Basta de buscar a Nemo y a Dory

El éxito comercial de Buscando a Nemo (2003) aumentó la demanda de peces payaso, causando graves daños a los arrecifes de coral. La mercantilización de la naturaleza, por los costos ambientales que genera, debe quedar en el pasado.

Cada vez que un animal logra el estrellato en Hollywood, sus semejantes silvestres pagan las consecuencias. Es indudable el efecto que ha tenido la industria del entretenimiento sobre la actitud de los humanos hacia la vida silvestre. Entre los casos más emblemáticos tenemos Tiburón de Steven Spielberg y la consecuente satanización de muchas especies de tiburones; el miedo a los murciélagos fomentado por la cultura popular; el boom del cautiverio de delfines a raíz de la serie de televisión Flipper; y la presión que generó la películaLiberen a Willy para lograr la liberación de la orca Keiko, por mencionar algunos. Efectivamente, Buscando a Nemo no fue la excepción.

El mensaje que pretendió transmitir la película Buscando a Nemo es clarísimo: los peces pertenecen al océano, no a las peceras. Lamentablemente, el resultado fue opuesto. A partir de su estreno (2003), la urgencia de tener un pez payaso en casa creció tanto que se buscó a Nemo en cada rincón de los arrecifes de coral para satisfacer la demanda. El impacto de estas capturas está documentado en zonas como la Gran Barrera de Coral (donde vive Nemo) y Filipinas, donde se han registrado dramáticos declives poblacionales. Más grave es la forma en la que se capturan, pues no se trata de buzos aficionados que se los encuentran y los encierran en bolsitas. Por ejemplo, en Filipinas, la captura se realiza por medio de envenenamiento, que consiste en rociar cianuro en arrecifes de coral para que actúe como anestésico de peces. Con este método el 75% de los animales mueren en las primeras horas, y no solo afecta a los peces payaso sino a todo aquel que se cruce en la nube de cianuro, incluyendo, por supuesto, a los corales. En Australia decidieron criarlos en cautiverio a gran escala para cumplir con la demanda y, al mismo tiempo, evitar la extracción en la Gran Barrera. Sin embargo, esta estrategia no ha atendido la verdadera y constante amenaza, pues ya encontramos a Nemo pero ahora estamos buscando a Dory. Y no es que se deban evitar las películas inspiradas en animales, sino que la industria del cine bien podría responsabilizarse por llevar su mensaje más allá de las butacas.

Ahora la atención se centrará en Dory, un hermoso pez cirujano azul (Paracanthurus hepatus), con el próximo estreno de Buscando a Dory (2016). El caso de este pez es mucho más delicado que el de Nemo porque la reproducción exitosa de esta especie en cautiverio sigue siendo una utopía. Así que podemos afirmar con seguridad que todas las Dorys que se vendan provendrán directamente de los arrecifes de coral. Por si fuera poco, los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas más frágiles y amenazados del mundo como para que encima les quitemos a sus payasos y a sus cirujanos.

Generalmente, suelen ser los niños quienes inocentemente piden tener en casa estos peces, sin saber que están fomentando una cultura consumista que tiende a convertirlo todo en mercancía y a ponerle precio a lo que sea. ¿De verdad es tan difícil que los padres expliquen a sus hijos por qué los animales no pertenecen al cautiverio? Así pues, parece que lo que estamos enseñando es que el humano puede someter a cualquier especie. Muchas veces, como ocurre con los zoológicos, se utiliza la excusa de que mantener en cautiverio a los animales ayuda a generar conciencia sobre el cuidado y respeto a la naturaleza. Sin embargo, los zoológicos no son más que colecciones de animales. El cautiverio no provee ni un hogar ni un refugio, pues es imposible crear un espacio similar al hábitat natural en el que los animales viven; el cautiverio, por tanto, los priva de realizar comportamientos esenciales y vitales para el ecosistema. Por lo anterior, esta forma de pensar ha dejado de ser una justificación válida –hoy solo la defienden las industrias que buscan el entretenimiento a costa del sufrimiento de los animales: las peceras de los niños, los zoológicos, los acuarios, los circos y los parques marinos.

Forzar a los animales a obedecer nuestras reglas, necesidades y deseos nutre aún más nuestra ya retorcida concepción de la naturaleza. Es exactamente esta visión de nuestro entorno la que nos está empujando, cada vez con más fuerza, hacia el colapso ambiental que se avecina. ¿Acaso somos incapaces de admirar la naturaleza sin sentir la necesidad de poseerla y dominarla primero?

[Horizontal]



Este es el último sobreviviente de una tribu amazónica (VIDEO)

En 22 años no se había podido captar así a un habitante primitivo de esta selva.

La amazonía sigue siendo un territorio indómito y repleto de misterios, pero cada vez está sufriendo más invasiones. Su riqueza como selva no está sólo en su asombrosa biodiversidad –que ha sido la razón de que la invadan–, sino también en las narrativas –muchas de ellas ya perdidas­– de las grandes culturas que ahí se han asentado.

De estas tribus aún quedan ecos. Así lo demuestran las primeras imágenes captadas en 22 años de un hombre amazónico. Según la agencia indígena Funai, que se encarga de monitorear y salvaguardar a los pueblos indígenas, el hombre debió pertenecer a alguna comunidad que se presume extinta, debido al exterminio paulatino de sus miembros a manos de granjeros, leñadores y otros invasores de esta selva.

Según Funai, existen aún 113 tribus aisladas en el Amazonas brasileño

Lamentablemente son cada vez menos los habitantes originarios en el Amazonas. Las actividades productivas y de extracción han depredado esta selva –la deforestación incrementó un 88% desde 2012–, y desaparecido a sus habitantes –animales y humanos– a un ritmo acelerado.

