8 remedios caseros para las quemaduras del sol veraniego

Estos remedios caseros y naturales pueden ayudarte a reducir el ardor de las quemaduras de sol.

– Aplica una compresa húmeda fría sobre la zona afectada. Durante 20 minutos, aplica este remedio para humedecer la región quemada y calmar el ardor sobre la piel. 

– Date un baño o ducha con agua fría o tibia con aceite esencial de lavanda. Relájate durante 10 o 20 minutos y, al salir, deja que la piel se seque al aire o con una toalla dándote ligeros toques para evitar rozar la piel. Evita usar jabón u aceites de baño que pueda irritar la piel y empeorar los efectos de la quemadura. 

– Bebe agua. Las quemaduras solares pueden deshidratar al cuerpo, por lo que es importante contrarrestrar la incomodidad de las quemaduras. Lo recomendado es beber de 8 a 10 vasos durante el día. 

– Aplica una crema hidratante sin aroma para que empiece a sanar. Aquí lee 3 recetas sencillas para hacer cremas corporales caseras según tu piel. 

– Consume alimentos antioxidantes y vitamina C. Descubre aquí algunos alimentos ricos en antioxidantes

– Prueba un ungüento de caléndula. Aquí conoce una receta para hacer una crema casera con caléndula. 

– Aplica en la quemadura de sol aceite de hamamelis.  

– Con bolsitas de té. Con tres bolsitas en una jarra con agua caliente. Una vez que el té esté casi negro, saca las bolsitas y deja que el líquido se enfríe a temperatura ambiente. Date ligeros toques sobre la quemadura con un paño remojado en té –pero no lo restriegues en la zona–. Prueba hacerlo antes de irte a dormir.

 



Eco receta: un protector solar casero y natural para este verano

Para la fortuna de nosotros, existe una serie de prácticas que ayudan a protegernos naturalmente del sol, reduciendo tanto la huella ecológica y el riesgo de algún malestar derivado de los químicos.

Frente a las olas de calor que invaden numerosas partes del planeta, es indispensable cuidar la piel de los potentes rayos UV que pueden ocasiones lesiones cutáneas así como enfermedades como cáncer de piel, entre otras. Desgraciadamente muchos de los productos protectores solares poseen grandes cantidades de químicos nocivos que se impregan en la piel y se conducen al flujo sanguíneo hacia los órganos internos. 

Para la fortuna de nosotros, existe una serie de prácticas que ayudan a protegernos naturalmente del sol, reduciendo tanto la huella ecológica y el riesgo de algún malestar derivado de los químicos. Como por ejemplo, usar ropa de protección, estar a la sombra siempre que sea posible, evitar la exposición directa del sol a medio día, tener una dieta más saludable rica en vitaminas, minerales y antioxidantes, entre otros como fresas, arándanos, frambuesas, cerezas, fruts, frijoles, nueces, legumbres, etcétera. 

Además en la naturaleza existen ingredientes que nos protegen naturalmente del sol, los cuales por cierto poseen factor de protección solar aunque ninguno es lo suficientemente fuerte para una experiencia playera: 

– Aceite de semilla de frambuesa. Posee el nivel más alto de protección de todos los ingredientes naturales –entre unos 30 y 50–. 

– Manteca de Karité. 

– Aceite de semilla de zanahoria. 

– Aceite de Germen de Trigo. 

– Aceite de sésamo. 

– Aceite de coco. 

– Aceite de cáñamo.

– Aceite de aguacate. 

– Aceite de soya. 

– Aceite de cacahuate. 

En el caso de que se desee ir a la playa, existe esta alternativa de protector solar casero

– Necesitas: 2 cucharadas de mezcla de aceites –cualquier combinación de los aceites antes mencionados–, 30 gramos de cera de abeja, 30 gramos de manteca de karité o de cacao, 1 cucharadita de aceite de vitamina E o aceite de germen de trigo, 10 gramos de polvo de óxido de zinc, 30 gramos de aceites esenciales. 

– Método de preparación: En un baño María, a fuego lento, derrite los aceites no esenciales, la cera de abeja y las mantequillas. Reita del fuego para dejar enfríar ligeramente antes de añadir el aceite de vitamina E, el polvo de óxido de zin y los aceites esenciales. Para usar el óxido de zinc es indispensable usar una máscara pues su inhalación puede ser peligrosa. Revuelve hasta que se disuelva el óxido de zinc. Vierte la mezcla en un dispensador, deja que se enfríe durante la noche. Usa el resultado como si fuese una crema corporal. 



8 remedios caseros para el ardor de las quemaduras

Las quemaduras pueden ser heridas muy dolorosas, por lo que te compartimos ocho remedios caseros ideales que ayudarán a reducir la inflamación y el ardor.

Aceite esencial de Lavanda. Esto brindará un alivio inmediato pues el aceite posee propiedades antisépticas y analgésicas. Son muy pocos aceites esenciales los que permiten reducir el riesgo de desarrollar cicatrices. Basta verter unas gotas sobre una gasa y aplicarlo directamente a la lesión; reemplázalo por uno nuevo cada dos o tres horas, por un par de días.

11221g-como-hacer-aceite-esencial-lavanda

Miel. Además de desinfectar las heridas y curar las quemaduras, la miel extrae los fluidos de los tejidos limpiando la zona quemada. Pon miel en un vendaje de gasa y aplícalo directamente sobre la quemadura; cámbiala de tres a cuatro veces al día para una curación más rápida, con menor dolor y marca de cicatriz.

maxresdefault

Bolsitas de té. Para quemaduras menores, una bolsita de té puede ser muy beneficiosa. El té negro posee ácido tánico, el cual ayuda a extraer el calor y el ardor de las quemaduras. Toma tres bolsitas de té y ponlas en una taza de agua fría; utiliza el agua para cubrir el área del a quemadura o pon las bolsitas de té frías y húmedos directamente sobre la quemadura y envuélvelos con un trozo de gasa.

usos-de-las-bolsas-de-te-usadas-4

Vinagre. Con propiedades astringentes y antisépticas, el vinagre ayuda al tratamiento de quemaduras menores y a la prevención de cualquier tipo de infección. Diluye cualquier tipo de vinagre con agua, utiliza la solución para enjuagar el área quemada. Esto funciona como analgésico al cubrir el área lesionada con un paño empapado con la mezcla. Cambia la gasa por una nueva cada tres horas.

vinagres

Jugo de cebolla. Corta una cebolla fresca y aplica el juego sobre la quemadura; esto brindará cierto alivio y reducirá la formación de ampollas. Repite el proceso varias veces al día.

jugo-de-cebolla-para-revertir-las-canas

Sábila o Aloe Vera. Aplica el gel de aloe vera fresco o coloca un trozo de sábila sobre la herida. Ambas contienen propiedades analgésicas y astringentes, por lo que lo ideal es tratar la zona afectada con agua fría o vinagre diluido antes de frotar el gel fresco sobre la quemadura.

Propiedades-de-la-sabila-para-el-cancer-1

Agua fría. Deja correr agua fría sobre la quemadura durante varios minutos; o coloca compresas frías sobre el área afectada. Esto ayudará a reducir el ardor de la quemadura. No coloques hielo, pues restringe el flujo de sangre dañando a los tejidos heridos.

agua caliente

Papa cruda. Gracias a sus propiedades antiirritantes y calmantes, una rodaja de papa cruda sobre la quemadura asegurará un alivio sobre la herida. El jugo de la papa, al contacto con la piel, aliviará el dolor y reducirá la posibilidad de tener ampollas.

640x480x05.papa_-e1421897174453.jpg.pagespeed.ic.AJibiM94UX