados con un aumento de contingencias ambientales. 

El coordinador de Transporte Eficiente de El Poder del Consumidor, Daniel Zamudio, explicó que en los últimos años, los capitalinos se han enfrentado a graves daños del sistema respiratorio, pues “hay un índice altísimo de eventos de asma, infecciones respiratorias, se bajan las defensas y somos más propensos a virus como el Zika, o el de la influenza”; además de problemas cardiovasculares, derrames cerebrales y obstrucción en vías y coágulos

Más en Ecoosfera: Monsanto, el verdadero responsable de las microcefalias asociadas con el virus de Zika

Si de por sí la exposición permanente al dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre, monóxido de carbono y plomo tiene consecuencias graves en la salud, en las personas sensibles a alérgenos incrementa la hiperreactividad en los órganos. Es decir que la predisposición genética –la hipersensibilidad– frente a los contaminantes en el aire, desencadena episodios sintomáticos y enfermedades respiratorias como: rinitis alérgica,  sinusitis, bronquitis, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y cáncer de pulmón

Fernando Iduñate Palacios, médico alergólogo con sub-especialidad en alergología pediátrica, inclusive advierte que los síntomas de las personas que tienen una alergia respiratoria –como por ejemplo, rinitis alérgica– pueden comenzar o empeorar, por la exposición a irritantes, contaminantes y polvos que dañan potencialmente las vías respiratorias.

Más en Ecoosfera:

Sencillas acciones para reducir la contaminación y contingencia ambiental

Conoce el sitio que muestra la calidad del aire en la ciudad de México en tiempo real 

 



La CDMX sólo tuvo 15 días limpios en 2018 (y 3 contingencias ambientales)

El año pasado tuvimos sólo 15 días con buena calidad de aire, y en los primeros días de 2019 ya se registra contingencia ambiental.

En el año 2018, la calidad del aire de la Ciudad de México empeoró: se registraron sólo 15 días limpios, mientras que en 2017 hubo 21, según reporta la Secretaría del Medio Ambiente de esta ciudad. Además, durante el año tuvieron lugar tres contingencias ambientales. 

Los días “limpios” son aquellos que tienen una cantidad de partículas de contaminación aceptable para estándares internacionales, es decir, menor a 100 puntos IMECA. A pesar de que respirar aire puro es un derecho al que todos tenemos acceso, no es algo con lo que contemos cotidianamente.

Este año no comenzó de la mejor forma para nuestros pulmones. El 2 de enero se registró una pésima calidad de aire en varias alcaldías, que sobrepasaron los 101 puntos. Por si fuera poco, se declaró contingencia ambiental en localidades del Estado de México, parte de la zona conurbada de la Ciudad.

Durante una contingencia ambiental, los niveles de partículas de contaminación se alzan al punto de que los grupos más sensibles (como los niños y las personas de la tercera edad) deben evitar salir de sus casas, pues corren el riesgo de perjudicar gravemente su salud.

En lo que va de 2019 no se ha registrado un solo día limpio, de acuerdo con estadísticas del Gobierno de la Ciudad.

¿A qué se deben estos problemas de contaminación? Además de tratarse de una ciudad sobrepoblada en la que el uso del automóvil sigue siendo casi universal, las condiciones geográficas de la Ciudad de México dificultan la limpieza del aire, por tratarse de un valle. 

Esta combinación de factores ocasiona que el ambiente sea realmente dañino para los habitantes, especialmente en época de calor. En los primeros días del año, el uso de la pirotecnia de las festividades incrementa las partículas de contaminación en el aire, al igual que el uso de fogatas. Como en otras ciudades del mundo, las políticas públicas son cruciales para detener el problema.

La Ciudad de México y su zona metropolitana comenzaron el programa “Hoy No Circula” en 1989, que permitió controlar las alarmantes condiciones ambientales que se habían registrado hasta ese punto. Hasta el año 2012, el programa tuvo buenos resultados: en ese año se registraron 248 días limpios.

Sin embargo, la contaminación hoy en día sigue cobrando la vida de muchos mexicanos, pues la exposición a estas partículas contribuye a provocar enfermedades de las vías respiratorias y enfermedades neurodegenerativas.

La salud del aire que respiran nuestros pulmones dependerá de los hábitos sustentables que adquiramos este nuevo año. Puedes comenzar con esta guía.

La forma más sencilla en que puedes dejar de contribuir a la contaminación del aire es moderando considerablemente el uso del automóvil y privilegiando la caminata, el uso del transporte público y la utilización de bicicletas.



Respirar el aire en la CDMX equivale a fumarse 40 cigarros al día

“No hay sólo ciudadano en toda la Megalópolis que respire buena calidad del aire.”

En los últimos años varios estudios científicos han señalado la toxicidad de la contaminación en la salud, principalmente en los sistemas respiratorios y cardíacos. De hecho, en 2010, una investigación de King’s College London concluyó que la inhalación regular del NO2 en la contaminación se relaciona con la muerte prematura; mientras que otra de la Universidad de Lancaster (2016), señaló que pequeñas partículas de metal desprendidas de los gases de escape de los automóviles pueden afectar negativamente el tejido cerebral, y por tanto facilitar la presencia de enfermedades neurodegenerativas. 

En la Ciudad de México, la mala calidad del aire ha afectado la salud de sus habitantes. Según el Taller de Calidad del Aire, en palabras de Martín Gutiérrez Lacayo, secretario ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis –Came–,”El año pasado, la Ciudad de México registró 212 días con mala calidad del aire, y en cada uno de estos, los ciudadanos respiraron contaminantes equivalentes a fumarse 40 cigarros al día.” Es decir que “no hay sólo ciudadano en toda la Megalópolis que respire buena calidad del aire.” 

Es decir que en los seis estados que integran la Came, entre ellos se encuentra la CDMX, habitan 29.7 millones de personas que respiran mala calidad del aire, enfrentándose a numerosas enfermedades respiratorias, cardiovasculares e incluso cerebrales. Gutiérrez Lacayo explicó que existe “un vínculo entre las muertes en esta región, las afectaciones que son de carácter paulatino,” y la contaminación. Para él, “la gente se muere por esto: en el Valle de México se calcula que son más de 9 000 personas que fallecen todos los años” a causa de conjuntivitis, neumonía y bronconeumonía. En total, 7 237 casos de asma, 844 156 casos de infecciones respiratorias agudas, entre otras, en pacientes como mujeres embarazadas, niños con problemas de asma o bajo peso. 

Los efectos en el cerebro de la contaminación ambiental en la salud encontradas en la Ciudad de México, están relacionadas con daños graves en la ciudad; por lo que se ha solicitado la intervención de la seguridad nacional, para así reducir los problemas en gastos médicos de la región.