¿Baños con sal marina? Descubre aquí por qué deberías empezar a hacerlo

La sal de mar ha sido utilizada para fines estéticos y de salud; como por ejemplo un remedio económico e inmediato para el estrés.

Desde la antigüedad, la sal de mar se ha considerado como un remedio casero para numerosos males físicos, emocionales y energéticos; como por ejemplo, estrés, eczema, psoriasis, dolor muscular, celulitis, piel seca y acné. De hecho, gracias al magnesio que hay en la sal de mar, sus baños proveen múltiples beneficios para la salud. En especial cuando se trata de reducir los síntomas de:

– Enfermedades cardiovasculares,

– problemas respiratorios como el asma,

– eclampsia, 

afectaciones en la piel como eczemas,

– dolores musculares después de una actividad física intensa,

– dificultades digestivos –como laxante–,

– e inclusive dolores de cabeza vasculares. 

La sal de mar ha sido utilizada para fines estéticos y de salud; como por ejemplo un remedio económico e inmediato para el estrés. Basta con relajarse en un baño con sal marina para liberarse de los síntomas causados por altas dosis de adrenalina y cortisol en el cuerpo. Esto es posible gracias a que el magnesio, un supresor de los neurotransmisores del estrés, ayudan a elevar los niveles de serotonina en el cerebro, induciendo a la sensación de bienestar, tranquilidad y relajamiento.

¿Cómo funciona?

En caso que tengas una tina, añade dos tazas de sal marina al agua tibia, y quédate alrededor de 12 minutos dentro de ella. 

En caso que tengas una regadera, remoja tu cuerpo, coloca un puñado de sal marina en la mano y restriégala en todas las partes del cuerpo –enfocándolo en codos, rodillas y cuello–. 

Si es posible, agrega aceite esencial de lavanda para aumentar la intensidad. Esto te ayudará a sentirte más frescx inclusive. 

La sal ayudará a relajarte e inclusive a tratar cualquier hongo que se encuentre en las uñas de los pies y a sanar moretones de manera más rápido. 



¿Cómo se ve un vestido después de estar dos años sumergidos en el Mar Muerto? (FOTOS)

Es un hermoso experimento artístico que le permitió conocer los enigmas este Mar Muerto.

Para su proyecto Salt Bride, la artista israelí Sigalit Landau decidió adentrarse en los misterios del Mar Muerto –ubicado entre Israel y Jordania–, sumergiendo un vestido negro durante dos años. Para ella se trató de un hermoso experimento artístico que le permitió conocer los enigmas este cuerpo acuático; como por ejemplo, los efectos de las altas concentraciones de cloruro de sodio, sales y minerales, sobre los microorganismos que viven en estas condiciones ambientales extremas, y los objetos que se introducen en él. 

Landau realizó este proyecto como la octava parte de una serie fotográfica inspirada en una obra de S. Ansky (1916), en donde una joven mujer sufría la posesión de su amante muerto. Se supone que el vestido negro que Landau desterró a las profundidades del Mar Muerto, era la réplica del que la actriz usó en 1920. ¿Quién podría imaginarse que los minerales y microorganismos que habitan en este medio ambiente podrían convertir en algo hermoso una triste historia de amor?

El Mar Muerto se ha convertido en un espacio natural, principalmente para recibir los múltiples beneficios de la sal. La composición de la sal posee propiedades saludables, principalmente para reducir síntomas de: enfermedades cardiovasculares, problemas respiratorios como el asma, eclampsia, afectaciones en la piel como eczemas, dolores musculares después de una actividad física intensa, dificultades digestivos –como laxante– e inclusive dolores de cabeza vasculares. 

 Más en Ecoosfera

Usa la sal del Himalaya para librarte de esa fastidiosa migraña

¿Baños con sal marina? Descubre aquí por qué deberías empezar a hacerlo



Los increíbles beneficios medicinales del agua de mar

La sal de mar contiene 84 elementos nutricionales para la salud humana, los cuales se pierden en el proceso de la sal fina (o de mesa)

El mar es uno de los ecosistemas que, gracias a sus capacidades de homeostasis, ha logrado sobrevivir a la invasión humana. Sus defensas, más allá de la diversidad animal o vegetal, se basan en su salinidad.

¿Recuerdas aquella ocasión en que, estando en el mar disfrutando de sus olas y la calidez del Sol, simplemente entró un poco de este líquido en tu boca? Las consecuencias probablemente fueron monstruosas: problemas estomacales, deshidratación, fiebre o dolores de cabeza.

Probablemente estos eventos produjeron, en consecuencia, la creencia que el ser humano no es apto para la salinidad del mar. Y hasta cierto punto, esto es real.

El cuerpo humano cuenta con una capacidad de 9gr al día, mientras que la salinidad del mar es de 36gr por litro, por lo que tan sólo un litro de mar podría provocarnos una fuerte afección estomacal, así como deshidratación. Sin embargo, eso no implica forzosamente que el agua de mar sea completamente nociva para el organismo.

De hecho, la sal de mar contiene 84 elementos nutricionales para la salud humana, los cuales se pierden en el proceso de la sal fina (o de mesa); entre estos se encuentran el azufre, magnesio y calcio, entre otros. Por ello funge como alcalinizador, el cual regula y nutre las células del organismo; además, es reconstituyente y dentífrico, por lo que funciona como enjuagatorio medicinal, laxante, desinfectante y cicatrizante para infecciones de boca y estómago. Finalmente, calma el apetito.

Para aprovechar los beneficios de este tipo de agua, los expertos sugieren primero verificar que no seamos intolerantes al agua de mar, ya que hay personas más propensas a sufrir estragos al beberla. A continuación, mezclar pequeñas cantidades del agua de mar con zumos o con agua dulce y unas gotas de limón.

Fotografía principal: SantiMB