Lo último demuestra que no existe selva lo suficientemente basta o frondosa que el hombre no pueda invadir, llevando el exterminio que caracteriza a estas invasiones consigo: una situación alarmante que destaca, además, cómo la rapacidad que ha caracterizado a nuestra sociedad está llegando demasiado lejos, implicando la desaparición de tribus que, todavía a principios del siglo XX, se hallaban intactas.

Fiona Watson, directora de Survival international, expresó para The Guardian que encontrar a hombres como el del video tiene algo de irónico:

La ironía de esto es que estamos encontrando más tribus o hombres aislados de lo que pensamos. Pero también es preocupante que estamos mostrando al mundo dónde se esconden.

https://www.theguardian.com/world/2018/jul/19/footage-sole-survivor-amazon-tribe-emerges-brazil

No cabe duda que, por ello, la cuestión está en cómo la selva amazónica puede ser resguardada, con la cooperación de todos los países que comparten su territorio y de la mano de las propias tribus que ahí habitan. De ello dependen culturas enteras, cientos de especies animales y el pulmón más importante del planeta: tres elementos que son más importantes que cualquier “tesoro” que pueda extraerse de este ecosistema.

También dependerá de que nosotros, como consumidores, cuidemos de no comprar ningún producto que contenga materiales extraídos del Amazonas, como puede ser madera o cuero. Estas y otras acciones son urgentes si queremos detener el exterminio en esta preciosa región latinoamericana.



Parece que se está acabando la cerveza en Europa (y la causa podría afectar a todo el mundo)

Este milenario elixir está escaseando. ¿Por qué?

El proceso de producción de la cerveza incluye el uso de germinados y otros cereales, así como de levadura. Por eso es tan deliciosa y nutritiva, ayudando incluso a contrarrestar procesos neurodegenerativos. Pero hay otro ingrediente fundamental: el CO2, el cual le da su cuerpo burbujeante a la cerveza.

Si bien podríamos imaginarnos que el cambio climático es lo que estaría poniendo en peligro la existencia de la cerveza –al afectar las cosechas de los granos que utiliza en su elaboración–, lo cierto es que esta bebida está en riesgo (por ahora solo en Europa) debido a lo que han llamado una crisis en el suministro de CO2, lo cual afecta también a otras bebidas, como los refrescos o la sidra.

¿Cómo puede haber escasez de CO2, un gas que se encuentra en la atmósfera?

escasez-cerveza-europa-por que se esta acabando

La industria alimenticia no saca este gas de la atmósfera, sino que existen plantas manufactureras –por ejemplo, de amoniaco– donde el CO2 es un subproducto, el cual es disuelto en líquido para ser vendido a las refresqueras y cerveceras.

Así que ahora mismo la cerveza escasea en el viejo mundo porque los mayores productores de gas en el norte del continente han cerrado, debido a problemas de mantenimiento, lo que coincidió –en una especie de complot contra los amantes de la cerveza– con el cierre temporal de otras plantas productoras de bioetanol y otros químicos que también producen CO2. No obstante, se trata de una crisis que pronto verá su final, y ante la cual ya se han tomado medidas para que la escasez de cerveza y otros productos no afecte a los consumidores europeos.

Pero, ¿y si vuelve a pasar?

escasez-cerveza-europa-produccion-mala-medioambiente

Lo interesante, como sea, es pensar que una bebida tan cotidiana como la cerveza depende de plantas químicas de todo tipo para existir, pues sin los debidos suministros de CO2 que éstas proveen a la industria, la cerveza no tendría el cuerpo burbujeante que nos deleita, ya que dependiendo el método de fermentación puede perder todo el gas después del proceso de producción.

Pero, en un futuro, ¿seguirá siendo necesario que la cerveza dependa de plantas donde se producen sustancias tan nocivas como el amoniaco? Lo ideal sería que no, pues aunque hay un gran debate acerca del amoniaco, lo cierto es que es malo a nivel medioambiental, sobre todo para los ecosistemas marinos, pero también para los suelos vegetales, (mismos que, aunque lo contienen de manera natural, no soportan un exceso de esta sustancia).

Es por eso que el amoniaco ha sido incluido en

la lista de contaminantes que es preciso restringir al máximo de la Agencia Europea de Medio Ambiente

escasez-cerveza-europa-produccion-mala-medioambiente

Así que podríamos pensar que en algún momento no existirán las plantas que hacen el subproducto del CO2 para la industria cervecera. Habrá que aprender entonces de otras formas de elaboración, como por ejemplo, el de la cerveza artesanal. La fabricación casera o artesanal de la cerveza tiene varios métodos para conseguir CO2 no industrial; uno de ellos es el de usar fermentadores isobáricos que hacen posible conservar el CO2 que se produce naturalmente antes y durante la fermentación, para que se mantenga hasta que sea embotellada la bebida.

No hay que esperar a que haya escasez de cerveza por falta de CO2 industrial, sino ir pensando en otras formas de elaborar y consumir la cerveza que hagan innecesario el uso de este recurso. Por eso aquí la cuestión es si brindamos con cervezas artesanales o con cervezas industriales: las primeras son de gran calidad, mejores para nuestra salud y para el planeta, mientras que las segundas utilizan un subproducto de plantas nocivas y poco ecológicas, así como monstruosas cantidades de agua y, algunas –sobre todo las más “famosas”– usan cultivos transgénicos.

Nuestra recomendación es que no esperemos a la crisis: comencemos a cambiar la manera en la que nos relacionamos con la cerveza, la cual debe ser consumida de manera responsable no sólo por su cantidad de alcohol, sino por su impacto en el planeta. En México ya hay muchas marcas comprometidas tanto con el medio ambiente como con nuestra salud que puedes consumir con tranquilidad.